SCT, cul­pa­ble

La res­pon­sa­bi­li­dad de la SCT en el “so­ca­vón” es una mues­tra de la inep­ti­tud y po­si­bles ac­tos de corrupción en la ges­tión de Ruiz Es­par­za.

Luces del Siglo - - OPINION - MA­NUEL J. JÁUREGUI

Lean, por fa­vor, es­ti­ma­dos lec­to­res, el dic­ta­men de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos so­bre el “so­ca­vón” del Pa­so Exprés a Cuer­na­va­ca, y las dos muer­tes que cau­só.

Al leer sus con­clu­sio­nes (las de la CNDH) ve­rán que cuan­do en es­te es­pa­cio cul­pa­mos de inep­to y po­si­ble­men­te co­rrup­to al ti­tu­lar de la SCT, Gerardo Ruiz Es­far­za, no era un ata­que per­so­nal, sino un sim­ple diag­nós­ti­co ve­te­ri­na­rio.

La CNDH concluye que la cul­pa de es­ta tra­ge­dia y de las IRRE­GU­LA­RI­DA­DES en es­ta obra prin­ci­pal­men­te fue de la SCT, in­di­ca la po­si­bi­li­dad de corrupción en la obra y se­ña­la que “el so­ca­vón no es un me­ro ac­ci­den­te, sino la con­se­cuen­cia de una obra pú­bli­ca muy mal di­se­ña­da, cons­trui­da, coor­di­na­da y su­per­vi­sa­da por la SCT, Ba­no­bras y las em­pre­sas”. Pi­de la CNDH, ade­más, que se in­ves­ti­gue la lí­nea de man­do pa­ra que el cas­ti­go no que­de en­tre ge­ren­tes y su­per­vi­so­res de ba­jo ni­vel.

Ha­ce no­tar la CNDH que el pre­su­pues­to de es­ta obra he­cha con las pa­tas ex­ce­día ya el 68 por cien­to del cos­to pac­ta­do, por lo que se le­van­tan sos­pe­chas de que es­te so­bre­pre­cio –co­mo es cos­tum­bre en Mé­xi­co cuan­do se co­lu­den cons­truc­to­res y fun­cio­na­rios– po­ten­cial­men­te for­ma­ba par­te del bo­tín a re­par­tir.

La CNDH di­ri­gió una re­co­men­da­ción a la SCT, Ba­no­bras, Co­na­gua, Go­bierno de Morelos y Ayun­ta­mien­to de Cuer­na­va­ca, y la ha­rán lle­gar tam­bién a la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca y la PGR; es­ta úl­ti­ma y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de Cuer­na­va­ca se han he­cho pa­tos con las irre­gu­la­ri­da­des de­tec­ta­das que son, cuan­do me­nos, OCHO gra­ves.

Co­mo to­do lo chue­co que ha sa­li­do a re­lu­cir en es­te se­xe­nio (y por lo cual la his­to­ria juz­ga­rá a sus in­te­gran­tes con se­ve­ri­dad) el jue­go es ta­par, exo­ne­rar y EN­CU­BRIR las irre­gu­la­ri­da­des. Ha pa­sa­do con el ex Gó­ber de Ve­ra­cruz Ja­vier Duar­te, con Ode­brecht, con las an­dan­zas de la cons­truc­to­ra del com­pa­dre, HIGA, con los con­tra­tos por de­da­zo de la SCT pa­ra el NAIM, y mu­chas irre­gu­la­ri­da­des que han he­cho “des­ta­car” al ac­tual se­xe­nio y a sus miem­bros.

En­tre ellos, por su­pues­to, al ti­tu­lar de la SCT (que lo fue tam­bién en el Es­ta­do de Mé­xi­co, sien­do Go­ber­na­dor el pro­pio Pe­ña), quien cuan­do es se­ña­la­do por sus ga­za­pos al frente de es­ta de­pen­den­cia, se mon­ta muy oron­do en el cor­cel de la in­dig­na­ción y se mo­les­ta por­que se le cues­tio­na. Lle­gan­do en una oca­sión –al­go que la his­to­ria no per­do­na­rá– a afir­mar an­te una co­mi­sión del Se­na­do que las de­nun­cias en es­te me­dio ha­cían peor da­ño al País “que mu­chas otras co­sas más ma­las”.

Ade­más de de­mos­trar con pos­tu­ras co­mo és­ta su ex­tre­ma ig­no­ran­cia y ser­vi­lis­mo al ré­gi­men, Ruiz, quien tam­bién Es­far­za, se pone de pe­chi­to pa­ra la pos­te­ri­dad. Su le­ga­do al frente de la SCT y los cues­tio­na­mien­tos so­bre su ac­tua­ción en es­ta de­pen­den­cia, por lo que le res­ta de vi­da a es­te se­ñor lo acom­pa­ña­rán, ya que ja­más su­po res­pon­der con in­te­li­gen­cia y de­co­ro a las fallas que le fue­ron se­ña­la­das. Su dis­cur­so ex­cul­pa­to­rio ex­ce­di­do en ro­llo y ca­ren­te de sus­ten­to, por la ma­yor par­te ja­más con­ven­ció a na­die.

Lo peor es que se gas­tó mi­les de mi­llo­nes de pe­sos com­pran­do pu­bli­ci­dad en me­dios ami­gos pa­ra au­to­jus­ti­fi­car­se, sin que es­te gas­to (o, más bien, dis­pen­dio) sir­vie­ra pa­ra aca­llar las vo­ces que lo culpan de gra­ves irre­gu­la­ri­da­des al frente de la SCT. Ta­les co­mo las que les aca­ba­mos de co­men­tar, pro­ce­den­tes de la CNDH.

¡Es­to es lo que deja tras sus seis años de desa­ti­nos! Ser pú­bli­ca­men­te ex­hi­bi­do por ser el au­tor de can­ti­dad de obras –co­mo lo que ter­mi­nó en un “so­ca­vón”– mal di­se­ña­das, su­per­vi­sa­das y cons­trui­das por la de­pen­den­cia a su car­go. Ha te­ni­do la SCT bue­nos y malos ti­tu­la­res, pe­ro eso de des­ta­car en­tre los malos co­mo de los más malos es co­mo pa­ra aver­gon­zar a cual­quie­ra.

Cla­ro, a cual­quie­ra con una piz­ca de ver­güen­za y se­sos, lo cual es­te se­ñor ob­via­men­te no po­see, por­que eso de pú­bli­ca­men­te afir­mar que ha­ce más da­ño la crí­ti­ca a los ser­vi­do­res pú­bli­cos, cu­yo man­da­to cons­ti­tu­cio­nal es –pre­ci­sa­men­te– REN­DIR CUEN­TAS, es una de la peo­res idio­te­ces que se han es­cu­cha­do en el ser­vi­cio pú­bli­co en un país que de por sí destaca por abri­gar a fun­cio­na­rios con fuer­te ge­né­ti­ca de pau­pé­rri­mos coe­fi­cien­tes in­te­lec­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.