ARA­TA ISOZAKI

El ga­na­dor del Pre­mio Pritz­ker 2019 es pio­ne­ro de una ar­qui­tec­tu­ra mul­ti­cul­tu­ral, lla­ma­da a de­rri­bar fron­te­ras con el po­der de su sen­si­bi­li­dad.

Life and Style (México) - - HOMBRES DE PODER - Tex­to: Do­mé­ni­ca Díaz

Su vi­sión va más allá de la ar­qui­tec­tu­ra pa­ra plan­tear in­te­rro­gan­tes que tras­cien­den épo­cas y fron­te­ras, sen­ten­ció el ju­ra­do del Pritz­ker cuan­do anun­ció, es­te año, a Ara­ta Isozaki co­mo el ga­na­dor del má­xi­mo ga­lar­dón de es­ta dis­ci­pli­na en el mun­do. Es un re­co­no­ci­mien­to apro­pia­do pa­ra el cons­truc­tor que, a me­dio ca­mino en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te, ha pro­yec­ta­do una obra de es­té­ti­ca glo­bal.

Isozaki na­ció en 1931 en Õi­ta, si­tua­da cer­ca de las ciu­da­des de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki, que en 1945 fue­ron des­trui­das por el im­pac­to de dos bom­bas ató­mi­cas. Des­de los pri­me­ros es­fuer­zos pa­ra re­cons­truir el país, el ar­qui­tec­to com­pren­dió que en el diá­lo­go en­tre las tra­di­cio­nes lo­ca­les y la in­mi­nen­te iden­ti­dad cos­mo­po­li­ta de sus gran­des ciu­da­des, se es­con­día la fór­mu­la pa­ra rein­ven­tar a to­da una na­ción.

Sus pri­me­ros pro­yec­tos trans­for­ma­ron el pai­sa­je de su ciu­dad na­tal —en don­de creó el Co­le­gio de Mé­di­cos de Õi­ta, en 1960, y la Bi­blio­te­ca de Õi­ta, en 1972— y rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en uno de los pri­me­ros ar­qui­tec­tos ja­po­ne­ses en cons­truir fue­ra de su país, en­ri­que­cien­do los có­di­gos oc­ci­den­ta­les con su iden­ti­dad ni­po­na.

Des­de el prin­ci­pio, su ca­rre­ra es­tu­vo ins­pi­ra­da en los via­jes que em­pren­dió al­re­de­dor del mun­do, con el ob­je­ti­vo de em­pa­par­se de cá­no­nes, ideas y pai­sa­jes pa­ra eri­gir una na­rra­ti­va pro­pia, ba­sa­da en el en­ten­di­mien­to pro­fun­do

de la his­to­ria, la cul­tu­ra y las ne­ce­si­da­des de ca­da país. Por eso, el tra­ba­jo de Ara­ta Isozaki pa­sa por dis­tin­tos es­ti­los. Más que an­clar el to­tal de su obra a los mis­mos tó­pi­cos iden­ti­ta­rios, el ar­qui­tec­to ha pro­cu­ra­do dar con el en­fo­que ade­cua­do pa­ra ca­da si­tio. “Sus edi­fi­cios po­drían pa­re­cer sim­ples, pe­ro es­tán car­ga­dos de teo­ría y sen­ti­do”, con­ti­núa el ju­ra­do del Pritz­ker. “Sus so­lu­cio­nes in­te­gra­les re­fle­jan una pro­fun­da sen­si­bi­li­dad fren­te a las ne­ce­si­da­des am­bien­ta­les y so­cia­les es­pe­cí­fi­cas”.

Ejem­plo de su cu­rio­si­dad mul­ti­cul­tu­ral, el Pa­lau Sant Jor­di, eri­gi­do en Bar­ce­lo­na en­tre 1983 y 1990 con mo­ti­vo de los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992, de­mues­tra su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. El es­pa­cio que se ex­tien­de, par­cial­men­te, ba­jo el sue­lo pa­ra no ro­bar la aten­ción de la mon­ta­ña de Mont­juic, pre­su­me una dis­tin­ti­va cú­pu­la ins­pi­ra­da en las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les de cons­truc­ción ca­ta­la­nas, sos­te­ni­da so­bre una fas­cia on­du­la­da que ha­ce re­fe­ren­cia a los tem­plos bu­dis­tas.

Uno de sus pro­yec­tos más re­cien­tes, el Cen­tro Na­cio­nal de Con­ven­cio­nes de Ca­tar, cons­trui­do en 2011, so­por­ta su te­cho con dos enor­mes co­lum­nas que adop­tan la for­ma del ár­bol de si­dra y se en­tre­la­zan en­tre sí. Ade­más de su in­ne­ga­ble va­lor es­té­ti­co, to­do en es­te lu­gar es sim­bó­li­co: el ár­bol, que des­de ha­ce mi­les de años ha si­do lu­gar de reunión y re­fu­gio pa­ra los be­dui­nos que cru­zan el de­sier­to, ha re­cu­pe­ra­do, en las ca­lles del nor­te de Doha, su vo­ca­ción co­mo pun­to de en­cuen­tro.

En 2019, el Pritz­ker otor­gó su re­co­no­ci­mien­to nú­me­ro 46 al op­ti­mis­mo de quien —con más de una cen­te­na de pro­yec­tos a lo lar­go de Amé­ri­ca, Eu­ro­pa, Asia y Ocea­nía— ha de­mos­tra­do que la ar­qui­tec­tu­ra sir­ve pa­ra unir.

Na­ci­do en Õi­ta, Ja­pón, en 1931, es el oc­ta­vo ja­po­nés en re­ci­bir el Pre­mio Pritz­ker de Ar­qui­tec­tu­ra. Aba­jo, izq.: Na­ra Cen­ten­nial Hall, en Na­ra, Ja­pón. Aba­jo, der.: Au­di­to­rio del Cen­tro Na­cio­nal de Con­ven­cio­nes de Ca­tar en Doha, Ca­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.