EN CON­TROL AB­SO­LU­TO

Aun­que no es au­to­bio­grá­fi­ca, la ópe­ra pri­ma de Yaz­pik re­fle­xio­na so­bre una de las po­si­bles vi­das que no tu­vo.

Life and Style (México) - - LIFE | CINE - En­tre­vis­ta: Na­ta­lia Chá­vez · Fo­tos: Tan­ya Chá­vez Sty­list: Ce­les­te An­zu­res · Grooming: Da­vo pa­ra Gi­venchy Beauty

Jo­sé Ma­ría Yaz­pik pien­sa mu­cho en qué ha­bría si­do de él si no hu­bie­ra ele­gi­do la ac­tua­ción. “Me pre­gun­to si hu­bie­ra si­do más feliz al que­dar­me en la Ba­ja. Mi vi­da se­ría otra”, re­fle­xio­na Che­ma. “Y no es que­ja, soy feliz con es­ta vi­da. Sin em­bar­go, es un pen­sa­mien­to tan re­cu­rren­te que me plan­teo la idea de man­dar to­do al ca­ra­jo pa­ra re­gre­sar a la Ba­ja”.

Aun­que na­ció y se crió en la Ciu­dad de Mé­xi­co, sien­te que Tijuana y San Ig­na­cio lo de­fi­nie­ron. Es­te úl­ti­mo es el pue­blo en Ba­ja Ca­li­for­nia Sur don­de cre­ció su pa­dre y don­de ca­da ve­rano, has­ta los 15 años, ex­plo­ró la li­ber­tad. “Era co­mo te­ner una tie­rra pa­ra ti. Mi abue­lo so­lo me de­cía: ‘Abu­sa­do con las ví­bo­ras, los ala­cra­nes y los ca­mio­nes’. Y ya, yo ha­cía lo que que­ría”, di­ce el ac­tor de 48 años.

En los años 70, en San Ig­na­cio no ha­bía ra­dio ni te­le­vi­sión. Che­ma sa­lía con sus pri­mos y ca­za­ba la­gar­ti­jas en el de­sier­to, na­da­ba en la pre­sa, co­mía ras­pa­dos, ayu­da­ba en la tienda del abue­lo y veía pe­lí­cu­las en el ci­ne am­bu­lan­te que se ins­ta­la­ba en la pla­za cen­tral. Tiem­po des­pués, en Tijuana, el pro­ta­go­nis­ta de Abel (2010) es­tu­dió los pri­me­ros años de uni­ver­si­dad has­ta que re­gre­só a la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra cam­biar el de­re­cho por la ac­tua­ción. Pe­ro la pe­nín­su­la y sus pla­yas son el pa­raí­so al que sien­te que per­te­ne­ce, y por eso vol­vió ahí pa­ra fil­mar Polvo.

Su ópe­ra pri­ma plan­tea uno de los po­si­bles es­ce­na­rios que le de­pa­ra­ban en “la Ba­ja”. Abor­dar un uni­ver­so pa­ra­le­lo per­so­nal no fue un ac­to de arre­pen­ti­mien­to, sino de in­tros­pec­ción, por­que Polvo es una co­me­dia que ex­plo­ra las de­ci­sio­nes, ha­cia dón­de lle­van y sus con­se­cuen­cias.

“No sé qué per­dí al ir­me y eso es lo te­rri­ble. No ten­go idea de có­mo pu­do ser mi vi­da, si más abu­rri­da o más emo­cio­nan­te. Qui­zá ten­dría 15 hi­jos en lu­gar de dos hi­jas, pu­de ha­ber­me aho­ga­do sur­fean­do, pu­do ma­tar­me un nar­co”, su­po­ne Yaz­pik, quien in­ter­pre­ta al capo Ama­do Ca­rri­llo Fuen­tes, “El se­ñor de los cie­los”, en la se­rie de Net­flix Nar­cos: Mé­xi­co.

Polvo, fil­ma­da en el pue­blo de su fa­mi­lia, se cen­tra en El Cha­to. In­ter­pre­ta­do por él mis­mo, es­te hom­bre so­ña­ba con ser ac­tor de Holly­wood y so­lo re­gre­sar con­ver­ti­do en una es­tre­lla, cuan­do sus pe­lí­cu­las se pro­yec­ta­ran en el ci­ne lo­cal. Pe­ro en la tra­ma de es­ta co­me­dia, si­tua­da en 1982 —épo­ca en que la co­caí­na en­tró a la di­ná­mi­ca del nar­co­trá­fi­co en Mé­xi­co—, El Cha­to nun­ca pa­sa de Tijuana por­que se une a un cár­tel que lo obli­ga a re­gre­sar a su lu­gar na­tal, don­de se en­fren­ta­rá con­tra lo más ín­ti­mo de su pa­sa­do.

