CON LA VIS­TA AL CIE­LO

El nue­vo Z4 de BMW re­pre­sen­ta un fu­tu­ro pro­mi­so­rio pa­ra los roads­ters.

Life and Style (México) - - PLAY - Tex­to: Al­fre­do Sán­chez M.

Po­cas no­ti­cias tan bue­nas es­te año co­mo el re­gre­so del Z4, el em­ble­má­ti­co de­por­ti­vo com­pac­to de la mar­ca bá­va­ra que, cu­rio­sa­men­te, ha au­men­ta­do en di­men­sio­nes –aun­que re­du­jo su dis­tan­cia en­tre ejes–, con el ob­je­ti­vo de que sus usua­rios dis­fru­ten ca­da se­gun­do al con­du­cir­lo... aun­que ca­da vez sean me­nos.

El ca­so de los roads­ters sir­ve co­mo el ejem­plo per­fec­to pa­ra ilus­trar el cam­bian­te mer­ca­do de la in­dus­tria au­to­mo­triz. Ha trans­cu­rri­do una dé­ca­da des­de el lan­za­mien­to de la ge­ne­ra­ción pre­via del Z4, en 2009, y el pa­no­ra­ma del mer­ca­do de es­tos con­ver­ti­bles bi­pla­za hoy en día es otro com­ple­ta­men­te. Aquel de­but se hi­zo en un mun­do ávi­do de roads­ters, le­jos del do­mi­nio de las SUV, y cu­yo ni­cho de con­su­mi­dor que siem­pre se ha­bía com­por­ta­do fuer­te. Pe­ro esos días han pa­sa­do, al gra­do de que otras ar­ma­do­ras, ale­ma­nas so­bre to­do, han de­ci­di­do re­du­cir el vo­lu­men de es­tos mo­de­los, sino es que han aban­do­na­do el bar­co de su pro­duc­ción.

BMW tu­vo que adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos, y pa­ra es­ta em­pre­sa la es­tra­te­gia fue la co­la­bo­ra­ción. Los in­ge­nie­ros del Z4 car­ga­ron so­bre sus hom­bros tam­bién con el re­sur­gi­mien­to de Su­pra, de la fir­ma ja­po­ne­sa To­yo­ta. Es­ta la­bor en equi­po con­du­jo a que am­bos co­ches com­par­tie­ran pla­ta­for­ma, mo­tor, el tren de ro­da­je, la ca­ja de ve­lo­ci­da­des y un gran, gran por­cen­ta­je de los in­te­rio­res. El re­sul­ta­do en el Z4 ya se pue­de ver en las ca­rre­te­ras de Mé­xi­co.

En nues­tro país el mo­de­lo bi­pla­za es­tá dis­po­ni­ble en tres va­rian­tes, in­clu­yen­do una op­ción M Per­for­man­ce, la que se­gu­ra­men­te ale­gra­rá mu­cho la vi­da de más de un en­tu­sias­ta de los roads­ters.

El bi­pla­za tie­ne un as­pec­to cor­to, ba­jo, com­pac­to y de­por­ti­vo, así co­mo una gran can­ti­dad de de­ta­lles icó­ni­cos co­mo el tol­do eléc­tri­co sua­ve, dis­po­ni­ble en lo­na de se­rie o en an­tra­ci­ta, con efec­tos pla­tea­dos co­mo op­ción. Se pue­de abrir o ce­rrar en diez se­gun­dos, in­clu­so cuan­do se via­ja a una ve­lo­ci­dad de has­ta 50 km/h. Ade­más, la ca­pa­ci­dad del ma­le­te­ro es de 281 li­tros, sin im­por­tar si el tol­do es­tá abier­to o ce­rra­do, lo que re­pre­sen­ta un in­cre­men­to en sus di­men­sio­nes de más de 50 por cien­to en com­pa­ra­ción con el mo­de­lo an­te­rior. Al­go muy bien pen­sa­do por par­te de la mar­ca bá­va­ra, pa­ra esas sa­li­das de fi­nes de se­ma­na. Co­mo ce­re­zas en el pas­tel es­tán su asis­ten­te de es­ta­cio­na­mien­to –que asu­me por com­ple­to la con­duc­ción del vehícu­lo pa­ra co­lo­car­lo en lí­nea– y el asis­ten­te de re­ver­sa, que al­ma­ce­na los úl­ti­mos 50 me­tros del re­co­rri­do de en­tra­da.

LOS RI­NES DE ALEA­CIÓN LI­GE­RA DE 18 PUL­GA­DAS ES­TÁN EQUI­PA­DOS CON NEU­MÁ­TI­COS DE TA­MA­ÑOS MIXTOS.

Su in­te­rior trans­mi­te lu­jo, so­bre to­do el BMW Li­ve Cock­pit Pro­fes­sio­nal, el cua­dro de ins­tru­men­tos di­gi­tal de 12.3” con sis­te­ma de na­ve­ga­ción² con pan­ta­lla tác­til de 10.2”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.