GAS­TON El ca­po PA­VLO­VICH

Ha­cer ci­ne no era su sue­ño in­fan­til, pe­ro con los años des­cu­brió que era muy bueno pa­ra eso. Hoy es co­no­ci­do co­mo el pro­duc­tor me­xi­cano ca­paz de ma­te­ria­li­zar los fil­mes de Mar­tin Scor­se­se.

Life and Style (México) - - HOMBRES DE PODER - Tex­to: En­ri­que Na­va­rro Fo­tos: Juan Pa­blo Es­pi­no­sa

La rú­bri­ca de Gas­tón Pa­vlo­vich ga­ran­ti­za los con­tra­tos más am­bi­cio­sos, aque­llos que pa­re­cen ca­si im­po­si­bles. Apa­re­ce jun­to a las fir­mas de los in­ver­sio­nis­tas más sus­pi­ca­ces, los ci­neas­tas más arries­ga­dos y los ac­to­res más di­fí­ci­les. Di­cen los me­dios es­pe­cia­li­za­dos, co­mo Dead­li­ne, que con ella ne­go­ció pa­ra con­se­guir al­re­de­dor de 150 mi­llo­nes de dó­la­res y fi­nan­ciar The Irishman, la nue­va pe­lí­cu­la de Mar­tin Scor­se­se, que es fa­vo­ri­ta pa­ra el Ós­car sin ha­ber­se es­tre­na­do. Ya lo ava­la­ba su tra­ba­jo co­mo pro­duc­tor de The Pro­fes­sor and the Mad­man (2019), con Sean Penn y Mel Gib­son; Si­len­ce (2016), di­ri­gi­da por el pro­pio Scor­se­se y pro­ta­go­ni­za­da por Adam Dri­ver; A Ho­lo­gram for the King (2016), con Tom Hanks; y Max Ro­se (2013), con Jerry Le­wis.

Fir­me de pa­la­bra, ca­rác­ter y has­ta en su apre­tón de ma­nos, Gas­tón per­se­ve­ra. “Un ver­da­de­ro pro­duc­tor es el res­pon­sa­ble ab­so­lu­to y fi­nal de cual­quier pro­yec­to de ci­ne o te­le­vi­sión, de la A a la Z. Es el res­pon­sa­ble crea­ti­vo, fi­nan­cie­ro, le­gal, co­mer­cial, de to­do”, se­ña­la en en­tre­vis­ta con Li­fe and Sty­le.

Es­te so­no­ren­se, na­ci­do ha­ce 50 años y for­ja­do en Agua Prie­ta, se plan­ta fren­te a di­rec­to­res, pro­duc­to­res y la gen­te del di­ne­ro. Aguan­ta y dia­lo­ga has­ta con los mis­mos abo­ga­dos que al­gu­na vez lo ame­na­za­ron, co­mo los de Scor­se­se, quie­nes le di­je­ron que si no pro­du­cía Si­len­ce, un pro­yec­to que el es­ta­dou­ni­den­se te­nía tra­ba­do des­de ha­cía dos dé­ca­das, se en­car­ga­rían de que nun­ca vol­vie­ra a tra­ba­jar en Holly­wood.

Gas­tón ne­go­cia con el res­pe­to y los co­no­ci­mien­tos que apren­dió en sus dos ca­rre­ras —Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, con es­pe­cia­li­dad en Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca, y Ne­go­cios—, en su cur­so de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal, en Fran­cia, y en su maes­tría en Eco­no­mía y su es­pe­cia­li­dad en Fi­lo­so­fía An­tro­po­ló­gi­ca. Sin em­bar­go, su prin­ci­pal ar­ma es el arro­jo. “Tu­ve abue­los le­gen­da­ria­men­te co­ra­ju­dos”, ase­gu­ra Gas­tón, con su voz de ca­ver­na y su 1.81 me­tros de al­tu­ra. “Uno, ge­ne­ral, y otro, ga­na­de­ro de ran­cho. Y yo no soy de me­cha cor­ta, sino de los que ni me­cha tie­nen. Ha­ber cre­ci­do en el nor­te, en So­no­ra, con gen­te de mu­cho ca­rác­ter, con mi fa­mi­lia y mi edu­ca­ción, me dio los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra sen­tar­me con quien sea y sa­ber si me es­tán en­ga­ñan­do, si me quie­ren lle­var al bai­le, si es­tán sien­do sin­ce­ros o si real­men­te exis­te la su­fi­cien­te quí­mi­ca pa­ra tra­ba­jar”.

