CA­LI­DEZ GAS­TRO­NÓ­MI­CA

El Mer­ca­do Al­cal­de, tes­ti­go de la his­to­ria, res­guar­da co­lo­res y sa­bo­res pro­pios de la Ciu­dad

Luces del Siglo - - BUENA MESA - MA­RÍA MI­NE­RO

La des­car­ga de ali­men­tos, los sa­lu­dos, las bol­sas de man­da­do, los queha­ce­res, el re­ga­teo y el dis­fru­te de sa­bo­res tí­pi­cos co­mien­zan con los pri­me­ros ra­yos del Sol, es el Mer­ca­do Al­cal­de, que se es­par­ce a ca­lles ale­da­ñas.

De acuer­do con el cro­nis­ta Juan José Do­ñán, au­tor de “Obla­tos-Co­lo­nias: An­dan­zas Ta­pa­tías”, la tra­di­ción co­mer­cial de la zo­na que aho­ra ocu­pa es­te mer­ca­do co­men­zó des­de el si­glo 18, cuan­do ahí exis­tió la Pla­za de To­ros “La Colorada”.

“En la épo­ca de Fray An­to­nio Al­cal­de se les ocu­rrió po­ner una pla­za de to­ros que for­mó par­te del nue­vo ba­rrio El San­tua­rio. En los al­re­de­do­res ven­dían co­sas por­que no to­dos los días ha­bía co­rri­das.

“Des­pués, du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo 19, se hi­zo una pla­za de to­ros pe­ga­da al Ca­ba­ñas, en­ton­ces aquí (ac­tual zo­na del Mer­ca­do Al­cal­de) se cons­tru­yó ya en for­ma un mer­ca­do por­fi­ris­ta de dos aguas con lá­mi­nas de zinc. Le de­cían el to­reo o pla­za de to­ros”, ex­pli­ca Do­ñán, do­cen­te en el ITESO y en la Es­cue­la de Artes Plás­ti­cas de la UdeG.

Co­mo en la ma­yo­ría de los mer­ca­dos, cu­ya ac­ti­vi­dad se com­par­te en las afue­ras, en la zo­na del Al­cal­de se vol­vió fa­mo­so el po­llo a la Va­len­ti­na (po­llo al car­bón con pa­pas y ro­da­jas de bi­ro­te sa­la­do), re­ce­ta in­ven­ta­da por la se­ño­ra Ma­ría Va­len­ti­na San­tos Oro­pe­za, ori­gi­na­ria de No­chistlán, Za­ca­te­cas.

Además, a la es­qui­na de He­rre­ra y Cai­ro con Li­ceo, lle­ga­ron a ce­nar per­so­nas de la ta­lla de Die­go Ri­ve­ra, Car­los Pe­lli­cer, Sal­va­dor No­vo y Lá­za­ro Cár­de­nas.

Otro de los atrac­ti­vos su­ce­día so­bre Pino Suá­rez, don­de aún que­dan lo­ca­les que ven­den elo­tes.

Do­ñán co­men­ta que tra­di­cio­nal­men­te es­te mer­ca­do se es­pe­cia­li­za­ba en es­te de­ri­va­do de la mil­pa, y en el des­apa­re­ci­do Ho­tel El Pino, aho­ra con­ver­ti­do en es­ta­cio­na­mien­to, se hos­pe­da­ban arrie­ros y co­mer­cian­tes que lle­ga­ban con sus ma­zor­cas de maíz tier­nas.

“El mer­ca­do fue y es el pun­to de irra­dia­ción de ne­go­cios ha­cia los al­re­de­do­res. Irra­dia su ac­ti­vi­dad co­mer­cial a otros lo­ca­les; co­mo to­dos los mer­ca­dos, su ta­ma­ño pa­re­cie­ra in­su­fi­cien­te”, com­par­te el cro­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.