CÓM­PLI­CES DE LA ETER­NI­DAD

Va­che­ron Cons­tan­tin y Ca­sa Ma­de­ro, las mar­cas más le­gen­da­rias de la al­ta re­lo­je­ría sui­za y la vi­ti­cul­tu­ra me­xi­ca­na, tie­nen mu­cho en co­mún. Aquí lo des­cu­bri­mos.

Life and Style (México) - - FEATURES - Tex­to: Ma­nuel Mar­tí­nez y Pe­dro Agui­lar Fo­tos: Dan­te Bus­quets y Tanya Chá­vez

La his­to­ria de la fir­ma de al­ta re­lo­je­ría más an­ti­gua del mun­do abar­ca 264 años de pro­duc­ción inin­te­rrum­pi­da y 420 me­tros de do­cu­men­tos cui­da­do­sa­men­te con­ser­va­dos en el ar­chi­vo de su ma­nu­fac­tu­ra de Plan-les-Oua­tes, a las afueras de Gi­ne­bra. Es­te edi­fi­cio de 17,000 me­tros cua­dra­dos, di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Ber­nard Ts­chu­mi y com­ple­ta­do en 2005, con una am­plia­ción en 2015, es uno de los más ex­tra­or­di­na­rios de la in­dus­tria re­lo­je­ra sui­za. Sus lí­neas fu­tu­ris­tas re­crean una cruz de Mal­ta —sím­bo­lo de Va­che­ron Cons­tan­tin— par­ti­da a la mi­tad, y su es­truc­tu­ra de me­tal, hor­mi­gón, ma­de­ra y vi­drio bien po­dría ser la de uno de esos museos o bi­blio­te­cas que son em­ble­mas de nues­tra ci­vi­li­za­ción.

En la me­sa de una de sus sa­las, una ma­ña­na de ma­yo, el de­par­ta­men­to de pa­tri­mo­nio,

en­ca­be­za­do por Ch­ris­tian Sel­mo­ni, ha des­ple­ga­do frag­men­tos de esa lar­ga his­to­ria de ex­ce­len­cia me­cá­ni­ca y ar­te­sa­nal, que nos de­jan bo­quia­bier­tos a los en­via­dos de Li­fe and Sty­le. An­te nues­tros ojos es­tá na­da me­nos que el pri­mer re­loj de bol­si­llo he­cho por Jean-Marc Va­che­ron, o por lo me­nos, el pri­me­ro que se co­no­ce del fun­da­dor de la ca­sa. Da­ta de 1755 y, al abrir su ca­ja de pla­ta, se lee “J:M: Va­che­ron À GENEVE” (J:M: Va­che­ron en Gi­ne­bra).

Uno de los ex­per­tos de la mar­ca nos ex­pli­ca que, pa­ra po­der fir­mar así, los re­lo­je­ros te­nían que pa­sar una prue­ba fren­te a un ju­ra­do que de­ci­día si la ca­li­dad de sus crea­cio­nes era bue­na o no. El re­loj de Jean-Marc es bas­tan­te sen­ci­llo, pe­ro con una de­co­ra­ción her­mo­sa. Lo hi­zo cuan­do te­nía so­lo 24 años, lo que de­mues­tra que era un jo­ven muy ta­len­to­so.

Tam­bién co­no­ce­mos un re­loj de bol­si­llo de 1918 que ejem­pli­fi­ca la maes­tría de la ca­sa en la ela­bo­ra­ción de pie­zas bes­po­ke, una tra­di­ción que si­gue vi­va con la co­lec­ción Les Ca­bi­no­tiers. Se pro­du­jo pa­ra el es­ta­dou­ni­den­se Ja­mes Ward Pac­kard, due­ño de la mar­ca de au­tos Pac­kard, quien pi­dió que la par­te tra­se­ra de la ca­ja de oro ama­ri­llo tu­vie­ra su mo­no­gra­ma gra­ba­do y es­mal­ta­do. Pa­ra ello, man­dó una car­ta con el di­bu­jo. Pac­kard que­ría un guar­da­tiem­pos con com­pli­ca­cio­nes fue­ra de lo co­mún, una es­pe­cia­li­dad de Va­che­ron Cons­tan­tin. Es­te es un cro­nó­gra­fo con gran y pe­que­ña so­ne­ría que no so­lo in­di­ca so­no­ra­men­te las ho­ras y los cuar­tos de ho­ra, sino tam­bién los me­dios cuar­tos, lo que sig­ni­fi­ca que tie­ne un tono pa­ra se­ña­lar los pe­rio­dos de 7.5 mi­nu­tos.

