Se­ñor Ja­pón

En só­lo cin­co años, Edo Ló­pez abrió 11 res­tau­ran­tes que trans­for­ma­ron, pa­ra siem­pre, la ma­ne­ra en la que ex­pe­ri­men­ta­mos la co­ci­na ja­po­ne­sa en Mé­xi­co. Y va por más.

Life and Style (México) - - FEATURES - Tex­to: Is­sa Plan­car­te y Adria­na Sil­ves­tre

Su ape­lli­do po­dría ser Jetlag. De­cir que Edo Ló­pez vi­ve arri­ba de un avión se que­da cor­to. Su agen­da se di­vi­de en­tre la Ciu­dad de Mé­xi­co, Los Án­ge­les y To­kio, lu­ga­res que vi­si­ta ca­da mes. No es un ca­pri­cho ni el sue­ño de cual­quier co­lec­cio­nis­ta de mi­llas de via­je­ro fre­cuen­te, sino una de las co­sas que ha te­ni­do que ha­cer pa­ra cons­truir, en cin­co años, un im­pe­rio res­tau­ran­te­ro en cua­tro ciu­da­des del país y cua­tro de Es­ta­dos Uni­dos.

Or­ga­ni­zar una en­tre­vis­ta con él es ta­rea ti­tá­ni­ca, pe­ro lle­ga pun­tual a la ci­ta. Es un hom­bre del­ga­do, con un pei­na­do im­pe­ca­ble, que vis­te de blan­co y ne­gro, y ha­bla con voz te­nue. Pi­de ca­fé y pre­gun­ta si pue­de fu­mar su ci­ga­rro elec­tró­ni­co, cos­tum­bre que pro­me­te de­jar, pe­ro que aho­ra ne­ce­si­ta por­que es­tá muy es­tre­sa­do. La pri­me­ra im­pre­sión que cau­sa es la de una per­so­na en con­trol de to­do lo que le ro­dea.

Es­te nie­to de ja­po­ne­ses, na­ci­do en Ti­jua­na ha­ce 38 años, es el res­pon­sa­ble de que en la co­lo­nia Cuauh­té­moc de la ca­pi­tal sur­gie­ra un Little Tok­yo, en cu­yos res­tau­ran­tes no exis­ten los chi­les to­rea­dos, el que­so cre­ma ni la sal­sa Tam­pi­co. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que el gran em­ba­ja­dor de la gas­tro­no­mía ni­po­na en Mé­xi­co no ha­ble ja­po­nés, pe­ro eso du­ra­rá po­co por­que es­tá re­suel­to a apren­der­lo es­te año. Y so­bran los in­di­cios de que Edo lo­gra lo que se pro­po­ne.

Lahis­to­ria­de­su­fa­mi­liapa­ter­nae­nA­mé­ri­ca co­men­zó en 1942, cuan­do sus abue­los emi­gra­ron de Ja­pón a Es­ta­dos Uni­dos. Eran tiem­pos de gue­rra y, de un día pa­ra otro, to­do cam­bió cuan­do el pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt fir­mó la or­den eje­cu­ti­va que de­ri­vó en la crea­ción de cam­pos de con­cen­tra­ción pa­ra ja­po­ne­ses en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, co­mo con­se­cuen­cia del ata­que a Pearl Har­bor en 1941.

Pa­ra evi­tar ese des­tino, sa­lie­ron del país y se es­ta­ble­cie­ron en En­se­na­da. Can­sa­dos de años de per­se­cu­ción, eli­mi­na­ron el ape­lli­do Ko­ba­yas­hi pa­ra adop­tar el Ló­pez y aco­plar­se a su nue­va vi­da. Mé­xi­co les hi­zo bien y, con el tiem­po, se vol­vie­ron una fa­mi­lia fron­te­ri­za más. Ob­te­ner in­for­ma­ción que les apor­te más cla­ri­dad so­bre su pa­sa­do no ha si­do fá­cil. Por ello, Edo y su her­mano ma­yor, Rik­ku, han in­ten­ta­do re­co­nec­tar­se con sus raí­ces co­mo me­jor han po­di­do; el pri­me­ro, a tra­vés de la co­mi­da y el se­gun­do, vi­vien­do en Ja­pón.

