CH­RIS­TOPH GRAINGER-HERR

A sus 40 años, di­ri­ge una de las mar­cas más atrac­ti­vas de la re­lo­je­ría sui­za. Di­se­ña­dor de in­te­rio­res y ar­qui­tec­to, su prio­ri­dad es te­ner una vi­sión es­té­ti­ca po­ten­te y cla­ra.

Life and Style (México) - - HOMBRES DE PODER - Tex­to: Ma­nuel Mar­tí­nez Fo­to: Gunt­her Saha­gún

Tie­ne ca­si 27,000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram y con sus im­pe­ca­bles tra­jes de tres pie­zas a la me­di­da y su es­ti­lo co­ol, po­dría ser el pri­mer CEO-in­fluen­cer de la re­lo­je­ría sui­za. Na­ci­do en Ale­ma­nia, Ch­ris­toph Grainger-Herr es un in­te­gran­te des­ta­ca­do de la nue­va ge­ne­ra­ción de di­rec­ti­vos que han lle­ga­do pa­ra re­ju­ve­ne­cer es­ta in­dus­tria. Pe­ro su ca­so es el me­nos con­ven­cio­nal, ya que su for­ma­ción es de di­se­ña­dor de in­te­rio­res y ar­qui­tec­to. Es­to le ha ser­vi­do pa­ra sus­ten­tar su pro­pues­ta de que una mar­ca de lu­jo de­be fun­da­men­tar­se en una vi­sión es­té­ti­ca. Lle­gó a IWC en 2006 y, des­de en­ton­ces, ha ocu­pa­do pues­tos en va­rios de­par­ta­men­tos que lo pre­pa­ra­ron pa­ra ocu­par su car­go ac­tual des­de 2017. Se lu­ció con la vas­ta co­lec­ción de­di­ca­da al 150 aniver­sa­rio de la mar­ca el año pa­sa­do, mien­tras que en enero de­jó muy buen sa­bor de bo­ca con los nue­vos mo­de­los de re­lo­jes de avia­dor, una co­lec­ción clá­si­ca de IWC que si­gue en as­cen­so.

¿Qué mo­men­tos le han da­do más sa­tis­fac­ción en su pri­mer año al fren­te de IWC?

Han si­do va­rios, pe­ro si ten­go que es­co­ger uno, me que­do con la aper­tu­ra de nues­tro nue­vo cen­tro de pro­duc­ción en 2018. No ha­bía­mos cons­trui­do una ma­nu­fac­tu­ra de la na­da des­de ha­ce 150 años. En al­gún pun­to, de­ci­di­mos con­so­li­dar to­das nues­tras ins­ta­la­cio­nes en dos lu­ga­res: nues­tra se­de ori­gi­nal en Scha au­sen y es­ta nue­va ma­nu­fac­tu­ra. Tu­ve la for­tu­na de pla­near­la y di­se­ñar­la en los úl­ti­mos seis años, y la inau­gu­ra­mos co­mo par­te de la ce­le­bra­ción de nues­tro 150 aniver­sa­rio. Es un pa­so enor­me pa­ra no­so­tros en tér­mi­nos de la fa­bri­ca­ción de me­ca­nis­mos. Ahí se­rá don­de se desa­rro­lle la his­to­ria de IWC en los pró­xi­mos 150 años.

¿Qui­so que la nue­va ma­nu­fac­tu­ra si­guie­ra al­gu­na ten­den­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca?

Bus­ca­mos usar pro­por­cio­nes y ma­te­ria­les clá­si­cos en una ex­pre­sión mo­der­na y con vis­tas al fu­tu­ro. Es­to es lo que IWC ha si­do siem­pre. Nues­tro fun­da­dor, Flo­ren­ti­ne Arios­to Jo­nes, era un in­ge­nie­ro y em­pren­de­dor es­ta­dou­ni­den­se que creó la pri­me­ra ma­nu­fac­tu­ra cen­tra­li­za­da de re­lo­jes en Sui­za [en 1868]. An­tes de eso, la gen­te ha­cía los com­po­nen­tes en sus ta­lle­res ca­se­ros du­ran­te los lar­gos in­vier­nos, pe­ro F.A. Jo­nes es­ta­ble­ció un es­pa­cio ilu­mi­na­do don­de to­da esa gen­te iba a pro­du­cir los guar­da­tiem­pos, si­mi­lar a lo que ha­cían en su país. Es­te en­fo­que de in­ge­nie­ría in­dus­trial nos ha de­fi­ni­do has­ta aho­ra. La ins­pi­ra­ción pa­ra la nue­va ma­nu­fac­tu­ra vino de los pa­be­llo­nes de las ex­po­si­cio­nes uni­ver­sa­les, don­de los paí­ses mos­tra­ban lo me­jor de la in­dus­tria, la tec­no­lo­gía y las ar­tes. No que­ría que el edi­fi­cio se vie­ra so­lo co­mo una fá­bri­ca, sino que se sin­tie­ra esa com­bi­na­ción in­dus­trial y ar­te­sa­nal.