Si­grid Of­fens­tein, di­rec­to­ra de los ar­chi­vos y la co­lec­ción pa­tri­mo­nial de la fir­ma, com­pues­ta por unos 1,500 re­lo­jes del si­glo XVIII a la ac­tua­li­dad, nos mues­tra al­gu­nos do­cu­men­tos igual de asom­bro­sos. Hay una co­pia de 1732 del ac­ta de bau­tis­mo de Jean-Marc Va­che­ron, ocu­rri­do en Gi­ne­bra en 1731, y una car­ta de 1819 de Fra­nçois Cons­tan­tin so­bre un ne­go­cio que em­pren­dió con Jacques Bart­hé­lémy Va­che­ron, nie­to de Jean-Marc. Es­to prue­ba que la so­cie­dad Va­che­ron et Cons­tan­tin em­pe­zó, por lo me­nos, ese año. Ade­más, ve­mos el vo­lu­men con los pri­me­ros re­gis­tros de fa­bri­ca­ción y de con­ta­bi­li­dad de la com­pa­ñía. “So­mos afor­tu­na­dos por­que Jacques Bart­hé­lémy guar­da­ba to­do ti­po de in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con la pro­duc­ción, por lo que te­ne­mos to­dos los re­gis­tros des­de el prin­ci­pio y bien pre­ser­va­dos”, afir­ma Si­grid.

En to­tal, son 4,000,000 de pá­gi­nas de ar­chi­vos, 200,000 car­tas en­tre la em­pre­sa y sus clien­tes y pro­vee­do­res, y 1,000 re­gis­tros so­bre los mo­de­los ela­bo­ra­dos por la ca­sa, mu­chos de ellos con fo­to­gra­fías in­clui­das. La des­crip­ción de­ta­lla­da de los re­lo­jes fa­ci­li­ta iden­ti­fi­car­los y se­guir su tra­yec­to­ria, sa­ber si se en­cuen­tran en es­ta­do ori­gi­nal o si han su­fri­do cam­bios a lo lar­go de los años, y au­ten­ti­fi­car­los con los dos nú­me­ros de se­rie, uno pa­ra la ca­ja y otro pa­ra el me­ca­nis­mo. To­do es­te ma­te­rial sir­ve de ins­pi­ra­ción pa­ra las co­lec­cio­nes ac­tua­les Pa­tri­mony, Tra­di­tion­ne­lle, Mé­tiers d’Art, Over­seas, Fifty­six e His­to­ri­ques.

En es­te co­fre del te­so­ro hay mu­chas jo­yas que acre­di­tan los es­tre­chos víncu­los de Va­che

ron Cons­tan­tin con La­ti­noa­mé­ri­ca. La mar­ca es­ta­ble­ció su pri­me­ra re­pre­sen­ta­ción en Es­ta­dos Uni­dos en 1832 y, ape­nas tres años más tar­de, lle­gó a La Ha­ba­na, Cu­ba, adon­de ex­por­tó 68 guar­da­tiem­pos. Tam­bién en 1835 co­men­zó a en­viar sus pro­duc­tos a Bra­sil y, des­de 1845, a Mé­xi­co. El pri­mer pe­di­do del re­pre­sen­tan­te en la ca­pi­tal me­xi­ca­na in­cluía ca­si 70% de sa­bo­ne­tas, es de­cir, re­lo­jes de bol­si­llo con la es­fe­ra cu­bier­ta por una ta­pa que se des­cu­bre apre­tan­do un mue­lle. Es­to re­ve­la que los clien­tes na­cio­na­les que­rían pro­duc­tos ca­pa­ces de re­sis­tir las in­cle­men­cias del te­rreno y del cli­ma.

