¿Y si se can­sa el gan­so?

Luces del Siglo - - NEWS - *Jo­sé Luis Ca­rri­llo es pe­rio­dis­ta.

Sin lu­gar a du­da que aque­lla fa­mo­sa ora­ción uti­li­za­da en­tre los años 40 y 60 por los fa­mo­sos "pa­chu­cos" en los ba­rrios po­pu­la­res de la Ciudad de Mé­xi­co, y que uti­li­za­ban para ga­ran­ti­zar al­gu­na pro­me­sa, es­tá nue­va­men­te de mo­da, aho­ra en el ám­bi­to po­lí­ti­co y en los men­sa­jes cir­cu­lan­tes en las fa­mo­sas y mu­chas ve­ces sos­la­ya­das re­des so­cia­les.

"Me can­so gan­so" ha reite­ra­do sis­te­má­ti­ca­men­te el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en dis­tin­tos fo­ros, lo­gran­do que sea re­pli­ca­da en to­das las es­fe­ras po­lí­ti­cas, so­cia­les, eco­nó­mi­cas, aca­dé­mi­cas, et­cé­te­ra; va­ya, es ca­si ca­si tan fa­mo­sa co­mo la can­ción de La Guadalupana en­tre los me­xi­ca­nos.

"Me can­so gan­so di­jo un zan­cu­do cuan­do vo­lar no pu­do, una pa­ta se le tor­ció y la otra se le hi­zo nu­do, lue­go le dio laf­to­sa y has­ta se que­dó mu­do y ya me­jor no le si­go por­que lue­go yo su­do", di­jo ale­gre­men­te el fa­mo­so Ger­mán Val­dez "Tin Tan" en la di­ver­ti­da pe­lí­cu­la "El ni­ño per­di­do".

Con 65 años de edad y una vi­si­ta al hos­pi­tal por una fa­lla car­dia­ca, el pre­si­den­te ase­gu­ra que tra­ba­ja­rá 16 ho­ras dia­rias para que los seis años de su man­da­to le re­sul­ten me­dia­na­men­te fa­vo­ra­bles para en­men­dar los en­tuer­tos que la ex­tin­ta Ma­fia del Po­der de­jó en el país.

Ape­nas can­ta el ga­llo y sin sa­lir to­da­vía el sol, Ló­pez Obra­dor ya es­tá to­man­do ca­fé y ha­cien­do co­ra­jes cuan­do los mi­li­ta­res le in­for­man a las seis de la ma­ña­na que los ma­lean­tes no han re­ci­bi­do su men­sa­je de que a par­tir del pri­me­ro de di­ciem­bre pa­sa­do to­do de­bía ser ar­mo­nía.

Una ho­ra des­pués, ya con lá­ti­go en mano, bus­ca do­mar, per­dón, qui­se de­cir “bus­ca res­pon­der” las pre­gun­tas que los re­por­te­ros de la fuen­te pre­si­den­cial le lan­zan co­mo dar­dos en­ve­ne­na­dos, para pos­te­rior­men­te ini­ciar sus ac­ti­vi­da­des.

El pre­si­den­te bus­ca re­pe­tir las es­tra­te­gias in­for­ma­ti­vas y de cer­ca­nía so­cial que le die­ron re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles en­tre di­ciem­bre del 2000 y ju­lio de 2005, para lue­go com­pe­tir en la elec­ción de 2006 para la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

¿Gobernar en el si­glo 21 con una es­tra­te­gia del si­glo 20 y con len­gua­je de ha­ce ca­si un si­glo?, sin lu­gar a du­das que es un te­ma in­tere­san­te, que pue­de le­van­tar to­do ti­po de crí­ti­cas, a fa­vor y en con­tra.

Se­rá el se­reno, pe­ro lo que to­dos vi­mos el pa­sa­do pri­me­ro de di­ciem­bre es un cam­bio ra­di­cal, en for­ma y fon­do; mien­tras que el pre­si­den­te saliente só­lo de­ja­ba su do­mi­ci­lio, ro­dea­do de un fuer­te y na­da dis­cre­to ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad, con­for­ma­do por al me­nos 50 guar­dias del aho­ra ex­tin­to Es­ta­do Ma­yor Pre­si­den­cial via­jan­do un con­voy de cin­co sub­ur­bans úl­ti­mo modelo, blin­da­je 5, a ve­lo­ci­dad ca­si su­per­só­ni­ca por las ca­lles de la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca

