LOS HEROES DE MO­NA­CO

El Gran Pre­mio más gla­mu­ro­so de la Fór­mu­la 1 cum­ple 90 años. Via­ja­mos al prin­ci­pa­do con TAG Heuer pa­ra ce­le­brar el 50º aniver­sa­rio de su cro­nó­gra­fo más avant-gar­de, ins­pi­ra­do en las le­yen­das de es­ta ca­rre­ra his­tó­ri­ca.

Life and Style (México) - - FEATURES - Tex­to: Ma­nuel Mar­tí­nez

El ru­gi­do de los mo­to­res es­tre­me­ce la bahía de Mó­na­co de un ex­tre­mo a otro, co­mo un lla­ma­do pa­ra que la fau­na au­to­mo­vi­lís­ti­ca más se­lec­ta de la Fór­mu­la 1 se des­pe­re­ce tras las sun­tuo­sas fies­tas que aca­ba­ron po­co an­tes en es­te do­min­go de ma­yo. Aún fal­tan va­rias ho­ras pa­ra el arran­que del Gran Pre­mio de 2019, pe­ro los equi­pos ya calientan mo­to­res y el es­truen­do de sus mo­no­pla­zas lle­ga has­ta la cu­bier­ta del ya­te don­de TAG Heuer hos­pe­da a sus in­vi­ta­dos.

Aquí mis­mo ter­mi­nó ha­ce unas ho­ras uno de los even­tos más es­pe­ra­dos en el prin­ci­pa­do, el se­gun­do es­ta­do más pe­que­ño del mun­do de­trás del Va­ti­cano y el que tie­ne la con­cen­tra­ción más al­ta de mi­llo­na­rios (35% de sus ca­si 40,000 ha­bi­tan­tes) y las man­sio­nes más ca­ras

del pla­ne­ta. La ca­sa re­lo­je­ra sui­za dio el ban­de­ra­zo de sa­li­da a las ce­le­bra­cio­nes por el 50º aniver­sa­rio de su cro­nó­gra­fo Mo­na­co, in­mor­ta­li­za­do por Ste­ve McQueen en la pe­lí­cu­la Le Mans de 1971. La lis­ta VIP in­clu­yó a sus em­ba­ja­do­res Pa­trick Dem­psey, Be­lla Hadid y Kai Lenny, las top mo­dels Win­nie Har­low y Jour­dan Dunn, los pi­lo­tos de Fór­mu­la E Jean-Éric Ver­gne y An­dré Lot­te­rer, el en­tre­na­dor Jo­sé Mou­rin­ho, el DJ Bob Sin­clair y a Ch­ris­tian Hor­ner, di­rec­tor de la es­cu­de­ría Red Bull Ra­cing que TAG Heuer pa­tro­ci­na des­de 2016.

La oca­sión es más es­pe­cial por­que coin­ci­de con los 90 años del Gran Pre­mio de Mó­na­co, la jo­ya de la co­ro­na de la Fór­mu­la 1 y cu­na de hé­roes y le­yen­das, des­de el pri­mer cam­peón Wi­lliam Gro­ver-Wi­lliams has­ta Da­niel Ric­ciar­do, quien se co­ro­nó en 2018, pa­san­do por Juan

Ma­nuel Fan­gio, Graham Hill, Alain Prost y Ayr­ton Sen­na, el más ga­na­dor con seis tí­tu­los.

“Mis pri­me­ros re­cuer­dos del automovili­smo tie­nen que ver con Mó­na­co, la Indy 500 y las 24 Ho­ras de Le Mans. Pa­ra mí, son las tres ca­rre­ras más im­por­tan­tes por su his­to­ria y su tra­di­ción, y cu­rio­sa­men­te, las tres em­pe­za­ron ca­si al mis­mo tiem­po”, afir­ma el ac­tor y pi­lo­to Pa­trick Dem­psey en el loun­ge de TAG Heuer, jus­to fren­te al área de pits. “Es­te Gran Pre­mio tie­ne una na­tu­ra­le­za má­gi­ca por su ubi­ca­ción, el di­se­ño de la pis­ta, la ele­va­ción, la exi­gen­cia téc­ni­ca; to­do es­to lo con­vier­te en una ex­pe­rien­cia icó­ni­ca que los pi­lo­tos tie­nen que en­fren­tar de ma­ne­ra muy ins­tin­ti­va”.

