Bron­co en bron­cas

La can­di­da­tu­ra de Jai­me Ro­drí­guez im­pli­ca un re­to ju­rí­di­co que pue­de com­pro­me­ter to­do el pro­ce­so elec­to­ral.

Luces del Siglo - - OPINIÓN - MA­NUEL J. JÁU­RE­GUI

Con só­lo un 2 por cien­to de pre­fe­ren­cia en­tre los po­ten­cia­les elec­to­res de la pre­si­den­cial en el 2018 (ver­sus un 3 por cien­to de la se­ño­ra Mar­ga­ri­ta Za­va­la de Cal­de­rón), el Go­ber­na­dor con li­cen­cia de Nue­vo León, Jai­me “El Bron­co” Ro­drí­guez, real­men­te no le re­pre­sen­ta pro­ble­ma al­guno a nin­gún par­ti­do o can­di­da­to.

Al­gu­nos afir­ma­ron en su mo­men­to que su can­di­da­tu­ra fue alen­ta­da des­de Los Pi­nos “pa­ra qui­tar­le vo­tos a AMLO”. Si ése era el cálcu­lo, pues ¡lás­ti­ma, Mar­ga­ri­to! por­que es­te can­di­da­to “in­de­pen­dien­te” no pa­re­ce es­tar­le ha­cien­do la me­nor me­lla ni a AMLO ni a na­die.

In­de­pen­dien­te­men­te de que su can­di­da­tu­ra “in­de­pen­dien­te” no ha­ya cau­sa­do im­pac­to al­guno, sí en cam­bio pa­re­ce ha­ber en ella el po­ten­cial de sig­ni­fi­car un RE­TO JU­RÍ­DI­CO pa­ra el INE, el TRI­FE y otros or­ga­nis­mos re­gu­la­to­rios elec­to­ra­les, que in­clu­so pu­die­ra lle­gar a in­vo­lu­crar a la Su­pre­ma Cor­te.

Pa­re­ce ser que por el so­lo he­cho de ha­ber­se lan­za­do co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial sien­do Go­ber­na­dor y pi­dien­do li­cen­cia, lo cual no es una se­pa­ra­ción del car­go, con­vier­te al pro­ce­so en sí en un PUERCOESPÍN, pues re­sul­ta ser un ani­mal po­lí­ti­co que por don­de se le aga­rre des­plie­ga es­pi­nas, des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co.

Jus­to ayer en el Se­na­do la ban­ca­da del PRI pre­sen­tó un pun­to de acuer­do pa­ra pe­dir al INE, a la Fepade y a la Con­tra­lo­ría de Nue­vo León, que in­ves­ti­guen y, en su ca­so, san­cio­nen el uso por par­te del Bron­co de fun­cio­na­rios y re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra re­ca­bar fir­mas, lo cual, de acuer­do con la Ley Ge­ne­ral en Ma­te­ria de De­li­tos Elec­to­ra­les, con­for­ma un de­li­to por ser una “coac­ción” de su­bor­di­na­dos con fi­nes pro­se­li­tis­tas.

Ése no es el úni­co “pe­ro” que es­tá tor­nan­do es­te lan­za­mien­to a la pre­si­den­cial, que pa­re­cía un ca­pri­cho in­con­se­cuen­te, en un ac­to in­cons­ti­tu­cio­nal que si el INE no lo in­va­li­da a tiempo, pu­die­ra com­pro­me­ter la le­ga­li­dad de TO­DO el pro­ce­so elec­to­ral.

El ex­per­to en es­tos te­mas, Die­go Va­la­dés, pu­bli­có ayer en es­te su pe­rió­di­co un doc­to editorial en el que ex­pli­ca el por­qué –de acuer­do con nues­tras le­yes elec­to­ra­les– pa­ra par­ti­ci­par co­mo can­di­da­to a la Pre­si­den­cia Bron­co de­bió ha­ber re­nun­cia­do a su car­go, y no me­ra­men­te pe­di­do li­cen­cia. Se­gún el Dr. Va­la­dés, la “li­cen­cia” de seis me­ses, im­pro­lon­ga­ble e irre­pe­ti­ble, NO CU­BRE la du­ra­ción to­tal del pro­ce­so, el cual no con­clu­ye el 1 de ju­lio con las elec­cio­nes, sino has­ta sep­tiem­bre.

Sien­do así, y no pu­dien­do Bron­co –le­gal­men­te– pro­lon­gar su li­cen­cia, equi­val­dría su par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so elec­to­ral a que en el fut ame­ri­cano per­mi­tie­ran los árbitros rea­li­zar una ju­ga­da a un “ju­ga­dor inele­gi­ble”, que además, y pa­ra co­ro­nar el pas­tel con su ce­re­ci­ta, co­me­tie­ra un FOUL per­so­nal que ame­ri­ta­ra su ex­pul­sión del par­ti­do. Les co­men­ta­mos es­to con el fin de aler­tar­los del gol­pe­teo, cu­yo co­mien­zo se dio ayer, que cues­tio­na­rá des­de el pun­to de vis­ta le­gal la FOR­MA y el FON­DO de la par­ti­ci­pa­ción del Bron­co en la elec­ción 2018.

Igual les de­ci­mos, ve­ne­ra­dos lec­to­res, que a es­te su es­cri­bano le va y le vie­ne si Bron­co par­ti­ci­pa o no en la con­tien­da con o sin Fa­ce­book, o con y sin su ca­ba­llo “Hu­ra­cán”, in­clu­yen­do la si­lla de mon­tar con el iPad em­po­tra­da (su­po­ne­mos que la pien­sa en­chu­far aba­ji­to de don­de na­ce la “co­la” del cor­cel, que por ahí es don­de de­be traer la co­nec­ti­vi­dad Wi­Fi).

En su­ma, aún no arran­ca la fla­tu­len­cia elec­to­ral y ya an­da­mos me­ti­dos en ídem de cor­te le­gal, en el cual se ten­drá que in­vo­lu­crar el diz­que “vi­gía” de nues­tros pro­ce­sos elec­to­ra­les, el “Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral”, o INE, con to­do y su pre­si­den­te, Lo­ren­zo Cór­do­va, quien ten­drá que ana­li­zar es­te ca­so y otros si­mi­la­res pa­ra for­mu­lar una de­ter­mi­na­ción AN­TES de dar­se la vo­ta­ción, por­que lue­go se­ría ya tar­de y se pres­ta­ría a más des­pa­pa­ye.

Se su­po­ne que el INE es­tá pa­ra dar­le “cer­ti­dum­bre” a los pro­ce­sos elec­to­ra­les, pe­ro por lo que se ha vis­to has­ta hoy, su cham­ba ha si­do exac­ta­men­te lo con­tra­rio. Fal­ta ver có­mo (y qué) res­pon­de es­te or­ga­nis­mo de tan cues­tio­na­do ac­tuar (ca­so Coahui­la) con los es­pi­no­sos te­mas que es­tán sur­gien­do y los cua­les de­be abor­dar y so­lu­cio­nar. ¡Pe­ro pa­ra lue­go es tar­de!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.