La be­lle­za del vér­ti­go

Caer sue­le sim­bo­li­zar la de­rro­ta. En una épo­ca que so­lo pre­mia los as­cen­sos, los cla­va­dis­tas nos re­cuer­dan que un sal­to al va­cío pue­de ser un ac­to de es­pec­ta­cu­lar va­len­tía.

Life and Style (México) - - GMC - Tex­to: Sal­va­dor Cis­ne­ros

Des­de es­ta al­tu­ra, el pai­sa­je de Bil­bao es tan be­llo co­mo ate­rra­dor. Que un mie­do in­ten­so se ins­ta­le en el cuer­po no tie­ne que ver con que allá aba­jo, a un cos­ta­do del mu­seo Gug­gen­heim, ha­ya una ara­ña gi­gan­te so­bre de­ce­nas de per­so­nas que ven ha­cia arri­ba. No, la raíz de es­te te­rror no es la es­cul­tu­ra arác­ni­da en bron­ce de la ar­tis­ta Loui­se Bour­geo­is. Es­te pa­vor tie­ne un nom­bre es­pe­cí­fi­co, vér­ti­go, y ema­na de mi es­tó­ma­go cuan­do me pa­ro en la pla­ta­for­ma de sal­to so­bre el puente de La Sal­ve.

Des­de aquí, a 27 me­tros de al­tu­ra so­bre la ría del Ner­vión, pa­re­cie­ra co­mo si el agua tu­vie­ra un efec­to mag­né­ti­co so­bre los hue­sos. Y aun­que me su­je­te un ar­nés de se­gu­ri­dad, da mie­do caer, pe­ro tam­bién da un po­co de con­sue­lo des­cu­brir –un día pre­vio a la fi­nal de Red Bull Cliff Di­ving– que no soy el úni­co que tie­ne es­ta sen­sa­ción al es­tar cer­ca del pre­ci­pi­cio. “Sí, sien­to mie­do en ca­da sal­to”, con­fie­sa el cla­va­dis­ta me­xi­cano Jo­nat­han Pa­re­des, quien tam­bién es ami­go de la ca­sa relojera sui­za Mi­do, pa­tro­ci­na­do­ra de es­ta com­pe­ten­cia. “El mie­do es ne­ce­sa­rio por­que si lo sien­tes, te ha­ce te­ner una ac­ti­tud de res­pe­to an­te lo que en­fren­tas. Lo que hay que apren­der es a con­tro­lar­lo, por­que do­mi­nar­lo es im­po­si­ble, que sir­va pa­ra man­te­ner­te a sal­vo, pe­ro que te de­je avan­zar y cum­plir tus ob­je­ti­vos. Es un mie­do que no pa­ra­li­za”.

A po­ca dis­tan­cia de la pla­ta­for­ma, a un cos­ta­do de al­gu­nas cla­va­dis­tas que ha­cen ejer­ci­cios de es­ti­ra­mien­to an­tes de sus sal­tos de prác­ti­ca, es­tá Greg Louganis, di­rec­tor de­por­ti­vo de Red Bull Cliff Di­ving. In­clu­so es­ta le­yen­da del de­por­te –cin­co ve­ces cam­peón mun­dial y ga­na­dor de cua­tro me­da­llas de oro olím­pi­cas– con­fie­sa que nun­ca ha eje­cu­ta­do un cla­va­do des­de es­ta al­tu­ra, por­que es un asun­to de­ma­sia­do se­rio que exi­ge es­tar en una for­ma fí­si­ca ex­ce­len­te. “Pe­ro es­pe­ro po­der ha­cer­lo el año pró­xi­mo”, ex­pli­ca Louganis, quien tam­bién es ac­ti­vis­ta LGBT.

Un día des­pués, el cli­ma to­da­vía da tre­gua a es­ta ciu­dad que siem­pre per­ma­ne­ce ver­de,

por­que llueve gran par­te del año. Los me­jo­res cla­va­dis­tas de al­tu­ra del mun­do, tan­to de la ra­ma va­ro­nil co­mo fe­me­nil, con­tras­tan con el azul del cie­lo cuan­do rea­li­zan es­pec­ta­cu­la­res pi­rue­tas en caí­da li­bre y se zam­bu­llen en las aguas ver­des del Ner­vión. Ese bra­zo de mar fue vi­tal pa­ra Bil­bao, por­que por él pa­sa­ron mi­les de bar­cos mi­ne­ros que hi­cie­ron de es­ta ciu­dad –en­ton­ces in­dus­trial, pe­ro aho­ra de ser­vi­cios, gra­cias a un plan ur­bano que tu­vo co­mo pun­ta de lan­za el Mu­seo Gug­gen­heim, inau­gu­ra­do en 1997– una de las más desa­rro­lla­das de Es­pa­ña.

