El es­ta­do de co­sas

El ín­di­ce del World Jus­ti­ce Pro­ject Mé­xi­co mues­tra la gra­ve­dad y pro­fun­di­dad de la cri­sis na­cio­nal. En to­dos la­dos hay corrupción.

Luces del Siglo - - OPINION - CAR­MEN ARIS­TE­GUI F.

La idea, am­plia­men­te ex­ten­di­da, de que Mé­xi­co atra­vie­sa por una pro­fun­da cri­sis de de­re­chos hu­ma­nos, vio­len­cia, im­pu­ni­dad y au­sen­cia de Es­ta­do de de­re­cho, tie­ne hoy un nue­vo so­por­te que ilus­tra su mag­ni­tud, al­can­ce y di­men­sión geo­grá­fi­ca.

Se dio a co­no­cer, es­ta se­ma­na, el es­tu­dio rea­li­za­do por el World Jus­ti­ce Pro­ject Mé­xi­co. Con­ce­bi­do y ela­bo­ra­do a ma­ne­ra de Ín­di­ce. El es­tu­dio ba­sa­do en 25 mil en­cues­tas a ni­vel na­cio­nal, aná­li­sis de dis­tin­tas ba­ses de da­tos so­bre los te­mas eva­lua­dos y en­tre­vis­tas di­rec­tas con 1,500 es­pe­cia­lis­tas –se­gún ex­pli­có Alejandro Pon­ce, je­fe de investigación del WJP– arro­ja ilus­tra­ti­vos re­sul­ta­dos que mues­tran la gra­ve­dad y pro­fun­di­dad de la cri­sis en la que es­ta­mos.

No hay un so­lo es­ta­do de la Re­pú­bli­ca que al­can­ce una ca­li­fi­ca­ción apro­ba­to­ria. Ni uno so­lo lo­gra una eva­lua­ción que sa­tis­fa­ga en los te­mas to­ra­les pa­ra una so­cie­dad en ma­te­ria de Es­ta­do de de­re­cho. Pre­va­le­cen los ac­tos de corrupción, la in­efi­cien­cia gu­ber­na­men­tal, la vio­len­cia, la im­pu­ni­dad y la vio­la­ción cons­tan­te de los de­re­chos fun­da­men­ta­les. Un ma­pa na­cio­nal ca­tas­tró­fi­co, si nos ate­ne­mos al re­sul­ta­do de es­tas ca­li­fi­ca­cio­nes. El ran­king mi­de de 0 a 1 a ca­da una de las 32 en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, don­de ce­ro es au­sen­cia ab­so­lu­ta de Es­ta­do de de­re­cho y uno re­pre­sen­ta la vi­gen­cia y fun­cio­na­mien­to óp­ti­mo y efi­cien­te de un Es­ta­do de de­re­cho. En Mé­xi­co el me­jor ca­li­fi­ca­do es el es­ta­do de Yu­ca­tán con 0.45 y el peor eva­lua­do, Gue­rre­ro con 0.29.

El Ín­di­ce es va­lio­so por­que per­mi­te con­tras­tar cuá­les son los prin­ci­pa­les y más re­cu­rren­tes ejes en que es­tá mon­ta­da es­ta tra­ge­dia na­cio­nal. En to­dos la­dos hay corrupción, no hay lu­gar en que se pue­da de­cir que hay se­gu­ri­dad ple­na pa­ra los ciu­da­da­nos y la jus­ti­cia pe­nal y ci­vil brillan por su au­sen­cia en la gran ma­yo­ría de los ca­sos que se pre­sen­tan.

