Tí­mi­da an­te la cá­ma­ra

La ac­triz Re­na­ta Not­ni no siem­pre se ha sen­ti­do có­mo­da fren­te a la cá­ma­ra. Al ver­la po­sar cues­ta tra­ba­jo creer­lo, pe­ro ella nos ex­pli­ca por qué.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - Tex­to: Ale­jan­dro Ros­set­te Fo­tos: Gunt­her Saha­gún Es­ti­lis­mo: So­fía Flo­res Groo­ming: Da­vo St­he­ba­né pa­ra Gi­venchy Beauty Lo­ca­ción: Ho­tel Car­lo­ta

Una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va –acom­pa­ña­da de un por­ta­fo­lio fo­to­grá­fi­co de 10 pá­gi­nas– a la ac­triz me­xi­ca­na Re­na­ta Not­ni. Pe­se a su fotogenia na­ta y su na­tu­ra­li­dad al po­sar (co­mo po­drán cons­ta­tar­lo en 10 pá­gi­nas), cues­ta tra­ba­jo creer que la jo­ven me­xi­ca­na de 24 años so­lía com­por­tar­se con ti­mi­dez an­te la cá­ma­ra.

Tie­ne una son­ri­sa que des­ar­ma. Unos ojos ver­des ca­pa­ces de bo­rrar cual­quier pen­sa­mien­to cuan­do te mi­ran. Una na­riz que cual­quier ar­tis­ta del Re­na­ci­mien­to hu­bie­ra desea­do es­cul­pir. Es bas­tan­te ob­vio, a Re­na­ta Not­ni su mez­cla de ge­nes li­ba­ne­ses y ale­ma­nes le con­ce­den una be­lle­za di­fe­ren­te, par­ti­cu­lar.

Qui­zá por es­to re­sul­ta di­fí­cil creer que ella, que tam­bién ha mo­de­la­do, ha­ya de­ja­do de sen­tir­se atrac­ti­va un so­lo día de su vi­da. “No es que me sien­ta bo­ni­ta siem­pre. Hay al­gu­nos mo­men­tos en los que me sien­to in­se­gu­ra y otros en los que me sien­to bien”, ex­pli­ca Re­na­ta. Pe­se a su evi­den­te fotogenia, le re­sul­ta ex­tra­ño ver sus imá­ge­nes, so­bre to­do las del prin­ci­pio de su ca­rre­ra. “Veía mis fo­tos y me juz­ga­ba o no me gus­ta­ba có­mo lu­cía. Sin em­bar­go, po­co a po­co he apren­di­do a acep­tar­me a mí mis­ma”, re­ve­la la ac­triz, na­ci­da en Cuer­na­va­ca, Mo­re­los, ha­ce 24 años.

Par­te de es­te pro­ce­so de cre­ci­mien­to ha si­do evi­tar que la es­te­reo­ti­pen por su tra­yec­to­ria en la te­le­vi­sión. “No soy la pro­ta­go­nis­ta de la te­le­no­ve­la, soy ac­triz y pue­do ha­cer cual­quier ti­po de per­so­na­je. Ten­go mu­cho pa­ra dar, mu­cho que ofre­cer”. Por eso, una de sus ac­tri­ces fa­vo­ri­tas es la sud­afri­ca­na Char­li­ze The­ron, quien en 2004 ga­nó el Ós­car al in­ter­pre­tar en Mons­ter a una ase­si­na, un rol que le exi­gió una trans­for­ma­ción fí­si­ca ex­tre­ma. “Ver có­mo es­ta mu­jer es­pec­ta­cu­lar se con­vier­te en el la­do opues­to de lo que es, li­te­ral­men­te, me pa­re­ce asom­bro­so. Una ac­tua­ción im­pe­ca­ble. Me en­can­ta­ría un per­so­na­je así”, ex­pli­ca la co­pro­ta­go­nis­ta de El úl­ti­mo dra­gón, es­cri­ta por el es­pa­ñol Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te, que es­tre­na­rá en ju­nio.

Re­na­ta, hi­ja de la exac­triz Li­lia­na Not­ni, ac­túa des­de los 11 años. Su de­but fue en la te­le­no­ve­la Có­di­go pos­tal (2006). Tie­ne cla­ro que, si al­gu­na vez ha­ce un des­nu­do, se­rá por cues­tio­nes ar­tís­ti­cas, por un per­so­na­je que lo jus­ti­fi­que. “Mi cuer­po es mi tem­plo, me pa­re­ce al­go muy sa­gra­do, y lo voy a com­par­tir el día que yo quie­ra”.

Su cu­rio­si­dad la ha lle­va­do a en­car­nar di­fe­ren­tes per­so­na­jes, pe­ro tam­bién a via­jar por el mun­do. El pa­sa­por­te de Re­na­ta tie­ne más se­llos que un ofi­cio de go­bierno. Su cuen­ta de Ins­ta­gram, con 1,800,000 se­gui­do­res, es prue­ba de ello: en una ima­gen, son­ríe al la­do del Co­li­seo ro­mano; en otra, mi­ra la to­rre Eif­fel; en otra más rom­pe la mo­no­to­nía cro­má­ti­ca del Tem­plo Blan­co de Tai­lan­dia con un ves­ti­do co­ral que on­dea al vien­to. Pe­ro nin­guno de es­tos des­ti­nos es tan sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra ella co­mo Nue­va York. “Sin du­da, hay una Re­na­ta an­tes y una des­pués de es­ta ciu­dad”, di­ce.

En 2014, la ac­triz se mu­dó a la Gran Man­za­na pa­ra es­tu­diar ac­tua­ción y me­jo­rar su in­glés. El año de es­ta­día la re­con­fi­gu­ró. “Me di cuen­ta de que no ne­ce­si­to a na­die pa­ra sa­lir ade­lan­te, que no ten­go que de­pen­der de na­die en la vi­da pa­ra ser lo que quie­ro ser, pa­ra lu­char por mis sue­ños”. Apren­dió a dis­fru­tar­se y a pres­tar aten­ción a su voz in­ter­na. “An­tes me cos­ta­ba mu­cho tra­ba­jo ir­me a co­mer o desa­yu­nar so­la. Hoy dis­fru­to mu­cho mis mo­men­tos en so­le­dad en los que pla­ti­co con­mi­go mis­ma y me doy cuen­ta de lo que quie­ro”.

Al fi­nal del día, Re­na­ta tie­ne cla­ro eso que quie­re en reali­dad: ac­tuar, es­tar fren­te a una cá­ma­ra. “Es­toy aquí por­que me sien­to lle­na, me sien­to ple­na”. De eso, no que­da du­da.

“Veía mis fo­tos y me juz­ga­ba o no me gus­ta­ba có­mo lu­cía. Sin em­bar­go, po­co a po­co he apren­di­do a acep­tar­me a mí mis­ma”.

Blu­sa, Pa­lo­ma Li­ra. Cu­lot­te, Wo­men’s Se­cret. Ani­llo, Tif­fany & Co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.