Un epi­so­dio sig­ni­fi­ca­ti­vo en es­ta re­la­ción fue el lan­za­mien­to del mo­de­lo Ro­yal Ch­ro­no­me­ter en 1907. “Eran re­lo­jes más ro­bus­tos y re­sis­ten­tes, y prác­ti­ca­men­te 80% de la pro­duc­ción se ven­dió en Bra­sil”, nos co­men­tan. “Sa­be­mos que la gen­te los usa­ba co­mo re­lo­jes de ex­te­rior —por ejem­plo, si sa­lían de ca­ce­ría—, por­que la ca­ja y el me­ca­nis­mo re­sis­tían me­jor los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad. Los uti­li­za­mos mu­cho en pe­di­dos con es­mal­ta­dos o gra­ba­dos es­pe­cia­les, y se con­vir­tie­ron en una le­yen­da en Su­da­mé­ri­ca”.

La vi­si­ta, en la que re­co­rre­mos los ta­lle­res don­de los es­pe­cia­lis­tas ajus­tan, de­co­ran, en­sam­blan y re­gu­lan los nue­vos guar­da­tiem­pos, así co­mo los es­pa­cios de­di­ca­dos a la res­tau­ra­ción, las gran­des com­pli­ca­cio­nes y los Mé­tiers d’art, aún nos tie­ne re­ser­va­das dos sor­pre­sas. La pri­me­ra es un re­loj de bol­si­llo de 1922, que en el re­ver­so tie­ne gra­ba­da una de­di­ca­to­ria del ge­ne­ral re­vo­lu­cio­na­rio y ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Obre­gón a un tal H.N. Branch. La se­gun­da es un coin watch de 1954 he­cho con una mo­ne­da con­me­mo­ra­ti­va de oro ama­ri­llo de 50 pe­sos me­xi­ca­nos. Es­te ti­po de pie­zas eran ten­den­cia en esa épo­ca y, pa­ra ha­cer­las, se cor­ta­ba la mo­ne­da a la mi­tad y se mon­ta­ba un me­ca­nis­mo ul­tra­plano en el in­te­rior; la ho­ra po­día con­sul­tar­se al ac­ti­var un re­sor­te que abría la ta­pa.

Los la­zos en­tre Va­che­ron Cons­tan­tin y Amé­ri­ca La­ti­na se han man­te­ni­do só­li­dos a tra­vés de los años. La ca­sa ha pro­du­ci­do va­rias edi­cio­nes li­mi­ta­das pa­ra la re­gión y, ha­ce ape­nas unos años, sus ex­per­tos apo­ya­ron en el aná­li­sis y la eva­lua­ción de la co­lec­ción de re­lo­jes del Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria del Cas­ti­llo de Cha­pul­te­pec. En 2019, es­ta co­ne­xión ad­quie­re una nue­va di­men­sión gra­cias a su alian­za con Ca­sa Ma­de­ro, la vi­ní­co­la más an­ti­gua del con­ti­nen­te, a la que tam­bién via­ja­mos.

VI­ÑE­DOS DE PRI­MER MUN­DO

Un imponente ár­bol se ele­va por en­ci­ma del em­pa­rra­do y de­ja que al­gu­nos ra­yos de sol se cue­len en­tre sus ra­mas pa­ra re­fle­jar­se so­bre las pie­dras de los cua­tro co­rre­do­res que ro­dean el pa­tio cen­tral de la Ha­cien­da San Lo­ren­zo, en Pa­rras, Coahui­la. Aquí, en­tre es­tas pa­re­des blan­cas de una tex­tu­ra que re­cuer­da la del pa­pel an­ti­guo y es­tos te­chos des­co­mu­nal­men­te al­tos, em­pe­zó —ha­ce más de 420 años— la le­yen­da de Ca­sa Ma­de­ro.

Tras ape­nas unas ho­ras de ha­ber­nos ins­ta­la­do en sus ha­bi­ta­cio­nes pa­ra des­cu­brir los de­ta­lles de su crea­ción y de la ela­bo­ra­ción de al­gu­nos de los vi­nos con más re­co­no­ci­mien­tos en Mé­xi­co, las re­fe­ren­cias al “Li­bro de las Mer­ce­des” son una cons­tan­te. En ese do­cu­men­to del 19 de agos­to de 1597, el go­ber­na­dor de la Nue­va Viz­ca­ya —que en el vi­rrei­na­to de la Nue­va Es­pa­ña abar­ca­ba los es­ta­dos de Du­ran­go, Chihuahua, Si­na­loa y par­te de Coahui­la— le ce­día a Lo­ren­zo Gar­cía la mer­ced de tie­rras au­to­ri­za­da por el rey Fe­li­pe II pa­ra la plan­ta­ción de vi­ñas y la pro­duc­ción de vino y brandy. Fue así co­mo Bo­de­gas San Lo­ren­zo, que si­glos des­pués cam­bia­ría su nom­bre a Ca­sa Ma­de­ro, ini­ció el pri­mer ca­pí­tu­lo de su his­to­ria y la de San­ta Ma­ría de las Pa­rras, pue­blo que des­de su fun­da­ción, un año más tar­de, ha es­ta­do ín­ti­ma­men­te li­ga­do a las vi­des que tan bien cre­cen en es­tos va­lles del nor­te de Mé­xi­co.

