Un en­fo­que es­pa­cial

Life and Style (México) - - FEATURES - / Vin­cent Four­nier Fo­to de por­ta­da Cor­te­sía Ni­ke

Nues­tra for­ma de ce­le­brar los 50 años del alu­ni­za­je del Apo­lo 11 son es­tas 12 pá­gi­nas: una mues­tra del ti­tá­ni­co y es­pec­ta­cu­lar pro­yec­to lla­ma­do Spa­ce Pro­ject, obra del fran­cés Vin­cent Four­nier, fo­tó­gra­fo que ha cap­tu­ra­do en imá­ge­nes el tra­ba­jo de los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial más im­por­tan­tes del mun­do.

Des­de 2007, Vin­cent Four­nier ha fo­to­gra­fia­do los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial más im­por­tan­tes del mun­do. El re­sul­ta­do es Spa­ce Pro­ject, del que pre­sen­ta­mos una se­lec­ción, muy opor­tu­na en el año del 50 aniver­sa­rio del alu­ni­za­je del Apo­lo 11. Four­nier es un ar­tis­ta vi­sual fran­cés, cu­yo tra­ba­jo for­ma par­te de las co­lec­cio­nes del Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Ar­te de Nue­va York, el Cen­tro Pom­pi­dou de Pa­rís, la Fun­da­ción MAST de Bo­lo­nia y la Co­lec­ción de Ar­te Con­tem­po­rá­neo LVMH (Le Bon Mar­ché).

La pri­me­ra apor­ta­ción fran­ce­sa a la ca­rre­ra es­pa­cial que se gra­bó en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo no lle­gó has­ta 1963. Los es­fuer­zos ga­los al­can­za­ron pa­ra en­viar a un fe­lino, la ga­ti­ta ca­lle­je­ra Fé­li­cet­te, 157 ki­ló­me­tros por en­ci­ma de la su­per­fi­cie te­rres­tre, a bor­do de un cohe­te son­da Vé­ro­ni­que AG1 pro­pul­sa­do por tre­men­ti­na. El desem­pe­ño de Fran­cia en es­ta ma­te­ria tu­vo po­cos des­te­llos en los años si­guien­tes, co­mo su con­tri­bu­ción pa­ra crear la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea, en 1975. Pe­ro mu­cho tiem­po an­tes ya ha­bía ma­ni­fes­ta­do su ideo­lo­gía y, so­bre to­do, su pos­tu­ra es­té­ti­ca: en­tre los gran­des ex­po­nen­tes de la vi­sión fu­tu­ris­ta es­tu­vie­ron al­gu­nos de sus na­rra­do­res de fic­ción.

Bas­ta re­cor­dar a Geor­ge Mé­liès, pri­me­ro con El sue­ño del as­tró­no­mo (1898), un cor­to­me­tra­je so­bre un cien­tí­fi­co ima­gi­na­do co­mo ma­go mer­li­niano que re­ci­be la vi­si­ta del dia­blo, la dio­sa Phoe­be y una Lu­na que lo de­vo­ra to­do. Lue­go fil­mó la cé­le­bre Via­je a la Lu­na (1902), una re­pre­sen­ta­ción de la pri­me­ra tra­ve­sía si­de­ral tri­pu­la­da den­tro de una cáp­su­la en for­ma de ba­la dis­pa­ra­da por un ca­ñón, con­cep­to que ca­si to­mó pres­ta­do de otro fran­cés ade­lan­ta­do a su épo­ca, Ju­lio Ver­ne, y su no­ve­la De la Tie­rra

a la Lu­na (1865). Dé­ca­das des­pués, Her­gé idea­ba cons­pi­ra­cio­nes es­pa­cia­les ba­jo los pa­sos de­tec­ti­ves­cos de Tin­tín en sus his­to­rie­tas de tra­di­ción fran­co-bel­ga.

Un jo­ven­ci­to de na­cio­na­li­dad fran­ce­sa, que cre­ció en­tre los años 70 y 80, leía esas his­to­rie­tas de Tin­tín que ima- gi­na­ban el fu­tu­ro. Qué im­por­ta­ba si su país no po­nía as­tro­nau­tas en ór­bi­ta; en el mun­do de las vi­ñe­tas, sus hé­roes se ade­lan­ta­ban a los ru­sos y a los es­ta­dou­ni­den­ses. Ca­si 20 años an­tes del alu­ni­za­je del Apo­lo 11, Her­gé ya di­bu­ja­ba vue­los en cohe­tes de pro­pul­sión nu­clear. Tin­tín pi­só la Lu­na an­tes que Neil Arms­trong y Mi­lú, su fiel com­pa­ñe­ro ca­nino, via­jó al es­pa­cio an­tes que Lai­ka.

