CA­SI AR­TE SA­NAL

Phi­lip Fim­mano es so­cio de uno de los es­tu­dios más pres­ti­gio­sos de ten­den­cias. Aquí nos ha­bla so­bre el fu­tu­ro de la mo­da.

Life and Style (México) - - STYLE / PERSONAJE -

No po­dría de­fi­nir a Phi­lip co­mo un hom­bre que se de­di­ca a una so­la co­sa en es­pe­cí­fi­co. Su per­so­na­li­dad, se­re­na y mo­des­ta, es­con­de una sa­ga­ci­dad y una asom­bro­sa elo­cuen­cia por la com­pren­sión glo­bal de mo­vi­mien­tos tan com­ple­jos co­mo el di­se­ño en to­dos sus es­pec­tros. “El fu­tu­ro es mul­ti­cul­tu­ral”, men­cio­na el so­cio de Li­de­wij Edel­koort –una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes de la in­dus­tria– du­ran­te la fe­ria de di­se­ño Ata­la­ya. “El ser hu­mano es­tá se­dien­to por re­gre­sar o, al me­nos co­no­cer, sus orí­ge­nes”.

Des­pués de es­ta de­cla­ra­ción, el aus­tra­liano me de­vuel­ve una mi­ra­da que pa­re­ce en­ten­der­lo to­do y le pre­gun­to, en un tono ob­vio, qué sig­ni­fi­ca una ten­den­cia pa­ra él. Me res­pon­de con pre­ci­sión: “Es un fe­nó­meno que ocu­rre en un es­pa­cio, tiem­po y lu­gar de­ter­mi­na­dos en cier­tos seg­men­tos so­cia­les”. No es tan di­fí­cil en­ten­der­lo, pues no­so­tros mis­mos so­mos los prin­ci­pa­les par­tí­ci­pes de es­tos po­pu­la­res con­cep­tos, aña­de en nues­tra con­ver­sa­ción.

Du­ran­te su con­fe­ren­cia, “The Fu­tu­re is Craft”, apun­ta va­rias his­to­rias que en­ca­be­zan tér­mi­nos co­mo al­most wild, al­most folk y al­most

tri­bal, por ejem­plo, alu­dien­do a un pa­no­ra­ma ge­ne­ral so­bre el re­gre­so de las téc­ni­cas ar­te­sa­na­les, los pro­ce­sos he­chos a mano y el es­tu­dio de nues­tra his­to­ria co­mo prin­ci­pal ins­pi­ra­ción.

Me cuen­ta que la pa­la­bra al­most es in­ten­cio­nal, pues quie­re que la gen­te ten­ga ese es­pa­cio de du­da pa­ra pre­gun­tar­se has­ta dón­de un ob­je­to o pren­da se vuel­ve sal­va­je o fol­cló­ri­ca, y có­mo es­tos con­cep­tos no tie­nen las li­mi­ta­cio­nes crea­ti­vas que pen­sá­ba­mos. “Por ejem­plo, en el di­se­ño in­dus­trial y en la mo­da, las in­fluen­cias cul­tu­ra­les son car­tas blan­cas pa­ra ju­gar en­tre un mo­do de ser con ese to­que ar­te­sa­nal o hand­ma­de que, de al­gu­na for­ma, qui­zás a ve­ces in­tui­ti­va­men­te, lo sen­ti­mos más cer­cano o fa­mi­liar”, di­ce Phi­lip.

A par­tir de ahí lo cues­tiono so­bre los pro­ble­mas de apro­pia­ción cul­tu­ral, co­mo ha su­ce­di­do en ca­sos co­mo el de Isa­bel Ma­rant, al ha­cer una co­pia exac­ta de los bor­da­dos de Ta­pa­chu­la, o co­mo la ins­pi­ra­ción de Ma­ria Gra­zia Chiu­ri, quien se de­di­có a in­ves­ti­gar las es­ca­ra­mu­zas pa­ra ser la esen­cia de su co­lec­ción cru­ce­ro 2018. En­tre am­bos hay si­mi­li­tu­des, pe­ro tam­bién lí­mi­tes, es de­cir, “la apro­pia­ción cul­tu­ral no res­pe­ta los sím­bo­los o sig­ni­fi­ca­dos de di­cha co­mu­ni­dad o tra­di­ción. Tam­po­co la cul­tu­ra de­be ser ce­lo­sa de una so­la re­gión, eso se­ría im­po­si­ble. En es­te fe­nó­meno ar­te­sa­nal, las apro­pia­cio­nes cul­tu­ra­les de las que ha­bla­mos tie­nen un va­lor que res­pe­ta el con­tex­to, por ejem­plo, el uso de la bur­ka en una per­so­na que no es mu­sul­ma­na se­ría po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, pe­ro lle­var­la co­mo una re­fe­ren­cia de ins­pi­ra­ción so­bre la mo­des­tia de la mu­jer y to­do lo que re­pre­sen­ta pa­ra una so­cie­dad co­mo és­ta, sí ad­quie­re un ni­vel dis­tin­to. El mun­do, hoy en día, es­tá más en con­tac­to que nun­ca y es­te de­seo se re­pre­sen­ta en el fu­tu­ro de una mo­da que com­pren­de más su en­torno y tam­bién a uno mis­mo”, con­clu­ye.

En los ob­je­tos de ca­sa, las for­mas or­gá­ni­cas y pri­mi­ti­vas tam­bién son par­te de es­ta ten­den­cia, co­mo los va­sos de té de Em­pathy Sto­re.

De­ta­lles te­ji­dos en piel, co­mo en es­te ca­se de Bot­te­ga Ve­ne­ta, son un ejem­plo que el es­tu­dio Edel­koort ex­pu­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.