Los víncu­los de Va­che­ron Cons­tan­tin y La­ti­noa­mé­ri­ca se han man­te­ni­do só­li­dos a tra­vés de los años. Aho­ra to­man una nue­va di­men­sión gra­cias a su alian­za con la vi­ní­co­la Ca­sa Ma­de­ro.

Da­niel Mu­ñoz, di­rec­tor agrí­co­la de la vi­ní­co­la, es ori­gi­na­rio de Pa­rras y ha tra­ba­ja­do en es­tas tie­rras más de 30 años. Con una se­gu­ri­dad arrai­ga­da en el co­no­ci­mien­to, ha­bla de los vi­ñe­dos, las va­rie­da­des de uvas, las es­ta­cio­nes y las con­di­cio­nes idea­les pa­ra lo­grar bue­nas co­se­chas co­mo qui­zá nin­gu­na otra per­so­na en ki­ló­me­tros a la re­don­da. Cuen­ta que to­das las ma­ña­nas, a par­tir de las sie­te, las 400 hec­tá­reas que abar­ca la pro­pie­dad de Ca­sa Ma­de­ro se llenan de tra­ba­ja­do­res. Se­gún la épo­ca del año, rea­li­zan dis­tin­tas ta­reas ma­nua­les pa­ra ga­ran­ti­zar una co­se­cha de uvas de tan bue­na ca­li­dad, que los vi­nos he­chos con ellas re­fle­jen las tra­di­cio­nes y los va­lo­res que han man­te­ni­do en al­to el nom­bre de es­te te­rru­ño.

Mu­ñoz ase­gu­ra que es a don Jo­sé Mil­mo a quien Ca­sa Ma­de­ro de­be su pri­vi­le­gia­da repu­tación ac­tual. Mil­mo to­mó las rien­das del ne­go­cio en 1970. Era des­cen­dien­te di­rec­to de Evaristo Ma­de­ro —el abue­lo de Fran­cis­co I. Ma­de­ro—, quien ad­qui­rió la Ha­cien­da San Lo­ren­zo en 1893. “Él so­ña­ba con te­ner vi­ñe­dos de pri­mer mun­do y es­ta es su vi­sión”, afir­ma Da­niel.

Ca­da agos­to, la de­di­ca­ción de los en­car­ga­dos de cui­dar las vi­des cul­mi­na con las fies­tas de la ven­di­mia. En­tre dan­zas ri­tua­les, ce­le­bra­cio­nes que reúnen a to­do el pue­blo y fuegos ar­ti­fi­cia­les, se co­se­chan las uvas que se en­tre­ga­rán al enó­lo­go Fran­cis­co Ro­drí­guez pa­ra ini­ciar el pro­ce­so que las con­ver­ti­rá en vi­nos tin­tos, blan­cos o ro­sa­dos de las lí­neas Gran Re­ser­va, Ca­sa Ma­de­ro o V’S. “Enó­lo­go que duer­me en ven­di­mia, no duer­me to­do el año”, di­ce Ro­drí­guez, pa­ra en­fa­ti­zar la im­por­tan­cia del es­fuer­zo con­ti­nuo. Él es el má­xi­mo res­pon­sa­ble de su­per­vi­sar la fer­men­ta­ción que, gra­cias a la tec­no­lo­gía, se pue­de rea­li­zar con dis­tin­tos ti­pos de tan­ques. Tér­mi­nos co­mo re­mon­ta­je y ex­trac­ción sur­gen mien­tras ex­pli­ca el pro­ce­so en que los azú­ca­res de las uvas mo­li­das em­pie­zan a trans­for­mar­se en al­cohol.

