ME­JO­RES QUE EL LI­BRO

Fren­te a la cá­ma­ra, sa­ca­ron pro­ve­cho a los per­so­na­jes que sen­dos es­cri­to­res de­li­nea­ron a tra­vés de sus no­ve­las y se con­vir­tie­ron en le­yen­da. Al­go que pa­sa con po­ca fre­cuen­cia en la in­dus­tria del ci­ne.

Life and Style (México) - - EL PAPEL DE SU VIDA -

Mar­lon Brando. The God­fat­her

De Mar­lon Brando se di­ce mu­cho. En su bio­gra­fía abun­dan las du­das que des­pier­ta una le­yen­da de ese ca­li­bre. Sus úni­cas cer­te­zas las de­jó atra­pa­das a 24 cua­dros por se­gun­do, dos de las cua­les es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­das a la li­te­ra­tu­ra. La pri­me­ra, su pro­ta­gó­ni­co de 1951 en Un tran­vía

lla­ma­do de­seo, con el que mar­có un pa­rá­me­tro de ac­tua­ción al in­ter­pre­tar a Stan­ley Ko­wals­ki, el per­so­na­je crea­do por Ten­nes­see Wi­lliams. La se­gun­da, El padrino, de 1972, en la que el di­rec­tor Fran­cis Ford Cop­po­la y el au­tor de la no­ve­la, Ma­rio Pu­zo, se im­pu­sie­ron a los di­rec­ti­vos de Paramount, quie­nes se ne­ga­ban a que él en­car­na­ra a Vi­to Cor­leo­ne. Es­tu­vi­mos a na­da de ser pri­va­dos de uno de los ro­les más em­ble­má­ti­cos de la his­to­ria del ci­ne.

Bé­la Lu­go­si. Dra­cu­la

Si hoy te­ne­mos en la men­te una ima­gen de Drá­cu­la es, en gran me­di­da, gra­cias al ac­tor de ori­gen aus­tro-hún­ga­ro Bé­la Lu­go­si. Co­men­zó a in­ter­pre­tar es­te pa­pel en los es­ce­na­rios de Broadway y, en 1931, lo lle­vó por pri­me­ra vez al ci­ne. Su ros­tro alar­ga­do, de fac­cio­nes de­fi­ni­das, y su voz im­pos­ta­da y tea­tral, lo li­ga­ron al per­so­na­je crea­do por el es­cri­tor ir­lan­dés Bram Sto­ker, qui­zá más de lo que el pro­pio Lu­go­si hu­bie­ra que­ri­do. Con di­fi­cul­tad pu­do des­pe­gar­se de él. Fue un rol que tam­bién ju­gó en su con­tra y la cau­sa, jun­to con su adic­ción a la mor­fi­na, del oca­so de su ca­rre­ra.

Mal­colm McDo­well. A Clock­work Oran­ge

Una mi­ra­da fi­lo­sa jun­to a su in­quie­tan­te voz son só­lo dos ele­men­tos que con­fi­gu­ran la in­ter­pre­ta­ción que Mal­colm McDo­well hi­zo de Alex DeLar­ge, el pro­ta­gó­ni­co de A Clock­work Oran­ge. El ac­tor bri­tá­ni­co lle­vó su eje­cu­ción a ex­tre­mos fí­si­cos que pu­sie­ron su vi­da en pe­li­gro, con la úni­ca fi­na­li­dad de en­tre­gar al es­pec­ta­dor una ac­tua­ción alu­ci­nan­te en la adap­ta­ción de Stan­ley Ku­brick a la po­lé­mi­ca no­ve­la de Ant­hony Bur­gess. Una cin­ta que lo mis­mo mo­ti­va in­ves­ti­ga­cio­nes aca­dé­mi­cas se­rias, que ho­me­na­jes de ban­das que usan el ves­tua­rio de es­ta fic­ción pa­ra co­me­ter mal­da­des.

Ewan Mc­Gre­gor. Trains­pot­ting

“¿Quién ne­ce­si­ta ra­zo­nes cuan­do tie­nes he­roí­na?”. Con es­ta lí­nea cie­rra el mo­nó­lo­go ini­cial de es­ta cin­ta. Jus­to en ese mo­men­to, Ewan Mc­Gre­gor to­ma del bra­zo al es­pec­ta­dor y lo arras­tra al ba­jo mun­do de Edim­bur­go: ca­ren­cia, re­pre­sión, dro­gas y bue­na mú­si­ca. Una pe­lí­cu­la ge­ne­ra­cio­nal que mar­có a quie­nes tran­si­ta­mos los 90 y que lan­zó a su di­rec­tor, Danny Boy­le, y a su au­tor ori­gi­nal, Ir­vi­ne Welsh, ba­jo las lu­ces de la fa­ma. Mc­Gre­gor hi­zo lo pro­pio al adue­ñar­se del ros­tro de es­te jo­ven de­sen­can­ta­do que es Ren­ton. Aso­cia­dos, de for­ma in­di­vi­si­ble, el uno del otro.

Ch­ris­tian Ba­le. Ame­ri­can Psy­cho

Ch­ris­tian Ba­le ha si­do, en una so­la vi­da, Je­su­cris­to, Bat­man y Pa­trick Ba­te­man, un yup­pie de Nue­va York en la dé­ca­da de los 80, con ten­den­cias ase­si­nas. Es­ta úl­ti­ma iden­ti­dad de la cin­ta de Mary Ha­rron, crea­da a par­tir de la po­lé­mi­ca no­ve­la de Bret Eas­ton Ellis, vi­ró su ca­rre­ra pa­ra cla­var la vis­ta en el pre­mio Ós­car (lo con­quis­tó en 2011). Ba­le in­tro­du­ce al es­pec­ta­dor en la his­te­ria de quien apu­ña­la, des­cuar­ti­za, ampu­ta, de­ca­pi­ta y en­tre­ga tarjetas de pre­sen­ta­ción so­bre ele­gan­tes me­sas de res­tau­ran­tes ex­clu­si­vos. Un ícono es­ta­dou­ni­den­se mol­dea­do con ha­cha, sierra eléc­tri­ca y as­pec­to fí­si­co de triun­fo pa­ra la va­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.