SAL­TO DE GE­NIA­LI­DAD

Del golf al cine, la mú­si­ca y el bo­li­che, Ori­gi­nal Pen­guin ha de­ja­do huella. Adam Weir, su di­rec­tor crea­ti­vo, ex­pli­ca por qué en es­ta en­tre­vis­ta.

Life and Style (México) - - STYLE / PERSONAJE -

“EL NÚ­CLEO DE LA CREA­TI­VI­DAD, PA­RA MÍ, ES LA HA­BI­LI­DAD PA­RA DI­SE­ÑAR FUE­RA DE LA ZO­NA DE CON­FORT”. —ADAM WEIR

La ori­gi­na­li­dad es un atri­bu­to que muy po­cos tie­nen e, in­clu­so, al­gu­nos ni si­quie­ra son cons­cien­tes de ello. No obs­tan­te, la chis­pa de au­ten­ti­ci­dad se lo­gra a par­tir de una ac­ti­tud in­te­rior que sa­le a la luz de la for­ma más sor­pre­si­va po­si­ble. Así, Ori­gi­nal Pen­guin ha for­ja­do su esen­cia con ba­se en las pe­cu­lia­ri­da­des que nos ha­cen úni­cos.

Pe­te, el sím­bo­lo de la fir­ma, na­ció en una no­che de co­pas en 1955, mien­tras Ab­bot Pe­der­son, ven­de­dor de la mar­ca de ro­pa de golf Mun­sing­wear, vi­si­ta­ba Nue­va York. En su tour por los ba­res de la ciu­dad, en­tró en una tien­da de ta­xi­der­mia, com­pró un pin­güino di­se­ca­do y, en el avión de re­gre­so, una aza­fa­ta le pu­so su cor­ba­tín y su­gi­rió, en bro­ma, que el ave de­be­ría ser in­mor­ta­li­za­da... en una ca­mi­sa. Así fue co­mo es­te ani­mal se con­vir­tió en la gé­ne­sis y el ícono de Ori­gi­nal Pen­guin.

Des­de en­ton­ces, la in­sig­nia de Pe­te se ha vis­to en las ca­mi­sas de fa­mo­sos, co­mo Ar­nold Pal­mer, Frank Si­na­tra, Clint East­wood y Dean Mar­tin. De es­te mo­do, se con­vir­tie­ron en ob­je­tos de cul­to, co­mo pren­das có­mo­das pe­ro dis­tin­gui­das. Su po­pu­la­ri­dad se acre­cen­tó rá­pi­da­men­te. “En los años 70, hu­bo un ju­ga­dor de bo­los lla­ma­do Earl ‘The Pearl’ Ant­hony, que so­lía usar Ori­gi­nal Pen­guin. Su se­rie­dad era sub­es­ti­ma­da por la for­ma en que se ves­tía, siem­pre con un ai­re fres­co y di­ver­ti­do que atraía las mi­ra­das. Earl era un ver­da­de­ro ori­gi­nal”, men­cio­na en en­tre­vis­ta Adam Weir, vi­ce­pre­si­den­te de Di­se­ño de la fir­ma des­de 2015.

La per­so­na­li­dad de ‘The Pearl’ fue re­des­cu­bier­ta por Weir en la co­lec­ción Roll With It. “La mar­ca tie­ne un ri­co le­ga­do en el bo­li­che, que da­ta de ha­ce 50 años. He­mos pa­tro­ci­na­do a mu­chos de­por­tis­tas a tra­vés de los años, en­tre ellos, al pro­pio Earl Ant­hony, el pri­mer ju­ga­dor de bo­los va­lua­do en un mi­llón de dó­la­res”, ex­pli­ca con or­gu­llo.

Des­de Jack Ni­chol­son has­ta los Beas­tie Boys, Ori­gi­nal Pen­guin ha to­ca­do el co­ra­zón de los rebeldes y hoy sigue con es­ta con­vic­ción. Weir bus­ca re­fle­jar la ac­ti­tud re­la­ja­da y sim­ple que nos ha­ce amar la vi­da. “Quie­ro que nues­tros clien­tes dis­fru­ten lo que ha­ce­mos y se enamo­ren de la mar­ca con la mis­ma in­ten­si­dad que yo”, con­clu­ye.

Un th­row­back aban­de­ra el ca­pí­tu­lo oto­ño-in­vierno 2018 de Ori­gi­nal Pen­guin. La ca­sa tra­du­ce las tendencias re­tro pa­ra traer­las a la ac­tua­li­dad, con pren­das fun­cio­na­les, có­mo­das y atem­po­ra­les. Las t-shirts grá­fi­cas, po­los, cha­que­tas uti­li­ta­rias, pan­ta­lo­nes prín­ci­pe de Ga­les con to­ques sar­to­ria­les y chi­nos de cor­te fit, tam­bién enar­bo­lan la apues­ta de Adam Weir por con­ser­var la ver­sa­ti­li­dad. Es­te tri­bu­to a la ori­gi­na­li­dad se re­fle­ja en las nue­vas ver­sio­nes del track­suit, que pa­re­cie­ra evo­car las lí­neas de un bo­li­che de­te­ni­do en el tiem­po.

OB­JE­TO DE CUL­TO. La po­lo Earl es un tri­bu­to a Earl “The Pearl” Ant­hony, uno de los ju­ga­do­res de bo­los más im­por­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos, quien fue cam­peón va­rias ve­ces usan­do una ca­mi­se­ta así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.