Otro ter­mó­me­tro con el cual se pre­ten­de ob­te­ner un diag­nós­ti­co y un con­sen­so bá­si­co so­bre lo que ha pa­sa­do y si­gue pa­san­do en Mé­xi­co es el con­jun­to de fo­ros “Es­cu­cha”, a los que ha con­vo­ca­do el pró­xi­mo go­bierno de la Re­pú­bli­ca. La ex­pe­rien­cia ha si­do es­tru­jan­te, ca­tár­ti­ca y, por mo­men­tos, pa­ra­li­zan­te. La can­ti­dad de reclamos, exi­gen­cias, de­ses­pe­ra­ción y do­lor que se es­cu­cha en voz de mi­les de per­so­nas mues­tra el gra­ve dis­lo­ca­mien­to por el que atra­vie­sa Mé­xi­co. Cri­men, vio­len­cia e im­pu­ni­dad son los ejes en los que es­tá mon­ta­do el es­ta­do de co­sas que im­pe­ra en una bue­na par­te de Mé­xi­co.

Los fo­ros or­ga­ni­za­dos pa­ra bus­car pro­pues­tas e ideas que pue­dan tra­du­cir­se en nue­vas po­lí­ti­cas pú­bli­cas que con­duz­can a un pro­ce­so de pa­ci­fi­ca­ción y re­con­ci­lia­ción, han que­da­do in­te­rrum­pi­dos. No ha que­da­do cla­ro si aque­llos pro­gra­ma­dos pa­ra Ve­ra­cruz, Ta­bas­co y Morelos fue­ron can­ce­la­dos de for­ma de­fi­ni­ti­va, se­rán re­pro­gra­ma­dos pa­ra fe­chas pos­te­rio­res o se po­drá par­ti­ci­par, ya no de ma­ne­ra pre­sen­cial, sino con pro­pues­tas que se po­drán ha­cer lle­gar por in­ter­net a los res­pon­sa­bles de or­ga­ni­zar y sis­te­ma­ti­zar la con­sul­ta. Cier­ta­men­te, las con­tra­dic­cio­nes y/o la fal­ta de coor­di­na­ción en­tre los res­pon­sa­bles de or­ga­ni­zar los fo­ros pue­den ser par­te de la ex­pli­ca­ción de por qué fue­ron can­ce­la­dos o sus­pen­di­dos, sin em­bar­go no pue­de ser ese el mo­ti­vo úni­co, ni el más im­por­tan­te. Abrir la puer­ta pa­ra que la gen­te se ex­pre­se y ma­ni­fies­te li­bre­men­te es lo mí­ni­mo que se es­pe­ra­ría en un pro­ce­so de so­lu­ción que cu­bra un mí­ni­mo es­tán­dar de­mo­crá­ti­co. El ejer­ci­cio de es­cu­char a gru­pos nu­tri­dos de per­so­nas se desa­rro­lló, pe­ro los res­pon­sa­bles de sis­te­ma­ti­zar lo que ahí ocu­rría fue­ron des­bor­da­dos por el vo­lu­men de ma­te­ria­les, por la can­ti­dad de ideas y de pro­pues­tas, pe­ro so­bre to­do y de ma­ne­ra ur­gen­te por la exi­gen­cia de res­pues­tas efec­ti­vas al enor­me nú­me­ro de ca­sos que no pa­ran de ex­po­ner­se. La pro­me­sa de que to­dos se­rán oí­dos se con­fun­de con la ilu­sión de que to­dos se­rán aten­di­dos y, en con­se­cuen­cia, re­suel­tos. La reali­dad que se ha pre­sen­ta­do en esos fo­ros re­fle­ja, con ros­tros, nom­bres y ape­lli­dos, lo que el World Jus­ti­ce Pro­ject Mé­xi­co mues­tra con nú­me­ros, es­ta­dís­ti­cas y eva­lua­cio­nes.

Car­pe­tas, fól­ders, so­bres, ex­pe­dien­tes, car­te­lo­nes y tes­ti­mo­nios se han ido su­man­do en una mon­ta­ña que atra­gan­ta. El fu­tu­ro go­bierno y la so­cie­dad me­xi­ca­na tie­nen en eso su prin­ci­pal desafío. Des­pe­na­li­zar la pro­duc­ción, con­su­mo y dis­tri­bu­ción de dro­gas pa­ra que esas ac­ti­vi­da­des sean re­gu­la­das por el Es­ta­do no re­sol­ve­rá to­do, pe­ro cam­bia­rá el pa­ra­dig­ma des­de el cual se ha cons­trui­do es­te in­fierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.