EL AR­TIS­TA GLO­BAL

Vig­go Mor­ten­sen, que no co­no­ce de fron­te­ras, da cá­te­dra de em­pa­tía en el fil­me Green Book, la gran sor­pre­sa en la tem­po­ra­da de pre­mios.

Life and Style (México) - - LIFE - Tex­to: En­ri­que Na­va­rro

Vig­go Mor­ten­sen se mue­ve con el mun­do. Sa­be que és­te es re­don­do, pe­ro no só­lo en la ob­vie­dad geo­grá­fi­ca, sino co­mo un círcu­lo que nos une a to­dos. Vi­ve en­tre Ma­drid y Nue­va York. Ha­bla flui­do da­nés, fran­cés, es­pa­ñol e in­glés. El no­rue­go, ru­so, sue­co, ita­liano y ára­be tam­bién han si­do pro­nun­cia­dos por el es­ta­dou­ni­den­se en sus pe­lí­cu­las. Y pin­ta y fo­to­gra­fía, y es­cri­be y com­po­ne, co­mo si los idio­mas fue­ran in­su­fi­cien­tes pa­ra to­do lo que tie­ne que de­cir.

Vig­go el mú­si­co, el po­lí­glo­ta, el edi­tor, el poe­ta, el ac­tor y el via­je­ro. El hi­jo de pa­dre da­nés y ma­dre es­ta­dou­ni­den­se. El que vi­vió su in­fan­cia en Ar­gen­ti­na y su ju­ven­tud, en Di­na­mar­ca. Ese Vig­go que lo ha vis­to to­do, que es­tu­dia la his­to­ria an­tes de me­ter­se en un per­so­na­je, es quien ha­bla de la em­pa­tía. El hom­bre glo­bal, que ha es­ta­do en to­dos la­dos, es quien di­fu­mi­na las fron­te­ras

“La ig­no­ran­cia vie­ne, pien­so, de la fal­ta de ex­po­si­ción a gen­te o ideas que no son fa­mi­lia­res, a otras ra­zas, otras cul­tu­ras, otros ve­cin­da­rios, có­di­gos de éti­ca, for­mas de ha­blar o ha­cer las co­sas. La úni­ca cu­ra pa­ra la ig­no­ran­cia es la ex­pe­rien­cia di­rec­ta con la gen­te y las ideas a las que no es­tás acos­tum­bra­do”, afir­ma Mor­ten­sen en en­tre­vis­ta.

Aun­que nun­ca se ha con­si­de­ra­do un ejem­plo, se ex­pre­sa des­de el co­no­ci­mien­to. En Ar­gen­ti­na se crió co­mo el hi­jo de al­guien de­di­ca­do a las gran­jas y a la ad­mi­nis­tra­ción de ran­chos. Tras aca­bar sus es­tu­dios de Po­lí­ti­ca y de Es­pa­ñol en la Uni­ver­si­dad de Saint Law­ren­ce, de­jó la Gran Man­za­na pa­ra vi­vir en Di­na­mar­ca. Es­cri­bía poe­mas y cuen­tos cor­tos mien­tras tra­ba­ja­ba en un mue­lle, sin sa­ber que pu­bli­ca­ría, mu­chos años des­pués, el li­bro Ten Last Night, con el que fun­dó, en 2002, su edi­to­rial Per­ce­val Press.

En­tre Eu­ro­pa y Nue­va York, a don­de vol­vió, en­con­tró los ca­ba­lle­tes y los lien­zos, los ro­llos y las len­tes, los pen­ta­gra­mas y los ins­tru­men­tos. Así pu­bli­có va­rios ál­bu­mes, en­tre ellos, Ti­me Waits For

Ever­yo­ne y 3 Fools 4 April. To­da su ma­ni­fes­ta­ción de­vie­ne de la ex­po­si­ción a otras cul­tu­ras, la con­tem­pla­ción y el en­ten­di­mien­to. “La fo­to, la pin­tu­ra o la poe­sía son só­lo ex­ten­sio­nes de mí y de có­mo per­ci­bo las co­sas. Son mi for­ma de co­mu­ni­car­me. No las se­pa­ro. To­das son lo mis­mo. No creo que los ni­ños se­pa­ren nin­gu­na for­ma ar­tís­ti­ca. Los adul­tos nos di­cen que hay ar­tis­tas y otro ti­po de per­so­nas. Los ni­ños, si quie­ren di­bu­jar, di­bu­jan. Si quie­ren can­tar, can­tan. [...] Hay que po­ner aten­ción, re­cor­dar lo que has vis­to y traer­lo de vuel­ta, par­ti­ci­par en la vi­da”, di­jo al­gu­na vez a Ti­me.

Por su pa­pel de Tony “Lip” Va­lle­lon­ga en Green­Book, Vig­go fue no­mi­na­do co­mo me­jor ac­tor de pe­lí­cu­la mu­si­cal o co­me­dia en los Gol­den Glo­be. Mahers­ha­la Ali ga­nó co­mo me­jor ac­tor de re­par­to.

Es­te se­xa­ge­na­rio ha tra­ba­ja­do así tam­bién sus ecléc­ti­cas in­ter­pre­ta­cio­nes en la pan­ta­lla. Se mue­ve en va­rios uni­ver­sos, si se ha­bla de ci­ne­ma­to­gra­fía: fan­tás­ti­cos, co­mo el de El se­ñor

de los ani­llos; clí­ni­cos, co­mo cuan­do hi­zo a Sig­mund Freud en A Dan­ge­rous Met­hod; vio­len­tos, co­mo el de Eas­tern Pro­mi­ses, y fa­mi­liar, co­mo en Cap­tain Fan­tas­tic; por las dos úl­ti­mas fue can­di­da­to al Ós­car.

Su pe­lí­cu­la más re­cien­te, Green Book, por la que fue no­mi­na­do co­mo me­jor ac­tor en los Glo­bos de Oro –la cual ob­tu­vo el pre­mio a me- jor pe­lí­cu­la mu­si­cal o co­me­dia—, de­mues­tra có­mo en la ob­ser­va­ción del otro es­tá el en­ten­di­mien­to.

Cuen­ta có­mo un cho­fer ra­cis­ta, Tony “Lip” Va­lle­lon­ga, de­be lle­var al jaz­zis­ta afro­ame­ri­cano Don Shir­ley en una gi­ra ar­tís­ti­ca de nor­te a sur de Es­ta­dos Uni­dos, don­de pre­va­le­ce la dis­cri­mi­na­ción. Con un li­bro que mar­ca los lu­ga­res don­de los ne­gros pue­den hos­pe­dar­se o co­mer, es­tos hom­bres, apa­ren­te­men­te tan di­sí­mi­les, em­pa­ti­zan po­co a po­co. “Mues­tra có­mo la ex­pe­rien­cia com­par­ti­da de dos per­so­nas muy dis­tin­tas pue­de des­ar­mar en un gra­do sig­ni­fi­can­te, y eli­mi­nar la ig­no­ran­cia y el pre­jui­cio”, en­fa­ti­za Vig­go, el ar­tis­ta que se ins­pi­ra en el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.