GLOBALIZAR LA ME­SA

Ca­cio e pe­pe con sa­ke: la úni­ca re­gla del ma­ri­da­je es que nin­gún ele­men­to opa­que al otro.

Life and Style (México) - - LIFE - Tex­to: Dul­ce Fa­bio­la Ve­ga · Fo­to: Tan­ya Chá­vez

Ma­ria­ge –ma­tri­mo­nio en fran­cés– es la pa­la­bra de la que sur­ge es­te con­cep­to. Y co­mo su­ce­de con las re­la­cio­nes hu­ma­nas, al­gu­nas pa­re­jas son ex­plo­si­vas.

En 2012, el chef Mas­si­mo Bot­tu­ra rein­ven­tó el ca­cio e pe­pe pa­ra sal­var la pro­duc­ción de par­mi­giano reg­giano en la Emi­lia-Ro­ma­ña, re­gión ita­lia­na que fue afec­ta­da por un sis­mo de­vas­ta­dor. Su idea fue sus­ti­tuir dos in­gre­dien­tes del clá­si­co ro­mano: el que­so pe­co­rino por par­mi­giano reg­giano y la pas­ta por arroz ar­bo­rio. Des­de en­ton­ces, es­te pla­ti­llo tie­ne dis­tin­tas ver­sio­nes en va­rios paí­ses. En Mé­xi­co, Ele­na Rey­ga­das lo co­ci­na en Rosetta con ha­bas fres­cas, es­pa­gue­ti y que­so ca­cio­ca­va­llo.

Es­ta re­ce­ta pue­de pre­pa­rar­se en cual­quier par­te del mun­do, de la mis­ma ma­ne­ra que el sa­ke, be­bi­da de tra­di­ción ja­po­ne­sa que no tie­ne de­no­mi­na­ción de ori­gen. Na­mi es el pri­me­ro que se pro­du­ce en Mé­xi­co –en Cu­lia­cán, Si­na­loa– con el mé­to­do ar­te­sa­nal ni­pón. En su ela­bo­ra­ción se em­plea arroz Ya­ma­da Nis­hi­ki y hon­go ko­ji pa­ra fer­men­tar. Es­te, en es­pe­cí­fi­co, es de es­ti­lo jun­mai, una va­rian­te que re­quie­re pu­lir 30% del ce­real, se­gún dic­ta la ca­te­go­ría pre­mium del sa­ke.

El ma­ri­da­je es ines­pe­ra­do. Por un la­do es­tán las no­tas de ly­chee, hier­bas y pe­ras del sa­ke que en­ri­que­cen el sa­bor de las ha­bas y el que­so so­lo por un mo­men­to, pues al unir­los sur­ge la ex­plo­sión. La pi­mien­ta, cla­ve en el ca­cio e pe­pe, se po­ten­cia y, una vez que lo ha­ce, es im­po­si­ble ig­no­rar­la. In­clu­so des­pués de ter­mi­nar el bo­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.