TRA­DI­CIÓN HE­CHA POP

En cues­tión de me­ses, Rosalía de­mos­tró que el fla­men­co pue­de ser un hit y ella una fi­gu­ra glo­bal, sin can­tar en in­glés. ¿Có­mo lo lo­gró?

Life and Style (México) - - LIFE - Tex­to: Na­ta­lia Chá­vez

Rosalía sen­tía, en no­viem­bre de 2018, una pre­sión del ta­ma­ño de Es­pa­ña en su gar­gan­ta. Se­ría la úni­ca re­pre­sen­tan­te de su país en la ce­re­mo­nia de los MTV Eu­ro­pe Mu­sic Awards y nun­ca ha­bía he­cho una pre­sen­ta­ción en vi­vo de esa mag­ni­tud, que ve­rían mi­llo­nes de per­so­nas. Des­de Biz­kaia Are­na, en Bil­bao, hi­zo lo que sa­be: fu­sio­nó el fla­men­co con R&B y hou­se, la mul­ti­tud co­reó “Ma­la­men­te” y así con­quis­tó tie­rras le­ja­nas. “Es­ta­ba tan ner­vio­sa que, al ter­mi­nar, abra­cé a mi ma­dre y a mi her­ma­na, y llo­ré co­mo una ni­ña”, di­ce la in­tér­pre­te des­de Nue­va York.

Ori­gi­na­ria de San Es­te­ban de Sas­ro­vi­ras, Rosalía no es­tá aquí pa­ra trans­gre­dir la tra­di­ción fla­men­ca, sino pa­ra po­ten­ciar­la y ha­cer­la mains­tream. De­bu­tó con Los án­ge­les (2017), un ál­bum de fla­men­co, pe­ro pa­ra su se­gun­do dis­co, El mal que­rer (2018), ca­mi­nó por sue­lo que­bra­di­zo. Creó una di­men­sión mu­si­cal des­co­no­ci­da y has­ta in­con­ce­bi­ble pa­ra el mun­do gi­tano y los pu­ris­tas del gé­ne­ro, pues lo mez­cló con rit­mos ur­ba­nos y pop. No fue fá­cil: se le se­ña­ló de apro­pia­ción cul­tu­ral, por en­to­nar el can­te jon­do sin ser an­da­lu­za, y se le acu­só de usar la sim­bo­lo­gía gi­ta­na sin per­te­ne­cer a la et­nia. Sin em­bar­go, Pe­pe Ha­bi­chue­la —ar­tis­ta de un li­na­je fla­men­co or­to­do­xo— re­co­no­ció su bri­llan­tez. “Me di­jo: ‘Can­tas co­mo una vie­ja’. Es el me­jor pi­ro­po que pue­de ha­cer­te un fla­men­co. En es­te gé­ne­ro, la ve­jez es­tá bien vis­ta, por­que sig­ni­fi­ca ex­pe­rien­cia”.

Rosalía ha­ce lo que le ape­te­ce. Sin ser gi­ta­na, apren­dió el ar­te fla­men­co. A los 13 años es­cu­chó a Ca­ma­rón de la Is­la e hi­zo de la mú­si­ca su vi­da. “Des­de que ten­go con­cien­cia, in­ven­ta­ba me­lo­días, bai­la­ba y can­ta­ba en la sa­la de mi ca­sa. Na­die cul­ti­vó mi amor por la mú­si­ca, sim­ple­men­te me sen­tí co­nec­ta­da con ella”. Se for­mó con el can­taor Jo­sé Mi­guel Viz­ca­ya “El Chiqui” y can­tó en ca­fés, bo­das y las ca­lles de Bar­ce­lo­na. Prac­ti­có tan enér­gi­ca­men­te que, a los 16 años, se des­ga­rró las cuer­das vo­ca­les. Se so­me­tió a una ope­ra­ción y apren­dió el va­lor del si­len­cio. “Tu­ve que ar­mar­me de pa­cien­cia, pen­sar a lar­go pla­zo, es­cu­char más que pla­ti­car y tra­ba­jar otros ins­tru­men­tos (gui­ta­rra, ba­jo y te­cla­dos)”. So­bre to­do, en­ten­dió que de­bía pro­te­ger lo más po­de­ro­so que tie­ne: la voz. “Des­de en­ton­ces, lle­vo ocho años prac­ti­can­do la téc­ni­ca vo­cal y sien­do más res­pe­tuo­sa de mi cuer­po”.

