La aris­to­cra­cia del frau­de que di­ri­ge EEUU

Luces del Siglo - - NEWS - PAUL KRUG­MAN *Paul Krug­man es eco­no­mis­ta; ob­tu­vo el No­bel de la es­pe­cia­li­dad en 2008.

Es po­si­ble que no le ha­ya he­cho jus­ti­cia al pre­si­den­te Do­nald Trump. Ve­rán, siem­pre he du­da­do cuan­do afir­ma que es un gran ne­go­cia­dor de acuer­dos. Sin em­bar­go, nos aca­ba­mos de en­te­rar de que sus do­tes ne­go­cia­do­ras co­men­za­ron a tem­pra­na edad.

De he­cho, fue­ron tan im­pre­sio­nan­tes que ya ga­na­ba 200,000 dó­la­res al año a una muy cor­ta edad. En es­pe­cí­fi­co, eso era lo que ga­na­ba cuan­do te­nía 3 años. Pa­ra los 8 años ya era mi­llo­na­rio.

Cla­ro que el dinero sa­lió de su pa­dre, quien pa­só dé­ca­das eva­dien­do im­pues­tos que le­gal­men­te te­nía que pa­gar por el dinero que les da­ba a sus hi­jos.

El re­por­ta­je de The New York Times so­bre la his­to­ria del frau­de de la fa­mi­lia Trump en reali­dad tie­ne que ver con dos ti­pos di­fe­ren­tes de frau­du­len­cia, aun­que vin­cu­la­dos.

Por una par­te, la fa­mi­lia co­me­tió frau­de fiscal a gran es­ca­la al usar di­ver­sas téc­ni­cas de la­va­do de dinero pa­ra evi­tar pa­gar lo que de­bía. Por la otra, la his­to­ria que Do­nald Trump cuen­ta so­bre su vi­da —esa ima­gen que tie­ne de sí mis­mo co­mo un em­pre­sa­rio que se for­jó so­lo y que hi­zo mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de la na­da— siem­pre ha si­do una men­ti­ra: no só­lo he­re­dó su for­tu­na, pues re­ci­bió el equi­va­len­te (en dó­la­res ac­tua­les) a más de 400 mi­llo­nes de dó­la­res de su pa­dre, sino que ade­más Fred Trump res­ca­tó a su hi­jo cuan­do sus negocios sa­lie­ron mal.

Al­go que se pue­de in­fe­rir de es­tas re­ve­la­cio­nes es que los se­gui­do­res de Trump que ima­gi­nan ha­ber en­con­tra­do a un lí­der al que le gus­ta de­cir las co­sas co­mo son y que pro­me­te “dre­nar” el “pan­tano” po­lí­ti­co, mien­tras usa su pers­pi­ca­cia em­pre­sa­rial pa­ra lo­grar que Es­ta­dos Uni­dos vuel­va a ser gran­dio­so, han si­do tre­men­da­men­te en­ga­ña­dos.

Sin em­bar­go, la his­to­ria del dinero de Trump for­ma par­te de otra más am­plia. In­clu­so en­tre quie­nes es­tán mo­les­tos por la era de gran de­sigual­dad y cre­cien­te con­cen­tra­ción de la ri­que­za en la que vi­vi­mos hay una ten­den­cia a creer que la gran ri­que­za, ca­si siem­pre, se ga­na más o me­nos de ma­ne­ra ho­nes­ta. Es aho­ra cuan­do la corrupción des­ca­ra­da y los de­li­tos sub­ya­cen­tes en nues­tra mar­cha ha­cia la oli­gar­quía han co­men­za­do a ser evi­den­tes.

Has­ta ha­ce po­co, mi su­po­si­ción era que la ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas, in­clu­so los ex­per­tos fis­ca­les, ha­brían es­ta­do de acuer­do en que la elu­sión fiscal de las em­pre­sas y los ri­cos —que es le­gal e im­pli­ca el uso de las le­yes fis­ca­les pa­ra re­du­cir la car­ga im­po­si­ti­va— era un pro­ble­ma im­por­tan­te, pe­ro que la eva­sión fiscal —ocul­tar dinero al re­cau­da­dor— era un pro­ble­ma me­nor. Era evi­den­te que mu­chos ri­cos se apro­ve­chan de va­cíos le­ga­les, aun­que mo­ral­men­te du­do­sos, pre­sen­tes en el có­di­go fiscal, pe­ro la opi­nión pre­va­le­cien­te era que sen­ci­lla­men­te de­frau­dar a las au­to­ri­da­des fis­ca­les, y por en­de a la gen­te, no era al­go tan ge­ne­ra­li­za­do en los paí­ses avan­za­dos.

