Ma­gia ar­te­sa­nal

Va­che­ron Cons­tan­tin mues­tra su eru­di­ción re­lo­je­ra con es­tas pie­zas úni­cas de Les Ca­bi­no­tiers, su co­lec­ción más ex­clu­si­va.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - Fo­tos: Pa­tri­cia Ma­dri­gal Pro­duc­ción: Faus­to Sil­va

Un vis­ta­zo a lo que es ca­paz de pro­du­cir Les Ca­bi­no­tiers, el de­par­ta­men­to de Va­che­ron Cons­tan­tin, de don­de sur­gen las más in­só­li­tas pie­zas de al­ta re­lo­je­ría de la fir­ma. Cin­co re­lo­jes de la co­lec­ción Mé­ca­ni­ques Sau­va­ges, cu­ya te­má­ti­ca son ani­ma­les sal­va­jes en sus es­fe­ras, de­co­ra­das con téc­ni­cas de destreza in­sos­pe­cha­da.

Del De­par­ta­men­to de Les Ca­bi­no­tiers de Va­che­ron Cons­tan­tin sur­gió, en 2015, el re­loj de bol­si­llo más com­pli­ca­do de la his­to­ria. La por­ten­to­sa Re­fe­ren­cia 57260 tie­ne 57 fun­cio­nes, mi­de 98 mi­lí­me­tros de diá­me­tro y pe­sa 957 gra­mos. To­mó ocho años desa­rro­llar es­te pe­di­do de un co­lec­cio­nis­ta cu­ya iden­ti­dad per­ma­ne­ce en se­cre­to, y quien pa­gó más de 10 mi­llo­nes de dó­la­res por la pie­za, que in­clu­ye ex­qui­si­te­ces co­mo ca­len­da­rio he­breo, ca­len­da­rio as­tro­nó­mi­co y alar­ma.

Les Ca­bi­no­tiers eran los re­lo­je­ros eru­di­tos que, en el si­glo XVIII, crea­ban guar­da­tiem­pos de una com­ple­ji­dad y una be­lle­za su­per­la­ti­vas. Tra­ba­ja­ban en ta­lle­res lla­ma­dos ca­bi­nets, en los áti­cos de los edi­fi­cios de Gi­ne­bra, Sui­za, pa­ra apro­ve­char me­jor la luz del día. Va­che­ron Cons­tan­tin, la ma­nu­fac­tu­ra con ac­ti­vi­dad inin­te­rrum­pi­da más an­ti­gua —fue fun­da­da en 1755—, de­ci­dió bau­ti­zar así el ate­lier don­de na­cen sus guar­da­tiem­pos más es­pe­cia­les.

“Las pie­zas bes­po­ke o he­chas por en­car­go ya exis­tían en el pa­sa­do, y hay ejem­plos in­tere­san­tes de gran­des co­lec­cio­nis­tas que nos pe­dían re­lo­jes muy com­pli­ca­dos”, di­ce Ch­ris­tian Sel­mo­ni, di­rec­tor de Es­ti­lo y Pa­tri­mo­nio de la ca­sa. “Es­ta tra­di­ción se ha­bía per­di­do en los úl­ti­mos 30 años, pe­ro la es­ta­mos re­cu­pe­ran­do con el de­par­ta­men­to de Les Ca­bi­no­tiers”. Ahí ela­bo­ran dos ti­pos de pro­duc­tos. Por un la­do, los guar­da­tiem­pos tai­lor-ma­de pa­ra clien­tes que sa­ben exac­ta­men­te lo que quie­ren y le pi­den a Va­che­ron Cons­tan­tin que ha­ga reali­dad el re­loj de sus sue­ños. Por otro, pie­zas úni­cas que de­mues­tran su do­mi­nio tan­to de la me­cá­ni­ca co­mo de las ar­tes de­co­ra­ti­vas.

