CÓ­DI­GO DESCIFRADO

El re­loj más con­tro­ver­ti­do de l os úl­ti­mos tiem­pos se lla­ma Co­de 11.59 y lo fir­ma Au­de­mars Pi­guet. Es­tos son sus se­cre­tos.

Life and Style (México) - - RELOJERIA - Tex­to: Ma­nuel Mar­tí­nez

Au­de­mars Pi­guet no ca­mi­na de pun­ti­tas por el mun­do de la al­ta re­lo­je­ría. La úni­ca Gran Da­ma que aún es pro­pie­dad de las fa­mi­lias que la fun­da­ron en 1875 ha re­for­za­do su in­de­pen­den­cia con crea­cio­nes que con­mo­cio­nan. En 1972 fue el Ro­yal Oak, el pri­mer re­loj de­por­ti­vo de lu­jo he­cho de acero, se­gui­do del Ro­yal Offs­ho­re de 1993, al que al­gu­nos apo­da­ron “La Bes­tia” por su ta­ma­ño des­co­mu­nal pa­ra la épo­ca, y por el fu­tu­ris­ta Ro­yal Oak Concept de 2002. La sa­ga con­ti­núa es­te año con Co­de 11.59, la nue­va co­lec­ción de 13 mo­de­los con ca­ja re­don­da de la fir­ma que ha cim­bra­do a la in­dus­tria igual que sus an­te­ce­so­res. “Na­da de lo que he­mos he­cho en los úl­ti­mos 50 años ha si­do po­pu­lar en­tre un pú­bli­co ma­si­vo”, ase­gu­ra Mi­chael Fried­man, di­rec­tor de

com­pli­ca­cio­nes de la mar­ca y has­ta ha­ce po­co su his­to­ria­dor. “Nues­tro pa­pel no es con­ven­cer, sino trans­mi­tir el tra­ba­jo de los re­lo­je­ros, ar­te­sa­nos y téc­ni­cos. Co­de 11.59 es una nue­va ra­ma evo­lu­ti­va de la ca­sa, un nue­vo lien­zo que nos abre mu­chas po­si­bi­li­da­des de ex­pre­sión”. A con­ti­nua­ción, Fried­man nos guía por la tra­yec­to­ria de di­se­ños po­co con­ven­cio­na­les de Au­de­mars Pi­guet y por el con­cep­to de Co­de 11.59, un re­loj con tan­tas ca­pas de com­ple­ji­dad co­mo po­cos en la his­to­ria re­cien­te. Así lo de­mues­tran la in­te­gra­ción de una ca­rru­ra oc­ta­go­nal en una ca­ja re­don­da con ex­qui­si­tos aca­ba­dos ma­nua­les, las asas es­que­le­ta­das, el bi­sel ex­tra­plano, el cris­tal de za­fi­ro con doble cur­va­do, la de­co­ra­ción ar­te­sa­nal de las es­fe­ras y los me­ca­nis­mos de ma­nu­fac­tu­ra de nue­va ge­ne­ra­ción, en­tre ellos tres nue­vos.

EL PE­SO DE LOS ACA­BA­DOS

“La em­pre­sa tie­ne una lar­ga his­to­ria de di­se­ños po­co con­ven­cio­na­les por va­rias ra­zo­nes. En pri­mer lu­gar, an­tes de 1951 no ha­bía dos re­lo­jes Au­de­mars Pi­guet idén­ti­cos, así que ya exis­tía es­ta pla­ta­for­ma de po­si­bi­li­da­des por la na­tu­ra­le­za úni­ca de nues­tros pro­duc­tos. En se­gun­do lu­gar, des­de el prin­ci­pio ha­cía­mos re­lo­jes no so­lo pa­ra otras mar­cas, sino tam­bién pa­ra di­fe­ren­tes paí­ses. Así que mu­chas de nues­tras crea­cio­nes te­nían cier­to gra­do de es­pe­ci­fi­ci­dad cul­tu­ral. En otras pa­la­bras, el re­tai­ler de Ita­lia pe­día al­go que hoy evo­ca el di­se­ño ita­liano de la dé­ca­da de 1930. O ahí es­tán nues­tros re­lo­jes art dé­co de los años 20 (fo­to 2), que eran pa­ra los mer­ca­dos de Nue­va York y Pa­rís. Nues­tros fa­bri­can­tes de ca­jas to­ma­ban no­ta de fe­nó­me­nos más am­plios. La re­lo­je­ría y la me­di­ción del tiem­po no es­tán se­pa­ra­das de la cul­tu­ra, sino que son par­te cen­tral de ella.

