TED El in­som­ne SA­RAN­DOS

El di­rec­tor de con­te­ni­do de Net­flix que­ría ser pe­rio­dis­ta, pe­ro aho­ra es él quien apa­re­ce en los me­dios más im­por­tan­tes del mun­do por­que de­ci­de lo que ve­mos y có­mo lo ve­mos.

Life and Style (México) - - HOMBRES DE PODER - Tex­to: Sal­va­dor Cis­ne­ros Fo­tos: Tan­ya Chá­vez

Ted Sa­ran­dos, el hom­bre que ha­ce que mi­llo­nes de per­so­nas se desvelen fren­te al te­le­vi­sor, duer­me muy po­co. En­tre cua­tro y cin­co ho­ras por no­che. Sin em­bar­go, su cor­ta ru­ti­na de sue­ño no se de­be a las 15 ho­ras dia­rias que tra­ba­ja, en pro­me­dio, co­mo di­rec­tor de con­te­ni­do de Net­flix, es­co­gien­do y su­per­vi­san­do el de­sa­rro­llo de las se­ries y pe­lí­cu­las de es­ta pla­ta­for­ma de strea­ming, sino a una cues­tión per­so­nal. “La ver­dad es que nun­ca me gus­tó dor­mir”, cuen­ta Sa­ran­dos a Li­fe and Sty­le, una ma­ña­na de fe­bre­ro en una ha­bi­ta­ción del ho­tel St. Re­gis de la Ciu­dad de Mé­xi­co. “Pe­ro lo que sí acos­tum­bro es que ca­da tres o cua­tro se­ma­nas, ha­go al­go que lla­mo pe­rio­do de hi­ber­na­ción: duer­mo 10 ho­ras inin­te­rrum­pi­das”.

Sa­ran­dos, quien mar­ca la pau­ta del en­tre­te­ni­mien­to te­le­vi­si­vo en el mun­do —Net­flix tie­ne 148 mi­llo­nes de sus­crip­to­res en 190 paí­ses—, es un in­som­ne que ha vi­vi­do fren­te a la pan­ta­lla chi­ca. “Mi crian­za fue bas­tan­te caó­ti­ca. Mis pa­dres nos tu­vie­ron muy jó­ve­nes y éra­mos cin­co her­ma­nos hi­per­ac­ti­vos. Siem­pre ha­bía mu­cho aje­treo, to­dos co­rrien­do por to­dos la­dos, to­do el tiem­po. No ha­bía es­truc­tu­ra”. Los Sa­ran­dos no eran la tí­pi­ca fa­mi­lia que se sen­ta­ba a co­mer en la me­sa a la mis­ma ho­ra; si lle­ga­ban a coin­ci­dir en la co­mi­da o en la ce­na, era en si­len­cio y to­dos vien­do ha­cia un mis­mo pun­to: el te­le­vi­sor. “Éra­mos tan po­bres que ha­bía ve­ces que nos cor­ta­ban la luz, pe­ro mi ma­má siem­pre te­nía al co­rrien­te los pa­gos de HBO”, re­cuer­da con una son­ri­sa el eje­cu­ti­vo de 54 años, quien, se­gún The Holly­wood Re­por­ter es, jun­to con Reed Has­tings, CEO de Net­flix, la se­gun­da per­so­na más po­de­ro­sa de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to.

Pa­ra evi­tar pe­leas con sus her­ma­nos por el con­trol de los ca­na­les, Sa­ran­dos vi­si­ta­ba a su abue­la con fre­cuen­cia. “Pa­sa­ba mu­cho tiem­po en su ca­sa por­que ella ado­ra­ba la te­le­vi­sión. Re­cuer­do que, in­clu­so, me que­da­ba has­ta muy no­che pa­ra ver The To­night Show Sta­rring Johnny Car­son (1969-1992)”. Fue ahí, pa­sa­da la me­dia­no­che, cuan­do los ca­na­les em­pe­za­ban a pa­sar re­pe­ti­cio­nes, don­de desa­rro­lló un gus­to por pro­gra­mas vie­jos co­mo The Jack Benny Pro­gram (1950-1965) y The Andy Grif­fith Show (1960-1968), en­tre otros. “Soy un al­ma vie­ja. Me sor­pren­de que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no vean pe­lí­cu­las o pro­gra­mas de ha­ce diez años, cuan­do yo cre­cí vien­do co­sas in­clu­so de 30 o 40 años an­tes de que na­cie­ra”.

La sa­la de su abue­la de­jó de ser su lu­gar fa­vo­ri­to cuan­do abrie­ron, en su na­tal Phoe­nix, uno de los dos úni­cos es­ta­ble­ci­mien­tos de ren­ta de vi­deo que ha­bía en to­do el es­ta­do de Ari­zo­na. “Tu­ve mu­cha suer­te, por­que jus­to an­tes de que las vi­deo­ca­se­te­ras se po­pu­la­ri­za­ran, pu­sie­ron ese lo­cal en mi ba­rrio. Me iba ahí to­das las tar­des en bi­ci­cle­ta, pa­ra es­tar cer­ca de las pe­lí­cu­las y pla­ti­car con el due­ño”. Por ser ci­né­fi­lo, no tar­dó en que lo con­tra­ta­ran en Ari­zo­na Vi­deo Cas­set­tes West, la em­pre­sa que se­ría —aun­que él ni lo sos­pe­cha­ra— el pun­to de par­ti­da del ca­mino que lo lle­va­ría a re­vo­lu­cio­nar la te­le­vi­sión. “Lo gran­dio­so de tra­ba­jar ahí fue que el lo­cal es­ta­ba ca­si siem­pre va­cío du­ran­te gran par­te del día. Así que vi to­do el ca­tá­lo­go de pe­lí­cu­las. Fue muy im­por­tan­te pa­ra mi edu­ca­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca”.