“En mu­chas pis­tas pue­des co­me­ter un pe­que­ño error, abrir­te un po­co más y ro­zar la ori­lla, pe­ro aquí, si te abres más cho­cas con­tra la pa­red”, di­jo Max Vers­tap­pen, el jo­ven pi­lo­to es­tre­lla de Red Bull Ra­cing, en una ce­na el vier­nes an­te­rior al Grand Prix, don­de se pre­sen­tó el pri­mer mo­de­lo con­me­mo­ra­ti­vo del cin­cuen­te­na­rio del Mo­na­co, con una sor­pren­den­te ca­rá­tu­la de co­lor ver­de. “Tu rit­mo car­dia­co va más rá­pi­do que en otras ca­rre­ras, lo sien­tes en la for­ma co­mo tu tra­je sube y ba­ja más [por los la­ti­dos del co­ra­zón]”.

Ni­ki Lau­da, el tri­cam­peón mun­dial fa­lle­ci­do re­cien­te­men­te y dos ve­ces ga­na­dor en el prin­ci­pa­do con Fe­rra­ri, lo pu­so en tér­mi­nos me­nos políticos: “Pa­ra ga­nar Mó­na­co, de­pen­de del ta­ma­ño de los tes­tícu­los y la ca­be­za del pi­lo­to más que en nin­gún otro lu­gar. No hay otro cir­cui­to don­de ten­gas es­ta re­la­ción en­tre la po­si­bi­li­dad de cho­car y de ga­nar la po­le po­si­tion. Es una lí­nea muy del­ga­da y ahí es­tá el re­to”.

COIN­CI­DEN­CIAS Y MIS­TE­RIOS

La di­fi­cul­tad que im­pli­ca con­du­cir y ga­nar en es­te cir­cui­to es una de las ra­zo­nes de su atrac­ti­vo. Su tra­za­do de 3.3 ki­ló­me­tros por ca­lles es­tre­chas en­tre los edi­fi­cios de Mó­na­co, con un to­tal de 19 cur­vas —al­gu­nas de ellas in­ve­ro­sí­mi­les—, ha­ce que mu­chos opi­nen que la ca­rre­ra no se­ría au­to­ri­za­da si al­guien la pro­pu­sie­ra por pri­me­ra vez hoy en día. Sin em­bar­go, no so­lo se ha ce­le­bra­do des­de 1929 (aun­que se can­ce­ló de 1938 a 1947), sino que es el sím­bo­lo má­xi­mo del gla­mur de la Fór­mu­la 1, con do­ce­nas de ya­tes va­lua­dos en mi­llo­nes de dó­la­res atra­ca­dos en sus mue­lles, ba­ta­llo­nes de au­tos de su­per­lu­jo, li­tros de cham­pa­ña en los bal­co­nes de los edi­fi­cios y ho­te­les don­de se agol­pan los fa­ná­ti­cos, y una con­vo­ca­to­ria sin igual de fa­mo­sos. Es­te año acu­die­ron, en­tre otros, Cris­tiano Ro­nal­do, Ky­lian Mbap­pé, Saúl “Ca­ne­lo” Ál­va­rez, Oli­via Cul­po, Tommy Hil­fi­ger, Odell Beck­ham Jr. y Jo­sep­hi­ne Skri­ver, ade­más de la in­fal­ta­ble fa­mi­lia Gri­mal­di.

La his­to­ria de la ca­rre­ra tie­ne pa­ra­le­lis­mos in­tere­san­tes con el re­loj Mo­na­co, que Heuer — en ese en­ton­ces aún no era TAG— lan­zó en 1969 pa­ra pre­sen­tar el pri­mer me­ca­nis­mo de cro­nó­gra­fo de car­ga au­to­má­ti­ca del mun­do, bau­ti­za­do co­mo ca­li­bre 11 y desa­rro­lla­do con Bu­ren, Du­bois Dé­praz y Breitling. El Mo­na­co des­ta­có no so­lo por eso, sino por­que fue la pri­me­ra vez que una ca­ja de for­ma cua­dra­da era re­sis­ten­te al agua. Ade­más, te­nía otros dos ras­gos bas­tan­te inusua­les: la co­ro­na es­ta­ba del la­do iz­quier­do y la ca­rá­tu­la era de co­lor azul.

“El prin­ci­pio del Gran Pre­mio de Mó­na­co fue di­fí­cil y nues­tro re­loj tam­bién tu­vo un ini

cio com­pli­ca­do de­bi­do a sus ba­jas ven­tas”, di­ce Catherine Eber­lé-De­vaux, di­rec­to­ra de Pa­tri­mo­nio de TAG Heuer. “El Grand Prix se can­ce­ló va­rios años por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y es­tu­vo en ries­go de des­apa­re­cer por los con­flic­tos con la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal del Au­to­mó­vil (FIA). El Club Au­to­mo­vi­lís­ti­co de Mó­na­co (ACM) y el prin­ci­pa­do pe­lea­ron y ex­pli­ca­ron que era úni­co, y que por eso te­nía que res­pe­tar­se. El cro­nó­gra­fo Mo­na­co es­tu­vo fue­ra del mer­ca­do 20 años [de 1978 a 1988], has­ta que unos di­rec­ti­vos lo re­edi­ta­ron por­que era un mo­de­lo di­fe­ren­te y úni­co, que re­pre­sen­ta­ba co­mo nin­gún otro nues­tra iden­ti­dad”.