Aquel jo­ven, lla­ma­do Vin­cent Four­nier (Ua­ga­du­gú, Bur­ki­na Fa­so, 1970), no só­lo se re­go­ci­ja­ba con Tin­tín, sino que, unos años más tar­de, com­par­ti­ría con ese per­so­na­je el ofi­cio de la fo­to­gra­fía. A di­fe­ren­cia de los even­tos fic­ti­cios que plas­ma­ba Her­gé, las imá­ge­nes de Four­nier par­ten del gé­ne­ro do­cu­men­tal. Las si­tua­cio­nes y los in­gre­dien­tes que las con­for­man se sien­ten co­mo reali­da­des que pa­re­cen fic­cio­nes y en­cuen­tran un equi­li­brio en­tre la ten­sión que su­po­nen ele­men­tos opues­tos: lo ra­cio­nal y lo irra­cio­nal, lo co­ti­diano y lo fan­tás­ti­co, lo cien­tí­fi­co y lo má­gi­co.

Des­de el fu­tu­ro, al me­nos el que se vi­ve en el hu­so ho­ra­rio pa­ri­sino con res­pec­to al me­xi­cano, Vin­cent me ha­bla por Fa­ce­Ti­me de su idi­lio con So­la­ris (1972), de An­dréi Tar­kovsky, y de su afi­ción por el es­cri­tor in­glés de cien­cia fic­ción J. G. Ba­llard. De có­mo Star Wars no es ob­je­to de su de­vo­ción y de lo abu­rri­da que le pa­re­ció First Man (2018), la pe­lí­cu­la de Da­mien Cha­ze­lle que ex­plo­ra la his­to­ria de Neil Arms­trong y la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na. Pe­ro, so­bre to­do, pla­ti­ca­mos so­bre Spa­ce Pro­ject, un ex­tra­or­di­na­rio dos­sier fo­to­grá­fi­co de su au­to­ría que em­pe­zó en 2007 y que cap­tu­ra el pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro de la ex­plo­ra­ción si­de­ral: des­de cen­tros es­pa­cia­les de los años 60, has­ta el cohe­te SLS (Spa­ce Launch Sys­tem) de la NA­SA, que se es­pe­ra que va­ya a Mar­te en las pró­xi­mas dos dé­ca­das, pa­san­do por el Ob­ser­va­to­rio Eu­ro­peo del Sur, en el de­sier­to de Ata­ca­ma.

Me ade­lan­ta que es­te año irá al Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Glenn de la NA­SA, en Ohio, pa­ra fo­to­gra­fiar las prue­bas de la cáp­su­la Orión, una na­ve fun­da­men­tal pa­ra las mi­sio­nes a Mar­te. Di­ce, ade­más, que mien­tras más pa­sa el tiem­po, au­men­ta la nos­tal­gia por sus me­mo­rias de la in­fan­cia y por to­das las uto­pías de la épo­ca do­ra­da del sue­ño es­pa­cial.

Re­cuer­da una ma­ña­na de va­ca­cio­nes en la que vi­si­tó el Pa­lais de la Dé­cou­ver­te, un mu­seo de cien­cia en Pa­rís que se­lló su ob­se­sión por los mis­te­rios del uni­ver­so. Fue una ex­pe­rien­cia re­ve­la­do­ra que, se­gún él, tra­ta­ba de dar­le sen­ti­do a la re­la­ción en­tre lo vi­si­ble y lo in­vi­si­ble. De ni­ño, le im­pre­sio­na­ban las má­qui­nas que in­ten­ta­ban ex­pli­car los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les. “La in­for­ma­ción que re­co­gían po­día ser abs­trac­ta, co­mo las olas, el es­pa­cio ex­te­rior o el cos­mos. Es­tas má­qui­nas tra­ta­ban de otor­gar­le sen­ti­do a esa abs­trac­ción: ob­ser­va­ban, con­ta­bi­li­za­ban, or­ga­ni­za­ban, ha­cían pre­gun­tas pa­ra las cua­les, qui­zás, no ha­bía ex­pli­ca­ción”, re­cuer­da Four­nier. Al ob­ser­var las fo­to­gra­fías de Spa­ce

Pro­ject y su com­po­si­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca, co­mo en el ca­so de la se­rie he­cha en el

Cen­tro Es­pa­cial Gua­ya­nés, se tie­ne una sen­sa­ción si­mi­lar a la de al­guien que nun­ca de­ja de ser un ni­ño que en­sam­bla le­gos: los as­tro­nau­tas que apa­re­cen en ellas se­me­jan fi­gu­ri­tas en ma­que­tas.