“El ter­cer pun­to es el más sig­ni­fi­ca­ti­vo. Cuan­do se fun­dó Au­de­mars Pi­guet, se con­cen­tra­ba en la fa­bri­ca­ción de re­lo­jes de bolsillo com­pli­ca­dos y en el acabado de los me­ca­nis­mos. El gran cam­bio se dio a par­tir de 1910, cuan­do em­pe­zó la tran­si­ción del re­loj de bolsillo re­don­do al re­loj de pul­so cua­dra­do o rec­tan­gu­lar. Si una ca­ja tie­ne una for­ma geo­mé­tri­ca más com­ple­ja, to­das sus fa­ce­tas pue­den ser pu­li­das y aca­ba­das en dis­tin­tas ma­ne­ras. Es un pro­ce­so que co­mien­za a ver­se re­fle­ja­do en pie­zas co­mo nues­tro pri­mer re­loj oc­ta­go­nal de 1917 (fo­to 1) y que si­gue has­ta Co­de 11.59”.

LAS RAÍ­CES DE CO­DE 11.59

“Al Ro­yal Oak y el Ro­yal Oak Offs­ho­re pue­des re­co­no­cer­los a va­rios me­tros de dis­tan­cia. Con Co­de 11.59 pa­sa lo mis­mo. Tie­nes la ilu­sión de que ca­si pa­re­ce un re­loj re­don­do clá­si­co, pe­ro en cuan­to em­pie­zas a ver­lo con de­te­ni­mien­to, des­cu­bres que ocul­ta mu­cha más com­ple­ji­dad, aca­ba­dos y de­ta­lles. Es­to es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros y tam­bién se re­fle­ja en los re­lo­jes vin­ta­ge que ins­pi­ra­ron es­ta co­lec­ción.

“El cro­nó­gra­fo de 1936 (fo­to 3) se iden­ti­fi­ca con Co­de 11.59 por­que, en am­bos, ca­da ele­men­to fue cui­da­do­sa­men­te con­si­de­ra­do. En el cro­nó­gra­fo, se no­ta en la ma­ne­ra en que los nú­me­ros ro­ma­nos es­tán gra­ba­dos y es­mal­ta­dos en el bi­sel, en la in­trin­ca­da es­fe­ra y subes­fe­ras, y en la for­ma en que las asas es­tán ‘es­con­di­das’ pa­ra man­te­ner la pu­re­za del círcu­lo. “El re­pe­ti­dor de mi­nu­tos de pla­tino de 1945

(fo­to 4) fue una fuen­te de ins­pi­ra­ción muy im­por­tan­te pa­ra Co­de 11.59. De fren­te, lu­ce co­mo un re­loj re­don­do nor­mal, pe­ro de la­do, las asas son in­ten­cio­nal­men­te lar­gas, tie­nen va­rias fa­ce­tas y es­tán pu­li­das de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Es un di­se­ño sim­ple, pe­ro cuan­do lo ana­li­zas, te per­ca­tas de lo po­co con­ven­cio­nal y lo téc­ni­co que fue crear esas asas y aca­bar­las a mano. “En los re­lo­jes asi­mé­tri­cos de 1961 y 1962

(fo­tos 5 y 6), lo inusual es más evi­den­te, pe­ro a la vez hay una sen­sa­ción de iden­ti­dad y de ex­pre­sión in­ten­cio­nal. El di­se­ño es ex­cén­tri­co y no es­tá ba­sa­do en lo que to­do mun­do quie­re, sino en lo que les in­tere­sa a unos cuan­tos. Si di­se­ñas al­go pa­ra to­dos, di­se­ñas pa­ra na­die.

“Al Ro­yal Oak (fo­to 7) mu­chos lo con­si­de­ran un re­loj oc­ta­go­nal, pe­ro en reali­dad se com­po­ne de una es­fe­ra re­don­da y un bi­sel oc­ta­go­nal que va ator­ni­lla­do a una ca­ja ton­neau. Hay una mul­ti­pli­ci­dad de geo­me­trías que Au­de­mars Pi­guet ya ha­bía usa­do. Así que el Ro­yal Oak no fue nue­vo por eso. Lo nue­vo fue que es­tu­vie­ra he­cho de acero y lo in­te­gra­do de su di­se­ño. Su va­lor se lo­gró con los aca­ba­dos a mano que lo di­fe­ren­cia­ron de otros re­lo­jes de acero.

