La im­pul­si­vi­dad de Cris­ti­na Rod­lo

Es el nue­vo ros­tro me­xi­cano en Hollywood. Y lo lo­gró a pun­ta de obe­de­cer su instinto, pe­se a te­ner las pro­ba­bi­li­da­des en su con­tra.

Life and Style (México) - - THE BEST OF THE BEST - Tex­to: Sal­va­dor Cis­ne­ros Fo­tos: Gunt­her Saha­gún Es­ti­lis­mo: Ce­les­te Anzures Groo­ming: Da­vo St­he­ba­né pa­ra Gi­venchy Beauty Lo­ca­ción: Ho­tel Um­bral

Si Cris­ti­na Rod­lo no fue­ra im­pul­si­va, si sus ac­cio­nes no aten­ta­ran con­tra la ló­gi­ca, las pro­ba­bi­li­da­des y las opi­nio­nes de sus fa­mi­lia­res y ami­gos, no se­ría ac­triz. Y, cla­ro, tam­po­co se­ría la nue­va me­xi­ca­na en as­cen­so en Hollywood. “Yo soy la ove­ja ne­gra”, di­ce Cris­ti­na con una son­ri­sa, des­de una ha­bi­ta­ción del ho­tel Um­bral, en el Cen­tro His­tó­ri­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Lue­go de una dé­ca­da de “pi­car pie­dra” en se­ries co­mo El va­to y 2091, es­te año Cris­ti­na fi­gu­ró en el re­ma­ke en in­glés de Miss Ba­la y pro­ta­go­ni­zó las se­ries The Te­rror (AMC) y Too Old to Die Young (Ama­zon Pri­me Vi­deo), es­ta úl­ti­ma del di­rec­tor da­nés Ni­co­las Win­ding Refn (Dri­ve), que es­tre­nó en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de Can­nes.

Cris­ti­na, ori­gi­na­ria de Torreón, Coahui­la, su­po a los 11 años qué que­ría ser en la vi­da. “Se los di­je a mis pa­pás des­pués de una cla­se de tea­tro en el co­le­gio. Pen­sa­ron que era bro­ma, que se me iba a ol­vi­dar, pe­ro nun­ca lo ol­vi­dé”. Sus pa­dres, aje­nos a la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to, em­pe­za­ron a preo­cu­par­se cuan­do el sue­ño de su hi­ja no era so­lo ser ac­triz, sino pre­pa­rar­se en otro país. “Ca­da año les de­cía que que­ría es­tu­diar ar­te dra­má­ti­co en Es­ta­dos Uni­dos y me con­tes­ta­ban que es­ta­ba lo­ca”. En su afán, des­cu­brió que la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ac­to­res ha­cía cas­tings en Monterrey una vez al año y otor­ga­ba be­cas pa­ra es­tu­diar en Nue­va York. Con­ven­ció a su ma­dre de acom­pa­ñar­la. “Era me­nor de edad y mi ma­má, can­sa­da, me di­jo: ‘Va­mos a ir por­que no vas a que­dar se­lec­cio­na­da y ya: te que­das en Torreón a es­tu­diar una ca­rre­ra nor­mal’”. Me­ses des­pués re­ci­bió una car­ta de The Ame­ri­can Mu­si­cal and Dra­ma­tic Aca­demy, en Man­hat­tan, con el ofre­ci­mien­to de me­dia be­ca. “Pe­ro lo pri­me­ro que me di­je­ron mis pa­pás, lue­go de con­tar­les muy emo­cio­na­da, fue que no iba a ir por­que aun con la be­ca era muy ca­ro”.

El fac­tor eco­nó­mi­co era tan bue­na ra­zón co­mo pre­tex­to pa­ra que Cris­ti­na desis­tie­ra, y sus pa­dres se ju­ga­ron la úl­ti­ma car­ta. Le pro­pu­sie­ron que si ella con­se­guía la otra mi­tad de la be­ca, po­dría ir­se. “Me lo di­jo mi ma­má rién­do­se, por­que era un di­ne­ral que una ni­ña de 17 años no iba a po­der con­se­guir. Le di la mano y le pe­dí que me lo pro­me­tie­ra”. Cris­ti­na man­dó cartas pa­ra so­li­ci­tar apo­yo eco­nó­mi­co a em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les y has­ta par­ti­dos po­lí­ti­cos. “No quie­ro de­cir su nom­bre, pe­ro, al fi­nal, un po­lí­ti­co de Torreón me apo­yó. Fui con mi ma­má a ha­blar con él y no en­ten­día qué que­ría. Le con­té y le di­je la can­ti­dad exac­ta que ne­ce­si­ta­ba. Me di­jo: ‘Te lo voy a dar de mi bol­sa por­que veo al­go en ti’. A mis pa­pás no les que­dó de otra más que apo­yar­me”.

Sin em­bar­go, Cris­ti­na ne­ce­si­ta­ría un se­gun­do ac­to im­pul­si­vo pa­ra lo­grar su me­ta. En diciembre de 2010 ya se ha­bía gra­dua­do, sen­tía que su ca­rre­ra no iba a nin­gún la­do y, ade­más, su vi­sa de tra­ba­jo ven­cía en seis me­ses. “Un día, de– ses­pe­ra­da, to­mé un vue­lo a Los Án­ge­les por­que que­ría ha­cer ci­ne. Es­ta­ba gas­tan­do mis aho­rros en al­go po­co pro­ba­ble y to­dos mis ami­gos en Nue­va York me de­cían que pa­ra qué me iba si no te­nía ni agen­te, que me iba a la de­ri­va”. Una vez más, no le im­por­tó. “Cuan­do sien­to al­go en el fon­do de mi co­ra­zón, ac­túo”. Cuan­do ate­rri­zó era otra ac­triz des­co­no­ci­da en Hollywood, hos­pe­da­da en ca­sa de un ami­go, tra­tan­do de en­con­trar una grie­ta por la cual co­lar­se.