Otro sub­tex­to pa­ten­te en su obra es el ele­men­to hu­mano, ca­si mi­núscu­lo, en la bús­que­da de res­pues­tas an­te la in­men­si­dad de la na­tu­ra­le­za. Más de un par de pai­sa­jes de Spa­ce Pro­ject re­cuer­dan pin­tu­ras de Cas­par Frie­drich. Las imá­ge­nes que Four­nier cap­tu­ró en el Ob­ser­va­to­rio Kjell Hen­rik­sen pa­ra el es­tu­dio de au­ro­ras bo­rea­les, en No­rue­ga, evo­can El ca

mi­nan­te so­bre el mar de nu­bes, del pin­tor ale­mán. Al ver­las, in­va­de un sen­ti­mien­to de so­le­dad e in­cer­ti­dum­bre.

A Vin­cent le agra­da la re­fe­ren­cia y pien­sa en su se­rie de pai­sa­jes ne­va­dos del ar­chi­pié­la­go Sval­bard, que tam­bién com­po­nen Spa­ce Pro­ject. “Des­de pe­que­ño me atra­jo la idea de ser uno mis­mo con el uni­ver­so. Du­ran­te la no­che, mi­ra­ba al cie­lo y sen­tía que yo era par­te de él. En Spa­ce Uto­pia —li­bro pu­bli­ca­do por No­voa y Riz­zo­li—, es­ta­blez­co el víncu­lo en­tre for­mar par­te del uni­ver­so y la eti­mo­lo­gía de la pa­la­bra de­seo, en la­tín

de-si­de­re, que sig­ni­fi­ca ‘nos­tal­gia de las es­tre­llas’. Creo que es un sen­ti­mien­to que to­dos desa­rro­lla­mos cuan­do mi­ra­mos las es­tre­llas; to­dos es­ta­mos com­pues­tos de es­tre­llas”.

El hi­lo con­duc­tor de su por­ta­fo­lio es la ob­se­sión por las mi­to­lo­gías del fu­tu­ro en épo­cas pre­té­ri­tas: Spa­ce Pro­ject tam­bién es­ta­ble­ce una es­pe­cie de ar­queo­lo­gía del por­ve­nir. Es­pa­cios, ex­te­rio­res o in­te­rio­res, que pa­re­cen si­len­cio­sos, im­po­nen­tes, mis­te­rio­sos; pos­ta­les in­mu­ta­bles an­te el pa­so del tiem­po. La com- po­si­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca, los tra­jes y los cas­cos de los as­tro­nau­tas ru­sos, el Cen­tro de En­tre­na­mien­to de Cos­mo­nau­tas Ga­ga­rin. Imá­ge­nes que se ase­me­jan a los lu­ga­res y los ves­tua­rios de cin­tas co­mo

Alien: el oc­ta­vo pa­sa­je­ro, de 1979. En las fo­to­gra­fías de Four­nier, la na­tu­ra­le­za, la Tie­rra mis­ma, ofre­ce es­ce­na­rios que pa­re­cen ex­tra­te­rres­tres, des­de nues­tra pro­pia com­pren­sión, y que fun­cio­nan co­mo ejer­ci­cios de ex­plo­ra­ción si­mu­la­da.

El tra­ba­jo de Vin­cent es­ta­ble­ce un diá­lo­go en­tre la in­men­si­dad del es­pa­cio, la du­da por lo des­co­no­ci­do y las as­pi­ra­cio­nes de fu­tu­ro que que­da­ron en­te­rra­das en el pa­sa­do. Ele­men­tos na­rra­ti­vos que tie­nen que ver con la re­la­ción en­tre na­tu­ra­le­za y tec­no­lo­gía. Sus fo­tos pre­sen­tan un cho­que en­tre dos mun­dos, el hu­mano y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, co­mo en el ca­so de uno de sus por­ta­fo­lios an­te­rio­res, ti­tu­la­do The Man Ma

chi­ne. In­tro­du­cen a con­cep­cio­nes de en­sue­ños fu­tu­rís­ti­cos, co­mo en su pro­yec­to Bra­si­lia, una fan­ta­sía ar­qui­tec­tó­ni­ca en una ciu­dad ima­gi­na­da por Os­car Nie­me­yer en Bra­sil.

