El ar­te lo cam­bia to­do

Au­de­mars Pi­guet no so­lo tie­ne una po­de­ro­sa co­la­bo­ra­ción con Art Ba­sel, sino que in­clu­so se ha trans­for­ma­do al con­tac­to con los ar­tis­tas.

Life and Style (México) - - THE BEST OF THE BEST - Tex­to: Manuel Mar­tí­nez To­rres

La ar­tis­ta no­rue­ga Ja­na Win­de­ren via­jó va­rias ve­ces al bos­que y el la­go del Va­llée de Joux, en el oes­te de Sui­za, y gra­bó, del ama­ne­cer al ano­che­cer, so­ni­dos au­di­bles e inau­di­bles pa­ra el oído hu­mano me­dian­te equi­pos de al­ta de­fi­ni­ción, co­mo un mi­cró­fono Sound Field, hi­dró­fo­nos y un de­tec­tor ul­tra­só­ni­co. Así cap­tu­ró el so­ni­do de los ár­bo­les al cre­cer o los que emi­ten y oyen los pe­ces ba­jo el agua, en­tre otros.

Des­pués mez­cló va­rias ca­pas de sus gra­ba­cio­nes de los dis­tin­tos eco­sis­te­mas. El re­sul­ta­do fue la com­po­si­ción “Du Pe­tit Ri­so­ud aux pro­fon­deurs du Lac de Joux” (“Des­de Pe­tit Ri­so­ud has­ta las pro­fun­di­da­des del la­go de Joux”), que se pre­sen­tó, en ju­nio pa­sa­do, en el pa­be­llón que la fir­ma de al­ta re­lo­je­ría Au­de­mars Pi­guet tie­ne en el Co­llec­tors Loun­ge de la fe­ria Art Ba­sel de Ba­si­lea. Los vi­si­tan­tes pu­die­ron es­cu­char­la en ese es­pa­cio di­se­ña­do por el ar­tis­ta escultóric­o Fer­nan­do Mas­tran­ge­lo, quien usó pie­dras ori­gi­na­les y mi­ne­ra­les ex­traí­dos de la mis­ma re­gión, pa­ra acen­tuar la ex­pe­rien­cia in­mer­si­va por las mon­ta­ñas del Ju­ra sui­zo.

Con es­te ti­po de pro­yec­tos de su se­rie “Ori­gins”, Au­de­mars Pi­guet ha ga­na­do cre­di­bi­li­dad en el mun­do del ar­te a par­tir de 2013, cuan­do se con­vir­tió en so­cio glo­bal de Art Ba­sel, la fe­ria más im­por­tan­te de su ti­po, con edi­cio­nes en Hong Kong y Miami, ade­más de Ba­si­lea. Es­te año ha si­do más es­pe­cial, debido a que participó por pri­me­ra vez en la pres­ti­gio­sa Bie­nal de Ve­ne­cia y a que am­plió su co­la­bo­ra­ción con el Fes­ti­val de Jazz de Mon­treux.

Des­de el prin­ci­pio, la mar­ca de­ci­dió que no po­día ser un pa­tro­ci­na­dor co­mún de Art Ba­sel y bus­có te­ner un pa­pel ac­ti­vo –más allá de ex­hi­bir sus guar­da­tiem­pos–, al co­mi­sio­nar obras que ex­pre­sen la vi­sión que los crea­do­res tie­nen del Va­llée de Joux y re­fle­jen la ex­tra­or­di­na­ria com­ple­ji­dad, pre­ci­sión y tra­ba­jo ar­te­sa­nal de la ma­nu­fac­tu­ra de Le Bras­sus.

Igual de im­por­tan­te es el im­pac­to que es­ta ini­cia­ti­va ha te­ni­do en la ca­sa que dio vi­da al Ro­yal Oak, uno de los re­lo­jes más fa­mo­sos de la in­dus­tria. “Art Ba­sel no es un pro­yec­to se­cun­da­rio pa­ra no­so­tros. Es­ta­mos cons­tru­yen­do un mu­seo y un ho­tel con un di­se­ño y un con­cep­to in­flui­dos por nues­tra par­ti­ci­pa­ción en ese uni­ver­so”, di­ce Oli­vier Au­de­mars, vi­ce­pre­si­den­te de la jun­ta di­rec­ti­va de Au­de­mars Pi­guet y des­cen­dien­te de una de las fa­mi­lias fun­da­do­ras.