Si hu­bié­ra­mos co­no­ci­do a Edo de ni­ño, nos ha­bría di­cho que, de gran­de, que­ría ser co­ci­ne­ro. Esa con­vic­ción in­fan­til fla­queó en su ju­ven­tud, cuan­do pa­só por las ca­rre­ras de De­re­cho y de Mú­si­ca, que no ter­mi­nó. Lue­go, es­tu­dió Ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas en cla­ses

on­li­ne y con­si­guió un em­pleo que le per­mi­tía via­jar pa­ra ha­cer lo que más le gus­ta­ba: co­mer.

Con Ro­kai ini­ció la aven­tu­ra de Edo y Gru­po Ko­ba­yas­hi, y le en­se­ñó a los chi­lan­gos la ma­ne­ra de co­mer sus­hi au­tén­ti­co. Si­guió su her­mano, Ro­kai Ra­men, pa­ra dis­fru­tar la vi­da en­tre fi­deos y cal­dos com­ple­jos.

“Soy de la fron­te­ra, Ti­jua­na Sty­le. Mi her­mano siem­pre qui­so res­ca­tar nues­tra raíz ja­po­ne­sa, siem­pre me qui­so in­vo­lu­crar y yo me bur­la­ba de él. Me lle­va­ba a Los Án­ge­les, co­no­cía to­dos los re­co­ve­cos pa­ra co­mer ba­ra­to y bueno, y yo ca­da vez me enamo­ra­ba más y más de los sa­bo­res. Que­ría ha­cer to­do, pe­ro sin sa­ber có­mo”, re­cuer­da Ló­pez.

El in­cen­ti­vo que ne­ce­si­ta­ba lle­gó de ma­ne­ra ines­pe­ra­da cuan­do, en 2013, co­no­ció Má­xi­mo Bis­trot, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, co­lo­ca­do en la po­si­ción 20 de la lis­ta “La­tin Ame­ri­ca’s 50 Best Res­tau­rants”. Le gus­tó tan­to que se vol­vió clien­te fre­cuen­te. Se sen­ta­ba so­lo y co­mía de to­do. Eso des­per­tó la cu­rio­si­dad del chef y due­ño, La­lo Gar­cía, quien em­pe­zó a pla­ti­car con él y des­cu­brió a un apa­sio­na­do de los res­tau­ran­tes y la gas­tro­no­mía. Edo di­ce que Gar­cía lo in­vi­tó a tra­ba­jar en Má­xi­mo pa­ra que co­no­cie­ra, de pri­me­ra mano, có­mo fun­cio­na­ba, pe­ro él se ne­gó.

Se for­mó una amis­tad y Pé­rez in­vi­tó a La­lo y a su es­po­sa a pro­bar lo que él cocinaba. Si bien eran pla­ti­llos de afi­cio­na­do, Edo te­nía unas ba­ses cu­li­na­rias im­pre­sio­nan­tes gra­cias a sus via­jes a Ja­pón y a los re­co­rri­dos por los res­tau­ran­tes ni­po­nes de Los Án­ge­les que hi­zo con Rik­ku. Al ter­mi­nar, sus in­vi­ta­dos le di­je­ron que te­nía la obli­ga­ción de po­ner un res­tau­ran­te con lo que les ha­bía ser­vi­do esa no­che: co­ci­na ja­po­ne­sa en su for­ma más pu­ra, he­cha con el co­ra­zón y sin ador­nos, re­cuer­da Edo, con afec­to.

Po­co des­pués, en un pa­seo des­cu­brió un pe­que­ño lo­cal en ren­ta en la ca­lle Río Ebro de la co­lo­nia Cuauh­té­moc. De­ci­dió usar sus aho­rros y aso­ciar­se con un gru­po de ami­gos pa­ra abrir Ro­kai, en agos­to de 2013. Es un pe­que­ño iza­ka

ya —res­tau­ran­te ja­po­nés tra­di­cio­nal— con una ba­rra y unas cuan­tas me­sas don­de se sir­ve, en­tre otras co­sas, un me­nú lla­ma­do oma­ka­se. Es­te con­cep­to sig­ni­fi­ca “po­ner­te en las ma­nos del chef” pa­ra que él co­ci­ne lo que quie­ra, sa­bien­do que es­co­ge­rá el me­jor pro­duc­to y lo pre­pa­ra­rá de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. “Al prin­ci­pio no se lle­na­ba por­que la gen­te no lo en­ten­día, es­ta­ban acos­tum­bra­dos a co­mer 20 ro­llos [de sus­hi] por 200 pe­sos”, afir­ma Ló­pez.

