Ha evo­lu­cio­na­do la bús­que­da de pa­re­ja

Luces del Siglo - - LOCAL - ALE­JAN­DRA GA­LI­CIA

CAN­CÚN, Q.ROO.- En la era de la co­mu­ni­ca­ción y la tec­no­lo­gía, la bús­que­da de re­la­cio­nes amo­ro­sas ha mu­ta­do a la uti­li­za­ción de apli­ca­cio­nes co­mo Tin­der y co­mu­ni­car­se pa­ra lo­ca­li­zar nuevas per­so­nas a tra­vés de redes so­cia­les; es­tas nuevas tecnologías son en oca­sio­nes una nue­va ven­ta­na pa­ra las per­so­nas in­tro­ver­ti­das.

Pa­ra la maes­tra de la Es­cue­la de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Anáhuac, Do­lo­res Gar­cía Tos­ca, las re­la­cio­nes hu­ma­nas evo­lu­cio­na­ron, se de­ja­ron de uti­li­zar las car­tas de amor y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas, pa­ra ser re­em­pla­za­da por redes so­cia­les co­mo Fa­ce­book, Twit­ter, Tin­der e Ins­ta­gram, en­tre otros.

La apli­ca­ción Tin­der es uti­li­za­do por usua­rios de to­do Quin­ta­na Roo; sin em­bar­go, los des­ti­nos tu­rís­ti­cos son fa­vo­ri­tos pa­ra los ex­tran­je­ros, que bus­can con­tac­to con ciu­da­da­nos lo­ca­les pa­ra en­cuen­tro se­xua­les oca­sio­na­les y amis­tad.

Gre­cia N, de 24 años, tras ter­mi­nar una re­la­ción amo­ro­sa, co­no­ció so­bre Tin­der co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra co­no­cer gen­te nue­va. Abrió una cuen­ta, creó un per­fil con sus me­jo­res fo­to­gra­fías de Fa­ce­book y co­men­zó a re­ci­bir in­vi­ta­cio­nes pa­ra sa­lir con jó­ve­nes de mu­ni­ci­pios ale­da­ños a Can­cún. En una pri­me­ra ci­ta, co­no­ció a un hom­bre ar­gen­tino ra­di­ca­do en Tu­lum; aun­que lo­gra­ron en­ta­blar una conversación, no vol­vie­ron a sa­lir de nue­vo, por­que con­si­de­ró que no hu­bo co­ne­xión. Pos­te­rior­men­te ce­rró la cuen­ta.

“Nos adap­ta­mos a las nuevas tecnologías que es­tán al ser­vi­cio y las va­mos ha­cien­do par­te de nues­tra vi­da. To­dos los re­cur­sos que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos co­mo cual­quier ti­po de apli­ca­ción nos en­se­ñan una pe­que­ña par­te de no­so­tros mis­mos, y a ve­ces son los ro­les so­cia­les que va­mos adap­tan­do. Co­no­cer a una per­so­na en el ám­bi­to de In­ter­net, es tam­bién co­mo pro­yec­tar cier­ta ca­ra o fa­ce­ta de no­so­tros. Se­ría im­por­tan­te re­co­no­cer que no va­mos a re­du­cir al ser hu­mano a só­lo una fa­ce­ta en un per­fil de In­ter­net, es la pro­fun­di­dad que en oca­sio­nes uno tie­ne la ex­pec­ta­ti­va de co­no­cer y al fi­nal no es, por­que da­mos por sen­ta­do que lo que ve­mos en ese per­fil lo es to­do”, di­jo la psi­có­lo­ga.

La es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que el amor se ba­sa en la en­tre­ga, com­pro­mi­so, atrac­ción, fa­mi­lia­ri­dad, cer­ca­nía y sor­tear las di­fi­cul­ta­des; sin em­bar­go, den­tro de la so­cie­dad exis­ten per­so­nas que se de­ci­den por el po­lia­mor, que de­pen­de del con­tex­to cul­tu­ral de ca­da ciu­dad, es­ta­do o país el que sea bien o mal vis­to, ya que es­tá re­la­cio­na­do con la po­si­bi­li­dad de amar a más de una per­so­na.

In­clu­so en Can­cún, en redes so­cia­les co­mo Fa­ce­book exis­ten gru­pos pri­va­dos de per­so­nas que prac­ti­can el po­lia­mor, en­fo­ca­dos a la cons­truc­ción de redes de usua­rios que di­ver­si­fi­can la fi­lo­so­fía de com­par­tir el amor y di­vi­den el po­lia­mor de las prác­ti­cas swin­ger, vin­cu­la­do a los en­cuen­tros se­xua­les con di­ver­sas per­so­nas.

\ En la era de la co­mu­ni­ca­ción y la tec­no­lo­gía, la bús­que­da de re­la­cio­nes amo­ro­sas ha mu­ta­do a la uti­li­za­ción redes so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.