POR UNA MO­DA SOS­TE­NI­BLE

Life and Style (México) - - SPOT PLAY - Tex­to: Lau­ren Fay Ilus­tra­ción: Al­ber­to Cau­di­llo

El co­lap­so de la fá­bri­ca de Ra­na Pla­za, en Ban­gla­desh, en abril de 2013 fue un acon­te­ci­mien­to que me puso de­lan­te al­gu­nos de los pro­ble­mas aso­cia­dos a la in­dus­tria de la mo­da y des­per­tó en mí el in­te­rés pa­ra apren­der más so­bre su efec­to glo­bal. Ha­ce tres años, de­ci­dí vol­ver a la es­cue­la, al Fas­hion Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy de Nue­va York, pa­ra en­ten­der la di­men­sión real de es­tos pro­ble­mas. Mi in­ten­ción era re­gre­sar al sec­tor del que me ale­jé un tiem­po, pe­ro que­ría tra­ba­jar en él de ma­ne­ra dis­tin­ta pa­ra ayu­dar a cam­biar­lo.

Cues­tio­nes co­mo la cri­sis am­bien­tal afec­ta­rán di­rec­ta­men­te a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes, que es­tán mu­cho más cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de una mo­da sos­te­ni­ble. Es­ta­mos de­lan­te de un pre­ci­pi­cio. Se­gún uno de los úl­ti­mos re­por­tes de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, te­ne­mos 10 años pa­ra ha­cer cam­bios real­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos. No se tra­ta so­lo de un di­se­ño li­bre de des­per­di­cios o de dis­mi­nuir la hue­lla de car­bono, sino de ge­ne­rar ne­go­cios que sean sos­te­ni­bles en to­dos los as­pec­tos. Creé The New Fas­hion Ini­tia­ti­ve co­mo una fun­da­ción con un pro­gra­ma con­ti­nuo con un en­fo­que edu­ca­ti­vo. El secreto es for­mar y em­po­de­rar a los lí­de­res y di­se­ña­do­res del fu­tu­ro pa­ra ge­ne­rar los cam­bios que ne­ce­si­ta es­ta in­dus­tria.

Reorien­tar el rum­bo en la di­rec­ción co­rrec­ta po­dría sal­var­nos de caer en el pre­ci­pi­cio que men­cio­né an­tes. To­das las fir­mas de­be­rían de sa­ber cuál es su im­pac­to. Que el sec­tor de la mo­da se res­pon­sa­bi­li­ce de sus efec­tos no es una op­ción, sino el úni­co ca­mino po­si­ble. No ha­blo so­lo en tér­mi­nos am­bien­ta­les, sino en to­do lo que res­pec­ta a sus em­plea­dos, al uso de energías re­no­va­bles, a la in­cor­po­ra­ción de nue­vos ma­te­ria­les y al de­sa­rro­llo de nue­vos es­tán­da­res. Si las mar­cas no ha­blan de có­mo ha­cen las co­sas y de con quién tra­ba­jan, es pro­ba­ble que es­tén de­ci­dien­do ig­no­rar la si­tua­ción. Des­de lue­go, hay dis­tin­tas ca­pas y ca­da una de­be ana­li­zar­se de ma­ne­ra in­di­vi­dual. Mu­chas de ellas han em­pe­za­do a ha­cer cam­bios –Ste­lla McCart­ney, Ga­brie­la Hearst, Pa­ta­go­nia y Ei­leen Fis­her, por men­cio­nar al­gu­nas–, y tam­bién es im­por­tan­te reconocer que la per­fec­ción no exis­te.

Co­mo con­su­mi­do­res, ten­dría­mos que cam­biar el mar­co den­tro del cual eva­lua­mos el cos­to de la ro­pa. No de­be­ría­mos ver una ca­mi­sa y pen­sar: “¿Por qué es­to cues­ta 50 dó­la­res?”; más bien de­be­ría­mos pre­gun­tar­nos por qué una ca­mi­sa so­lo cues­ta 10 dó­la­res. Si al­go es tan ba­ra­to, al­guien se es­tá vien­do afec­ta­do. A la in­ver­sa, que una pren­da cues­te mu­cho di­ne­ro no sig­ni­fi­ca que se fa­bri­ca en las con­di­cio­nes co­rrec­tas. Si uno in­vier­te una gran can­ti­dad de di­ne­ro en una pren­da, la his­to­ria de­be ser tan hermosa co­mo la mis­ma pie­za.

Po­de­mos op­tar por com­prar ro­pa de se­gun­da mano o in­ver­tir en pren­das que va­ya­mos a usar du­ran­te mu­cho tiem­po. Com­prar en tien­das de di­se­ño lo­cal, la­var nues­tra ro­pa a mano e in­ves­ti­gar las mar­cas que ele­gi­mos, cues­tio­nán­do­las a tra­vés de las re­des so­cia­les cuan­do sea ne­ce­sa­rio, son ac­cio­nes que pue­den ge­ne­rar una gran di­fe­ren­cia. Tal vez de­be­ría­mos re­gre­sar a te­ner una re­la­ción más ín­ti­ma y res­pe­tuo­sa con la ro­pa.

Una de las ac­cio­nes que me gus­ta­ría ver en es­ta in­dus­tria es que las em­pre­sas de mo­da con­tra­ten a me­nos em­plea­dos pa­ra sus de­par­ta­men­tos de mer­ca­do­tec­nia y más ex­per­tos en res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va o con­sul­to­res am­bien­ta­les. De­be­mos re­ver­tir es­ta si­tua­ción pron­to y, pa­ra ha­cer­lo, te­ne­mos que tra­ba­jar jun­tos ca­da vez más.

A par­tir de su ex­pe­rien­cia en el mun­do edi­to­rial, los me­dios di­gi­ta­les y las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, Lau­ren Fay fun­dó The New Fas­hion Ini­tia­ti­ve, en 2018, co­mo un vehícu­lo pa­ra ge­ne­rar un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la in­dus­tria de la mo­da.

QUE UNA PREN­DA CUES­TE MU­CHO DI­NE­RO NO SIG­NI­FI­CA QUE SE FA­BRI­CA EN LAS CON­DI­CIO­NES CO­RREC­TAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.