EL PE­SO DE LA HIS­TO­RIA

Más que cap­tar la esen­cia de per­so­na­jes em­ble­má­ti­cos, es­tos ac­to­res re­vi­vie­ron his­to­rias de gran­de­za que pa­re­cían ol­vi­da­das y re­ve­la­ron la par­te más hu­ma­na y des­co­no­ci­da de­trás del mi­to.

Life and Style (México) - - EL PAPEL DE SU VIDA -

Ben Kings­ley. Gand­hi

Co­men­zó su ca­rre­ra ac­to­ral en 1966, no obs­tan­te, tu­vie­ron que pa­sar 16 años pa­ra que és­ta des­pe­ga­ra. El in­tér­pre­te in­glés sor­pren­dió con su ver­sa­ti­li­dad al en­car­nar al lí­der del na­cio­na­lis­mo in­dio y sím­bo­lo de la paz, Mahat­ma Gand­hi. Con es­te per­so­na­je, Sir Kings­ley re­ci­bió su pri­me­ra no­mi­na­ción al Ós­car y se lle­vó di­cha es­ta­tui­lla a ca­sa co­mo me­jor ac­tor.

Tan fiel fue su ca­rac­te­ri­za­ción que en In­dia –lu­gar don­de, al igual que Mahat­ma, el ac­tor tie­ne sus raí­ces, en el es­ta­do de Gu­ya­rat– los pea­to­nes que lo veían pa­sar pen­sa­ban que era el fan­tas­ma del lí­der.

Lo im­pre­sio­nan­te de su ac­tua­ción es que él in­ter­pre­tó la tran­si­ción com­ple­ta del per­so­na­je, ya que

Gand­hi co­mien­za cuan­do el po­lí­ti­co te­nía 23 años y con­clu­ye con su ase­si­na­to, a sus 78.

Ca­te Blan­chett. Eli­za­beth

Los pri­me­ros tra­ba­jos de Blan­chett co­mo ac­triz fue­ron se­ries de te­le­vi­sión. Así que in­ter­pre­tar a la Rei­na Vir­gen le dio re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. Es­te pa­pel sig­ni­fi­có pa­ra la aus­tra­lia­na su pri­me­ra no­mi­na­ción al Ós­car. Aun­que el rol de Isa­bel I es­ta­ba con­si­de­ra­do pa­ra Meryl Streep, nue­ve años des­pués, Ca­te re­afir­mó su au­to­ri­dad so­bre el per­so­na­je: en 2008 se con­vir­tió en la pri­me­ra ac­triz no­mi­na­da dos ve­ces al Ós­car por el mis­mo per­so­na­je, cuan­do pro­ta­go­ni­zó La

Edad de Oro, en 2007.

Gael Gar­cía Ber­nal. Dia­rios de mo­to­ci­cle­ta

El me­xi­cano Gael Gar­cía ha in­ter­pre­ta­do dos ve­ces al re­vo­lu­cio­na­rio ar­gen­tino Er­nes­to “Che” Gue­va­ra. En Fi­del (2002), el ac­tor pre­sen­tó al per­so­na­je cuan­do ya era un gue­rri­lle­ro lu­chan­do jun­to a Fi­del Cas­tro. Y en Dia­rios de mo­to­ci­cle­ta (2004) re­ve­ló una fa­se ma­yor­men­te des­co­no­ci­da de es­te icó­ni­co per­so­na­je, pues en es­ta se­gun­da pe­lí­cu­la, Gael nos lle­va al tiem­po pre­vio a la re­vo­lu­ción cu­ba­na, cuan­do Gue­va­ra era un es­tu­dian­te de Me­di­ci­na que re­co­rría Su­da­mé­ri­ca en una des­tar­ta­la­da mo­to­ci­cle­ta Nor­ton.

Jes­se Ei­sen­berg. The So­cial Net­work

Co­no­ci­do por sus pa­pe­les en co­me­dias so­sas co­mo Ad­ven­tu­re­land, Ei­sen­berg lle­gó a lo más al­to del gre­mio ac­to­ral con The So­cial Net­work. Su in­ter­pre­ta­ción de Mark Zuc­ker­berg le dio su úni­ca no­mi­na­ción a un pre­mio de la Aca­de­mia. In­clu­so, pa­ra en­car­nar el com­por­ta­mien­to del hom­bre que re­vo­lu­cio­nó las re­des so­cia­les al desa­rro­llar Fa­ce­book, Jes­se uti­li­zó a su fa­vor el tras­torno ob­se­si­vo-com­pul­si­vo con­tra el que lu­cha des­de ha­ce años. Otra téc­ni­ca fue leer el en­sa­yo con el que Mark apli­có pa­ra Har­vard y abrir una cuen­ta fal­sa de Fa­ce­book.

Ed­die Red­may­ne. The Theory of Everyt­hing

Step­hen Haw­king le es­cri­bió al di­rec­tor de la pe­lí­cu­la, Ja­mes Marsh, que, a tra­vés de Red­may­ne, en cier­tos mo­men­tos, sin­tió que se veía a él mis­mo en la pan­ta­lla. Tan con­ten­to es­ta­ba el cien­tí­fi­co con el tra­ba­jo de es­te ac­tor in­glés, que él pres­tó su voz pa­ra la par­te fi­nal del fil­me. Ed­die ad­mi­tió que pa­ra en­car­nar­lo vi­si­tó pa­cien­tes con es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tró­fi­ca, pa­de­ci­mien­to de­ge­ne­ra­ti­vo que su­frió el aca­dé­mi­co. Ade­más de per­der 15 ki­los du­ran­te el ro­da­je, Red­may­ne se las­ti­mó la co­lum­na por la po­si­ción en la que per­ma­ne­ció in­mó­vil por ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.