Brad Pitt en en­tre­vis­ta

En una sincera en­tre­vis­ta por el es­treno del dra­ma es­pa­cial Ad As­tra, el ac­tor re­fle­xio­na so­bre la he­ren­cia de su pa­dre, sus hi­jos, el lu­gar don­de na­ció y las vir­tu­des de la ma­du­rez.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - Tex­to: Sal­va­dor Cis­ne­ros

Du­ran­te su vi­si­ta a Mé­xi­co, nos sen­ta­mos con Brad Pitt pa­ra que nos con­ta­ra so­bre Ad As­tra, una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción en la que es pro­ta­go­nis­ta y pro­duc­tor. Lo que re­sul­tó fue una char­la ín­ti­ma y pro­fun­da so­bre el tras­fon­do de la cin­ta, la pa­ter­ni­dad y te­mas al­re­de­dor de la mis­ma, co­mo la re­la­ción con su pa­dre, sus hi­jos con la ac­triz An­ge­li­na Jo­lie y su en­cuen­tro con la ma­du­rez.

Cuan­do Brad Pitt se mu­dó a Los Án­ge­les en 1987 pa­ra in­ten­tar ser ac­tor, de­jó de lla­mar­se co­mo su pa­dre, Wi­lliam. Se des­hi­zo de su pri­mer nom­bre y adop­tó el di­mi­nu­ti­vo de su se­gun­do, Brad­ley. Aun­que es­ta de­ci­sión fue un ac­to sim­bó­li­co de des­pren­di­mien­to, re­bel­día y rein­ven­ción –que en aquel en­ton­ces tu­vo co­mo pro­pó­si­to acu­ñar un nom­bre ar­tís­ti­co más atrac­ti­vo–, no im­pli­có una dis­tan­cia en­tre la vi­da del hi­jo y del pa­dre. La san­gre siem­pre lla­ma. “Veo a mi pa­dre en to­das las co­sas que ha­go”, di­ce Wi­lliam Brad­ley Pitt a Li­fe and Sty­le.

Aho­ra, des­pués de tres dé­ca­das de ese li­ge­ro pe­ro ca­te­gó­ri­co cam­bio de iden­ti­dad, con su nom­bre gra­ba­do en la his­to­ria del ci­ne, no ca­be du­da de que de­jar la ca­rre­ra de pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad de Mis­sou­ri fue la de­ci­sión acer­ta­da. Brad no so­lo su­peró su sue­ño más am­bi­cio­so co­mo ac­tor, sino que enor­gu­lle­ció a su pa­pá, Wi­lliam Al­vin Pitt, quien era due­ño de una em­pre­sa de ca­mio­nes de car­ga, al dar un sal­to cuán­ti­co en tér­mi­nos pro­fe­sio­na­les.

Aun­que los lo­gros en la vi­da prác­ti­ca son im­por­tan­tes, el pa­rá­me­tro con el que Pitt se mi­de an­te su pro­ge­ni­tor es el mo­ral. “Lo­gró ser me­jor que mi abue­lo y es­pe­ro que, con for­tu­na, yo pue­da ser me­jor que él y que las co­sas si­gan es­te cur­so”, ex­pli­ca Brad, quien vi­si­tó la Ciu­dad de Mé­xi­co en agos­to pa­sa­do pa­ra pro­mo­cio­nar Ad As­tra, su nue­va pe­lí­cu­la, y pa­ra asis­tir a la pre­mier de On­ce Upon a Ti­me… in Holly­wood, el fil­me más re­cien­te de Quen­tin Ta­ran­tino.

A sus 55 años, tie­ne pre­sen­te que la esen­cia del ape­lli­do Pitt no so­lo es evi­den­te al mi­rar­se al es­pe­jo: la for­ma y el co­lor de sus ojos son he­ren­cia in­ne­ga­ble de su pa­dre; la na­riz, de su ma­dre Ja­ne. Tam­bién se re­co­no­ce en Wi­lliam Al­vin por los va­lo­res que le in­cul­có y que son los pi­la­res de su ca­rre­ra en Holly­wood. “He­re­dé el res­pe­to y el ho­nor, el pe­so de la pa­la­bra… Pa­ra él, dar su pa­la­bra lo es to­do. Ya sea que

lu­che­mos con­tra eso [lo que he­re­da­mos] o lo acep­te­mos por com­ple­to, nues­tros pa­dres nos de­jan una mar­ca im­bo­rra­ble que nos de­fi­ne”.

La elec­ción pro­fe­sio­nal de Brad es­tá in­trín­se­ca­men­te li­ga­da con la edu­ca­ción sen­ti­men­tal que le brin­dó su pa­pá, a quien de­fi­ne co­mo un aman­te de los Wes­terns y las pe­lí­cu­las de Clint East­wood. Cuan­do ha­bla de los epi­so­dios de su ni­ñez que lo mar­ca­ron, no du­da en tra­zar una vi­ñe­ta en la que la fa­mi­lia y el ci­ne van de la mano. “Mis pri­me­ros re­cuer­dos son de mi pa­dre lle­ván­do­nos al au­to­ci­ne­ma”, re­ve­la. “Nos sen­tá­ba­mos so­bre el co­fre del au­to y mi ma­má nos ha­cía Kool-Aid, por­que era pa­ra lo úni­co que nos al­can­za­ba. Veía­mos pe­lí­cu­las ca­da fin de se­ma­na. Esos fue­ron los gran­des mo­men­tos de mi in­fan­cia”.

Co­mo to­dos, Pitt no es so­lo pro­duc­to de los va­lo­res fa­mi­lia­res, sino de la idio­sin­cra­sia del lu­gar en el que cre­ció. Na­ció el 18 de di­ciem­bre de 1963 en Shaw­nee, Oklaho­ma, pe­ro cre­ció en Tul­sa, St. Louis, y ma­yor­men­te en Spring­field. Es de­cir, es un hom­bre del Me­dio Oes­te es­ta­dou­ni­den­se. Es pro­duc­to de esa re­gión de va­rios es­ta­dos con am­plias pra­de­ras que son geo­grá­fi­ca­men­te muy parecidas en­tre sí; una zo­na don­de sus ha­bi­tan­tes –ca­rac­te­ri­za­dos por su ac­ti­tud relajada y un rit­mo de vi­da len­to– con­tras­tan con la se­ve­ri­dad del cli­ma: tor­na­dos que arra­san en se­gun­dos el pa­tri­mo­nio de años, ne­va­das que pa­ra­li­zan, llu­vias que pa­re­cen cas­ti­gos bí­bli­cos y olas de ca­lor que no de­jan pen­sar, son ele­men­tos na­tu­ra­les que en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.