KARL-FRIE­DRICH SCHEU­FE­LE

El co­pre­si­den­te de Cho­pard ha de­vuel­to la glo­ria re­lo­je­ra a la mar­ca de su fa­mi­lia con pa­cien­cia, tra­ba­jo du­ro y un po­der inusual pa­ra apro­ve­char po­si­bi­li­da­des ines­pe­ra­das.

Life and Style (México) - - HOMBRES DE PODER - Tex­to: Ma­nuel Mar­tí­nez

Karl-Frie­drich Scheu­fe­le es un hom­bre fe­liz en es­ta no­che he­la­da de fi­na­les de enero. Los in­vi­ta­dos al nue­vo co­me­dor de Châ­teau Mo­nes­tier La Tour ala­ban los vi­nos de es­ta bo­de­ga de Ber­ge­rac, Fran­cia, pro­pie­dad de su es­po­sa Chris­ti­ne y su­ya, y de­vo­ran los man­ja­res pre­pa­ra­dos por Tan­guy La­via­le, un chef de la cer­ca­na ciu­dad de Bur­deos con una es­tre­lla Mi­che­lín. Unas ho­ras an­tes, Scheu­fe­le pre­sen­tó, a unos me­tros de aquí, la co­se­cha 2019 de re­lo­jes L.U.C, la co­lec­ción es­tre­lla de Cho­pard. En­tre es­tos des­ta­ca su pri­mer guar­da­tiem­po con tour­bi­llon vo­lan­te, una pie­za her­mo­sa y com­ple­ja que fue elo­gia­da de ma­ne­ra uná­ni­me por los pe­rio­dis­tas ve­ni­dos de to­do el mun­do. Uno de ellos, Gis­bert Brun­ner, au­tor de va­rios li­bros so­bre re­lo­je­ría, ha­ce un brin­dis en ho­nor del an­fi­trión y en­co­mia su bús­que­da de la per­fec­ción. Es una no­che re­don­da, co­mo pa­ra sen­tir­se el rey del mun­do y gri­tar­lo a los cua­tro vien­tos.

Pe­ro ese no es el es­ti­lo de Scheu­fe­le (Pforz­heim, Ale­ma­nia, 1958), quien pre­fie­re la dis­cre­ción e in­clu­so se

son­ro­ja su­til­men­te con los aplau­sos que ce­le­bran las pa­la­bras de Brun­ner. Su vi­da ha si­do co­mo su tono de voz, sua­ve y ca­ba­lle­ro­so, sin exi­gir la aten­ción que, de to­dos mo­dos, se ha ga­na­do con sus lo­gros. Por­que Karl-Frie­drich pre­fie­re los ca­mi­nos di­fí­ci­les a los ata­jos. Pu­do ha­ber­se dor­mi­do en sus lau­re­les de he­re­de­ro de una de las gran­des ca­sas de lu­jo, pe­ro op­tó por crear una ma­nu­fac­tu­ra de al­tos vue­los que le de­vol­vie­ra la glo­ria re­lo­je­ra a la em­pre­sa que su pa­dre com­pró en 1963. En su vi­ñe­do ocu­rre lo mis­mo: pu­do aho­rrar­se pa­sos pa­ra im­ple­men­tar el mé­to­do de agri­cul­tu­ra biodinámic­a que hoy tie­ne, pe­ro pre­fi­rió pi­car pie­dra.

“Me gus­tan los re­tos y creo que pa­ra me­re­cer al­go tie­nes que en­fren­tar cier­tos desafíos”, afir­ma Scheu­fe­le, en en­tre­vis­ta con Li­fe and Sty­le. “Ade­más, lo ha­go pa­ra tra­tar de en­ten­der me­jor las co­sas y con­tro­lar to­do el pro­ce­so. En

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.