En­vió su cu­rrí­cu­lum que so­lo con­te­nía cor­to­me­tra­jes, jun­to con sus fo­tos, a las agen­cias de ta­len­to más im­por­tan­tes. En cues­tión de días la con­tac­ta­ron de WME, una de las de ma­yor re­nom­bre, pe­ro no le ha­bló un agen­te, sino un asis­ten­te, Brandon Guz­mán, quien tam­bién te­nía la am­bi­ción de cre­cer. La pu­so en con­tac­to con el má­na­ger Iván Sán­chez, re­pre­sen­tan­te de Adria­na Ba­rra­za, quien fue di­rec­to con ella: “Nos caí­mos su­per­bien, pe­ro me di­jo: ‘This is what we are going to do, ma­mi: si ba­jas 10 ki­los en un mes, te re­pre­sen­to’. En ese en­ton­ces es­ta­ba gor­di­ta y me pu­se a ha­cer ejer­ci­cio co­mo lo­ca. En se­ma­nas me con­si­guió mi pri­mer pro­ta­gó­ni­co en una pe­lí­cu­la, Los con­de­na­dos (2012), y me fui a fil­mar a Puer­to Ri­co. En so­lo mes y me­dio mi vi­da cam­bió por com­ple­to, y to­do por un im­pul­so”. Cris­ti­na, ade­más, es leal: aho­ra su re­pre­sen­tan­te es Brandon Guz­mán. “Des­pués de re­nun­ciar me di­jo que iba a mon­tar su pro­pia compañía, Va­lor En­ter­tain­ment Group, y acep­té se­guir­lo por­que él ha­bía creí­do en mí”.

Al re­cor­dar es­to, Cris­ti­na re­so­pla y su vis­ta se pier­de en la pa­red. “Han si­do mu­chos años de pi­car pie­dra”. Ade­más de su fe en sí mis­ma, sa­be que ju­gó a su fa­vor el in­te­rés de Hollywood por los la­ti­nos. “Hay más opor­tu­ni­da­des pa­ra no­so­tros, por­que los la­ti­nos en Es­ta­dos Uni­dos son la mi­no­ría que más en­tre­te­ni­mien­to con­su­me. Los pro­yec­tos que ten­go aho­ri­ta no me los hu­bie­ran da­do ha­ce seis años”, di­ce Cris­ti­na, de 29 años, quien protagoniz­a El ves­ti­do de la no­via, cin­ta me­xi­ca­na de te­rror que estrenará en diciembre. Tam­bién apa­re­ce­rá en Pérdida, que de­bu­ta el 10 de enero. Su instinto le di­ce que su si­guien­te im­pul­so es­tá de­trás de cá­ma­ras. “Quie­ro es­cri­bir y di­ri­gir. La me­jor ma­ne­ra de ha­cer una ca­rre­ra es crean­do, es muy di­fí­cil for­jar una tra­yec­to­ria si es­tás es­pe­ran­do a que te lla­men”.

Pe­se al buen año que Cris­ti­na ha te­ni­do, ad­mi­te que mu­chas ve­ces ima­gi­nar su fu­tu­ro le ro­ba el sue­ño. “Pen­sar en qué si­gue es lo que más es­trés, ner­vios y an­sie­dad me pro­vo­ca. Pe­ro si­go to­can­do puer­tas”, di­ce con una son­ri­sa y se en­co­ge de hom­bros. Un mes des­pués de es­ta en­tre­vis­ta, anun­cia­ron que pro­ta­go­ni­za­rá la se­rie del di­rec­tor Ron Ho­ward, Pa­re­ce que Cris­ti­na tie­ne otra ra­zón pa­ra dor­mir tran­qui­la.

Co­llar Happy Dia­monds, pen­dien­tes Happy Hearts, ani­llo Ice Cu­be Ring, to­do de Chopard. Bra­za­le­te en mano iz­quier­da Har­dWear, Tif­fany & Co. Bra­za­le­te en mano de­re­cha, Miss Happy de Happy Dia­monds, Chopard.

Ca­mi­sa y body, Dol­ce & Gab­ba­na. Co­llar Charm Club, Thomas Sa­bo. Bra­za­le­te Serpenti Vi­per, Bvlga­ri. Pen­dien­tes col­gan­tes tri­ples, Tif­fany & Co.

Pá­gi­na opues­ta: suéter, Bim­ba y Lo­la. Ani­llo y pen­dien­tes Im­pe­ria­le, Chopard. Es­ta pá­gi­na: cha­que­ta de cue­ro ti­po bi­ker, Boss. Pan­ta­lón y san­da­lias, Hugo. Bras­sie­re, Ae­rie. Co­llar Serpenti, pen­dien­tes Serpenti Vi­per, to­do de Bvlga­ri. Ani­llo Im­pe­ria­le, Chopard.

Blu­sa, Dol­ce & Gab­ba­na. Cu­lot­tes, Ma­ri­ka Ve­ra. Ani­llo y pen­dien­tes T, Tif­fany & Co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.