La de Gas­tón Pa­vlo­vich, quien de­jó la po­lí­ti­ca por el ci­ne, es una his­to­ria que tam­bién par­te de una plu­ma y un pa­pel. Pe­ro su de­sa­rro­llo tie­ne pro­por­cio­nes fíl­mi­cas, ca­si épi­cas. En es­te mo­men­to, su nom­bre en tin­ta so­bre un con­tra­to es el más po­de­ro­so en­tre los pro­duc­to­res me­xi­ca­nos de ci­ne.

ABOVE AVE­RA­GE

Gas­tón Pa­vlo­vich era un ni­ño con un gus­to por las pe­lí­cu­las un po­co más desa­rro­lla­do que el del res­to de sus ami­gos. “Above ave­ra­ge”, co­men­ta. Le emo­cio­nó, por ejem­plo, cuan­do abrie­ron el pri­mer ci­ne de Agua Prie­ta, So­no­ra. Tam­bién le gus­ta­ba que los maes­tros de las dos es­cue­las pri­ma­rias que cur­só si­mul­tá­nea­men­te, una del la­do me­xi­cano y otra cru­zan­do la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, en Dou­glas, Ari­zo­na, pu­sie­ran pe­lí­cu­las en cla­se pa­ra re­for­zar lo apren­di­do. “Pe­ro no pa­sa­ba de ahí, el ci­ne no era mi sue­ño y nun­ca me ima­gi­né en es­to. O qui­zás has­ta que, to­man­do un des­can­so en la uni­ver­si­dad —mien­tras es­tu­dia­ba en Fran­cia—, me me­tí a un ci­ne pa­ra ver Ci­ne­ma Pa­ra­di­so, de Giu­sep­pe Tor­na­to­re, y pa­só al­go que no pue­do ex­pli­car, co­mo cuan­do al­go te to­ca el al­ma de for­ma di­fe­ren­te. Era 1989. Sa­lí del ci­ne pen­san­do: ‘Al­gún día ten­go que crear una obra que le lle­gue a la gen­te de esa ma­ne­ra’”, re­cuer­da.

Pa­sa­rían dos dé­ca­das an­tes de que vie­ra cum­pli­da esa pro­me­sa. To­da­vía le fal­ta­ba es­tu­diar dos ca­rre­ras a la vez, Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y Ne­go­cios, am­bas en la Uni­ver­si­dad de San Die­go, y un cur­so en Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal en el Ins­ti­tut du Aix-en-Pro­ven­ce, en Fran­cia, en don­de, afir­ma, fue re­co­no­ci­do por el al­cal­de de la ciu­dad por ser el me­jor de su ge­ne­ra­ción. Tam­bién le que­da­ba pen­dien­te su maes­tría en Eco­no­mía por la Uni­ver­si­dad Anáhuac y la es­pe­cia­li­dad en Fi­lo­so­fía An­tro­po­ló­gi­ca en el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Ro­ma.

So­bre to­do, a Gas­tón le fal­ta­ba to­mar una plu­ma Bic y sol­tar tin­ta en un cua­derno Scri­be que to­da­vía con­ser­va. En ese cua­derno lle­nó 15 ho­jas con una his­to­ria que, di­ce, le vino del cie­lo. “Es­cri­bí una es­pe­cie de no­ve­li­ta so­bre la his­to­ria de mis abue­los, pen­san­do que na­da más iba a ser un ho­me­na­je. Los dos aca­ba­ban de fa­lle­cer. Pe­ro, en­tre más es­cri­bía, re­co­rría las imá­ge­nes en mi ca­be­za y pen­sa­ba: ‘Es­to es una pe­lí­cu­la’. El he­cho de ima­gi­nar­la y que­rer lle­var­la a la pan­ta­lla fue un pro­ce­so na­tu­ral. Pe­ro no lo fue tan­to el sa­ber có­mo con­se­guir­lo. No es­tu­dié ci­ne, en­ton­ces tu­ve que to­car puer­tas y con­tac­tar a ami­gos que tra­ba­ja­ban en el ám­bi­to de la co­mu­ni­ca­ción. Seis años des­pués, es­tre­na­ba El es­tu­dian­te (2009), mi pri­me­ra pro­duc­ción”.