Por otro la­do, el pre­si­den­te en­tran­te via­ja­ba en un Jet­ta clá­si­co acom­pa­ña­do de su es­po­sa y es­col­ta­do por re­por­te­ros y al­gu­nos mo­to­ci­clis­tas de la policía ca­pi­ta­li­na, ha­cien­do to­do ti­po de pa­ra­das, des­de res­pe­tar los se­má­fo­ros en ro­jo has­ta dis­mi­nuir la ve­lo­ci­dad para re­ci­bir ra­mos de flo­res o sa­lu­dar a los pa­sa­je­ros del Me­tro y a las múl­ti­ples per­so­nas que lo vi­to­rea­ban en las ca­lles co­mo si fue­ra un fa­mo­so rocks­tar.

De ne­gro, el ex pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to des­cen­dió so­lo de la Su­bur­ban co­lor ne­gro, al re­cin­to de San Lázaro, mu­cho an­tes que lo hi­cie­ra Ló­pez Obra­dor, quien unos mi­nu­tos des­pués lle­gó acom­pa­ña­do de su es­po­sa en un vehícu­lo co­lor blan­co.

¿Blan­co y ne­gro, se­rá que es un pre­sa­gio de los tiem­pos di­fe­ren­tes que vi­vi­rá Mé­xi­co?

Agen­das de 16 ho­ras dia­rias, sin im­por­tar que sean fi­nes de semana, lar­gos re­co­rri­dos en vue­los pri­va­dos para vi­si­tar las 32 en­ti­da­des que con­for­man nues­tro país; mis­mo que con sus más de dos millones de ki­ló­me­tros cua­dra­dos no pue­de con­si­de­rar­se co­mo una na­ción com­pac­ta.

¿El gan­so no se can­sa­rá an­te agen­das que pa­re­cen in­hu­ma­nas o más pro­pias de gi­ras de gru­pos de rock con in­te­gran­tes que ron­dan los 20 años?

Di­gan lo que di­gan sus mal­que­rien­tes, pe­ro la realidad es que ya com­ple­ta­mos ca­si una semana del pri­mer go­bierno de iz­quier­da en la his­to­ria de Mé­xi­co, y no se ha caí­do el cie­lo, el dó­lar si­gue si­mi­lar al que de­jó el PRI, la ga­so­li­na re­gis­tra una ten­den­cia a la ba­ja, mien­tras que los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos, so­bre to­do los de la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res, em­pie­zan a re­gis­trar mo­des­tas ga­nan­cias.

Sin du­da, que ver a un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca cer­cano a la gen­te, res­pon­dien­do de fren­te los cues­tio­na­mien­tos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y via­je en lí­neas co­mer­cia­les o que ha­ya abierto la ex ca­sa del go­ber­nan­te az­te­ca Moc­te­zu­ma a los ciu­da­da­nos, en­tre otros acier­tos, de nin­gu­na ma­ne­ra de­be ser des­acre­di­ta­do.

No obs­tan­te, ha co­me­ti­do erro­res de for­ma, co­mo la im­po­si­ción de per­so­na­jes su­ma­men­te "tem­pes­tuo­sos" co­mo el nom­bra­mien­to del es­pa­ñol na­cio­na­li­za­do me­xi­cano Pa­co Tai­bo II en el Fon­do de Cultura Eco­nó­mi­ca y su ya cé­le­bre "do­bla­da" de­cla­ra­ción.

O no ha­ber te­ni­do la de­fe­ren­cia para ce­le­brar el pac­to fe­de­ral y re­co­no­cer la re­le­van­cia que los es­ta­dos tie­nen en la Re­pú­bli­ca, ha­cien­do ca­so omi­so de la fi­gu­ra de los go­ber­na­do­res; pe­ro en cam­bio re­co­no­cer la pre­sen­cia de Sil­vio Ro­drí­guez, un can­tau­tor cu­bano fa­mo­so por ha­ber com­pues­to can­cio­nes a Fi­del Cas­tro o al mis­mo pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor.

Co­mo si Os­car Chá­vez o el pro­pio Vi­cen­te Fer­nán­dez no tu­vie­ran más mé­ri­tos para ha­ber si­do in­vi­ta­dos y men­cio­na­dos por el nue­vo pre­si­den­te.

Hay que ape­chu­gar y en­ten­der que los tiem­pos que vi­vi­rá Mé­xi­co en los pró­xi­mos seis años se­rán to­tal­men­te di­fe­ren­tes en tiem­po y for­ma.

So­la­men­te es­pe­re­mos que el gan­so...no se can­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.