Co­pro­ta­go­ni­za­da por Ma­ria­na Tre­vi­ño, Joa­quín Co­sío, An­gé­li­ca Ara­gón y Je­sús Ochoa, la cin­ta tam­bién re­tra­ta có­mo la tran­qui­li­dad de un pue­blo ter­mi­na al es­tre­llar­se una avio­ne­ta con co­caí­na, por­que El Cha­to pi­de a los ha­bi­tan­tes que re­co­lec­ten los pa­que­tes per­di­dos de “polvo far­ma­céu­ti­co” a cam­bio de dó­la­res. Ade­más de com­par­tir con El Cha­to la pro­fe­sión so­ña­da, Yaz­pik se ase­me­ja a su per­so­na­je por “su in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver co­sas” y, tam­bién, por lo so­li­ta­rio que pue­de ser.

El ais­la­mien­to es al­go que, ase­gu­ra, dis­fru­ta ple­na­men­te. De he­cho, ne­ce­si­ta apar­tar­se de to­dos cuan­do el tra­ba­jo lo atur­de. Por eso, an­te el re­to de su ópe­ra pri­ma, que le exi­gió asu­mir los ro­les de co­guio­nis­ta, pro­duc­tor,

pro­ta­go­nis­ta y di­rec­tor, la so­le­dad le re­sul­tó ne­ce­sa­ria. Yaz­pik con­fie­sa que no es­ta­ba en sus pla­nes di­ri­gir, pe­ro lo hi­zo por­que sin­tió que no te­nía op­ción. “Se me ha­cía una ton­te­ría ac­tuar y di­ri­gir al mis­mo tiem­po, por­que es un tra­ba­jo que res­pe­to mu­cho. Si con­tra­tas a un di­rec­tor es pa­ra que dé su vi­sión. Yo te­nía muy cla­ra la vi­sión de mi his­to­ria y de San Ig­na­cio, y si al­guien más di­ri­gía es­ta pe­lí­cu­la iba a co­rre­gir­lo to­do el tiem­po”.

Fue su her­mano Car­los quien le su­gi­rió que di­ri­gie­ra y acep­tó por­que en­ten­dió que ha­bía es­cri­to el per­so­na­je prin­ci­pal pa­ra sí mis­mo. Pe­ro la idea de to­mar el con­trol ab­so­lu­to de una pe­lí­cu­la le abru­ma­ba. Di­ri­gir le pa­re­cía al­go ca­si im­po­si­ble: vi­sua­li­zar a un equi­po de 70 per­so­nas, sin ac­ce­so a in­ter­net, gra­ban­do en el ca­lor in­fer­nal de San Ig­na­cio, in­clu­so le cau­sa­ba pá­ni­co. Se am­pa­ró en la so­le­dad –a ve­ces des­de Tijuana– pa­ra el pro­ce­so crea­ti­vo y, con fran­que­za, se acer­có a ci­neas­tas de su con­fian­za pa­ra de­cir­les: “Es mi pri­me­ra pe­lí­cu­la, ne­ce­si­to que me aga­rren cuan­do me cai­ga”. Ahí es­tu­vie­ron, cer­ca de él, las directoras Ale­jan­dra Már­quez Abe­lla (Las ni­ñas bien) y Na­ta­lia Be­ris­táin (Los adio­ses), a cu­yas ob­ser­va­cio­nes Yaz­pik atri­bu­ye la me­jo­ría de Polvo. Con­for­me tra­ba­ja­ba el guión –coes­cri­to con Ale­jan­dro Ri­ca­ño– y re­sol­vía pro­ble­mas téc­ni­cos, las in­se­gu­ri­da­des se des­va­ne­cie­ron. Por eso, al lle­gar a San Ig­na­cio dis­fru­tó fil­mar en ese rin­cón es­pe­cial de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur.

Des­cu­brió con pla­cer la edi­ción, la mez­cla de so­ni­do, los efec­tos es­pe­cia­les y el pri­vi­le­gio de te­ner el con­trol ab­so­lu­to de una his­to­ria. “Co­mo ac­tor ha­ces lo que te pi­den, fue­ra del set no tie­nes in­je­ren­cia. Un año des­pués lo ves en el ci­ne y es di­fe­ren­te a lo que ima­gi­na­bas”. Esa ex­pe­rien­cia que tan­to te­mía fue tan sa­tis­fac­to­ria que aho­ra pre­pa­ra dos guio­nes que tam­bién le gus­ta­ría di­ri­gir.

Pá­gi­na an­te­rior: Jer­sey, Er­me­ne­gil­do Zeg­na Cou­tu­re. Pan­ta­lón, Boss. Te­nis, Er­me­ne­gil­do Zeg­na XXX. Re­loj, IWC Le Pe­tit Prin­ce au­to­má­ti­co. En es­ta pá­gi­na: Sa­co y ca­mi­se­ta, Pal Zi­le­ri. Pan­ta­lón, Boss. Re­loj, IWC Top Gun cro­nó­gra­fo.

Arri­ba: Jer­sey, Pal Zi­le­ri. Jeans, pro­pie­dad del ac­tor. Re­loj, IWC Spit­fi­re au­to­má­ti­co. De­re­cha: Tra­je, Boss. Jer­sey, Er­me­ne­gil­do Zeg­na Cou­tu­re. Re­loj, IWC Le Pe­tit Prin­ce au­to­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.