La Ciu­dad de Mé­xi­co no siem­pre fue es­ta me­tró­po­li cos­mo­po­li­ta que co­me de to­do. Pa­só mu­cho­tiem­po­pa­ra­que­los­ca­pi­ta­li­nos­co­no­cie­ran­lo que era el sus­hi. Si bien la re­la­ción en­tre Ja­pón y Mé­xi­co tie­ne más de 400 años, no fue has­ta 1959 cuan­do em­pe­zó a dar ser­vi­cio Kai­kan, el pri­mer res­tau­ran­te ja­po­nés de la CDMX, lo­ca­li­za­do en la Aso­cia­ción Mé­xi­co-Ja­po­ne­sa. Tras otro im­pas

se, lle­gó Sun­tory, que co­men­zó en 1970 en la co­lo­nia Del Va­lle. Ahí se dio el pri­mer pa­so ha­cia la tro­pi­ca­li­za­ción, cuan­do un clien­te pi­dió tor­ti­llas de ha­ri­na pa­ra co­mer su tep­pan­ya­ki.

En los años 80 y 90, los me­xi­ca­nos no só­lo se fa­mi­lia­ri­za­ron con la gas­tro­no­mía ja­po­ne­sa, sino que se pren­da­ron de ella. Na­cie­ron va­rias pro­pues­tas; al­gu­nas se ale­ja­ron de la tra­di­ción más ri­gu­ro­sa, co­mo Sus­hi It­to (1988) y Sus­hi Roll (1996), y otras tra­ta­ron de man­te­ner el equi­li­brio, co­mo Mi­ka­sa (1994), la pri­me­ra tien­da de ar­tícu­los orien­ta­les de la ca­pi­tal, fun­da­da por el se­ñor Tsu­chi­ya.

“Yo le de­cía a mi equi­po que no se preo­cu­pa­ran, que los co­men­sa­les nos iban a en­ten­der. Los me­xi­ca­nos so­mos di­fe­ren­tes por­que nues­tro pa­la­dar es muy in­ten­so y siem­pre es­ta­mos bus­can­do gol­pes de sa­bor. En Ro­kai, lo pri­me­ro que hi­ci­mos pa­ra que se enamo­ra­ran de la co­mi­da fue po­ner­le yu­zu­kos­hō a to­do [un con­di­men­to de chi­le, yu­zu y sal]. Aho­ra, ves a la gen­te que lle­ga y pi­de el oma­ka­se”, ex­pli­ca Ló­pez.

Pa­sa­ron unos me­ses y el lo­cal ve­cino que­dó va­cío. En no­viem­bre de 2013, abrió Ro­kai Ra­men, cu­yo me­nú só­lo in­clu­ye va­rie­da­des del fa­mo­so cal­do con ta­lla­ri­nes que se in­ven­tó en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Sur­gía la es­pe­cia­li­za­ción que ca­rac­te­ri­za a Gru­po Ko­ba­yas­hi; ca­da res­tau­ran­te se en­fo­ca­ría en un ti­po de co­ci­na tra­di­cio­nal. Pa­ra los ya­ki­to­ris, na­ció Hi­yo­ko, en ma­yo de 2015 y con se­de en Río Pá­nu­co. Las tra­di­cio­na­les bro­che­tas se pre­pa­ran al pie de la le­tra, pe­ro con una par­ti­cu­la­ri­dad: la úni­ca pro­teí­na que se uti­li­za es car­ne de aves.

El plan de Edo de crear un Little Tok­yo en la co­lo­nia Cuauh­té­moc em­pe­zó a ha­cer­se reali­dad, al aliar­se con otros res­tau­ran­tes ja­po­ne­ses de la zo­na, co­mo Fu­ji, Da­ru­ma y Ko­ku. La cer­ca­nía con la em­ba­ja­da ni­po­na fue otro pun­to a fa­vor. El plan no só­lo es te­ner la me­jor ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca po­si­ble, sino con­ver­tir el Little Tok­yo en un lu­gar que los in­mi­gran­tes ja­po­ne­ses sien­tan su­yo, co­mo su­ce­de en Los Án­ge­les, San Fran­cis­co o Nue­va York.

