CRU­DO SANVALENTÍN

CAN­CE­LA­CIO­NES DE ÚL­TI­MA HO­RA, EXI­GEN­CIAS RA­RAS Y ES­CE­NAS IN­CÓ­MO­DAS SON EL LA­DO B DEL DÍA DEL AMOR Y LA AMIS­TAD EN LOS RES­TAU­RAN­TES

Luces del Siglo - - BUENA MESA - JOSÉ ARRIE­TA

Co­ra­zo­nes, pé­ta­los de rosas, mú­si­ca ro­mán­ti­ca y ve­las: las ce­nas del 14 de fe­bre­ro sue­len cum­plir los “re­qui­si­tos”, sin im­por­tar el lu­gar o lo que ha­ya en el pla­to. Y es que, a me­nu­do, es­ta fe­cha es el pre­tex­to per­fec­to pa­ra de­rro­char amor y cur­si­le­ría.

Se­gún ci­fras de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de la Ciu­dad de Mé­xi­co, en 2017 la de­rra­ma eco­nó­mi­ca con mo­ti­vo del Día de San Va­len­tín as­cen­dió a 4 mil 480 mi­llo­nes de pe­sos, 1.7 por cien­to más que el año an­te­rior.

Pe­ro pa­ra quie­nes tra­ba­jan en res­tau­ran­tes y ba­res no to­do es miel so­bre ho­jue­las.

Re­ser­va­cio­nes can­ce­la­das de úl­ti­mo mo­men­to, co­men­sa­les que no se pre­sen­tan, exi­gen­cias de pro­duc­tos inexis­ten­tes o que no apa­re­cen en la car­ta, son par­te de lo que me­se­ros, ca­pi­ta­nes y ge­ren­tes de­ben li­diar du­ran­te es­ta ce­le­bra­ción.

“No pue­de ne­gar­se que es una fe­cha bo­ni­ta, aun­que tie­ne sus co­sas. En lo par­ti­cu­lar, odio a esas pa­re­jas que se que­dan has­ta que uno, li­te­ral­men­te, les pa­sa la es­co­ba de­ba­jo de los pies”, apun­ta Ma­ri­sa, me­se­ra de un res­tau­ran­te al po­nien­te de la Ciu­dad, quien ofre­ce su re­la­to a cam­bio de ano­ni­ma­to.

“Qui­zá lo más in­có­mo­do es cuan­do los co­men­sa­les dis­cu­ten. El año pa­sa­do tu­vi­mos que lla­mar a la Po­li­cía por­que un chavo se pu­so im­per­ti­nen­te, la cha­va se fue y él no que­ría pa­gar la cuen­ta. No es usual, pe­ro pue­de su­ce­der”, ar­gu­men­ta.

Y de la im­pun­tua­li­dad de los co­men­sa­les me­jor ni ha­bla­mos. Al­gu­nos se pre­sen­tan has­ta dos ho­ras des­pués del tiempo mar­ca­do en su re­ser­va­ción exi­gien­do que se les atien­da, re­la­ta Ma­ri­sa.

Men­tir so­bre el nú­me­ro de per­so­nas pa­ra evi­tar que les asig­nen una pe­que­ña me­sa pa­ra dos o re­ser­var en va­rios res­tau­ran­tes, a sa­bien­das de que só­lo uno se­rá el ele­gi­do, son, se­gún al­gu­nos res­tau­ran­te­ros, si­tua­cio­nes tam­bién co­mu­nes en es­ta fe­cha es­pe­cial.

Y, cla­ro, nun­ca fal­tan quie­nes pi­den al­go que no fi­gu­ra ni por aso­mo en la car­ta, se in­ven­tan pla­ti­llos o de­man­dan al­go por de­más ex­tra­va­gan­te.

“Una vez lle­gó un se­ñor que de­cía que ha­bía leí­do en Fa­ce­book al­go so­bre el po­der afrodisíaco de no sé qué pes­ca­do. Le di­ji­mos que no lo te­nía­mos y eso bas­tó pa­ra que se mo­les­ta­ra”, apun­ta Ma­ri­sa, quien la­bo­ra en un es­ta­ble­ci­mien­to es­pe­cia­li­za­do en co­ci­na del mar des­de ha­ce cua­tro años.

Pa­ra ella, la ba­lan­za se com­pen­sa con las ge­ne­ro­sas pro­pi­nas que sue­len de­jar las pa­re­jas con po­co tiempo de re­la­ción, esas que to­da­vía es­tán “que­dan­do bien” y con la fi­de­li­dad de los clien­tes que, año con año, re­pi­ten ci­ta en el rin­cón ro­mán­ti­co de siem­pre.

“Se sien­te pa­dre re­co­no­cer a clien­tes que vie­nen to­dos los años. Yo he aten­di­do a un ma­tri­mo­nio que, se­gún el ge­ren­te, tie­ne más de 10 años vi­nien­do”, cuen­ta la me­se­ra.

\ El Cos­mo­po­li­tan es vod­ka com­bi­na­do con ju­go de arán­dano, li­cor de na­ran­ja y li­món, es agra­da­ble al pa­la­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.