LA BA­TA­LLA POR EL CI­NE

Life and Style (México) - - PLAY - Tex­to: Mi­chel Fran­co Ilus­tra­ción: Al­ber­to Cau­di­llo

No creo que las pla­ta­for­mas de strea­ming, des­de una pos­tu­ra crea­ti­va, ten­gan que va­lo­rar­se en blan­co o ne­gro. Pe­ro creo que no ver una pe­lí­cu­la en pan­ta­lla gran­de equi­va­le a no ha­ber­la vis­to nun­ca en reali­dad. En to­do ca­so, la vis­te de ma­ne­ra par­cial.

El strea­ming fa­vo­re­ce a al­gu­nos di­rec­to­res y sa­tis­fa­ce his­to­rias de cier­to ti­po: las pe­lí­cu­las de en­tre­te­ni­mien­to, que son al­go ar­tís­ti­ca­men­te me­nor y pue­des ver en la televisión o en un te­lé­fono. Pe­ro el sép­ti­mo ar­te de­be ver­se en la os­cu­ri­dad, en una pan­ta­lla que lo abar­que to­do. El pro­ble­ma es que, en ge­ne­ral, pa­re­cie­ra que el strea­ming tien­de a des­fa­vo­re­cer la ex­hi­bi­ción tra­di­cio­nal del ci­ne. Es­to no me gus­ta, por­que pa­ra mí, al mo­men­to de ha­cer una pe­lí­cu­la, es pri­mor­dial que se vea en una pan­ta­lla gran­de, pues ha­cer un fil­me pa­ra una pan­ta­lla chi­ca es ha­cer televisión.

El ci­ne y el strea­ming son me­dios di­fe­ren­tes y se es­tán mez­clan­do de una ma­ne­ra en la que no de­be­rían. Yo no ten­go na­da con­tra el strea­ming, pe­ro pa­re­cie­ra que ellos sí es­tán en con­tra de los ci­nes por­que prohí­ben el thea­tri­cal win­dow, ese pe­rio­do tra­di­cio­nal de tres me­ses en los que la pe­lí­cu­la se ex­hi­be ex­clu­si­va­men­te en sa­las de ci­ne. Net­flix con­ce­de ex­cep­cio­nes de thea­tri­cal win­dow a cuen­ta­go­tas. Lo hi­cie­ron con fil­mes co­mo Roma (2018) o The Irish­man (2019), so­lo por tra­tar­se de di­rec­to­res muy im­por­tan­tes co­mo Al­fon­so Cua­rón y Mar­tin Scor­se­se, res­pec­ti­va­men­te.

Creo que tam­bién lo ha­cen pa­ra sua­vi­zar su ima­gen de “no es­ta­mos con­tra el ci­ne”, pe­ro cla­ro que lo es­tán. Ade­más, quie­ren un Ós­car a me­jor pe­lí­cu­la que los le­gi­ti­me y así te­ner lo me­jor de los dos mun­dos. Considero que pue­de y de­be ha­ber un pun­to me­dio, no tie­ne que ser una pe­lea. Pa­ra es­to, Net­flix ten­dría que ce­der mu­cho más.

No ten­go Net­flix, ja­más he pa­ga­do una suscripció­n. No es un statement, sino que, en se­rio, no ten­go na­da que ver ahí. Ade­más, he vis­to po­quí­si­mas se­ries en mi vi­da y las que he vis­to son de co­me­dia. Pa­ra mí la te­le es eso: ver cual­quier co­sa li­via­na y reír­me.

Sin em­bar­go, no es­toy en con­tra del strea­ming: dia­rio veo gran­des pe­lí­cu­las en mi ca­sa a tra­vés de The Cri­te­rion Chan­nel. Me pa­re­ce que es una ex­ce­len­te se­gun­da ven­ta­na pa­ra te­ner una nue­va ex­pe­rien­cia de la mis­ma pe­lí­cu­la. De he­cho, la úl­ti­ma pe­lí­cu­la que hi­ce, Las hi­jas de Abril (2017), es­tá en Amazon Pri­me Vi­deo. No es­toy pe­lea­do con eso. Pe­ro se tra­ta de que el strea­ming sea una ven­ta­na al­ter­na­ti­va, que no sus­ti­tu­ya el sép­ti­mo ar­te.

Por eso creo que la ma­yo­ría de los gran­des ci­neas­tas, co­mo Lars von Trier y otros ar­tis­tas de ese ni­vel, no han he­cho pe­lí­cu­las pa­ra es­tas pla­ta­for­mas, sal­vo las ex­cep­cio­nes de Cua­rón y Scor­se­se. Ahí es­tá el ejem­plo de lo que pa­só con el di­rec­tor sur­co­reano Bong Joon­ho, quien ga­nó en 2019 la Pal­ma de Oro en el Fes­ti­val de Can­nes por Pa­ra­si­te (2019). Él tie­ne va­rias obras maes­tras, pe­ro su pe­lí­cu­la me­nos lo­gra­da es la que hi­zo pa­ra Net­flix en 2017. Ok­ja con­tras­ta con el res­to de su fil­mo­gra­fía.

Ha­cer ci­ne siem­pre ha si­do una ba­ta­lla, nun­ca ha si­do sen­ci­llo. Era di­fí­cil ha­ce una dé­ca­da, an­tes de que se po­pu­la­ri­za­ran las pla­ta­for­mas de strea­ming, pe­ro aho­ra, ade­más de sa­cu­dir el mo­de­lo de ne­go­cio de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, tam­bién han mo­di­fi­ca­do el pro­ce­so de pro­duc­ción en Mé­xi­co. En la ac­tua­li­dad, bue­na par­te del ta­len­to lo­cal es­tá al ser­vi­cio del gran nú­me­ro de se­ries que se van a pro­du­cir, y es di­fí­cil ar­mar un buen equi­po, pues ca­si to­dos es­tán agen­da­dos. Hay que su­mar a eso que tam­bién los sa­la­rios se es­tán ele­van­do mu­cho, pues los equi­pos quie­ren co­brar ta­ri­fas de Net­flix. La si­tua­ción se ha com­pli­ca­do más en ese sen­ti­do pa­ra los crea­do­res.

Oja­lá las pla­ta­for­mas de strea­ming en­ten­die­ran que pue­de ha­ber una con­vi­ven­cia con el ci­ne, siem­pre y cuan­do las pe­lí­cu­las cum­plan su re­co­rri­do na­tu­ral en las pan­ta­llas gran­des. To­do mun­do sal­dría be­ne­fi­cia­do.

El di­rec­tor me­xi­cano Mi­chel Fran­co ha ga­na­do tres pre­mios en el Fes­ti­val de Can­nes: el ga­lar­dón Una cier­ta mi­ra­da, por Des­pués de Lu­cía (2012); el pre­mio del ju­ra­do de Una cier­ta mi­ra­da, por Las hi­jas de Abril (2017), y me­jor guion, por Ch­ro­nic (2015). Es­te tex­to se ba­sa en una en­tre­vis­ta con él.

NO TEN­GO NET­FLIX, JA­MÁS HE PA­GA­DO UNA SUSCRIPCIÓ­N. NO ES UN STATEMENT, SINO QUE, EN SE­RIO, NO TEN­GO NA­DA QUE VER AHÍ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.