YOS­HUA OKÓN

Con su obra abor­da pro­ble­má­ti­cas co­mo la mi­gra­ción, pe­ro tam­bién ha de­mos­tra­do el po­der de los es­pa­cios ar­tís­ti­cos in­de­pen­dien­tes, pri­me­ro con La Pa­na­de­ría y des­de ha­ce diez años con SO­MA.

Life and Style (México) - - HOMBRES DE PODER - Tex­to: An­drea Cue­vas Fo­tos: Tan­ya Chá­vez

El tra­ba­jo de un ar­tis­ta no se li­mi­ta a mez­clar co­lo­res so­bre un lien­zo, tra­zar com­po­si­cio­nes per­fec­tas, es­cul­pir ye­so o en­fo­car la cá­ma­ra pa­ra gra­bar un vi­deo. Ya lo de­cía Ch­ris Bur­den, uno de los ar­tis­tas a quien tan­to ad­mi­ra Yos­hua Okón: “Ha­cer ar­te es ver­da­de­ra­men­te una ac­ti­vi­dad sub­ver­si­va”. No es idea­lis­mo, es el po­si­cio­na­mien­to de quien bus­ca des­ve­lar lo es­ta­ble­ci­do, trans­for­mar­lo, in­ci­dir en él des­de los sím­bo­los, las me­tá­fo­ras, las ver­da­des o las fic­cio­nes de los ma­te­ria­les, las for­mas, las imá­ge­nes.

Des­de sus ini­cios en la dé­ca­da de 1990, Okón (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1970) ha asu­mi­do su prác­ti­ca co­mo una ac­ción en pre­sen­te con­ti­nuo. No so­lo ha bus­ca­do tras­to­car la for­ma en la que ve­mos y com­pren­de­mos nues­tra reali­dad y el mun­do a tra­vés de sus obras, sino que ha re­for­ma­do y ge­ne­ra­do es­ce­na­rios que han lo­gra­do cons­truir otras for­mas de so­cie­dad. Des­de pro­yec­tos vin­cu­la­dos a la au­to­no­mía ar­tís­ti­ca, co­mo La Pa­na­de­ría, o a la edu­ca­ción, co­mo SO­MA, Okón ha en­con­tra­do en el ar­te una po­ten­cia pa­ra in­ter­ve­nir su con­tex­to real. En 2018, Mont­blanc re­co­no­ció su la­bor con el Pre­mio de la Cul­tu­re Arts Pa­tro­na­ge. En es­ta en­tre­vis­ta, com­par­te los re­tos y las im­pli­ca­cio­nes de ge­ne­rar cam­bios des­de su ex­pe­rien­cia co­mo ar­tis­ta.

Me gus­ta­ría co­men­zar por re­gre­sar a tus orí­ge­nes no co­mo un re­cuer­do cro­no­ló­gi­co, sino co­mo un vis­ta­zo a las po­si­bi­li­da­des que en­con­tras­te en el ar­te. ¿Qué te lle­vó en tus ini­cios a in­ci­dir di­rec­ta­men­te en la reali­dad co­mo ar­tis­ta?

Re­cuer­do que des­de muy tem­prano, en la pre­pa­ra­to­ria, ade­más de te­ner muy pre­sen­tes las po­si­bi­li­da­des for­ma­les y poé­ti­cas del ar­te, me hi­ce cons­cien­te de la di­men­sión con­cep­tual y del pa­pel so­cial y dis­cur­si­vo que pue­de te­ner un ar­tis­ta. Des­de en­ton­ces, en­ten­dí al ar­tis­ta co­mo un in­te­lec­tual pú­bli­co, co­mo una fi­gu­ra al­ta­men­te par­ti­ci­pa­ti­va en la cons­truc­ción de una so­cie­dad, y no co­mo un en­te ais­la­do y en­si­mis­ma­do. Me di cuen­ta de que el ar­te pue­de ser una gran he­rra­mien­ta pa­ra to­mar dis­tan­cia crí­ti­ca y en­ten­der­nos me­jor co­mo co­lec­ti­vi­dad. Fue en­ton­ces que de­ci­dí ser ar­tis­ta.

¿Có­mo se ha trans­for­ma­do es­ta idea? ¿Ha cam­bia­do tu en­fo­que con res­pec­to al ini­cio de tu ca­rre­ra?

En esen­cia, mis ideas so­bre el pa­pel del ar­tis­ta no han cam­bia­do. Pe­ro mi prác­ti­ca sí ha res­pon­di­do a los cam­bios cul­tu­ra­les que co­mo ci­vi­li­za­ción he­mos vi­vi­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. Por ello, mis es­tra­te­gias y mi len­gua­je se han ido trans­for­man­do con el tiem­po.

Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar, a prin­ci­pios de los años no­ven­ta, en una épo­ca en la que la glo­ba­li­za­ción y el in­ter­net aún eran in­ci­pien­tes, es­tu­ve muy en­fo­ca­do en res­pon­der a mi en­torno in­me­dia­to y en in­te­grar mi co­ti­dia­ni­dad al ar­te. A par­tir de que la glo­ba­li­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.