Es­ta cin­ta es el re­tra­to de un hom­bre de 70 años que se ins­cri­be en la uni­ver­si­dad pa­ra cur­sar la ca­rre­ra de Li­te­ra­tu­ra. En ella, las bre­chas ge­ne­ra­cio­na­les que­dan di­fu­mi­na­das gra­cias la lec­tu­ra de Don Qui­jo­te de la Man­cha, re­fe­ren­cia di­rec­ta al abue­lo de Pa­vlo­vich y el san­tua­rio de es­te, una bi­blio­te­ca que al­ber­ga­ba obras de Víc­tor Hugo, Fió­dor Dos­to­yevs­ki, y por su­pues­to, Mi­guel de Cer­van­tes. “Mi abue­lo era un hom­bre muy le­tra­do de Agua Prie­ta por­que era ge­ne­ral del ejér­ci­to me­xi­cano y, ade­más, mé­di­co. Te­nía una bi­blio­te­ca pre­cio­sa en su ca­sa. Pa­ra mí, en­trar ahí era co­mo trans­por­tar­me a otra di­men­sión”.

El es­tu­dian­te rom­pió to­dos los es­que­mas de Gas­tón. Lo ob­vio es de­cir que, gra­cias a ella, se de­di­có a la pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y, sien­do jus­tos, se con­vir­tió en el pro­duc­tor me­xi­cano más in­flu­yen­te de la ac­tua­li­dad. Pe­ro el ca­mino fue más com­pli­ca­do.

Pa­ra él, de ini­cio, re­pre­sen­tó rom­per con la po­lí­ti­ca y la ges­tión pú­bli­ca, a las que se de­di­ca­ba en ese mo­men­to. Co­mo fun­cio­na­rio ha­bía tra­ba­ja­do en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, co­mo coor­di­na­dor de ase­so­res en la Pre­si­den­cia de Fe­li­pe Cal­de­rón y en se­cre­ta­rías es­ta­ta­les. Tam­bién fue subdirecto­r de Trans­for­ma­ción So­cial y Cul­tu­ral de Pe­mex, du­ran­te el se­xe­nio de Vi­cen­te Fox. No obs­tan­te, fue en la gi­ra na­cio­nal que hi­zo con El es­tu­dian­te, en dis­tin­tas po­bla­cio­nes, es­pe­cial­men­te del nor­te del país, don­de sin­tió un fuer­te víncu­lo con la gen­te. “Cuan­do lle­ga­ba a una lo­ca­li­dad co­mo po­lí­ti­co, lo que per­ci­bía era sus­pi­ca­cia y fal­ta de con­fian­za, en el me­jor de los ca­sos; en el peor, lo­do. Cuan­do iba co­mo pro­duc­tor de El es­tu­dian­te veía ad­mi­ra­ción, ter­nu­ra, co­ne­xión de co­ra­zón a co­ra­zón. Era muy evi­den­te. Tar­dé un par de años en de­ci­dir­me, pe­ro un día di­je: ‘¿Por qué se­guir en un ca­mino en el que no me en­cuen­tro có­mo­do y no en es­te otro don­de real­men­te co­nec­to con la gen­te, mu­cho más que con la po­lí­ti­ca?”.

Tras com­pa­rar lo que en pro­me­dio su­ce­día en la in­dus­tria fíl­mi­ca del país con la bue­na co­rri­da co­mer­cial y las ga­nan­cias de su cin­ta, Gas­tón cam­bió de gi­ro. La ecua­ción, pa­ra él, fue fá­cil de re­sol­ver: em­pa­tía más in­te­li­gen­cia re­sul­ta en un buen ne­go­cio. “Pa­ra con­tar una bue­na his­to­ria, pa­ra po­der trans­mi­tir­la, la cla­ve es la sim­ple y sen­ci­lla ex­pe­rien­cia de vi­da, que al­guien en ver­dad ten­ga ex­pe­rien­cias fuer­tes, mo­men­tos bue­nos y bo­ni­tos, ex­tra­or­di­na­rios. Eso te en­se­ña a to­car al ser hu­mano, sa­ber qué le cau­sa mi­se­ria o ale­gría”, co­men­ta.

Ti­ra­da su nue­va fle­cha pro­fe­sio­nal, lle­gó con su fil­me ba­jo el bra­zo al Chica­go La­tino Film Fes­ti­val, don­de co­no­ció a Da­niel Noah, un jo­ven di­rec­tor con in­quie­tu­des si­mi­la­res a las su­yas, quien le pi­dió que le pro­du­je­ra una pe­lí­cu­la. Así, en 2013, lle­gó su se­gun­do pro­yec­to, Max Ro­se, que lo lle­va­ría al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Can­nes.