Edo tu­vo que al­qui­lar un lo­cal al la­do de Hi­yo­ko co­mo bo­de­ga pa­ra al­ma­ce­nar la ma­te­ria pri­ma pa­ra sus tres es­ta­ble­ci­mien­tos. De­jó un es­pa­cio con una ba­rra, que, ori­gi­nal­men­te, ser­vi­ría co­mo co­ci­na de prue­ba. Pe­ro no con­ta­ba con que un día que in­vi­tó a co­ci­nar a sus ami­gos —en­tre ellos, los chefs Jair Té­llez, En­ri­que Ol­ve­ra, Ele­na Rey­ga­das y La­lo Gar­cía—, y des­pués de una ba­ca­nal le­gen­da­ria, acor­da­ron que ese bar im­pro­vi­sa­do ha­bía lle­ga­do pa­ra que­dar­se.

Aun­que pri­me­ro fun­cio­nó de ma­ne­ra clan­des­ti­na, en abril de 2016 na­ció de for­ma ofi­cial Le Ta­chi­no­mi De­su, un bar de ta­pas ja­po­ne­sas, vino na­tu­ral y sa­ke. Su nom­bre es un jue­go de pa­la­bras fran­ce­sas y ja­po­ne­sas que sig­ni­fi­ca “Qué es. Es un bar”. Du­ran­te el día, se con­vier­te en Eno­mo­to Coffee, una ba­rra de ca­fé de es­pe­cia­li­dad y mat­cha, que sir­ve sánd­wi­ches ja­po­ne­ses co­no­ci­dos co­mo san­dos. És­tos con­sis­ten en dos re­ba­na­das de

sho­ku­pan (pan ja­po­nés de le­che) y un cor­te grue­so de car­ne de cer­do o de res con sal­sa

ton­kat­su (pa­re­ci­da a la sal­sa A1). En no­viem­bre se pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de ex­pan­dir­se ha­cia la co­lo­nia Juá­rez. En la ca­lle de Ha­vre, Edo cum­plió uno de sus gran­des sue­ños al inau­gu­rar un res­tau­ran­te con Nao­ki San, uno de los co­ci­ne­ros que más ad­mi­ra. Se co­no­cie­ron en Ja­pón y el chef le di­jo que tra­ba­ja­rían jun­tos. Un año des­pués, Nao­ki lo lla­mó pa­ra anun­ciar­le que aca­ba­ba de ven­der

Eno­mo­to Coffee y Le Ta­chi­no­mi De­su. Ba­rra de ca­fé y

san­dos por el día, y bar de ta­pas y sa­kes por la no­che. Lo ja­po­nés no quie­re de­cir abu­rri­do, sino que es la opor­tu­ni­dad pa­ra ex­plo­tar con­cep­tos di­ver­ti­dos.

su res­tau­ran­te en Gin­za y es­ta­ba lis­to pa­ra ve­nir a Mé­xi­co. Jun­tos di­se­ña­ron Kyo, don­de se pre­pa­ra sus­hi edo­mae, la ver­sión más prís­ti­na y tra­di­cio­nal del sus­hi, que na­ció en el pe­rio­do Edo (1603-1868) co­mo una for­ma de pre­ser­var el pes­ca­do que lle­ga­ba al puer­to de To­kio con arroz avi­na­gra­do.

Sus ideas lla­ma­ron la aten­ción fue­ra de la ca­pi­tal. El chef ja­lis­cien­se To­más Ber­mú­dez, re­co­no­ci­do por sus res­tau­ran­tes La Do­ce­na, es fan de los con­cep­tos Ko­ba­yas­hi y que­ría te­ner una ver­sión en su tie­rra. El re­sul­ta­do fue Ju­ni­ko, abier­to en 2016 en el cen­tro co­mer­cial Pa­seo An­da­res, de Gua­da­la­ja­ra. Es una ba­rra de 12 per­so­nas que sir­ve sus­hi ca­po, un es­ti­lo más mo­derno, di­ver­ti­do y re­la­ja­do.