“Nues­tras ex­pe­rien­cias con los ar­tis­tas han cam­bia­do la for­ma en que pen­sa­mos y que­re­mos or­ga­ni­zar la em­pre­sa en el fu­tu­ro”, aña­de. “Una en par­ti­cu­lar, con Ro­bin Meier (Syn­chro­ni­city), fue fas­ci­nan­te por­que mos­tra­ba có­mo las lu­ciér­na­gas son ca­pa­ces de sin­cro­ni­zar sus lu­ces. Es­tos nos lle­vó a con­si­de­rar de ma­ne­ra dis­tin­ta las nue­vas ins­ta­la­cio­nes que ten­dre­mos en Le Bras­sus. Por la ex­po­si­ción a la for­ma de pen­sar de es­tos ar­tis­tas, he­mos trans­for­ma­do el mo­do en que la compañía evo­lu­cio­na”.

La fir­ma ha mos­tra­do am­bi­ción al in­vi­tar ar­tis­tas de van­guar­dia que rom­pen las re­glas, co­mo di­ce su es­lo­gan. Se lo to­ma tan a pe­cho que, en 2014, in­te­gró una Co­mi­sión de Ar­te que es­co­ge, ge­ne­ral­men­te ca­da año, un dúo ar­tis­ta-cu­ra­dor pa­ra rea­li­zar una obra de ar­te “que ex­plo­re la com­ple­ji­dad y la pre­ci­sión, al mis­mo tiem­po que co­nec­ta la prác­ti­ca crea­ti­va con­tem­po­rá­nea, la me­cá­ni­ca com­ple­ja, la tec­no­lo­gía y la cien­cia”. Au­de­mars Pi­guet ofre­ce apo­yo fi­nan­cie­ro y el ac­ce­so a las he­rra­mien­tas y la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­rias pa­ra ca­da pro­yec­to.

Has­ta aho­ra han sur­gi­do cua­tro obras de es­te mo­de­lo de tra­ba­jo: Syn­chro­ni­city (2015), de Ro­bin Meier, cu­ra­da por Marc-Oli­vier Wah­ler; Re­cons­truc­tion of the Uni­ver­se (2016), de Sun Xun, cu­ra­da por Rui­jun Shen; Slow-Mo­ving Lu­mi­na­ries (2017), de Lars Jan, cu­ra­da por Kath­leen For­de, y HA­LO (2018), de Se­mi­con­duc­tor (Ruth Jar­man y Joe Ger­hardt), cu­ra­da por Mó­ni­ca Be­llo.

HA­LO es un buen ejem­plo de lo po­co con­ven­cio­na­les que son los pro­yec­tos se­lec­cio­na

dos por la Co­mi­sión de Ar­te. Se­mi­con­duc­tor creó una es­truc­tu­ra ci­lín­dri­ca de 10 me­tros de am­pli­tud, ro­dea­da por una pan­ta­lla de 360º, don­de se pro­yec­ta­ban olas rít­mi­cas for­ma­das por mi­les de par­tí­cu­las lu­mi­no­sas. És­tas eran pro­duc­to de la in­ter­pre­ta­ción de los me­ta­da­tos de Atlas, uno de los sie­te de­tec­to­res del Gran Co­li­sio­na­dor de Ha­dro­nes (GCH), que se en­cuen­tra en Gi­ne­bra y es­tá di­se­ña­do pa­ra ace­le­rar pro­to­nes has­ta al­can­zar la ve­lo­ci­dad de la luz y ha­cer­los cho­car, pa­ra pro­fun­di­zar en el co­no­ci­mien­to del ori­gen y la for­ma­ción del uni­ver­so. La ins­ta­la­ción es­ta­ba ro­dea­da de cuer­das de piano que pro­du­cían so­ni­do al rit­mo de las par­tí­cu­las.