La fi­gu­ra li­ge­ra­men­te en­cor­va­da de Jerry Le­wis apa­re­ció en la al­fom­bra ro­ja del Pa­lais des Fes­ti­vals du­ran­te la edi­ción nú­me­ro 66 del cer­ta­men fílmico más im­por­tan­te del mun­do. Lle­ga­ba con el ca­be­llo blan­que­cino, enor­me son­ri­sa y 18 años de no apa­re­cer en pan­ta­lla gran­de, des­de su pro­ta­gó­ni­co en Funny Bo­nes (1995). ¿Quién ha­bía sa­ca­do al his­trión de su re­ti­ro fílmico? ¿Quién se atre­vió a ha­cer una pe­lí­cu­la con un pro­ta­go­nis­ta de edad tan avan­za­da?

¿Quién era el pro­duc­tor de Max Ro­se? Es­tas pre­gun­tas se es­cu­cha­ron en­tre los ju­ga­do­res de la in­dus­tria cuan­do Pa­vlo­vich lle­gó al puer­to fran­cés. “Eso me ge­ne­ró opor­tu­ni­da­des. En Can­nes, des­pués de pre­sen­tar la pe­lí­cu­la, nos fui­mos a un bar. Ahí, se me acer­có al­guien a de­cir­me: ‘Soy el agen­te de Tom Hanks, quien tie­ne tiem­po que­rien­do ha­cer un pe­lí­cu­la, pe­ro los es­tu­dios no la ha­cen. Es­ta­mos bus­can­do pro­duc­to­res, ¿te in­tere­sa pla­ti­car so­bre el te­ma?’”.

Un tra­go y un apre­tón de ma­nos de­ri­va­ron en A Ho­lo­gram for the King (2016), fil­me in­de­pen­dien­te ro­da­do en Ma­rrue­cos, con Hanks en el pa­pel prin­ci­pal. Ese día, Gas­tón con­fir­mó que se tra­ta­ba de un pro­duc­tor arries­ga­do, atre­vi­do, de esos que pue­den, en­tre otras co­sas, ma­ne­jar a su for­ma el po­der.

GOODFELLAS DE CAR­NE Y HUE­SO

Gas­tón Pa­vlo­vich des­cri­be a los abo­ga­dos de Mar­tin Scor­se­se co­mo ita­loa­me­ri­ca­nos se­rios, a los que no les gus­tan los ro­deos: “Co­mo los per­so­na­jes de Goodfellas”, com­pa­ra Gas­tón, en alu­sión a la icó­ni­ca pe­lí­cu­la de Scor­se­se so­bre la ma­fia. Ellos lo bus­ca­ron cuan­do su nom­bre em­pe­zó a so­nar, en­tre pro­duc­to­res y ci­neas­tas, co­mo el de al­guien con va­len­tía.

Le con­ta­ron que su clien­te lle­va­ba ca­si tres dé­ca­das que­rien­do rea­li­zar Si­len­ce y que ya dos pro­duc­to­res ha­bían aban­do­na­do el pro­yec­to. Pe­ro, so­bre to­do, que­rían que to­ma­ra una de­ci­sión irre­vo­ca­ble so­bre una pe­lí­cu­la na­da fá­cil y de po­co in­te­rés co­mer­cial, pues tra­ta­ba so­bre evan­ge­li­za­do­res je­sui­tas en el Ja­pón del si­glo XVII. “Me di­je­ron: ‘Si acep­tas, eres pro­duc­tor de Si­len­ce, pe­ro, an­tes de que ce­le­bres, te va­mos a de­cir al­go muy cla­ro: te­ne­mos 28 años que­rien­do ha­cer la pe­lí­cu­la, ya van dos pro­duc­to­res que no pu­die­ron y Scor­se­se no tie­ne tiem­po. Si lo­gras pro­du­cir­la, te va a apo­yar y a pre­miar. Pe­ro si le fa­llas y le suel­tas el pro­yec­to, ten muy cla­ro que no vas a tra­ba­jar en Holly­wood en tu vi­da. No­so­tros nos va­mos a en­car­gar de eso. To­ma tu de­ci­sión’”, cuen­ta.

A Gas­tón se le pre­gun­ta si esa ex­pe­rien­cia no fue un pun­to de quie­bre, si va­lía la pe­na ten­tar a la suer­te. “Sin la me­nor du­da. Mu­chas co­sas se de­fi­nie­ron en ese mo­men­to. La no­che an­te­rior, yo ha­bía ce­na­do con Scor­se­se. Me lle­vó a su ca­sa, me pre­sen­tó a su fa­mi­lia, hu­bo una ma­ra­vi­llo­sa con­ver­sa­ción de ma­du­rez e in­te­li­gen­cia. Y no so­lo del pro­yec­to, sino de la vi­da. Mar­tin es­car­ba­ba pa­ra ver quién soy y mis creen­cias. Me pre­gun­ta­ba so­bre mi re­la­ción con Dios y el ci­ne”.