¿El es­ti­lo de la ma­nu­fac­tu­ra se iden­ti­fi­ca con el de los re­lo­jes de IWC?

Sin du­da hay una co­ne­xión en­tre la es­té­ti­ca de la ma­nu­fac­tu­ra y la de los pro­duc­tos que ha­ce­mos. Nues­tros re­lo­jes tie­nen un di­se­ño pu­ro y fun­cio­nal, nun­ca ha­ce­mos com­pli­ca­cio­nes so­lo por ha­cer­las, sino pa­ra re­sol­ver al­gún pro­ble­ma. Cuan­do lan­za­mos nues­tro ca­len­da­rio per­pe­tuo en 1985, la ma­yo­ría de es­tos me­ca­nis­mos te­nían más de 200 com­po­nen­tes, pe­ro Kurt Klaus lo cons­tru­yó con 80 y lo­gró que las co­rrec­cio­nes se hi­cie­ran con un so­lo pul­sa­dor, en lu­gar de con va­rios, co­mo era ha­bi­tual.

¿Qué tan im­por­tan­te es pa­ra una mar­ca de lu­jo te­ner una vi­sión es­té­ti­ca cla­ra?

Es fun­da­men­tal y pue­des ver que mu­chas fir­mas em­pie­zan a su­frir en cuan­to pier­den esa cla­ri­dad. La gen­te no com­pra un re­loj me­cá­ni­co por­que ne­ce­si­ta sa­ber la ho­ra, o al me­nos no pue­de ser su úni­ca mo­ti­va­ción. Lo que bus­ca es ser par­te de un sue­ño, así co­mo un sen­ti­do de ex­pre­sión pro­pia, de iden­ti­dad y una ex­pe­rien­cia emo­cio­nal. Eso es lo pri­me­ro que la atrae y ya lue­go po­de­mos ha­blar de fun­cio­na­li­dad y ca­li­dad, o de có­mo ha­ce­mos los re­lo­jes. Si no tie­nes cla­ro lo que re­pre­sen­tas co­mo mar­ca, es im­po­si­ble que le trans­mi­tas emo­cio­nes al clien­te. Si no tie­nes una vi­sión es­té­ti­ca cla­ra, se vuel­ve muy di­fí­cil de­ci­dir có­mo ha­ces un even­to, un anun­cio o el di­se­ño de un pro­duc­to. Te­ner­la, en cam­bio, ayu­da a to­da la or­ga­ni­za­ción.

¿La par­te crea­ti­va es muy im­por­tan­te en las de­ci­sio­nes que to­ma?

Sí y creo que es al­go esen­cial en la in­dus­tria. Co­mo di­je an­tes, con un pro­duc­to que trans­mi­te una emo­ción es­té­ti­ca, no pue­des ba­sar­te so­lo en una pers­pec­ti­va fi­nan­cie­ra, ope­ra­ti­va o téc­ni­ca. La ma­yo­ría de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos son de­ci­sio­nes es­té­ti­cas. Y aun­que se ne­ce­si­ta el res­pal­do de las otras áreas pa­ra ope­rar el ne­go­cio, el te­ma do­mi­nan­te es lo que la mar­ca sim­bo­li­za y lo que le di­ce a los clien­tes.

Los cam­bios en la in­dus­tria re­lo­je­ra des­de que em­pe­zó a tra­ba­jar en IWC han si­do pro­fun­dos. ¿Cuá­les des­ta­ca­ría?

