En­tre­vis­ta

En su elo­gia­da no­ve­la Ca­me­ron, Her­nán Ron­sino abor­da la dic­ta­du­ra, la me­mo­ria y lo oní­ri­co.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - Tex­to: En­ri­que Na­va­rro

Her­nán Ron­sino, es­cri­tor.

¿Cuál es el pa­no­ra­ma de la li­te­ra­tu­ra en tu país?

Ar­gen­ti­na es­tá pa­san­do por un gran mo­men­to li­te­ra­rio, no eco­nó­mi­co, y me pa­re­ce que hu­bo una re­no­va­ción im­por­tan­te des­pués de la cri­sis de 2001. Apa­re­cie­ron nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de es­cri­to­res que pu­die­ron ex­pre­sar­se gra­cias al fe­nó­meno de las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes, que es­tán ge­ne­ran­do con­di­cio­nes pa­ra que es­tas vo­ces sean pu­bli­ca­das. En mi país si­guen sur­gien­do nue­vos au­to­res, con es­ti­los muy di­ver­sos, pe­ro me pa­re­ce que son par­te de un fe­nó­meno más gran­de que se ex­tien­de a otros lu­ga­res de Amé­ri­ca La­ti­na.

¿Có­mo in­flu­ye tu lu­gar de na­ci­mien­to en lo que es­cri­bes?

Na­cí en Chi­vil­coy, Ar­gen­ti­na [en 1975]. Vi­ví allí has­ta los 20 años, cuan­do me fui a es­tu­diar a Bue­nos Ai­res. Cuan­do em­pe­cé a es­cri­bir fui re­cu­pe­ran­do y rein­ven­tan­do, a la dis­tan­cia, esa ex­pe­rien­cia de vi­da en el pue­blo. Es un te­rri­to­rio de ex­pe­rien­cias que se pro­ce­sa co­mo ex­pre­sión li­te­ra­ria en mis tres pri­me­ras no­ve­las: La des­com­po­si­ción (2007), Gla­xo (2009) y Lum­bre (2013).

¿Có­mo lle­gas­te a la es­cri­tu­ra?

Lle­gué de gran­de, vi­vien­do ya en Bue­nos Ai­res. La des­cu­brí co­mo una he­rra­mien­ta de ex­pre­sión re­vo­lu­cio­na­ria. Sig­ni­fi­có te­ner una ac­ti­vi­dad que no so­lo me per­mi­tía ex­pre­sar­me sino, fun­da­men­tal­men­te, me ofre­cía to­das las he­rra­mien­tas po­si­bles pa­ra pen­sar la reali­dad, pa­ra pen­sar­me en esa reali­dad que si­gue sien­do cen­tral, vi­tal.

He­re­de­ro de una lar­ga tra­di­ción de es­cri­to­res, ¿quié­nes te han ins­pi­ra­do?

Ha­rol­do Con­ti y Juan Jo­sé Saer son fun­da­men­ta­les en mi for­ma­ción. Son au­to­res esen­cia­les que ha­cen un tra­ba­jo con el te­rri­to­rio y el len­gua­je que me ha in­flui­do. Hay un mo­do de tra­ba­jar lo te­rri­to­rial, por el la­do de Con­ti, una geo­gra­fía mar­gi­nal, ol­vi­da­da, que se vuel­ve es­ce­na­rio de un pro­yec­to de es­cri­tu­ra. Y, por otro la­do, es­tá el mo­do de tra­ba­jar con las pa­la­bras en la obra de Saer.

En tu nue­va no­ve­la, a tra­vés del pro­ta­go­nis­ta, el lec­tor se des­cu­bre en un via­je en­tre la au­sen­cia y la me­mo­ria.

La me­mo­ria es una ma­ne­ra de abor­dar el pa­sa­do crí­ti­ca­men­te. En el ca­so de la no­ve­la, es la me­mo­ria de Ju­lio Ca­me­ron, que no es evo­ca­ti­va ni afec­ti­va, ni re­cu­pe­ra un te­rri­to­rio, sino que se tra­ta de una me­mo­ria ári­da y atra­ve­sa­da por va­cíos, ver­güen­zas y si­len­cios. Hay te­mas muy du­ros, fuer­tes, una vio­len­cia po­lí­ti­ca que se fil­tra al pre­sen­te co­mo un eco del pa­sa­do. El jue­go era cons­truir un te­rri­to­rio que fun­cio­na­ra en cues­tión del de­li­rio, pe­ro tam­bién en­mas­ca­ran­do la vio­len­cia de la dic­ta­du­ra.

Her­nán Ron­sino coedi­ta la re­vis­ta Ca­ra­pa­chay y es so­ció­lo­go y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. Sus obras han si­do tra­du­ci­das a va­rios idio­mas, co­mo el tur­co y el grie­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.