Son tan­tos los es­pec­ta­do­res en las már­ge­nes de la ría que, des­de el puente La Sal­ve, pa­re­cen are­na multicolor. En­tre un cla­va­do y otro, se es­cu­chan en los al­ta­vo­ces los co­men­ta­rios de los na­rra­do­res del even­to y las im­pre­sio­nes de al­gu­nos ex­per­tos, así co­mo mú­si­ca am­bien­tal, pe­ro du­ran­te la eje­cu­ción hay un si­len­cio ca­si re­li­gio­so que so­lo rom­pe el “plop” del agua cuan­do los cla­va­dis­tas en­tran co­mo sae­tas. No so­lo el rui­do del im­pac­to es al­to, sino tam­bién el efec­to fí­si­co. “Siem­pre que te avien­tas, due­le”, ex­pli­ca Jo­nat­han. “Pe­ro aquí en Bil­bao, co­mo el agua de la ría es sa­la­da y mu­cho más den­sa, due­le más al en­trar”.

Las pi­rue­tas de los cla­va­dis­tas son tan rá­pi­das que, por mo­men­tos, pa­re­cen má­qui­nas, co­mo si sus ex­tre­mi­da­des fue­ran las ma­ne­ci­llas de un re­loj ace­le­ra­dí­si­mo que mar­ca un via­je en el tiem­po. “El mie­do más gran­de de cual­quier cla­va­dis­ta”, di­ce Louganis, “es per­der la per­cep­ción de tiem­po y es­pa­cio por­que la eje­cu­ción es muy rá­pi­da: en la caí­da pue­des desa­rro­llar has­ta 90 ki­ló­me­tros por ho­ra y, si no con­tro­las tu cuer­po, es muy des­orien­ta­dor cuan­do en­tras al agua”. Es­te de­por­te se tra­ta, so­bre to­do, de con­trol y pre­ci­sión. “Nues­tra alian­za con es­ta com­pe­ten­cia tie­ne to­do el sen­ti­do por­que com­par­ti­mos va­lo­res”, di­ce Franz Lin­der, CEO de Mi­do. “Es­ta dis­ci­pli­na, co­mo la re­lo­je­ría, se tra­ta de la pre­ci­sión. Y es­te ele­men­to es cla­ve pa­ra nues­tra mar­ca”.

Cuan­do el sol em­pe­zó a caer, es­ta­ba cla­ro que la jor­na­da de­por­ti­va iba a es­tar mar­ca­da

por la do­mi­na­ción y la des­pe­di­da. Pa­ra es­ta sép­ti­ma y úl­ti­ma parada del Red Bull Cliff Di­ving, el in­glés Gary Hunt lle­gó co­mo el cam­peón ma­te­má­ti­co y se co­ro­nó, se­gui­do del me­xi­cano Jo­nat­han Pa­re­des y el es­ta­dou­ni­den­se Andy Jo­nes. La nos­tal­gia em­bar­gó a to­dos los com­pe­ti­do­res por­que tras una ca­rre­ra de dos dé­ca­das, el co­lom­biano Orlando Du­que — pri­mer cam­peón de cla­va­dos de al­tu­ra— reali­zó el úl­ti­mo sal­to de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal lue­go de anun­ciar su re­ti­ro. Más tar­de, a ni­vel de pi­so, la aus­tra­lia­na Rhian­nan If­fland, se­gui­da de la in­gle­sa Jes­si­ca Ma­cau­lay y la ca­na­dien­se Ly­san­ne Ri­chard, su­bie­ron al po­dio. Lo mis­mo los lí­de­res de la ra­ma va­ro­nil.

De­trás de los cam­peo­nes es­ta­ba Ma­má, la es­cul­tu­ra arác­ni­da. Con sus 10 me­tros de al­tu­ra y 22 to­ne­la­das de pe­so, ad­qui­ría un as­pec­to más té­tri­co cuan­do se os­cu­re­cía, por el con­tras­te del oca­so en Bil­bao. Sin em­bar­go, lo que pro­yec­ta­ba na­da te­nía que ver con su ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do: Loui­se Bour­geo­is la hi­zo en ho­me­na­je a su ma­dre, por su ca­pa­ci­dad pa­ra te­jer afec­tos y tam­bién que­dar atra­pa­da en ellos. Es­ta idea de­trás de la obra le da­ba un nue­vo sen­ti­do a la es­ce­na fra­ter­na de los cla­va­dis­tas que se abra­za­ban y fe­li­ci­ta­ban jun­to al Ner­vión, por­que es­te con­cep­to tam­bién apli­ca al de­por­te: de­trás de lo que pue­de cau­sar te­rror, exis­te una be­lle­za sin des­cu­brir, co­mo el vér­ti­go de los cla­va­dos.

Es­ta pá­gi­na: El cla­va­dis­ta me­xi­cano Jo­nat­han Pa­re­des fue cam­peón de Red Bull Cliff Di­ving en la edi­ción 2017. Pá­gi­na si­guien­te: Se re­por­tó que 27,000 per­so­nas vie­ron en vi­vo la fi­nal de es­te año en Bil­bao, Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.