EL AL­GO­RIT­MO HU­MANO

Ted cree que lo pri­mor­dial es co­nec­tar a ca­da au­dien­cia con la his­to­ria in­di­ca­da. Fue el ges­tor in­te­lec­tual del al­go­rit­mo de Net­flix, que tie­ne por ob­je­ti­vo su­ge­rir se­ries y pe­lí­cu­las con ba­se en el his­to­rial de con­su­mo de ca­da usua­rio. Es más, él no des­cri­be es­ta pla­ta­for­ma de strea­ming co­mo una ge­ne­ra­do­ra de con­te­ni­do, aun­que su ob­je­ti­vo es que, pa­ra 2020, 50 por cien­to del ca­tá­lo­go es­té con­for­ma­do por se­ries y pe­lí­cu­las ori­gi­na­les. “So­mos una em­pre­sa fa­ci­li­ta­do­ra de his­to­rias. De­ja­mos que los ar­tis­tas ha­gan un buen tra­ba­jo, que pue­dan crear con li­ber­tad, y no­so­tros nos en­car­ga­mos de en­con­trar a la au­dien­cia”, pun­tua­li­za.

Es­ta cer­te­za la ad­qui­rió en la tien­da de ren­ta de vi­deos. Era co­mún que los clien­tes se for­ma­ran pa­ra que él les die­ra re­co­men­da­cio­nes, ra­zón por la cual se ga­nó el mo­te de “el al­go­rit­mo hu­mano”. “Em­pe­cé a iden­ti­fi­car a los clien­tes fre­cuen­tes y sus há­bi­tos de con­su­mo, pe­ro lo más im­por­tan­te fue que desa­rro­llé la ha­bi­li­dad de pro­po­ner­les otros fil­mes ba­sa­dos en sus elec­cio­nes an­te­rio­res. Co­mo siem­pre acer­ta­ba, lle­gó un pun­to en el que, aun­que hu­bie­ra mu­cha gen­te, los clien­tes es­pe­ra­ban y ha­cían fi­la pa­ra que yo les di­je­ra qué ver. Siem­pre les mos­tra­ba al­go nue­vo que les gus­ta­ba. Fue una lec­ción tem­pra­na so­bre el gran va­lor de sa­ber qué re­co­men­dar pa­ra te­ner a tu clien­te­la fe­liz. Des­cu­brí que la per­so­na­li­za­ción era la cla­ve”.

Sa­ran­dos su­po des­de la ado­les­cen­cia que que­ría ser pe­rio­dis­ta. En la pre­pa­ra­to­ria for­mó par­te del pe­rió­di­co es­tu­dian­til y en­tre­vis­tó al ac­tor Ed As­ner, fa­mo­so por su per­so­na­je de Lou Grant en The Mary Ty­ler Moo­re Show (1970-1977). Cuan­do lle­gó el mo­men­to de es­co­ger ca­rre­ra, no du­dó en ins­cri­bir­se en la Uni­ver­si­dad de Ari­zo­na pa­ra cur­sar pe­rio­dis­mo. Sin em­bar­go, la reali­dad lo gol­peó de fren­te muy rá­pi­do. “No era tan buen es­cri­tor y tar­dé mu­cho en dar­me cuen­ta. Lo des­cu­brí en el pri­mer año de la uni­ver­si­dad: cuan­do re­leía lo que ha­bía es­cri­to, sa­bía que no era bueno”.

De­jó la uni­ver­si­dad y vol­vió a Ari­zo­na Vi­deo Cas­set­tes West, co­mo ge­ren­te de va­rias su­cur­sa­les. Lo que pa­re­cía un re­tro­ce­so, fue un mo­vi­mien­to de­ci­si­vo pa­ra que ha­ce 19 años, Reed Has­tings apos­ta­ra por él co­mo el res­pon­sa­ble de trans­for­mar Net­flix de una em­pre­sa de ren­ta de vi­deos me­dian­te men­sa­je­ría a una pla­ta­for­ma de strea­ming. “Reed era un eje­cu­ti­vo y un in­ge­nie­ro asom­bro­so, sa­bía mu­cho so­bre có­di­gos de pro­gra­ma­ción, pe­ro ca­si na­da so­bre dis­tri­bu­ción. Yo te­nía ese al­go que él ne­ce­si­ta­ba: las re­la­cio­nes con to­da la gen­te cla­ve de las di­vi­sio­nes de vi­deo de los es­tu­dios de ci­ne, por­que co­mo em­pe­cé en la in­dus­tria de al­qui­ler de pe­lí­cu­las, to­dos los di­rec­ti­vos que co­no­cí cuan­do era jo­ven ha­bían as­cen­di­do a pues­tos im­por­tan­tes en esas com­pa­ñías. Yo te­nía esos con­tac­tos”.

“No me im­por­ta si el pú­bli­co ve las pe­lí­cu­las en una pan­ta­lla gran­de o en un te­lé­fono. Lo que ten­go cla­ro es que lo peor es es­pe­rar du­ran­te me­ses pa­ra po­der ver un fil­me en su ca­sa. El fu­tu­ro de las pe­lí­cu­las se­rán es­tre­nos si­mul­tá­neos en ci­nes y strea­ming”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.