Es­te úl­ti­mo es el ca­so de los re­lo­jes que pre­sen­ta­mos en es­tas pá­gi­nas y que for­man par­te de la co­lec­ción Mé­ca­ni­ques Sau­va­ges. Los ar­te­sa­nos de la fir­ma de­co­ra­ron las es­fe­ras con ani­ma­les sal­va­jes, me­dian­te téc­ni­cas que han pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. En el guar­da­tiem­po Les Ca­bi­no­tiers Ti­gre Ma­jes­tuo­so (pág. opues­ta) usa­ron el gra­ba­do en ba­jo­rre­lie­ve, que con­sis­te en es­cul­pir una fi­gu­ra

de oro y des­pués gra­bar­la pa­ra ge­ne­rar con­tras­te y los de­ta­lles del fe­lino. Pa­ra crear la flo­res­ta, un es­pe­cia­lis­ta cor­tó a mano 130 pie­zas de va­rias cla­ses de ma­de­ra, con di­fe­ren­tes ta­ma­ños, for­mas y to­na­li­da­des. Es­te ofi­cio es co­no­ci­do co­mo mar­que­te­ría de ma­de­ra.

Los otros cua­tro re­lo­jes es­tán de­co­ra­dos con es­mal­te grisaille, téc­ni­ca que ga­nó fa­ma en la ciu­dad fran­ce­sa de Li­mo­ges en los si­glos XVI y XVII. Pri­me­ro, la es­fe­ra se cu­bre con es­mal­te ne­gro y se me­te en un horno a tem­pe­ra­tu­ras muy ele­va­das. Lue­go, el ex­per­to pin­ta los ani­ma­les con es­mal­te blan­co y una agu­ja o un pin­cel, y ca­lien­ta la es­fe­ra va­rias ve­ces más pa­ra crear la pa­le­ta de to­nos blan­cos y gri­ses. “Es un pro­ce­so de un ni­vel ar­te­sa­nal muy al­to. Pa­re­cen fo­tos hi­per­rea­lis­tas, tie­nen un as­pec­to muy mo­derno. Pa­ra mí son los me­jo­res ejem­plos de es­mal­te grisaille”, ase­gu­ra Sel­mo­ni, quien tie­ne una lar­ga tra­yec­to­ria en la mar­ca.

Mu­chos de los guar­da­tiem­pos que se ha­cen en es­te ta­ller de Va­che­ron Cons­tan­tin in­clu­yen las com­pli­ca­cio­nes más im­por­tan­tes de la al­ta re­lo­je­ría, co­mo tour­bi­llon, re­pe­ti­ción de mi­nu­tos o ca­len­da­rio per­pe­tuo, en­tre otras. “En Les Ca­bi­no­tiers hay mu­cha li­ber­tad pa­ra di­se­ñar y desa­rro­llar las pie­zas, no se tie­nen que se­guir re­glas es­tric­tas co­mo en las otras co­lec­cio­nes. Es­to nos per­mi­te mos­trar la di­ver­si­dad de nues­tra ex­pre­sión re­lo­je­ra. Que­re­mos ofre­cer crea­cio­nes ex­clu­si­vas que sean di­fe­ren­tes unas de otras pa­ra res­pe­tar ese es­pí­ri­tu de uni­ci­dad. Tam­bién es una for­ma de im­ple­men­tar nue­vas so­lu­cio­nes téc­ni­cas y de con­ce­bir nue­vos me­ca­nis­mos, fun­cio­na co­mo un la­bo­ra­to­rio”, ex­pli­ca Sel­mo­ni.

Pa­ra él, la re­le­van­cia en as­cen­so de Les Ca­bi­no­tiers se ins­cri­be en una de las ten­den­cias en bo­ga en la ci­ma de la pi­rá­mi­de del lu­jo. “En el seg­men­to más high end del mer­ca­do hay una clien­te la que bus­ca las uper ex­clu­si­vi­dad, es de­cir, pro­duc­tos ex­cep­cio­nal ese in­com­pa­ra­bles. Les im­por­ta mu­cho el va­lor ar­te­sa­nal de lo que com­pran. Les Ca­bi­no­tiers apun­ta en es­ta di­rec­ción en el cam­po de la re­lo­je­ría”.

“Los ani­ma­les son sím­bo­lo de fuer­za, po­der e in­te­li­gen­cia. El sim­bo­lis­mo es muy im­por­tan­te cuan­do ha­ces pie­zas úni­cas co­mo las de Les Ca­bi­no­tiers”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.