Des­de ju­lio de 2017, en Po­lan­co fun­cio­na Iwa­shi, res­tau­ran­te de co­ci­na ja­po­ne­sa ins­pi­ra­da en la que se ven­de en el mer­ca­do de pes­ca­do Tsu­ki­ji, de To­kio, con gran pro­duc­to y un sis­te­ma en el que los clien­tes ano­tan su or- den en una lis­ta, co­mo si fue­ra una ta­que­ría, pe­ro de ro­llos, sas­hi­mis, ni­gi­ris, eda­ma­mes o don­bu­ris. A fi­na­les de año, la fa­mi­lia Cop­pel Lu­ken in­vi­tó a Edo a ser so­cio de Na­mi, un sa­ke me­xi­cano pro­du­ci­do en Cu­lia­cán. Fue­ron un pa­so más allá y le pi­die­ron ins­ta­lar un res­tau­ran­te en su fá­bri­ca. Así sur­gió Sa­ka­gu­ra, que com­bi­na un iza­ka­ya y un bar ta­chi­no­mi.

Ló­pez co­no­ció a otros fans de su tra­ba­jo que que­rían ha­cer al­go en San Die­go. Co­mo es­ta­ban en To­kio, los lle­vó a co­no­cer co­ci­na ja­po­ne­sa de ver­dad. Que­da­ron fas­ci­na­dos y jun­tos abrie­ron Hi­mit­su, un sus­hi con to­que surf town ins­pi­ra­do en los ba­res de sus­hi de Gin­za y el es­ti­lo de vi­da del sur de Ca­li­for­nia. Es de­cir, un es­ta­ble­ci­mien­to in­for­mal don­de con­vi­ven los don­bu­ris, tos­ta­das y en­sa­la­das con in­gre­dien­tes ja­po­ne­ses, con ro­llos, sas­hi­mis y ni­gi­ris. “Pe­gó y siem­pre es­tá lleno”, pre­su­me Ló­pez.

Lle­gó el mo­men­to de mi­rar ha­cia Mia­mi, don­de, tam­bién des­de 2017, tie­ne una ba­rra de

Emi­lia es el más dis­tin­to de to­dos. Di­fí­cil de­fi­nir­lo por­que no se pa­re­ce a na­da. Re­cuer­da sa­bo­res fran­ce­ses, asiá­ti­cos y me­xi­ca­nos. To­do con un di­se­ño de in­te­rio­res que pa­re­ce es­can­di­na­vo. Una jo­ya.

“En el sus­hi, bus­co que el arroz, el ai­re que con­tie­ne den­tro, el pes­ca­do, la po­ten­cia del vi­na­gre y el wa­sa­be em­bo­nen per­fec­to. Siem­pre”. Tok­yo Mu­sic Bar, el lu­gar que ha­cía fal­ta en la CDMX. Con­sis­te en un si­tio de­di­ca­do a la mú­si­ca high

fi­de­lity, don­de lo más im­por­tan­te es es­cu­char vi­ni­los con la me­jor tec­no­lo­gía, acom­pa­ña­dos de coc­te­le­ría de pri­mer ni­vel.

sus­hi de ape­nas ocho asien­tos bau­ti­za­da co­mo Hi­den, en Wyn­wood. Se lla­ma así por­que es­tá es­con­di­da al fon­do de un res­tau­ran­te de ta­cos que hay que atra­ve­sar pa­ra lle­gar a una puer­ta con un te­cla­do eléc­tri­co. Pa­ra en­trar, el clien­te de­be in­tro­du­cir la cla­ve secreta que le en­via­ron en un co­rreo de con­fir­ma­ción. El chef es Ta­das­hi Shi­rais­hi, quien tra­ba­ja­ba en No­bu y es una ce­le­bri­dad. El lu­gar só­lo sir­ve me­nú oma­ka­se y es tan exi­to­so que hay que re­ser­var por lo me­nos con tres me­ses de an­ti­ci­pa­ción, se­gún Edo.