Es­tre­na­da en 2016 y pro­du­ci­da por Pa­vlo­vich, Si­len­ce re­cau­dó ca­si 24 mi­llo­nes de dó­la­res en ta­qui­lla, se­gún Box Of­fi­ce Mo­jo, y el me­xi­cano Ro­dri­go Prieto fue no­mi­na­do al Ós­car en la ca­te­go­ría de me­jor fo­to­gra­fía. Gas­tón, por su par­te, tu­vo dos pre­mios: el pri­me­ro, ex­pe­rien­cia; el se­gun­do, la opor­tu­ni­dad de pro­du­cir The Irishman, la nue­va cin­ta de Scor­se­se, pro­ta­go­ni­za­da por Ro­bert De Ni­ro, Al Pa­cino y Joe Pes­ci, un th­ri­ller de gáns­te­res ba­sa­do en la no­ve­la I Heard You Paint Hou­ses, de Char­les Brandt.

Es­te fil­me, aún sin fe­cha de es­treno de­fi­ni­do, pe­ro que sue­na co­mo la apues­ta de Net­flix pa­ra el Ós­car, re­pre­sen­ta­ba un re­to ma­yúscu­lo. Gas­tón de­bía con­ven­cer a De Ni­ro —due­ño de los de­re­chos— de que se hi­cie­ra la pe­lí­cu­la. Y tam­bién con­se­guir una in­ver­sión es­ti­ma­da por la pren­sa in­ter­na­cio­nal en al me­nos 150 mi­llo­nes de dó­la­res.

“Ba­ta­llé más pa­ra con­se­guir el di­ne­ro de Si­len­ce, por­que ahí no lle­gó Net­flix (dis­tri­bui­do­ra y aho­ra pro­duc­to­ra) al res­ca­te. The Irishman es un pe­lí­cu­la de otras di­men­sio­nes. Re­cien­te­men­te, leí que el pre­su­pues­to su­peró los 200 mi­llo­nes de dó­la­res. Hay mu­chas ver­sio­nes. So­lo Net­flix sa­be cuán­to ha cos­ta­do al fi­nal; sé en cuan­to le di­mos a Net­flix la pe­lí­cu­la, pe­ro ya ha pa­sa­do el tiem­po y aho­ra son otras ci­fras”.

Enu­me­rar to­dos los pro­ble­mas a los que pue­de en­fren­tar­se Gas­tón es abru­ma­dor. “Si im­pli­ca una con­fron­ta­ción en­tre di­rec­tor y pro­duc­tor pa­ra que no se ex­ce­da el pre­su­pues­to, es mi res­pon­sa­bi­li­dad. Si hay que con­tro­lar a un ac­tor o una ac­triz que no quie­re ali­near­se al guion o la his­to­ria, por cual­quier ra­zón, y si el di­rec­tor no pue­de so­lu­cio­nar­lo, el pro­duc­tor es quien de­be to­mar las de­ci­sio­nes”, se­ña­la.

La lis­ta si­gue: pos­pro­duc­ción, co­mer­cia­li­za­ción, con­flic­tos le­ga­les… pe­ro na­da lo des­ani­ma. Gas­tón tie­ne mu­cha fuer­za en su mano pa­ra ce­rrar tra­tos y mu­cha tin­ta en sus plu­mas pa­ra fir­mar pro­yec­tos. “Quie­ro se­guir pro­du­cien­do esas his­to­rias, gran­des o pe­que­ñas, que pue­dan co­nec­tar con la au­dien­cia. Voy a pro­du­cir pe­lí­cu­las en otros idio­mas que no sean es­pa­ñol o in­glés; me voy a me­ter a Eu­ro­pa y Asia por­que ya co­noz­co me­jor el mer­ca­do. En po­cas pa­la­bras, voy a ha­cer de Fá­bri­ca de Ci­ne [su pro­duc­to­ra] una em­pre­sa mu­cho más glo­bal”, ase­gu­ra.

“Un ver­da­de­ro pro­duc­tor me­te la mano en la par­te crea­ti­va de los pro­yec­tos. No voy a fil­mar una pe­lí­cu­la si el di­rec­tor y yo no te­ne­mos una vi­sión ali­nea­da y con­jun­ta de la his­to­ria que que­re­mos con­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.