Al mis­mo tiem­po, Au­de­mars Pi­guet se ha es­for­za­do pa­ra que su pa­be­llón de Art Ba­sel re­fle­je su his­to­ria y sus va­lo­res, con la par­ti­ci­pa­ción de di­se­ña­do­res ex­ter­nos. El de es­te año se lla­ma “The Va­llée” y fue con­cep­tua­li­za­do por Fer­nan­do Mas­tran­ge­lo, fun­da­dor del es­tu­dio de di­se­ño FM/S, en Brooklyn. Es­tá ins­pi­ra­do por los orí­ge­nes de la ca­sa y tie­ne una pa­red es­tra­ti­fi­ca­da de la can­te­ras de Com­be Noi­re, me­sas de re­lo­je­ros he­chas con pie­dras ori­gi­na­les del va­lle, un bos­que con ár­bo­les de are­na y sí­li­ce a ma­ne­ra de vi­tri­nas pa­ra la co­lec­ción Co­de 11.59, y un candelabro de vi­drio tri­tu­ra­do, ins­pi­ra­do en las es­ta­lac­ti­tas de las gru­tas de Va­llor­be.

La gran no­ve­dad de 2019 es la par­ti­ci­pa­ción de una obra co­mi­sio­na­da por Au­de­mars Pi­guet en la Bie­nal de Ve­ne­cia. La pie­za del ja­po­nés Ryo­ji Ikeda, May You Li­ve in In­ter­es­ting Ti­mes, se po­drá ver has­ta no­viem­bre de es­te año en el Arsenal de esa ciu­dad co­mo un pro­yec­to es­pe­cial. Ikeda es un ar­tis­ta ex­pe­ri­men­tal que tra­ba­ja con fre­cuen­cias y es­ca­las di­fí­ci­les de com­pren­der pa­ra el oído y la men­te hu­ma­na, y que vi­sua­li­za so­ni­dos y re­pre­sen­ta lo im­per­cep­ti­ble a tra­vés de sis­te­mas nu­mé­ri­cos y es­té­ti­ca compu­tacio­nal. Su obra se ha pre­sen­ta­do en mu­chos lu­ga­res y even­tos, co­mo el Cen­tro Pom­pi­dou de Pa­rís y el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de To­kio, o los fes­ti­va­les Grec y So­nár de Bar­ce­lo­na. En la ac­tua­li­dad, tie­ne una ex­po­si­ción in­di­vi­dual en el Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Tai­péi.

“Ikeda vi­si­tó la ma­nu­fac­tu­ra y el Va­llée de Joux por pri­me­ra vez ha­ce al­gu­nos años, y a par­tir de en­ton­ces co­men­zó el diá­lo­go y la co­la­bo­ra­ción”, di­ce Au­de­mars. “Que­ría­mos tra­ba­jar en un pro­yec­to a gran es­ca­la y en­con­trar el mo­men

to ideal pa­ra pre­sen­tar­lo es­te año. Ikeda es un pio­ne­ro en el ar­te con­tem­po­rá­neo y la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, y la mú­si­ca siem­pre ha si­do im­por­tan­te pa­ra la gen­te del Va­llée de Joux”.

VA­MOS A MON­TREUX

“Des­de su fun­da­ción en 1875, Au­de­mars Pi­guet es­tá en el Va­llée de Joux, que so­lía es­tar muy ais­la­do a cau­sa del cli­ma”, ex­pli­ca Oli­vier Au­de­mars. “La mú­si­ca y las can­cio­nes eran par­te im­por­tan­te de la cul­tu­ra y cons­truían emo­cio­nes y re­la­cio­nes en­tre la gen­te”.

Con una in­ten­ción si­mi­lar, des­de es­te año la ca­sa se ha con­ver­ti­do en pa­tro­ci­na­dor glo­bal del Fes­ti­val de Jazz de Mon­treux, crea­do en 1967 por Clau­de Nobs en esa ciu­dad a ori­llas del la­go Gi­ne­bra. Des­de en­ton­ces, ahí han ac­tua­do al­gu­nos de los so­lis­tas y ban­das más des­ta­ca­dos no só­lo del jazz y del blues, sino de otros gé­ne­ros, en una lis­ta in­men­sa que in­clu­ye a Mi­les Da­vis, Ni­na Si­mo­ne, Ella Fitz­ge­rald, Led Zep­pe­lin, Pink Floyd, Frank Zap­pa, Prin­ce, Eric Clap­ton, Car­los Santana, Leo­nard Cohen y Da­vid Bo­wie.