Sin em­bar­go, Fran­cis­co ase­gu­ra que, pe­se a to­das las fa­ci­li­da­des que los nue­vos avan­ces han pues­to a su dis­po­si­ción, su la­bor nun­ca se de­tie­ne, pues uno de los se­cre­tos pa­ra ase­gu­rar la ex­ce­len­cia de los vi­nos de Ca­sa Ma­de­ro es la su­per­vi­sión cons­tan­te. “La tec­no­lo­gía ayu­da, pe­ro ja­más ha­rá el tra­ba­jo que te co­rres­pon­de. Al me­nos, no en la ela­bo­ra­ción de vi­nos”.

Los her­ma­nos Da­niel y Bran­don Mil­mo, quin­ta ge­ne­ra­ción de des­cen­dien­tes de Evaristo Ma­de­ro, es­tán al fren­te de la em­pre­sa. Pa­ra ellos, res­pe­tar un pa­tri­mo­nio de más de cua­tro si­glos es uno de los pi­la­res en los que apo­yan sus de­ci­sio­nes. Pe­ro tam­bién tie­nen cla­ro que la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca les per­mi­te se­guir sien­do re­le­van­tes pa­ra los con­su­mi­do­res y me­jo­rar la ca­li­dad de sus pro­duc­tos.

“Pa­ra no­so­tros, lo más im­por­tan­te es hon­rar nues­tro pa­sa­do y los ele­men­tos que po­da­mos man­te­ner vi­vos: nues­tro te­rru­ño, don­de te­ne­mos el pri­mer vi­ñe­do or­gá­ni­co y el más gran­de de Mé­xi­co; las tra­di­cio­nes lo­ca­les, co­mo las fies­tas de la ven­di­mia, y, des­de lue­go, nues­tro le­ga­do, que con­ser­va­mos a tra­vés de to­dos nues­tros do­cu­men­tos ori­gi­na­les y el áni­mo de se­guir es­cri­bien­do nues­tra his­to­ria”, sos­tie­ne Bran­don.

En es­ta ecua­ción hay un fac­tor si­len­cio­so que con­tri­bu­ye a en­ri­que­cer una mar­ca que ha en­con­tra­do en él a su me­jor alia­do: el tiem­po. “En una co­pa de vino, el pa­so del tiem­po se re­fle­ja en sus aro­mas, sus co­lo­res y sus sa­bo­res: los tres sen­ti­dos que usa­mos pa­ra dis­fru­tar un vino son tes­ti­gos del tiem­po”, co­men­ta Da­niel Mil­mo. En la Ha­cien­da San Lo­ren­zo, tiem­po y vino con­vi­ven to­dos los días, a ca­da se­gun­do, pa­ra con­ver­tir­se en ex­pre­sio­nes su­ti­les de los años de­di­ca­dos al per­fec­cio­na­mien­to de la­bo­res ar­te­sa­na­les que, al igual que en la ma­nu­fac­tu­ra re­lo­je­ra sui­za Va­che­ron Cons­tan­tin, com­par­ten un mis­mo ob­je­ti­vo: al­can­zar la eter­ni­dad.

“En un co­pa de vino, el pa­so del tiem­po se re­fle­ja en sus aro­mas, sus co­lo­res y sus sa­bo­res: los tres sen­ti­dos que usa­mos pa­ra dis­fru­tar un vino son tes­ti­gos del tiem­po”.

Pá­gi­na opues­ta: Ba­rri­cas de ro­ble en las que se añe­jan los vi­nos de Ca­sa Ma­de­ro y que se en­cuen­tran res­guar­da­das en la bo­de­ga más an­ti­gua de La­ti­noa­mé­ri­ca. Es­ta pá­gi­na: La ma­sa os­ci­lan­te de oro, que pro­vee de ener­gía a un re­loj au­to­má­ti­co de Va­che­ron Cons­tan­tin, se ter­mi­na y en­sam­bla a mano.

Es­ta pá­gi­na: Una crea­ción de una ar­tis­ta gra­ba­do­ra de Va­che­ron Cons­tan­tin le ha­ce un gui­ño in­vo­lun­ta­rio a un mo­ti­vo en­con­tra­do en la pri­me­ra pren­sa de uvas uti­li­za­da en la Ha­cien­da San Lo­ren­zo. Pá­gi­na opues­ta: Mu­chas la­bo­res rea­li­za­das en Ca­sa Ma­de­ro y Va­che­ron Cons­tan­tin aún ne­ce­si­tan de la sen­si­bi­li­dad de la mano hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.