NI­DO DE VÍ­BO­RAS

Luces del Siglo - - NEWS - POR KU­KUL­KÁN

CUAN­DO LA Pre­si­den­cia Mo­nár­qui­ca me­xi­ca­na se frac­tu­ró en los al­bo­res del si­glo, una de las con­se­cuen­cias po­co pre­vis­tas fue la apa­ri­ción de los vi­rre­yes es­ta­ta­les: go­ber­na­do­res que li­be­ra­dos de la tu­te­la del rey-pre­si­den­te, se sin­tie­ron due­ños y amos de la pis­ta de circo que les co­rres­pon­día.

DE TAL mo­do, en los años que si­guie­ron a la sa­li­da del PRI de Los Pi­nos, sur­gie­ron pe­que­ños re­ye­ci­tos, los vi­rre­yes, que pa­re­cían com­pe­tir en­tre sí por ver quién co­me­tía las peo­res tro­pe­lías en su pe­que­ño reino.

LA GE­NE­RA­CIÓN vi­rrei­nal, in­te­gra­da, en­tre otros, por el ta­mau­li­pe­co Eu­ge­nio Her­nán­dez Flo­res, el quin­ta­na­rroen­se Fé­lix Gon­zá­lez Can­to, el neo­leo­nés Na­ti­vi­dad Gon­zá­lez Pa­rás y el ve­ra­cru­zano Fi­del He­rre­ra, go­zó de man­ga an­cha por va­rios años.

PE­RO LA suer­te se aca­ba y la tor­ti­lla se vol­tea. Va­ya co­mo ejem­plo Eu­ge­nio Her­nán­dez, a quien ca­da vez apun­tan más de­dos: es­ta oca­sión, un em­pre­sa­rio que lo acu­sa de en­ri­que­cer­se a cos­ta del bol­si­llo de sus go­ber­na­dos. RE­COR­DE­MOS, NO­MÁS por pu­ro ejer­ci­cio me­mo­rio­so, que Her­nán­dez Flo­res eli­gió pa­ra sus años de re­ti­ro a Quin­ta­na Roo, don­de acu­mu­ló va­rias pro­pie­da­des en Can­cún y la Ri­vie­ra Ma­ya.

¿QUÉ FUE lo que pa­só pa­ra que aque­lla ge­ne­ra­ción la es­té pa­san­do tan mal? Al pa­re­cer, el tru­co pa­ra es­tar tran­qui­lo era sim­ple: de­jar en el pues­to a quien te cu­bra las es­pal­das y sa­lir de la es­ce­na. Así lo hi­cie­ron al­gu­nos, pe­ro no to­dos; por ejem­plo, Gon­zá­lez Can­to, quien qui­so se­guir sa­lien­do en la foto y aho­ra has­ta en me­mes apa­re­ce ca­da vez que se aga­rra a gol­pes con al­guien.

LA DES­APA­RI­CIÓN de­be ser un ac­to de ele­gan­cia, sen­ten­ció Hou­di­ni. Aquí te­ne­mos pu­ros apren­di­ces de bru­jo…

...

IN­COM­PE­TEN­CIA O de­sidia, esas son las cau­sas de­trás de mu­cho del atra­so en in­fra­es­truc­tu­ra en la en­ti­dad. EL ASUN­TO es sen­ci­llo: las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les pue­den me­ter la mano a una bol­sa des­ti­na­da a pro­yec­tos de obra pú­bli­ca co­mo puen­tes, ca­mi­nos y dre­na­je. ¿Por qué no lo ha­cen? Por in­com­pe­ten­cia (no sa­ben có­mo ha­cer­lo) o por de­sidia (les va­le).

LA CAN­TI­DAD a la que po­drían ac­ce­der no es cual­quier co­sa, sie­te mil mi­llo­nes de pe­sos del Fo­pre­den (Fondo Na­cio­nal de Pre­ven­ción de Desas­tres Na­tu­ra­les), peeee­ro, hay que cum­plir con va­rios re­qui­si­tos, en­tre ellos, te­ner un Atlas de Ries­go que ava­le el des­tino de la in­ver­sión que deseen ha­cer. ¿POR QUÉ en­ton­ces no hay Atlas de Ries­go vi­gen­tes en ca­da Ayun­ta­mien­to?, ¿a qué es­pe­ran? Lue­go se que­jan de que no les al­can­za el pre­su­pues­to y que si la aus­te­ri­dad y que si la ali­nea­ción pla­ne­ta­ria… Lo úni­co cier­to es que hay mu­cha obra pen­dien­te que no se ha he­cho por­que la au­to­ri­dad co­rres­pon­dien­te no tie­ne idea (o peor aún, in­te­rés) de có­mo ha­cer­lo.

...

DI­CE LA Co­na­gua, y lo co­rro­bo­ran es­tu­dios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, que la pe­nín­su­la yu­ca­te­ca tie­ne la ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad sub­te­rrá­nea de agua dulce en el país. AHO­RA BIEN, esa ri­que­za acuí­fe­ra no es eter­na y más va­le que nos pon­ga­mos las pi­las pa­ra pre­ser­var­la, por­que de ella no só­lo de­pen­de la vi­da en la su­per­fi­cie, sino tam­bién bue­na par­te de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de quie­nes pi­sa­mos su suelo. POR ELLO hay que in­sis­tir en el cui­da­do am­bien­tal, que in­clu­ye me­di­das a ni­vel personal e ins­ti­tu­cio­nal, des­de el re­ci­cla­je y la co­rrec­ta dis­po­si­ción de desechos has­ta la ade­cua­ción de re­gla­men­tos de pro­tec­ción al en­torno y la crea­ción de áreas na­tu­ra­les pro­te­gi­das.