“El tour­bi­llon ex­tra­plano de 1986 (fo­to 8) mues­tra el ma­tri­mo­nio de la com­pli­ca­ción con la es­té­ti­ca. El tour­bi­llon re­pre­sen­ta­ba el sol y la es­fe­ra, los ra­yos. Sen­tó las ba­ses pa­ra mu­cho de lo que ven­dría des­pués. La in­ge­nie­ría se vol­vió par­te de la ex­pe­rien­cia ho­ro­ló­gi­ca.

“El Ro­yal Oak Concept de 2002 (fo­to 9) es una pla­ta­for­ma más que un di­se­ño, por­que pue­de cam­biar de for­ma se­gún lo re­quie­ra el mo­vi­mien­to. Sir­ve pa­ra ver nues­tros nue­vos

me­ca­nis­mos y tec­no­lo­gías de ma­ne­ra fu­tu­ris­ta. Hoy es nor­mal, pe­ro en aquel mo­men­to im­pre­sio­nó que una com­pa­ñía tra­di­cio­nal de al­ta re­lo­je­ría hi­cie­ra un re­loj de es­te ti­po”.

UNA MAR­CA DE SU TIEM­PO

“He­mos te­ni­do re­lo­jes re­don­dos an­tes, con eje­cu­cio­nes her­mo­sas, pe­ro que no era po­si­ble re­co­no­cer co­mo pie­zas de Au­de­mars Pi­guet a pri­me­ra vis­ta. Nues­tro ob­je­ti­vo con Co­de 11.59 era crear al­go fuer­te e iden­ti­fi­ca­ble, pe­ro que, a la vez, no fue­ra un sim­ple re­loj re­don­do. En es­te pro­ce­so re­co­no­ci­mos lo ade­lan­ta­da que Au­de­mars Pi­guet ha es­ta­do siem­pre. Sa­bía­mos que era im­por­tan­te in­cluir la mul­ti­pli­ci­dad de geo­me­trías de la que ha­bla­ba, pa­ra usar los di­fe­ren­tes aca­ba­dos a mano que do­mi­na­mos, co­mo el sa­ti­na­do y el es­pe­jo, y lo­grar esos in­creí­bles efec­tos en dos to­nos. Co­de 11.59 te­nía que ser una co­lec­ción con­tem­po­rá­nea”.

LA INFLUENCIA­ARQUITECTÓ­NICA

“Un ele­men­to cla­ve de Co­de 11.59 es el ar­qui­tec­tó­ni­co, por­que la ar­qui­tec­tu­ra y la re­lo­je­ría son de­cla­ra­cio­nes de per­ma­nen­cia. Te­nía­mos que di­se­ñar una ca­ja que trans­mi­tie­ra una sen­sa­ción de des­cu­bri­mien­to y que fue­ra un lien­zo pa­ra los aca­ba­dos ar­te­sa­na­les. El re­sul­ta­do no se sien­te co­mo ar­qui­tec­tu­ra clá­si­ca, sino con­tem­po­rá­nea. La ma­ne­ra en que res­pi­ra y flu­ye, la am­pli­tud de las asas y có­mo es­tán fu­sio­na­das con lá­ser al bi­sel, pe­ro a la vez có­mo flo­tan por­que tie­nen un pe­que­ño es­pa­cio de se­pa­ra­ción con el fon­do… Es­te es el ti­po de ilu­sio­nes y su­ti­le­zas que ve­rías en la pla­nea­ción de un puen­te o un edi­fi­cio con­tem­po­rá­neo.

“Ade­más, to­ma­mos co­mo re­fe­ren­cia apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos ac­tua­les. Nos ba­sa­mos en la idea de las pan­ta­llas de al­ta de­fi­ni­ción pa­ra crear un bi­sel muy del­ga­do y un cris­tal de za­fi­ro con doble cur­va­do que ge­ne­ra­ran una sen­sa­ción de in­vi­si­bi­li­dad, re­du­je­ran la dis­tor­sión y le die­ran una ma­yor le­gi­bi­li­dad a la es­fe­ra. No se ha­bía vis­to que un re­loj abor­da­ra es­ta cues­tión an­tes, que tu­vie­ra la no­ción de dar­le una in­ter­fa­se al usua­rio, la cla­ri­dad que su ce­re­bro es­tá bus­can­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.