Catherine tam­bién en­cuen­tra similitude­s en­tre la esen­cia de la ca­rre­ra y la del guar­da­tiem­po. “La fa­bri­ca­ción del Mo­na­co es un re­to téc­ni­co pa­ra nues­tra ma­nu­fac­tu­ra y el Gran Pre­mio es un de­sa­fío de ma­ne­jo y ha­bi­li­dad pa­ra los pi­lo­tos. Pe­ro am­bos tie­nen un la­do gla­mu­ro­so. Al cro­nó­gra­fo lo ro­dea el mis­te­rio de Ste­ve McQueen y, de in­me­dia­to, pue­des ver que se tra­ta de un re­loj di­fe­ren­te, que no cual­quie­ra se atre­ve a usar, pe­ro que to­dos re­co­no­cen. En cuan­to al Grand Prix, no es el más rá­pi­do ni don­de se pue­de te­ner el me­jor desem­pe­ño en tér­mi­nos de ve­lo­ci­dad, pe­ro es el que to­dos quie­ren ga­nar por es­pe­cial”.

Por “el mis­te­rio de Ste­ve McQueen”, se re­fie­re a la ma­ne­ra en la que se lo­gró que el ac­tor es­ta­dou­ni­den­se y tam­bién pi­lo­to de ca­rre­ras se pu­sie­ra un Mo­na­co en la cin­ta Le Mans. El uti­le­ro de la pro­duc­ción lla­mó a Jack Heuer, bis­nie­to del fun­da­dor de la em­pre­sa y la men­te maes­tra de­trás del des­pe­gue de la fir­ma en los años 60, pa­ra de­cir­le que ne­ce­si­ta­ba cro­nó­gra­fos pa­ra el ves­tua­rio de los ac­to­res. Jack ha con­ta­do que le en­vió seis Mo­na­co por­que era el

úni­co que te­nía en exis­ten­cia, ya que los fa­mo­sos mo­de­los Ca­rre­ra y Au­ta­via, tam­bién equi­pa­dos con el ca­li­bre 11, se ha­bían ago­ta­do.

McQueen ha­bía de­ci­di­do ves­tir­se igual que su ami­go Jo Sif­fert, el pi­lo­to sui­zo que era pa­tro­ci­na­do por Heuer des­de 1969 y en cu­yos uni­for­mes y au­tos apa­re­cía el lo­go de la com­pa­ñía. Cuan­do le en­se­ña­ron re­lo­jes de cin­co mar­cas pa­ra que eli­gie­ra uno, op­tó por el Mo­na­co, que des­ta­ca­ba por su co­lor y ta­ma­ño.

“Des­de en­ton­ces, el Mo­na­co em­pe­zó a con­ver­tir­se en un icono”, di­ce Catherine. “Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, McQueen so­lo lo usó en Le Mans y Jack nun­ca pu­do co­no­cer­lo, pues cuan­do fue al set era el día li­bre de Ste­ve. To­do fue una coin­ci­den­cia; a ve­ces, así na­cen las le­yen­das”.

El re­gre­so del Mo­na­co en 1998, acom­pa­ña­do de la ima­gen de McQueen con el cro­nó­gra­fo y los par­ches de Heuer, fue un éxi­to. Se con­vir­tió en un pi­lar de la ca­sa y el es­tan­dar­te de su fi­lo­so­fía avant-gar­de. Su di­se­ño no ha per­ma­ne­ci­do es­tá­ti­co y ha apa­re­ci­do en di­fe­ren­tes co­lo­res y con di­ver­sas fun­cio­nes.

Aho­ra, tan­to el Grand Prix co­mo el re­loj de TAG Heuer han su­ma­do nue­vos nom­bres a su ga­le­ría de hé­roes. Uno es Le­wis Ha­mil­ton, el pi­lo­to de Mer­ce­des-AMG Pe­tro­nas que se co­ro­nó es­te año. El otro es el Mo­na­co 1969-1979 Li­mi­ted Edi­tion, la pri­me­ra de cin­co ver­sio­nes li­mi­ta­das con­me­mo­ra­ti­vas que la fir­ma lanzará en los si­guien­tes me­ses.

“La for­ma y el co­lor del Mo­na­co ha­rán que si­ga sien­do un re­loj muy di­fe­ren­te”, con­clu­ye Catherine. “Usar­lo te exi­ge te­ner una men­ta­li­dad di­fe­ren­te. Es uno de los po­cos guar­da­tiem­pos que pue­des re­co­no­cer de in­me­dia­to, pe­ro nun­ca se­rá un re­loj ma­si­vo; no pue­de ser­lo, por lo que es y por có­mo es­tá he­cho”.