La co­la­bo­ra­ción en­tre am­bos se re­mon­ta a 2010, cuan­do la ma­nu­fac­tu­ra de re­lo­jes se unió a la Fun­da­ción Clau­de Nobs y el Ins­ti­tu­to Sui­zo Fe­de­ral de Tec­no­lo­gía en Lau­sa­na (EPFL, por sus si­glas en fran­cés) pa­ra dar vi­da al Mon­treux Jazz Di­gi­tal Pro­ject. Es­ta ini­cia­ti­va ha per­mi­ti­do di­gi­ta­li­zar, res­tau­rar y pre­ser­var los ar­chi­vos de so­ni­do del fes­ti­val, re­co­no­ci­dos por la Unesco co­mo par­te del Pro­gra­ma Me­mo­ria del Mun­do de con­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio documental. Son más de 5,000 ho­ras de gra­ba­cio­nes de con­cier­tos, que el le­gen­da­rio mú­si­co, com­po­si­tor y pro­duc­tor Quincy Jo­nes ha des­cri­to co­mo “uno de los tes­ti­mo­nios más im­por­tan­tes en la his­to­ria de la mú­si­ca, in­clu­yen­do jazz, blues y rock”.

“Clau­de Nobs, un buen ami­go mío, fue un gran vi­sio­na­rio y un hom­bre apa­sio­na­do”, re­cuer­da Au­de­mars. “Ama­ba la tec­no­lo­gía tan­to co­mo la mú­si­ca, y siem­pre usa­ba lo más avan­za­do en sus pro­yec­tos. Fue el pri­me­ro en cap­tu­rar la ima­gen de los ar­tis­tas que to­ca­ban en Mon­treux, en un tiem­po en el que só­lo se re­gis­tra­ba el so­ni­do. Esas gra­ba­cio­nes tie­nen una ca­li­dad muy su­pe­rior a otras de esa épo­ca por las tec­no­lo­gías ex­pe­ri­men­ta­les que él uti­li­za­ba. Clau­de era mag­ní­fi­co pa­ra eso”.

Con es­ta nue­va alian­za, Au­de­mars Pi­guet par­ti­ci­pa en el fes­ti­val sui­zo y su edi­ción ja­po­ne­sa, los res­tau­ran­tes Mon­treux Jazz Ca­fé y la Mon­treux Jazz Ar­tists Foun­da­tion, que apo­ya a los ar­tis­tas del fu­tu­ro a tra­vés de la Mon­treux Jazz Aca­demy y los Mon­treux Jazz Talent Awards.

“Es una co­la­bo­ra­ción a lar­go pla­zo, co­mo las otras. La idea es desa­rro­llar el pro­yec­to jun­tos y des­cu­brir opor­tu­ni

“Des­de 1875, Au­de­mars Pi­guet es­tá en el Va­llée de Joux, que so­lía es­tar muy ais­la­do por el cli­ma. La mú­si­ca era par­te im­por­tan­te de la cul­tu­ra y cons­truía emo­cio­nes y re­la­cio­nes”.

da­des en el ca­mino. Que­re­mos crear ex­pe­rien­cias nue­vas pa­ra nues­tros clien­tes, pe­ro tam­bién pa­ra no­so­tros, con el fin de cam­biar la for­ma en que ve­mos las co­sas y adap­tar nues­tra es­tra­te­gia”, se­ña­la Au­de­mars.

En 2019, los apro­xi­ma­da­men­te 250,000 es­pec­ta­do­res que acu­die­ron du­ran­te las dos se­ma­nas de du­ra­ción del fes­ti­val, pu­die­ron es­cu­char a Sting, El­ton John, Bobby McFe­rrin, Ja­net Jack­son, Ms. Lauryn Hill, Chilly Gon­za­les, ZZ Top, Cat Po­wer, Geor­ge Ez­ra, Chick Co­rea y Joan Baez, en­tre mu­chos otros.

