TEM­PLO MA­YOR

Luces del Siglo - - OPINIÓN - F. BAR­TO­LO­MÉ

EN EL con­flic­to por el con­trol del sin­di­ca­to de maes­tros no hay a quién ir­le, pues unos son los ma­los y los otros... ¡los peo­res! Ca­da uno sa­brá cuál es cuál. SE HA que­ri­do ven­der la idea de que las ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra de Juan Díaz

de la To­rre son par­te de un mo­vi­mien­to ma­gis­te­rial de­mo­crá­ti­co. La reali­dad es muuuy dis­tin­ta, pues quien es­tá de­trás de esas pro­tes­tas son El­ba Est­her Gor­di­llo y la CNTE, que pa­re­cen ser la mis­ma co­sa. EN EL FON­DO, el prin­ci­pal be­ne­fi­cia­do de que el SNTE pa­sa­ra a ma­nos del gru­po gor­di­llis­ta se­ría An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, quien ha­ce po­co lim­pió de to­dos sus pe­ca­dos a los co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos de la maes­tra. EL TA­BAS­QUE­ÑO sa­be bien el pe­so que tie­ne el SNTE en tér­mi­nos elec­to­ra­les, da­do que tie­ne más de un mi­llón de afi­lia­dos dis­tri­bui­dos por to­do el país, por lo que su pa­pel fue fun­da­men­tal pa­ra la de­rro­ta del en­ton­ces pe­rre­dis­ta en 2006. ¡AH, CAR­NAL!, per­dón, ¡ah, ca­ray! Re­sul­ta que la re­for­ma que eli­mi­nó el pa­se au­to­má­ti­co pa­ra el ti­tu­lar de la PGR a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral...

¡es­tá en el lim­bo! POR LEY, la mi­tad más uno de los con­gre­sos es­ta­ta­les ten­dría que ra­ti­fi­car di­cha re­for­ma, pues de lo con­tra­rio se vol­ve­ría a abrir la puer­ta pa­ra que el go­bierno nom­bre un fis­cal car­nal. Y has­ta aho­ra, se­gún de­nun­cian en San Lá­za­ro, só­lo Ta­mau­li­pas ha cum­pli­do con el trá­mi­te. ¡Así no se pue­de! LA DE­NUN­CIA que hi­zo Ri­car­do Ana­ya so­bre el su­pues­to es­pio­na­je en su con­tra pu­so un asun­to so­bre la me­sa: la se­gu­ri­dad de los can­di­da­tos en es­te pro­ce­so elec­to­ral. HA­CE seis años, Go­ber­na­ción –en­ton­ces ba­jo el man­do de Alejandro Poi­ré– fir­mó dos acuer­dos, uno con la Co­na­go y otro con el en­ton­ces IFE, pre­ci­sa­men­te pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de ca­ra a la jor­na­da elec­to­ral. AHO­RA, Al­fon­so Na­va­rre­te Pri­da ha co­men­za­do a re­unir­se con di­ri­gen­tes par­ti­dis­tas pa­ra tra­tar el te­ma de la se­gu­ri­dad de sus aban­de­ra­dos, co­sa que al pa­re­cer no hi­zo Mi­guel Osorio Chong.

Ha­brá que ver quié­nes acep­tan con­tar con es­col­tas asig­na­dos por el go­bierno fe­de­ral. EN 2012, por ejem­plo, ni En­ri­que Pe­ña, ni An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor acep­ta­ron se­gu­ri­dad per­so­nal. ¿Quién se ne­ga­rá en es­ta oca­sión? CO­MO que Ri­car­do Ana­ya se es­tá to­man­do de­ma­sia­do en se­rio eso de “El Chi­co Ma­ra­vi­lla”.

Pri­me­ro se tre­pó a lo más al­to de la es­truc­tu­ra del tem­ple­te, co­mo si fue­ra Spi­der-Man. Y lue­go fue a en­ca­rar a los es­pías del Ci­sen, cual 007.

¿Qué si­gue? ¿Sal­var a la Tie­rra de un ata­que alie­ní­ge­na? Es pre­gun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.