No sea in­ge­nuo: la de­mo­cra­cia no exis­te

El real ejer­ci­cio del po­der es­tá siem­pre orien­ta­do a in­tere­ses de gru­pos.

Luces del Siglo - - NEWS - * Ma­nuel Her­nán­dez Bor­bo­lla es re­por­te­ro. Ga­na­dor del Pre­mio Ale­mán de Pe­rio­dis­mo Wal­ter Reu­ter 2014. MA­NUEL HER­NÁN­DEZ BOR­BO­LLA

La de­mo­cra­cia es una as­pi­ra­ción, una me­ta, un ideal. Pe­ro, con­tra­rio a lo que nos han he­cho creer, la de­mo­cra­cia co­mo sis­te­ma de go­bierno sim­ple y sen­ci­lla­men­te no exis­te. Y es­to se de­be a que des­de el ori­gen de la ci­vi­li­za­ción, el ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co ha si­do siem­pre oli­gár­qui­co.

El tér­mino oli­gar­quía se de­fi­ne co­mo una "for­ma de go­bierno en la cual el po­der po­lí­ti­co es ejer­ci­do por un gru­po mi­no­ri­ta­rio". Una situación que, de he­cho, vie­ne ocu­rrien­do des­de la crea­ción del Es­ta­do, cu­yo an­te­ce­den­te más le­jano se re­mon­ta a la cons­truc­ción de las pri­me­ras ciu­da­des su­me­rias que po­bla­ron Me­so­po­ta­mia al­re­de­dor del año 3000 a.C.

Des­de en­ton­ces, el ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co den­tro de la ci­vi­li­za­ción ha es­ta­do mar­ca­do por la im­po­si­ción de un pe­que­ño gru­po lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra im­po­ner­se fren­te a otros gru­pos. Co­mo bien ad­vir­tió Max We­ber, una mi­no­ría or­ga­ni­za­da siem­pre ter­mi­na im­po­nién­do­se a una ma­yo­ría des­or­ga­ni­za­da. Y es pre­ci­sa­men­te a par­tir de es­ta im­po­si­ción de un pe­que­ño gru­po bien or­ga­ni­za­do por en­ci­ma las ma­sas des­or­ga­ni­za­das lo que ex­pli­ca el sur­gi­mien­to de las éli­tes, que no es otra co­sa que "la cla­se po­lí­ti­ca" a la que alu­día el po­li­tó­lo­go Gae­tano Mos­ca, lo mis­mo que Grams­ci de­no­mi­nó co­mo "blo­que he­ge­mó­ni­co".

De ahí que al­gu­nos ju­ris­tas ad­vier­tan que, más que un acuer­do fru­to del con­sen­so, to­da Cons­ti­tu­ción ex­pre­sa la co­rre­la­ción de fuer­zas en­tre los di­ver­sos gru­pos que con­for­man una so­cie­dad. Una ecua­ción don­de unos ga­nan y otros pier­den. Por ello el Es­ta­do, y to­do con­jun­to de le­yes que es­truc­tu­ran el mar­co nor­ma­ti­vo que fun­da­men­ta la exis­ten­cia y fun­cio­na­li­dad del mis­mo, son siem­pre una ma­ni­fes­ta­ción de po­der, que bus­ca po­si­cio­nar los in­tere­ses de un gru­po por en­ci­ma de otros.

Un asun­to que co­no­ce bien to­do buen ana­lis­ta po­lí­ti­co, quien al más pu­ro es­ti­lo de Ma­quia­ve­lo, sa­be que el real ejer­ci­cio del po­der es­tá siem­pre orien­ta­do a in­tere­ses de gru­pos, más que a di­le­mas mo­ra­les so­bre el bien y el mal. In­tere­ses par­ti­cu­la­res que sin em­bar­go, re­quie­ren te­ner cier­ta re­so­nan­cia en­tre las ma­sas con el fin de cons­truir le­gi­ti­mi­dad.

Aun­que el pa­pel de las ma­yo­rías se­rá siem­pre un fac­tor que in­ci­de y pue­de in­cli­nar la ba­lan­za en la dispu­ta que li­bran los dis­tin­tos gru­pos po­lí­ti­cos, no exis­te un so­lo ejem­plo a lo lar­go de la his­to­ria de la ci­vi­li­za­ción en que las ma­sas ha­yan po­di­do go­ber­nar­se sin me­dia­ción de es­tas éli­tes, más allá de al­gu­nos breves y efí­me­ros epi­so­dios de ado­ra­ble anar­quía.

El ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co es siem­pre oli­gár­qui­co, pues nin­gún sis­te­ma de go­bierno, sin im­por­tar que se tra­te de mo­nar­quía, to­ta­li­ta­ris­mo o de­mo­cra­cias li­be­ra­les, ha po­di­do sos­te­ner­se en pie sin la exis­ten­cia de una "éli­te de po­der", co­mo di­ría el so­ció­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Char­les Wright Mills. De ahí que to­da re­vo­lu­ción no sea otra co­sa que un reaco­mo­do de éli­tes: qui­tar a unos pa­ra po­ner a otros.

Pe­ro la his­to­ria tam­bién nos ha en­se­ña­do que, aun­que el po­der po­lí­ti­co sea siem­pre sectario, exis­ten oli­gar­quías más abu­si­vas o más to­le­ran­tes que otras. Es­tas oli­gar­quías más abier­tas a la de­li­be­ra­ción de los dis­tin­tos sec­to­res so­cia­les es lo que nues­tra cul­tu­ra oc­ci­den­tal ha de­no­mi­na­do co­mo "de­mo­cra­cia".

La de­mo­cra­cia mo­der­na sur­ge co­mo un medio de re­sis­ten­cia y de lu­cha con­tra los abu­sos de una mo­nar­quía cu­yo fun­da­men­to de le­gi­ti­mi­dad es­ta­ba ba­sa­do en un su­pues­to víncu­lo di­vino en­tre Dios y el mo­nar­ca. A par­tir de en­ton­ces, la idea de la de­mo­cra­cia co­mo for­ma de go­bierno se ha pro­pa­ga­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción a lo lar­go de los úl­ti­mos dos si­glos y medio, fa­ci­li­tan­do que un pu­ña­do de oli­gar­cas se os­ten­ten co­mo los le­gí­ti­mos re­pre­sen­tan­tes del pue­blo. Cual­quier pa­ra­le­lis­mo con los mo­nar­cas que an­ti­gua­men­te se os­ten­ta­ban co­mo los le­gí­ti­mos re­pre­sen­tan­tes de Dios en la Tie­rra no es me­ra ca­sua­li­dad.

La de­mo­cra­cia no de­ja de per­te­ne­cer al te­rreno mí­ti­co. El mi­to de la de­mo­cra­cia es el mi­to de nues­tro tiempo. Una cons­truc­ción ideal que en­cuen­tra mu­chos pro­ble­mas pa­ra en­ca­jar en un mun­do don­de la con­ti­nua dispu­ta de unos con­tra otros es la re­gla no es­cri­ta de la po­lí­ti­ca.

Por eso la cri­sis de la de­mo­cra­cia es al mis­mo tiempo una cri­sis de las éli­tes en el po­der, una cri­sis que sur­ge a par­tir de las con­tra­dic­cio­nes ca­da vez más evi­den­tes del dis­cur­so de­mo­crá­ti­co, in­ca­paz de cum­plir con las pro­me­sas de igual­dad, li­ber­tad y fra­ter­ni­dad que sir­vie­ron de sus­ten­to ideo­ló­gi­co al sur­gi­mien­to for­mal del Es­ta­do-na­ción tras la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Con­tra­dic­cio­nes que en bue­na me­di­da ex­pli­can el de­sen­can­to de­mo­crá­ti­co que pa­re­cie­ra pre­va­le­cer en va­rios rin­co­nes del pla­ne­ta.

¿O aca­so al­guien po­dría ar­gu­men­tar que exis­te un país ajeno a los in­tere­ses de los ban­cos, los fon­dos de in­ver­sión, las em­pre­sas tras­na­cio­na­les o las éli­tes fi­nan­cie­ras, que son en reali­dad los due­ños del di­ne­ro del mun­do? ¿Al­guien en ver­dad po­drá ar­gu­men­tar hoy que exis­te un país don­de la gen­te es real­men­te la que man­da sin que exis­ta la me­dia­ción de una éli­te?

La de­mo­cra­cia es una uto­pía, un re­fe­ren­te, un an­he­lo, un ideal que en el me­jor de los casos ha­brá de ser­vir co­mo guía pa­ra la cons­truc­ción de un sis­te­ma po­lí­ti­co más equi­ta­ti­vo. Pe­ro la de­mo­cra­cia, la­men­ta­ble­men­te, no es, ni ha si­do nun­ca, un pro­yec­to rea­li­za­ble en la prác­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.