La fir­ma ce­rró su pri­mer año de pa­tro­ci­nio a lo gran­de: con el ≠con­cier­to Soundtrack of the

80s, en el que sie­te ar­tis­tas in­vi­ta­dos, acom­pa­ña­dos por la Sin­fo­niet­ta de Lau­san­ne, in­ter­pre­ta­ron al­gu­nos de los gran­des éxi­tos com­pues­tos, pro­du­ci­dos o arre­gla­dos por Quincy Jo­nes en esa dé­ca­da. En la fies­ta pos­te­rior, Mat­hieu Ja­ton, CEO del fes­ti­val, y François-Henry Ben­nah­mias, CEO de Au­de­mars Pi­guet, de­ve­la­ron una estatua de Jo­nes en el jar­dín del ho­tel Fair­mont Mon­treux Pa­la­ce.

“La al­ta re­lo­je­ría y la mú­si­ca no só­lo tie­nen va­lo­res en co­mún, co­mo la pre­ci­sión y ex­ce­len­cia, sino que en­tre­te­jen la tra­di­ción e in­no­va­ción, ade­más de pro­mo­ver el ta­len­to hu­mano”, afir­ma Oli­vier Au­de­mars. “Du­ran­te más de 144 años, Au­de­mars Pi­guet ha ca­pa­ci­ta­do a ge­ne­ra­cio­nes de ta­len­to­sos ar­te­sa­nos que ejer­cen su ofi­cio a los ni­ve­les más al­tos, ali­men­tan la tra­di­ción y tam­bién rom­pen las re­glas de la re­lo­je­ría. Por lo tan­to, la aso­cia­ción en­tre es­ta ca­sa y el Fes­ti­val de Jazz de Mon­treux pro­mue­ve un diá­lo­go fér­til en­tre dos mun­dos ar­tís­ti­cos y téc­ni­cos que tie­nen mu­cho que com­par­tir”.

Oli­vier re­cuer­da que es­ta aven­tu­ra em­pe­zó en 2012, con unas fo­tos que le en­car­ga­ron a Dan Holds­worth. A di­fe­ren­cia de las imá­ge­nes idí­li­cas del Va­llée de Joux, que mues­tran el la­go res­plan­de­cien­te, el cie­lo azul y las mon­ta­ñas ne­va­das, las de es­te bri­tá­ni­co re­ve­la­ban ro­cas, nu­bes, nie­bla y nie­ve: la ás­pe­ra be­lle­za de esos pai­sa­jes an­tes del ama­ne­cer. “La obra de Dan am­plió nues­tra mi­ra­da ha­cia el me­dio am­bien­te que nos ro­dea y nos trans­for­mó de mu­chas for­mas”, di­ce. “Los ar­tis­tas tie­nen la ca­pa­ci­dad de ver las co­sas des­de un án­gu­lo dis­tin­to, así que de­ci­di­mos su­mer­gir a la compañía en es­te mun­do co­mo una for­ma de be­ne­fi­ciar­nos de esa pers­pec­ti­va crea­ti­va”.

La obra May You Li­ve in In­ter­es­ting Ti­mes, del ar­tis­ta vi­sual ja­po­nés Ryo­ji Ikeda, fue co­mi­sio­na­da por Au­de­mars Pi­guet y se ex­hi­be en la Bie­nal de Ve­ne­cia co­mo pro­yec­to es­pe­cial.

La ar­tis­ta no­rue­ga Ja­na Win­de­ren es­tu­vo va­rias ve­ces en el Va­llée de Joux pa­ra cap­tu­rar los so­ni­dos de la na­tu­ra­le­za y la ma­nu­fac­tu­ra de la fir­ma sui­za. Pre­sen­tó su obra en Art Ba­sel.

Es­ta ima­gen del fo­tó­gra­fo bri­tá­ni­co Dan Holds­worth ex­plo­ra las for­ma­cio­nes geo­ló­gi­cas del Va­llée de Joux. Holds­worth fue el pri­mer ar­tis­ta que co­la­bo­ró con Au­de­mars Pi­guet.

Pá­gi­na opues­ta: Au­de­mars Pi­guet pa­tro­ci­na el Fes­ti­val de Jazz de Mon­treux a par­tir de es­te año, pe­ro ha apo­ya­do la con­ser­va­ción de los ar­chi­vos des­de 2010, im­pul­sa­da por Oli­vier Au­de­mars (arri­ba a la de­re­cha). Es­ta pá­gi­na: El loun­ge de la fir­ma en Art Ba­sel fue di­se­ña­do por Fer­nan­do Mas­tran­ge­lo, quien rin­de tri­bu­to a los orí­ge­nes de la mai­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.