La di­ná­mi­ca del mer­ca­do se ha trans­for­ma­do mu­cho y la gen­te bus­ca se­gu­ri­dad en el lu­jo. Es­to ha ocu­rri­do por va­rios mo­ti­vos. El pri­me­ro es la cons­tan­te in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca. Si re­tro­ce­de­mos al­gu­nas dé­ca­das, des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha­bía una vi­sión muy cla­ra del fu­tu­ro de las so­cie­da­des. La idea era que úni­ca­men­te con au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, ha­bría pro­gre­so y la vi­da de to­dos me­jo­ra­ría. Y así pen­sa­mos has­ta la dé­ca­da de 1980 y prin­ci­pios de los 90, cuan­do ya ha­bía una desconexió­n enor­me en­tre el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y el nú­me­ro ca­da vez me­nor de per­so­nas que se be­ne­fi­cia­ba de eso. En el pa­so del modernismo al pos­mo­der­nis­mo hu­bo una fa­se de de­silu­sión. Des­de en­ton­ces, no hay una ten­den­cia es­té­ti­ca o ar­qui­tec­tó­ni­ca que mar­que el ca­mino, y exis­te mu­cha con­fu­sión so­bre có­mo es el fu­tu­ro ha­cia el que nos di­ri­gi­mos. Por eso em­pe­zó la gran ten­den­cia vin­ta­ge en la re­lo­je­ría, pues la gen­te pre­fie­re la se­gu­ri­dad que le da usar co­sas que han fun­cio­na­do du­ran­te el úl­ti­mo me­dio si­glo. Ve­mos que la gen­te com­pra pro­duc­tos de mar­cas de lu­jo más es­ta­ble­ci­das y di­se­ños más em­ble­má­ti­cos. Hay un ma­yor en­fo­que en me­jo­rar los di­se­ños exis­ten­tes, la ca­li­dad de los pro­duc­tos y la ex­pe­rien­cia del clien­te, más que en in­ven­tar co­sas nue­vas.

Otra co­sa es que los pro­ble­mas que la di­gi­ta­li­za­ción de la vi­da es­tá pro­vo­can­do en nues­tra pri­va­ci­dad, pro­vo­ca que mu­chos se pre­gun­ten si exis­ten for­mas al­ter­na­ti­vas de vi­vir. Al mis­mo tiem­po, es­to sig­ni­fi­ca que hay una gi­gan­tes­ca ob­so­les­cen­cia en los pro­duc­tos que com­pra­mos y que re­em­pla­za­mos ca­da vez más rá­pi­do. En cam­bio, nues­tros pro­duc­tos es­tán crea­dos pa­ra la eter­ni­dad, no tie­nen co­ne­xión wi­fi, ni te mo­les­tan con 50,000 fun­cio­nes que no quie­res usar. Es tal la so­bre­car­ga de in­for­ma­ción, que la gen­te tie­ne que mi­rar ha­cia otro la­do y vol­ver a lo esen­cial. Por eso creo que, aho­ra, nues­tros re­lo­jes tie­nen un en­fo­que al­ter­na­ti­vo in­tere­san­te.

¿Có­mo de­fi­ne su es­ti­lo de li­de­raz­go?

Me gus­ta apos­tar por la in­te­gra­ción, en tér­mi­nos de va­lo­rar a nues­tros co­le­gas, por­que si IWC tie­ne éxi­to no se de­be al tra­ba­jo de una so­la per­so­na, sino a un es­fuer­zo de equi­po. Tam­bién me im­por­ta que no per­da­mos la emo­ción y que los clien­tes pue­dan per­ci­bir esa pa­sión que sen­ti­mos. Es­to es una par­te in­dis­pen­sa­ble de có­mo que­re­mos que IWC fun­cio­ne en la ac­tua­li­dad.

En su cuen­ta de Ins­ta­gram, con ca­si 27,000 se­gui­do­res, Ch­ris­toph Grainger-Herr com­par­te su vi­da co­mo CEO de IWC. Des­de arri­ba: con el pi­lo­to Da­vid Coult­hard; lu­cien­do un re­loj Pi­lot Cro­nó­gra­fo de ace­ro con es­fe­ra ver­de; en su bi­ci­cle­ta pa­ra apo­yar una ac­ti­vi­dad de Lau­reus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.