No obs­tan­te, es­ta opi­nión siem­pre se sus­ten­tó en ba­ses ines­ta­bles. Des­pués de to­do, la eva­sión fiscal, ca­si por de­fi­ni­ción, no apa­re­ce en las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les y los mi­llo­na­rios no tie­nen el há­bi­to de ha­blar de lo mag­ní­fi­cos que son co­mo eva­so­res fis­ca­les. Pa­ra dar­nos una idea más com­ple­ta del ta­ma­ño del frau­de, te­ne­mos que ha­cer lo que hi­zo el Times (in­ves­ti­gar de ma­ne­ra ex­haus­ti­va las fi­nan­zas de una fa­mi­lia en es­pe­cí­fi­co) o de­pen­der de gol­pes de suer­te que re­ve­len lo que sue­le es­tar oculto.

Ha­ce dos años, un enor­me gol­pe de suer­te apa­re­ció cuan­do se di­vul­ga­ron los Pa­pe­les de Pa­na­má, un te­so­ro de da­tos fil­tra­dos des­de un bu­fe­te ju­rí­di­co pa­na­me­ño es­pe­cia­li­za­do en ayu­dar a la gen­te a ocul­tar su ri­que­za en pa­raí­sos fis­ca­les, y por una fil­tra­ción más pe­que­ña des­de el ban­co HSBC. Aun­que los de­ta­lles re­ve­la­dos por esas fil­tra­cio­nes lle­ga­ron de in­me­dia­to a los ti­tu­la­res, su ver­da­de­ro significado só­lo ha que­da­do cla­ro con el tra­ba­jo que han he­cho Ga­briel Zuc­man y sus co­le­gas en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley, en co­la­bo­ra­ción con las au­to­ri­da­des fis­ca­les es­can­di­na­vas.

Al com­pa­rar la in­for­ma­ción de los Pa­pe­les de Pa­na­má y otras fil­tra­cio­nes con los da­tos fis­ca­les na­cio­na­les de esa re­gión eu­ro­pea, los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que la eva­sión fiscal des­ca­ra­da es gran­de en­tre los más ri­cos. Los muy ri­cos aca­ban pa­gan­do una ta­sa im­po­si­ti­va efec­ti­va mu­cho más ba­ja que los más o me­nos ri­cos no por­que ha­ya va­cíos en las le­yes fis­ca­les, sino por­que vio­lan la ley. Los con­tri­bu­yen­tes más ri­cos, se­gún des­cu­brie­ron los in­ves­ti­ga­do­res, pa­gan en pro­me­dio 25 por cien­to me­nos de lo que de­ben, y cla­ro, mu­chos in­di­vi­duos pa­gan in­clu­so me­nos que eso.

Se tra­ta de una can­ti­dad con­si­de­ra­ble. Si los ri­cos de Es­ta­dos Uni­dos eva­den im­pues­tos en la mis­ma me­di­da (co­sa que se­gu­ra­men­te ha­cen), tal vez le cues­tan al go­bierno tan­to co­mo el pro­gra­ma de cu­po­nes y sub­si­dios de ali­men­tos pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses más po­bres y que aho­ra las au­to­ri­da­des ame­na­zan con eli­mi­nar. Ade­más, usan la eva­sión fiscal pa­ra atrin­che­rar­se en sus pri­vi­le­gios y trans­fe­rir­los a sus he­re­de­ros, co­mo su­ce­dió con Trump.

La pre­gun­ta ob­via es: ¿qué es­tán ha­cien­do nuestros re­pre­sen­tan­tes elec­tos con es­ta epi­de­mia de de­frau­da­ción? Bueno, los re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so han es­ta­do en ello des­de ha­ce años: de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, han re­du­ci­do el fi­nan­cia­mien­to del Ser­vi­cio de Rentas In­ter­nas (IRS) pa­ra pa­ra­li­zar su ca­pa­ci­dad de in­ves­ti­gar la de­frau­da­ción fiscal. No só­lo nos go­bier­nan eva­so­res fis­ca­les; te­ne­mos un go­bierno de eva­so­res fis­ca­les por y pa­ra eva­so­res fis­ca­les.

Por tan­to, lo que es­ta­mos apren­dien­do es que la his­to­ria de lo que es­tá ocu­rrien­do en nues­tra so­cie­dad es aún peor de lo que creía­mos. No só­lo se tra­ta del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos que, co­mo lo di­jo el re­por­te­ro fiscal Da­vid Cay Johns­ton, es un “vam­pi­ro financiero” que en­ga­ña a los con­tri­bu­yen­tes co­mo ha en­ga­ña­do a ca­si to­dos los que ha­cen tra­tos con él.

Ade­más de eso, nues­tra ten­den­cia ha­cia la oli­gar­quía —el go­bierno de los po­cos— tam­bién se ve ca­da vez más co­mo una ka­kis­to­cra­cia, el go­bierno de los peo­res o, al me­nos, de los me­nos es­cru­pu­lo­sos. La corrupción no es su­til; to­do lo con­tra­rio, es más des­ca­ra­da de lo que cual­quie­ra se ima­gi­nó. Ade­más es pro­fun­da y ha in­fec­ta­do nues­tra po­lí­ti­ca, de ma­ne­ra muy li­te­ral, has­ta los ni­ve­les más al­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.