LA EMO­CIÓN ES LA CLA­VE

Life and Style (México) - - PUNTO FINAL - Tex­to: Zaim Ka­mal Ilus­tra­ción: Al­ber­to Cau­di­llo

En el di­se­ño nun­ca hay una de­ci­sión co­rrec­ta o equi­vo­ca­da, más bien tie­nes que creer en lo que ha­ces y se­guir ade­lan­te. En el ca­so de Mon­tb­lanc, don­de soy di­rec­tor crea­ti­vo, siem­pre es­ta­mos al tan­to de las ten­den­cias, pe­ro tra­ta­mos de en­con­trar ex­pre­sio­nes que ga­ran­ti­cen per­du­ra­bi­li­dad y aña­dan va­lor a la mar­ca. Por eso de­be­mos pen­sar las co­sas a fon­do, ser mu­cho más pre­ci­sos y se­gu­ros de no­so­tros mis­mos, en­fo­car­nos más y me­jor. Co­mo di­se­ña­dor es un re­to muy in­tere­san­te, por­que tu in­ves­ti­ga­ción y con­vic­ción tie­nen que ser más só­li­das.

Cuan­do acep­té es­te em­pleo, la fir­ma gi­ra­ba al­re­de­dor de los ins­tru­men­tos de es­cri­tu­ra, aun­que ya fa­bri­ca­ba relojes, ar­tícu­los de piel y ac­ce­so­rios. Por eso he pro­cu­ra­do que es­tos pi­la­res sean igua­les. Si tie­nes una mai­son que ha­ce es­tos pro­duc­tos en sus pro­pias ma­nu­fac­tu­ras, con su pro­pio ex­per­ti­se y equi­po de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, ¿por qué no ca­sar­los? Por ejem­plo, ha­ce unos años pre­sen­ta­mos la piel Sfumato en las bolsas y nos di­mos cuen­ta de que po­día­mos usar­la en las co­rreas de al­gu­nos relojes. Tu­vi­mos que desa­rro­llar el pro­ce­so y ase­gu­rar­nos de que fun­cio­na­ra, pe­ro fue muy rá­pi­do gra­cias a la pa­sión y el de­seo de tra­ba­jar jun­tos.

Al­go si­mi­lar ocu­rre con nues­tro len­gua­je es­té­ti­co. Cuan­do un clien­te en­tra en una de nues­tras bou­ti­ques tie­ne que percibir que exis­te un hi­lo con­duc­tor en­tre las co­lec­cio­nes. Ca­da sep­tiem­bre pro­pon­go un te­ma a par­tir de ma­cro y mi­cro­ten­den­cias, ma­te­ria­les, co­lo­res, aca­ba­dos y otros fac­to­res, y le pi­do a los tres equi­pos de di­se­ño que desa­rro­llen sus pro­pues­tas. Pe­ro no lo for­za­mos. Si les di­go que pa­ra la si­guien­te tem­po­ra­da me gus­ta­ría usar el ro­jo un po­co más, no sig­ni­fi­ca que tie­nen que ha­cer ins­tru­men­tos de es­cri­tu­ra ro­jos, relojes con ca­rá­tu­las ro­jas o mo­chi­las ro­jas, sino que se abre la po­si­bi­li­dad de in­cluir ese co­lor de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Tra­ta­mos de en­con­trar co­ne­xio­nes en­tre to­das las lí­neas de pro­duc­to, vin­cu­lar­las su­til­men­te y apo­yar­nos en el co­no­ci­mien­to de las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías.

El ca­so de los relojes es es­pe­cial. Ca­da vez que voy a nues­tra ma­nu­fac­tu­ra Mi­ner­va en Vi­lle­ret (Sui­za), me asom­bra lo que po­de­mos lo­grar con el co­no­ci­mien­to, la ex­pe­rien­cia y la for­ma de tra­ba­jar de ese ta­ller fun­da­do en 1858. Co­mo equi­po de di­se­ño es muy im­por­tan­te que re­cor­de­mos que se nos ha da­do la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con los me­jo­res en el cam­po de la re­lo­je­ría, lo que nos per­mi­te su­pe­rar­nos.

El archivo que te­ne­mos en Mi­ner­va es in­creí­ble, abres un ca­jón y te en­cuen­tras con cien­tos de ca­rá­tu­las de guar­da­tiem­pos an­ti­guas que sir­ven de ins­pi­ra­ción pa­ra nues­tras pie­zas ac­tua­les. La pre­gun­ta es có­mo re­to­ma­mos esos ele­men­tos y los trans­for­ma­mos pa­ra es­ta épo­ca. La gen­te di­ce que la re­lo­je­ría de Mon­tb­lanc se ins­cri­be en la ten­den­cia vin­ta­ge, pe­ro pa­ra mí es una ex­pre­sión que sur­ge de no­so­tros mis­mos. La re­in­ter­pre­ta­ción de nues­tro archivo no nos im­pi­de ser mo­der­nos.

La re­lo­je­ría me­cá­ni­ca nun­ca se fue. El asun­to es có­mo con­se­gui­mos man­te­ner­la y for­ta­le­cer­la, y có­mo lo­gra­mos que la gen­te en­tien­da que los relojes me­cá­ni­cos son ob­je­tos muy per­so­na­les. Hay que de­rri­bar la ba­rre­ra de los tec­ni­cis­mos y acer­car­los a los con­su­mi­do­res de una for­ma emo­cio­nal. Soy un ro­mán­ti­co in­cu­ra­ble y siem­pre pien­so en tér­mi­nos poé­ti­cos. Cuan­do crea­mos un guar­da­tiem­po nue­vo, lo pri­me­ro que ha­ce­mos es ir a la ma­nu­fac­tu­ra con los es­pe­cia­lis­tas en mo­vi­mien­tos pa­ra en­ten­der el fun­cio­na­mien­to. Al prin­ci­pio el en­fo­que es muy téc­ni­co, pe­ro lue­go es en la es­fe­ra don­de ocu­rre la ma­gia. Cuan­do di­se­ña­mos la ca­rá­tu­la de­ci­di­mos cuál es la na­rra­ti­va y la emo­cio­na­li­dad del re­loj. Esa es la su­per­fi­cie con la que cap­tu­ra­mos la aten­ción.

Al­go que la in­dus­tria de la mo­da pue­de apren­der de la re­lo­je­ría es la im­por­tan­cia de la lon­ge­vi­dad, por­que cuan­do com­pras un re­loj, lo con­ser­vas du­ran­te mu­cho tiem­po. Me da gus­to que va­rias mar­cas de al­ta ga­ma es­tán re­gre­san­do a sus ar­chi­vos y al tra­ba­jo ar­te­sa­nal, por­que la mo­da no es so­lo cues­tión de es­ti­lo, sino de ca­li­dad y aca­ba­dos. La so­cie­dad en ge­ne­ral quie­re co­sas que du­ren más.

LO QUE LA MO­DA PUE­DE APREN­DER DE LA AL­TA RE­LO­JE­RÍA ES LA LON­GE­VI­DAD Y EL TRA­BA­JO AR­TE­SA­NAL QUE IM­PLI­CA.

De ori­gen pa­quis­ta­ní y con una am­plia ca­rre­ra en el mun­do de la mo­da, Zaim Ka­mal es el di­rec­tor crea­ti­vo de la mar­ca ale­ma­na Mon­tb­lanc des­de 2013. Es­te tex­to se ba­sa en una en­tre­vis­ta con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.