Fue la úni­ca can­tao­ra de su ge­ne­ra­ción ad­mi­ti­da en la Es­cue­la Su­pe­rior de Mú­si­ca de Ca­ta­lu­ña. Es­tu­dió fla­men­co y se gra­duó con ho­no­res. Es de­ta­llis­ta en ex­tre­mo y nin­gún as­pec­to de su mú­si­ca es­ca­pa de su con­trol. “Quie­ro que, al es­cu­char mi pro­yec­to, el pú­bli­co sien­ta cohe­ren­cia en­tre la le­tra, el vi­deo y el show en vi­vo. Por eso soy muy exi­gen­te con­mi­go mis­ma y con mi equi­po”. Al­gu­nos du­dan de su au­ten­ti­ci­dad, pe­ro ges­tó su éxi­to pop des­de la uni­ver­si­dad. Su te­sis fue un ál­bum con­cep­tual de 11 te­mas que na­rran la his­to­ria —ins­pi­ra­da en la no­ve­la del si­glo XIII, El ro­mán de Fla­men­ca— de una mu­jer que se li­be­ra de un amor al pro­nun­ciar: “A nin­gún hom­bre con­sien­to que dic­te mi sen­ten­cia”. El re­sul­ta­do fue El mal que­rer, dis­co que im­pu­so un ré­cord en Es­pa­ña al al­can­zar más de 2,000,000

de re­pro­duc­cio­nes en 24 ho­ras en Spo­tify. Ade­más, le va­lió dos pre­mios Grammy por can­ción al­ter­na­ti­va y fu­sión ur­ba­na. Su mú­si­ca es una ra­re­za be­lla y per­so­nal, no un pro­duc­to re­ci­cla­ble, idea­do por una dis­que­ra. Ella fue la ca­be­za de su pro­pio éxi­to, pues de la mano del pro­duc­tor Pa­blo Díaz-Rei­xa “El Guin­cho”, gra­bó de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te sus dos dis­cos. Fir­mar con Sony Mu­sic fue una con­se­cuen­cia.

Me­dio año des­pués de los MTV Eu­ro­pe Mu­sic Awards, se pre­sen­tó en el fes­ti­val de Coa­che­lla y con­fir­mó su pegada in­ter­na­cio­nal sin te­ner que can­tar en otro idio­ma, ni mo­di­fi­car su esen­cia. “Ha­ce al­gu­nos años, los ar­tis­tas te­nían que can­tar en in­glés pa­ra te­ner más au­dien­cia, pe­ro hoy la mú­si­ca la­ti­na es­tá en el po­dio y es una ben­di­ción com­par­tir mi mú­si­ca más allá del len­gua­je”. Ade­más, el mes pa­sa­do ad­qui­rió una nue­va di­men­sión cuan­do de­bu­tó co­mo ac­triz en el Fes­ti­val de Can­nes con el fil­me di­ri­gi­do por Pe­dro Al­mo­dó­var, Do­lor y glo­ria (2019), al la­do de Pe­né­lo­pe Cruz y An­to­nio Ban­de­ras.

Vi­vir sin pre­jui­cios le per­mi­tió can­tar el fla­men­co co­mo nin­gún otro in­tér­pre­te. Su in­ge­nio ali­men­tó el gé­ne­ro con otros que na­die con­si­de­ró, pe­se a lo añe­jo que es. “Ha­go la mú­si­ca que ten­go ga­nas de ha­cer. Nun­ca pien­so en as­pec­tos es­tra­té­gi­cos; si fue­ra así, no la pa­sa­ría bien en el es­tu­dio y tam­po­co se­ría emo­cio­nan­te pa­ra el pú­bli­co. Si mi mú­si­ca emo­cio­na y tie­ne sen­ti­do pa­ra los de­más, no pue­do ser más fe­liz”.

Ga­me of Th­ro­nes.

Rosalía lle­va el cas­te­llano en ca­da una de sus co­la­bo­ra­cio­nes, des­de “Ba­re­foot in the Park” con el can­tan­te in­glés Ja­mes Bla­ke, has­ta “Me trai­cio­nas­te”, te­ma pa­ra la ban­da so­no­ra de la úl­ti­ma tem­po­ra­da de la se­rie de HBO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.