Em­plea Trump in­do­cu­men­ta­dos

Afir­man mu­je­res que tra­ba­ja­ron de for­ma irre­gu­lar en club de golf

Luces del Siglo - - REFORMA - RE­FOR­MA / STAFF

NUE­VA JER­SEY.- Des­de su cam­pa­ña pre­si­den­cial, Do­nald Trump ha ata­ca­do a los in­do­cu­men­ta­dos... y tam­bién los ha con­tra­ta­do.

La or­ga­ni­za­ción del Pre­si­den­te tie­ne a su car­go a mi­gran­tes sin pa­pe­les en su club de golf de Bed­mins­ter, al que acu­de re­gu­lar­men­te, se­gún un re­por­ta­je de The New York Ti­mes.

Vik­to­ri­na Mo­ra­les, de Gua­te­ma­la, es una de las tra­ba­ja­do­ras que asis­te dia­ria­men­te a la pro­pie­dad. Es la ama de lla­ves y ha ten­di­do la ca­ma del Man­da­ta­rio, lim­pia­do su ba­ño y des­em­pol­va­do sus tro­feos de golf.

Mo­ra­les lle­gó en 1999 de ma­ne­ra ile­gal a Es­ta­dos Uni­dos, don­de fue con­tra­ta­da en la pro­pie­dad en 2013 con do­cu­men­tos que ella mis­ma ase­gu­ró que eran fal­sos.

Sin em­bar­go, no ha si­do la úni­ca tra­ba­ja­do­ra en el club en con­di­ción irre­gu­lar.

San­dra Díaz, quien na­ció en Costa Rica y aho­ra es una re­si­den­te le­gal en el país, di­jo que ella tam­po­co te­nía pa­pe­les cuan­do tra­ba­jó en Bed­mins­ter en­tre 2010 y 2013.

Las dos mu­je­res aña­die­ron que la­bo­ra­ron du­ran­te años co­mo par­te de un gru­po de em­plea­dos de lim­pie­za y man­te­ni­mien­to en la pro­pie­dad. Ha­bía más per­so­nas en su mis­ma si­tua­ción, aun­que no die­ron de­ta­lles so­bre un nú­me­ro exac­to.

“Hay mu­chas per­so­nas sin pa­pe­les”, ase­gu­ró Díaz.

No hay evi­den­cia de que el Man­da­ta­rio o eje­cu­ti­vos de la Or­ga­ni­za­ción Trump su­pie­ran de es­ta si­tua­ción. Sin em­bar­go, por lo me­nos dos su­per­vi­so­res es­ta­ban al tan­to de ello, se­gún las mi­gran­tes, y to­ma­ron me­di­das para ayu­dar a los tra­ba­ja­do­res a no ser de­tec­ta­dos y con­ser­var sus em­pleos, in­for­mó el me­dio es­ta­dou­ni­den­se.

La em­pre­sa de Trump, pro­pie­ta­ria del club de golf, no reali­zó co­men­ta­rios es­pe­cí­fi­cos so­bre las dos mu­je­res.

“Te­ne­mos de­ce­nas de mi­les de em­plea­dos en to­das nues­tras pro­pie­da­des y te­ne­mos prác­ti­cas de con­tra­ta­ción muy es­tric­tas”, afir­mó Aman­da Mi­ller, vi­ce­pre­si­den­ta se­nior de Mer­ca­do­tec­nia y Co­mu­ni­ca­cio­nes Cor­po­ra­ti­vas de la com­pa­ñía.

El re­pu­bli­cano ha con­ver­ti­do la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za y la lu­cha para pro­te­ger los em­pleos de los es­ta­dou­ni­den­ses en la pie­dra an­gu­lar de su pre­si­den­cia y, ade­más, se jac­tó du­ran­te la cam­pa­ña

de 2016 de no te­ner ni un in­do­cu­men­ta­do tra­ba­jan­do para él.

Tan­to Mo­ra­les co­mo Díaz ad­mi­tie­ron que se sien­ten he­ri­das por los co­men­ta­rios de Trump con­tra los mi­gran­tes, a los que com­pa­ró con cri­mi­na­les vio­len­tos. Fue eso, men­cio­na­ron, jun­to a los co­men­ta­rios abu­si­vos de par­te de un su­per­vi­sor

en el tra­ba­jo, lo que las lle­vó a rom­per su si­len­cio.

“Es­ta­mos can­sa­das del abu­so, los in­sul­tos, la for­ma en la que ha­bla so­bre no­so­tros cuan­do él sa­be que es­ta­mos aquí ayu­dán­do­le a ha­cer di­ne­ro. Nos es­for­za­mos para aten­der ca­da una de sus ne­ce­si­da­des y te­ne­mos que aguan­tar sus hu­mi­lla­cio­nes”, cri­ti­có Mo­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.