Ste­ve McQueen, co­no­ci­do co­mo “the King of Co­ol”, usó un cro­nó­gra­fo Mo­na­co ref. 1133 en la pe­lí­cu­la Le Mans, de 1971. El ac­tor y pro­duc­tor de­ci­dió ves­tir­se co­mo su ami­go, el pi­lo­to Jo Sif­fert, quien en 1969 se con­vir­tió en el pri­mer em­ba­ja­dor de Heuer en el mun­do del automovili­smo. McQueen era un apa­sio­na­do de las ca­rre­ras, igual que Jack Heuer, bis­nie­to del fun­da­dor de la ca­sa sui­za.

El pi­lo­to bra­si­le­ño Ayr­ton Sen­na (1960-1994) man­tie­ne el ré­cord de más vic­to­rias en el Grand Prix de Mó­na­co, con seis. Ga­nó por pri­me­ra vez en 1987, con la es­cu­de­ría Lo­tus, y des­pués cin­co ve­ces con­se­cu­ti­vas, de 1989 a 1993, con McLaren. En el to­pe de su ca­rre­ra, Sen­na es­tu­vo li­ga­do a TAG Heuer co­mo em­ba­ja­dor (usa­ba un mo­de­lo S/el) y aún hoy la mar­ca lan­za mo­de­los con su nom­bre.

Arri­ba: Louis Chi­ron fue el pri­mer pi­lo­to mo­ne­gas­co en par­ti­ci­par en el Grand Prix de su país. Ter­mi­nó se­gun­do en 1930 y ga­nó en 1931, en un Bu­gat­ti. Com­ple­tó las 100 vuel­tas en 3 ho­ras y 39 mi­nu­tos.

Aba­jo: Una ima­gen del Gran Pre­mio de Mó­na­co de 1955, con Juan Ma­nuel Fan­gio, Stir­ling Moss, Al­ber­to As­ca­ri y Eu­ge­nio Cas­te­llot­ti.

Arri­ba: El bri­tá­ni­co Graham Hill se im­pu­so en el Grand Prix de Mó­na­co de 1963. Hill, co­no­ci­do co­mo “Mr. Mo­na­co”, ga­nó cua­tro ve­ces más en­tre 1964 y 1969.

Cen­tro: Ayr­ton Sen­na ob­tu­vo su pri­me­ra vic­to­ria de seis en el prin­ci­pa­do en 1987.

Aba­jo: Mi­chael Schu­ma­cher ga­nó su pri­me­ra ca­rre­ra en Mó­na­co en 1994. Lue­go se lle­va­ría cua­tro más.

1 El Gran Pre­mio de Mó­na­co tam­bién es fa­mo­so por su gla­mour, que atrae a fa­mo­sos de to­dos los ám­bi­tos. 1. El ac­tor y pi­lo­to Pa­trick Dem­psey, em­ba­ja­dor de TAG Heuer, con Ch­ris­tian Hor­ner, di­rec­tor de la es­cu­de­ría Red Bull Ra­cing. 2. El mue­lle jun­to al cir­cui­to ca­lle­je­ro. 3. La top mo­del Be­lla Hadid, em­ba­ja­do­ra de TAG Heuer, en el loun­ge de la fir­ma. 4. Pie­rre Gasly, pi­lo­to de Red Bull Ra­cing.

2

3

4

Max Vers­tap­pen, de Red Bull Ra­cing, y Le­wis Ha­mil­ton, de Mer­ce­des-AMG Pe­tro­nas, pro­ta­go­ni­za­ron una gran ba­ta­lla du­ran­te el Gran Pre­mio de Mó­na­co de 2019. El ho­lan­dés man­tu­vo la pre­sión so­bre su ri­val du­ran­te gran par­te de la ca­rre­ra, pe­ro no lo­gró ade­lan­tar­lo y fue pe­na­li­za­do por con­tac­to, por lo que que­dó en cuar­to lu­gar. Ha­mil­ton se lle­vó su ter­cer triun­fo en es­ta com­pe­ten­cia.

CRO­NÓ­GRA­FO DE CO­LEC­CIÓN TAG Heuer pre­sen­ta­rá cin­co edi­cio­nes li­mi­ta­das pa­ra con­me­mo­rar los 50 años del Mo­na­co. La pri­me­ra es es­ta, co­no­ci­da co­mo 1969-1979, con ca­ja de 39 mm en acero, es­fe­ra ver­de con de­co­ra­ción Cô­tes de Genève, to­ta­li­za­do­res gri­ses y me­ca­nis­mo ca­li­bre 11 au­to­má­ti­co. Só­lo se pro­du­ci­rán 169 pie­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.