El ci­neas­ta es­ta­dou­ni­den­se Stan­ley Ku­brick creía que la am­bi­güe­dad ar­tís­ti­ca y ve­raz —si es co­rrec­to uti­li­zar es­ta pa­ra­do­ja— es la for­ma de ex­pre­sión más per­fec­ta, pues a na­die le gus­ta que le ex­pli­quen las co­sas. La am­bi­güe­dad re­sul­ta de evi­tar las ver­da­des su­per­fi­cia­les y con­vin­cen­tes, y va­rias imá­ge­nes de Spa

ce Pro­ject abren la po­si­bi­li­dad de es­tar en paz con la am­bi­va­len­cia, con la li­ber­tad de in­ter­pre­ta­ción.

Vin­cent re­cuer­da que la ins­pi­ra­ción es­pa­cial es­ta­ba muy co­nec­ta­da con el te­ma mi­li­tar. Los pri­me­ros cohe­tes es- ta­ban ba­sa­dos en los mi­si­les ba­lís­ti­cos. La his­to­ria de la ca­rre­ra es­pa­cial es tam­bién la de la ar­ma­men­tís­ti­ca tác­ti­ca. La crea­ción del V2 —el pri­mer mi­sil ba­lís­ti­co guia­do, que fue fa­bri­ca­do en 1945—, de Wern­her von Braun, en­cuen­tra un pa­ra­le­lo con la in­dus­tria pri­va­da ac­tual y el pro­ta­go­nis­mo que co­bra a tra­vés de com­pa­ñías co­mo Vir­gin Ga­lac­tic (la com­pa­ñía de Ri­chard Bran­son que pla­nea ofre­cer vue­los or­bi­ta­les) o Blue Ori­gin (em­pre­sa de Jeff Be­zos que se de­di­ca al trans­por­te es­pa­cial). “Es un he­cho que nues­tra Tie­rra no du­ra­rá pa­ra siem­pre y ésa es la ra­zón por la que que­re­mos que la ra­za hu­ma­na per­du­re, mien­tras bus­ca­mos otros pla­ne­tas ha­bi­ta­bles. Des­pués de la Gue­rra Fría y la do­mi­na­ción de los su­per­po­de­res de an­ta­ño, el sec­tor del es­pa­cio se con­vir­tió en una prio­ri­dad mi­li­tar me­nor que la eco­nó­mi­ca, y tam­bién in­vo­lu­cró in­ver­sio­nes de em­pre­sas pri­va­das con múl­ti­ples in­tere­ses: co­mu­ni­ca­ción, cien­cia, in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, eco­lo­gía, tec­no­lo­gía de la sa­lud e, in­clu­so, tu­ris­mo es­pa­cial”, di­ce el fo­tó­gra­fo.

A tra­vés de la cien­cia fic­ción, cual­quier as­pec­to de la con­di­ción hu­ma­na pue­de ser ex­plo­ra­do. Os­car Wil­de te­nía ra­zón: la reali­dad imi­ta al ar­te. El ser hu­mano siem­pre qui­so hu­ma­ni­zar lo que no es hu­mano. En su con­tex­to his­tó­ri­co, la ex­plo­ra­ción y la ca­rre­ra es­pa­cial se tra­ta­ban del do­mi­nio del mun­do, pe­ro tam­bién de apo­de­rar­nos de lo des­co­no­ci­do en un sal­to ha­cia una luz os­cu­ra. Las fo­to­gra­fías de Four­nier, el ni­ño que mi­ra a las es­tre­llas, nos re­cuer­dan que las ideas an­ti­ci­pa­das del fu­tu­ro tran­si­tan en pa­ra­le­lo con el pre­sen­te in­me­dia­to.

El li­bro pu­bli­ca­do por Noe­ve y Riz­zo­li, reúne más de 100 fo­to­gra­fías cap­tu­ra­das por Vin­cent Four­nier en los cen­tros es­pa­cia­les más em­ble­má­ti­cos y se­cre­tos. És­ta es la edi­ción de co­lec­ción, li­mi­ta­da a 150 ejem­pla­res, con una ca­ja que es­tá ins­pi­ra­da en las cá­ma­ras anecoi­cas usa­das en esos lu­ga­res pa­ra si­mu­lar el si­len­cio en el es­pa­cio. Más in­for­ma­ción en www.spa­ce-uto­pia.com. Co­no­ce la obra de Vin­cent en www.vin­cent­four­nier.co.uk.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.