DRIES VAN NO­TEN

El di­se­ña­dor bel­ga ha si­do, por dé­ca­das, el fa­vo­ri­to de los que pre­fie­ren una mo­da que su­su­rra su pre­sen­cia y no la gri­ta.

Life and Style (México) - - HOMBRES DE PODER - Tex­to: Sal­va­dor Co­sio

Îm­po­si­ble pen­sar en el éxi­to de una mar­ca hoy en día sin gran­des can­ti­da­des de dó­la­res in­ver­ti­dos en mer­ca­do­tec­nia, sin el apo­yo de una ce­le­bri­dad con mi­llo­nes de se­gui­do­res o sin una co­lec­ción que se atre­va a es­tar fue­ra de las ten­den­cias que ase­gu­ran las ven­tas. To­dos es­tos fac­to­res, que no fi­gu­ran en la es­tra­te­gia de Dries van No­ten, lo han lle­va­do al éxi­to de ma­ne­ra si­len­cio­sa.

Dries Van No­ten for­ma par­te del gru­po de los “Ant­werp 6”, seis per­so­na­jes que se gra­dua­ron de la pres­ti­gio­sa es­cue­la de di­se­ño bel­ga, en­tre 1980 y 1981. Si lo lle­vá­ra­mos al te­rreno de­por­ti­vo, esa ge­ne­ra­ción se­ría al­go tan re­le­van­te co­mo el Dra del 83 en la NFL. La im­por­tan­cia e in­fluen­cia de es­te gru­po se en­tien­de al men­cio­nar a otros in­te­gran­tes: Ann De­meu­le­mees­ter y Mar­tin Mar­gie­la, nom­bres que hoy en día son ve­ne­ra­dos y se usan co­mo ad­je­ti­vos pa­ra de­fi­nir un es­ti­lo.

Van No­ten na­ció en Am­be­res ha­ce 61 años. Ha crea­do un im­pe­rio que, has­ta ha­ce po­co, ma­ne­ja­ba en su to­ta­li­dad. Los crí­ti­cos y es­pe­cia­lis­tas han de­fi­ni­do su mo­da co­mo in­te­lec­tual, pe­ro la reali­dad es que es di­fí­cil de en­ca­si­llar. Se preo­cu­pa más por nu­trir la men­te de su clien­te, que por crear al­go que pon­ga en evi­den­cia sus atri­bu­tos fí­si­cos.

Su car­ta fuer­te es el co­lor y el tra­ba­jo ar­te­sa­nal. Ha si­do el pri­me­ro en pro­po­ner los co­lo­res in­ten­sos de la In­dia cuan­do to­dos ha­cían blan­co y ne­gro en la era del mi­ni­ma­lis­mo, y

su sen­si­bi­li­dad cro­má­ti­ca le ha pa­ga­do con cre­ces. Exis­ten “ama­ri­llo y mo­ra­do Dries Van No­ten” y, de nue­vo, con­tar con es­tos ad­je­ti­vos es un pri­vi­le­gio del que muy po­cos go­zan.

El ca­mino ha­cia don­de se di­ri­ge ha si­do po­co cla­ro pa­ra al­gu­nos que no con­ci­ben có­mo un di­se­ña­dor tan acla­ma­do no quie­re apro­ve­char­se de la si­tua­ción y ha­cer di­ne­ro de su pres­ti­gio. Aun­que la mar­ca no pro­du­ce cam­pa­ñas ni in­vier­te en anun­cios, el hom­bre y la mu­jer Dries Van No­ten tie­nen una iden­ti­dad bien cla­ra: la edad es in­de­fi­ni­da (tie­ne fans en­tre los 20 y los 70 años), son en­tu­sias­tas de los tex­ti­les lu­jo­sos y pre­fie­ren ex­pre­sar su es­ti­lo de ma­ne­ra dis­cre­ta y atem­po­ral. Aun­que sus co­lec­cio­nes cuel­gan de los per­che­ros de las tien­das más ex­clu­si­vas del mun­do, el pú­bli­co que las ido­la­tra no tie­ne pin­ta de al­guien que sea asi­duo a una tien­da de­par­ta­men­tal.

Aun así, los nú­me­ros de la com­pa­ñía fue­ron lo bas­tan­te atrac­ti­vos pa­ra que el gi­gan­te del lu­jo es­pa­ñol Puig hi­cie­ra una ofer­ta pa­ra com­prar­la que ni el mis­mo Dries se atre­vió a re­cha­zar. Es­ta de­ci­sión cau­só po­lé­mi­ca. Lo lla­ma­ron “el úl­ti­mo mohi­cano” y lo se­ña­la­ron co­mo el úl­ti­mo di­se­ña­dor in­de­pen­dien­te que se de­ja­ba se­du­cir por los en­can­tos de un cor­po­ra­ti­vo gi­gan­te. “So­lo así ha­bía opor­tu­ni­dad de cre­cer sin sa­cri­fi­car los pre­cios de las pren­das y desa­rro­llar el co­mer­cio on­li­ne”, ex­pli­có. Un ver­da­de­ro vi­sio­na­rio sa­be cuan­do es tiem­po de to­mar es­tas de­ci­sio­nes.

Dries Van No­ten, Am­be­res, Bél­gi­ca, 1958. En oc­tu­bre de 2016, es­te di­se­ña­dor ga­nó el pre­mio Cul­tu­re Award de la pro­vin­cia de Am­be­res por su con­tri­bu­ción a la cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.