EN TO­DO es­to, aun­que sue­ne a re­ga­ño, de­be pri­var una vi­sión de con­jun­to y no los in­tere­ses per­so­na­les.

...

EL CRI­MEN cues­ta. Y mu­cho. Ya no es úni­ca­men­te el di­ne­ro que se pier­de en ro­bos o asal­tos, o por in­ver­sio­nes que se trun­can por ese mo­ti­vo; aho­ra tam­bién se ve­rá re­fle­ja­do en el gas­to mu­ni­ci­pal.

Y ES que ante la ne­ce­si­dad de ha­cer fren­te a la in­se­gu­ri­dad, el Ayun­ta­mien­to de Be­ni­to Juá­rez con­si­de­ra ne­ce­sa­rio au­men­tar el pre­su­pues­to pa­ra las po­li­cías y me­jo­rar su equi­pa­mien­to y capacitación.

LO CUAL sig­ni­fi­ca que, co­mo el di­ne­ro no cre­ce en ár­bo­les, son muy pro­ba­bles los re­cor­tes a otras áreas pa­ra destinar el di­ne­ro a se­gu­ri­dad pú­bli­ca. ¿Quié­nes se­rán los sa­cri­fi­ca­dos? Al­gu­nos can­di­da­tos: la me­sa­da pa­ra te­le­fo­nía ce­lu­lar, la ga­so­li­na, los lla­ma­dos “gas­tos de re­pre­sen­ta­ción” y áreas co­mo Co­mu­ni­ca­ción So­cial.

FAL­TA VER dón­de se apli­ca la ti­je­ra, pe­ro el re­cor­te se pre­vé se­gu­ro.

...

EL DO­MIN­GO ter­mi­na el pla­zo pa­ra que pue­da pos­tu­lar­se a se­na­dor in­de­pen­dien­te. Si que­ría me­jor ir de dipu­tado, la­men­ta­mos de­cir­le que ya se le pa­só el tren: tu­vo has­ta el 10 de oc­tu­bre pa­sa­do.

AL RES­PEC­TO, la de­le­ga­ción lo­cal del INE apun­ta que só­lo re­ci­bie­ron dos can­di­da­tu­ras pa­ra dipu­tado in­de­pen­dien­te: Pe­dro Ale­jan­dro Vi­lla­nue­va Es­ca­bi por el Dis­tri­to 03 de Be­ni­to Juá­rez y Ja­mes To­bin Cun­ning­ham por el Dis­tri­to 04 tam­bién por el mis­mo mu­ni­ci­pio.

MIEN­TRAS TAN­TO, pa­ra se­na­dor has­ta el mo­men­to na­die ha di­cho Yo. ¿Se­rá us­ted? Apú­re­se, que le que­da has­ta el do­min­go na­da más. ...

LO DI­CE la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud y lo com­pro­ba­mos en las ca­lles: Mé­xi­co es el país con la ta­sa de obe­si­dad más al­ta en adul­tos de Amé­ri­ca La­ti­na. EL PRO­BLE­MA es se­rio y re­quie­re de to­tal aten­ción, pues­to que se tra­ta de un asun­to de sa­lud pú­bli­ca que in­ci­de en la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas. Y aquí no va­len las cam­pa­ñas ni los ex­hor­tos, que por lo re­gu­lar só­lo sir­ven pa­ra jus­ti­fi­car gas­tos sin apor­tar ma­yor re­sul­ta­do.

LA CO­MI­DA yu­ca­te­ca es sa­bro­sa, sí, pe­ro no es cul­pa de la co­mi­da. Dis­fru­te sus pa­nu­chos y los ta­ma­les (más aho­ra que vie­ne la épo­ca del pib), pe­ro pon­ga de su par­te, mo­dé­re­se y ha­ga al­go de ejer­ci­cio. ...

EN­TRE LAS no­ti­cias re­le­van­tes de ayer des­ta­có la cla­si­fi­ca­ción de Ar­gen­ti­na a la Co­pa del Mun­do. Los ti­tu­la­res y los pre­sen­ta­do­res de­por­ti­vos en te­le­vi­sión se des­ha­cían en elo­gios a Lio­nel Mes­si, el as­tro al­bi­ce­les­te.

PE­RO EN­TRE to­do el ba­ru­llo in­for­ma­ti­vo, a des­ta­car lo su­ce­di­do en Bue­nos Ai­res, don­de ca­sual­men­te se ha­bía pro­gra­ma­do un con­cier­to de U2 en la mis­ma fe­cha y ho­ra que el tras­cen­den­tal par­ti­do de futbol.

CON BUEN tino, la ban­da ir­lan­de­sa de­mo­ró el ini­cio de su con­cier­to y trans­mi­tió en vi­vo el par­ti­do en la pan­ta­lla gi­gan­te de su es­ce­na­rio pa­ra que to­dos los fans pu­die­ran ver­lo. Has­ta Bono y se­cua­ces se die­ron cuen­ta de la im­por­tan­cia que tie­ne el futbol pa­ra el país sud­ame­ri­cano…

...

¿YA LA­VÓ los tras­tes hoy?, ¿de ca­sua­li­dad uti­li­za us­ted Axión la­va­tras­tes “to­que de cre­ma con aloe ve­ra y vi­ta­mi­na E”? Ten­ga cui­da­do, por­que ya anun­ció la Pro­fe­co que de­tec­tó un lo­te con­ta­mi­na­do de ese pro­duc­to, por lo que recomienda no ad­qui­rir­lo y me­nos usar­lo.

ASÍ QUE por hoy pue­de de­jar los tras­tes su­cios con to­da tran­qui­li­dad, no va­ya a ser que aga­rre una bac­te­ria por an­dar de pul­cro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.