En 2018, pu­so en mar­cha tres pro­yec­tos. Los dos pri­me­ros com­par­ten edi­fi­cio en la co­lo­nia Cuauh­té­moc, pe­ro no po­dían ser más dis­tin­tos. Uno es el res­tau­ran­te Emi­lia, di­ri­gi­do por el chef me­xi­cano Lu­cho Mar­tí­nez, for­ma­do en Quin­to­nil, Má­xi­mo Bis­trot y Mia Do­me­nic­ca. Co­no­ció a Edo cuan­do ha­cía pop ups en Le Ta­chi­no­mi De­su y se ca­ye­ron muy bien. Ha­bla­ron de ha­cer al­go jun­tos y Ló­pez só­lo le pi­dió una co­sa: que pa­sa­ra un mes en Ja­pón pa­ra co­no­cer la cul­tu­ra a fon­do. “Lu­cho se per­dió en sus ca­lles, co­mió de to­do y le pe­dí, so­bre to­do, que vie­ra la for­ma en que los ja­po­ne­ses ma­ne­jan el pro­duc­to, lo pre­pa­ran a su for­ma y siem­pre lo ha­cen bien. Eso lo hi­zo re­gre­sar más mo­ti­va­do e, in­clu­so, cam­biar su ma­ne­ra de co­ci­nar”. La pro­pues­ta de Emi­lia no pue­de en­ca­si­llar­se y ni Edo ni Lu­cho pue­den ex­pli­car­la. “No te­nía­mos cla­ro lo que que­ría­mos ha­cer, pe­ro sa­bía­mos que era un con­cep­to en­tre fran­cés, ja­po­nés y me­xi­cano”, ase­gu­ra Ló­pez.

Al la­do de Emi­lia es­tá Tok­yo Mu­sic Bar, ins­pi­ra­do en Gin­za Mu­sic Bar, uno de los ba­res más im­por­tan­tes de mú­si­ca high fi­de­lity en To­kio, don­de só­lo po­nen vi­ni­los y sir­ven coc­te­le­ría. “Iba dia­rio y me hi­ce ami­go de los due­ños, No­buhi­ro To­ri­ba y Shi­ni­chi Osa­wa, muy fa­mo­sos por­que el pri­me­ro tie­ne el im­pe­rio de ca­fe­te­rías Dou­tor Coffee y el se­gun­do es uno de los pro­duc­to­res mu­si­ca­les más im­por­tan­tes de Ja­pón. Les di­je que que­ría po­ner uno en la Ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro que ellos par­ti­ci­pa­ran, por­que no que­ría co­piar­les, y acep­ta­ron”, ex­pli­ca Edo. Pa­ra mon­tar­lo, en Ja­pón y en Lon­dres com­pró más de 1,500 vi­ni­los, bo­ci­nas es­pe­cia­les, tor­na­me­sas Ga­rrard y am­pli­fi­ca­do­res McIn­tosh, in­clu­yen­do uno que fun­cio­na con bul­bos. Cuan­do es­tá en Mé­xi­co, es co­mún ver a Ló­pez de­trás de la tor­na­me­sa po­nien­do mú­si­ca. El año ter­mi­nó con la aper­tu­ra de un sus

hi coun­ter con vis­ta al mar en el ho­tel So­laz en Los Ca­bos. Pa­ra 2019 tie­ne en la mi­ra dos nue­vos des­ti­nos. El pri­me­ro es down­town Man­hat­tan, en Nue­va York, don­de se alió con el chef Yos­hi­te­ru Ike­ga­wa, de To­ris­hi­ki, un ya­ki

to­ri con es­tre­lla Mi­che­lin y uno de los res­tau­ran­tes más im­por­tan­tes y di­fí­ci­les de re­ser­var en Ja­pón. Des­pués, cam­bia­rá de cos­ta pa­ra co­lo­ni­zar West Holly­wood, en Los Án­ge­les. No se ol­vi­da de la Ciu­dad de Mé­xi­co: ten­drá otra ba­rra de sus­hi en Po­lan­co y una más en el ho­tel St. Re­gis, con to­do y bar de whisky.

“Edo ha abier­to lu­ga­res que an­tes só­lo exis­tían fue­ra de Mé­xi­co; uno te­nía que via­jar fue­ra del país pa­ra co­mer así”, di­ce el chef Jair Té­llez, de los res­tau­ran­tes La­ja, Me­ro­to­ro y Ama­ya, y uno de sus me­jo­res ami­gos. “Es­tá­ba­mos en pa­ña­les y él tra­jo co­mi­da ja­po­ne­sa con­tem­po­rá­nea, vi­va, con chefs que vie­nen de allá. Eso lo di­fe­ren­cia del res­to. Una cua­li­dad su­ya es que un día se ima­gi­na al­go y, a los seis me­ses, ya lo es­tá ha­cien­do. Él no quie­re sa­ber, lo que le emo­cio­na es ha­cer. Es un agi­ta­dor”. L&S

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.