Adiós, Nor­ber­to

Nor­ber­to Ri­ve­ra en­tre­ga ma­las cuen­tas y de­ja gran­des re­tos a Car­los Aguiar.

Luces del Siglo - - OPINIÓN - GE­NA­RO LO­ZANO @ge­na­ro­lo­zano

Des­pués de 22 años de ar­zo­bis­pa­do, 51 años de sa­cer­do­cio y múl­ti­ples de­nun­cias de en­cu­bri­mien­to de casos de abu­sos se­xua­les por par­te de re­li­gio­sos ca­tó­li­cos, Nor­ber­to Ri­ve­ra se fue al re­ti­ro y a su lu­gar lle­ga el car­de­nal Car­los Aguiar Re­tes, un cer­cano co­la­bo­ra­dor del pa­pa Fran­cis­co al que Ri­ve­ra le en­tre­ga ma­las cuen­tas.

Nor­ber­to Ri­ve­ra nos acos­tum­bró a es­cu­char a un re­li­gio­so que no te­nía de­co­ro al ha­blar de la fun­ción del ano, de prác­ti­cas se­xua­les, ame­na­zas a po­lí­ti­cos, en­tre otros. Tal vez por es­ta ac­ti­tud el nú­me­ro de ca­tó­li­cos ha caí­do y se es­pe­ra que la pró­xi­ma vez que el INE­GI reali­ce un cen­so, en el 2020, el avan­ce de las igle­sias evan­gé­li­cas sea con­si­de­ra­ble y el nú­me­ro de no cre­yen­tes tam­bién au­men­te.

A Nor­ber­to lo re­la­cio­na­mos con una vi­da de lu­jos y ex­ce­sos. En el li­bro Nor­ber­to Ri­ve­ra: el pas­tor del po­der, coor­di­na­do por Ber­nar­do Ba­rran­co, Gua­da­lu­pe Loae­za es­cri­be so­bre el re­li­gio­so que “con los años se con­vir­tió en el lí­der es­pi­ri­tual de los mi­llo­na­rios, de las se­ño­ras de so­cie­dad, de los hom­bres con mu­cho po­der y de los priís­tas más pres­ti­gio­sos”. Tal vez por ello, el pa­pa Fran­cis­co no ex­ten­dió el ar­zo­bis­pa­do de Ri­ve­ra, co­mo sí hi­zo con otros car­de­na­les que lle­ga­ron a la edad de re­ti­ro.

Más allá del gus­to por los bie­nes ma­te­ria­les, a Nor­ber­to lo re­cor­da­mos por su fé­rrea lu­cha en con­tra de las per­so­nas gays, les­bia­nas, bi­se­xua­les, trans. Nor­ber­to Ri­ve­ra y el car­de­nal Juan San­do­val vo­ci­fe­ra­ron en con­tra de le­gis­la­do­res que apro­ba­ron las so­cie­da­des de con­vi­ven­cia y los ma­tri­mo­nios igua­li­ta­rios y has­ta lle­ga­ron a res­pon­sa­bi­li­zar a la co­mu­ni­dad LGBT por los te­rre­mo­tos y por la vio­len­cia del nar­co­trá­fi­co.

En lu­gar de ha­cer lla­ma­dos a la aper­tu­ra de la igle­sia ca­tó­li­ca pa­ra to­das las per­so­nas, en lu­gar de co­bi­jar a una chi­ca trans que bus­ca la fe en Cris­to y que es vio­len­ta­da por su co­mu­ni­dad, Nor­ber­to y Juan ce­rra­ron las puer­tas de sus tem­plos a la di­ver­si­dad se­xual y es­par­cie­ron un len­gua­je de odio, ajeno al amor del pro­fe­ta que fun­dó su igle­sia.

Pe­ro la ra­zón más im­por­tan­te por la que Ri­ve­ra se­rá re­cor­da­do se­rá por la im­pu­ni­dad, por el en­cu­bri­mien­to de casos de abu­sos se­xua­les. El más so­na­do el de Mar­cial Ma­ciel, pe­ro jun­to a ése los cien­tos de casos que han si­do do­cu­men­ta­dos des­de la dé­ca­da de los no­ven­ta. En uno de sus úl­ti­mos ac­tos con me­dios, Ri­ve­ra re­co­no­ció la exis­ten­cia de 15 casos de abu­sos en la Ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro Joaquín Aguilar, de la Red de So­bre­vi­vien­tes de Abu­so Se­xual por Sa­cer­do­tes, ha do­cu­men­ta­do más de 540 y tie­ne in­clu­so de­man­da­do a Ri­ve­ra en una cor­te de Ca­li­for­nia por el pre­sun­to en­cu­bri­mien­to de un sa­cer­do­te abu­sa­dor y que pre­sun­ta­men­te Ri­ve­ra en­cu­brió.

Du­ran­te su re­cien­te vi­si­ta a Chi­le y a Pe­rú el pa­pa Fran­cis­co se en­fren­tó a una so­cie­dad mo­les­ta por los abu­sos se­xua­les de sa­cer­do­tes y por la fal­ta de jus­ti­cia. A su pa­so por esos paí­ses, tres igle­sias ca­tó­li­cas fue­ron in­cen­dia­das (va­cías) y fa­mi­lia­res de víc­ti­mas de abu­sos cri­ti­ca­ron que Fran­cis­co se pre­sen­ta­ra en un even­to con un pre­sun­to en­cu­bri­dor.

A es­to se en­fren­ta Car­los Aguiar Re­tes, el su­ce­sor de Ri­ve­ra. A igle­sias ca­da vez más va­cías, a una dis­tan­cia enor­me en­tre los car­de­na­les y sus lu­jos de sus fie­les, al enojo de mi­les de fa­mi­lias que no han re­ci­bi­do jus­ti­cia por par­te de la igle­sia en la que al­gu­na vez con­fia­ron y cre­ye­ron.

Aguiar em­pe­zó su rei­na­do si­guien­do la hue­lla de Ri­ve­ra, co­mo un car­de­nal enamo­ra­do del po­der, al in­vi­tar a la can­di­da­ta pre­si­den­cial Mar­ga­ri­ta Za­va­la, a su es­po­so el ex pre­si­den­te Cal­de­rón y al lí­der de Mo­re­na Mar­tí Ba­tres a la ce­re­mo­nia en la que asu­mió el ar­zo­bis­pa­do.

Oja­lá que el nue­vo ar­zo­bis­po no vio­le el Es­ta­do lai­co, se acer­que a las víc­ti­mas de los abu­sos se­xua­les y es­cu­che a vo­ces co­mo el obis­po Raúl Ve­ra, el pa­dre Da­vid Fer­nán­dez Dá­va­los o del pa­dre Mi­guel Con­cha Ma­lo pa­ra cons­truir una igle­sia más in­clu­yen­te, más amo­ro­sa y que ayu­de a pa­ci­fi­car al país tan vio­len­to en el que vi­vi­mos y eso pa­sa por en­te­rrar el fu­nes­to le­ga­do del car­de­nal Ri­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.