NA­CHO LO­ZANO

POR­TA­DAS BALDÍAS, LO­TES BALDÍOS

Más por más - - PRIMERA PÁGINA - POR NA­CHO LO­ZANO Na­cho Lo­zano @na­cho­lo­zano Con 15 años de ki­lo­me­tra­je en me­dios, cree que el ri­gor de la iro­nía y la se­rie­dad de la ri­sa pue­den ha­cer un pe­rio­dis­mo ori­gi­nal.

Eso es la jus­ti­cia y la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia me­xi­quen­ses: te­rre­nos baldíos”

Se es­tán pe­lean­do! Les en­can­ta el ar­güen­de. Sí, la dis­cu­sión de cual­quier te­ma es vi­tal pa­ra la vi­da pú­bli­ca y pu­bli­ca­da en es­te lo­te bal­dío en que se ha con­ver­ti­do Mé­xi­co. Pe­ro hay que apren­der a dis­cri­mi­nar las dis­cu­sio­nes baldías de las ur­gen­tes. Dis­cu­tir con o sin ar­gu­men­tos es un jue­go olím­pi­co pa­ra Twitter: to­dos opi­na­mos, aun­que la ca­li­dad y so­li­dez de esos ar­gu­men­tos dis­tin­guen a los crí­ti­cos agu­dos de los cri­ti­co­nes fa­ci­lo­nes. A ve­ces, las re­des so­cia­les pa­re­cen lo­tes baldíos don­de se amon­to­nan mu­chos odios y po­cas so­lu­cio­nes y lla­ma­das a la ac­ción. Afor­tu­na­da­men­te, el sen­ti­do co­mún (que sue­le ha­cer pre­sen­cia en Twitter, por ejem­plo) no per­mi­te que nos dis­trai­ga­mos de te­mas más im­por­tan­tes que la por­ta­da (bal­día) de la ¡Ho­la! en la que apa­re­ce Cé­sar Yá­ñez.

Fue fas­ci­nan­te (me di­vir­tió) lo que desata­ron la re­vis­ta y los no­vios re­tra­ta­dos, Yá­ñez y su aho­ra es­po­sa: le­ña ver­de cla­sis­ta, con­de­nas, bur­las, ex­po­si­ción de con­tra­dic­cio­nes en los es­ti­los de go­ber­nar, opu­len­cia, im­pru­den­cia, li­ber­tad, res­pe­to, vi­da pri­va­da, vi­da pú­bli­ca y (lo me­jor) las trai­cio­nes sub­cons­cien­tes de los fi­fís, pro­fi­fís, an­ti­fi­fís, me­ta­fi­fís, su­pra­fi­fís y so­bre­fi­fís. El cla­sis­mo vuel­to en­tre­te­ni­mien­to en Twitter. Pe­ro hay que sa­lir de ese lo­te de dis­cu­sio­nes baldías: los po­lí­ti­cos lo se­gui­rán ha­cien­do aun­que no le gus­te a Twitter.

Pa­se­mos a lo otro: en es­te país no po­de­mos dar­nos el lu­jo de ar­mar des­ma­dre y al­bo­ro­to por una bo­da y una por­ta­da de re­vis­ta mien­tras ma­tan a mu­je­res y ni­ños to­dos los días en es­te país sin que los fi­fís, pro­fi­fís, an­ti­fiís, me­ta­fi­fís, su­pra­fi­fís y so­bre­fi­fís en los go­bier­nos y la ciu­da­da­nía mue­van un mal­di­to re­tuit o me­jor aún, mue­van sus pa­ti­tas y ca­mi­nen ha­cia el es­ta­do fe­mi­ni­ci­da en que se con­vir­tió el Es­ta­do de Mé­xi­co.

Hu­bie­ra pre­fe­ri­do ver el al­bo­ro­to (desata­do por el af­fair Yá­ñez-¡Ho­la!) de los tui­te­ros (y el res­to de me­xi­ca­nos no vir­tua­les) aper­so­na­dos en el lo­te bal­dío de la ca­lle Pla­ya de la Cues­ta, en Jar­di­nes de Mo­re­los, Eca­te­pec, pa­ra dar­se cuen­ta de los ho­rro­res que no se re­suel­ven con un hash­tag. Tal vez es­te país val­dría tan­ti­to más la pe­na si ac­tua­mos, vo­ta­mos, de­nun­cia­mos y exi­gi­mos en per­so­na y no so­lo en las ben­di­tas re­des. Pe­ro no: la ¡Ho­la! ven­dió mu­chos ejemplares y do­mi­nó la aten­ción so­bre la no­ti­cia de la pa­re­ja de feminicidas acu­sa­da de ma­tar a por lo me­nos 10 mu­je­res, mis­mas que si­guen en ca­li­dad de des­apa­re­ci­das. Juan Car­los y Pa­tri­cia son fi­fís de la de­lin­cuen­cia. Na­die se me­tía con ellos, ni los pa­ra­ba. Nin­gu­na au­to­ri­dad des­cu­brió sus crí­me­nes, ni si­quie­ra se to­ma­ron la mo­les­tia de se­guir con apu­ro el ras­tro de san­gre que de­ja­ban tras de sí.

Am­bos fue­ron de­te­ni­dos mien­tras ca­mi­na­ban em­pu­jan­do una ca­rrio­la que no por­ta­ba a un be­bé sino los res­tos de una mu­jer des­ta­za­da.

Des­de abril sos­pe­cha­ban al­go los par­si­mo­nio­sos ofi­cia­les de jus­ti­cia, pe­ro fue en oc­tu­bre cuan­do se to­ma­ron la mo­les­tia de in­tere­sar­se más.

Des­cu­brie­ron (¡DES­PUÉS DE QUE FUE­RON ASE­SI­NA­DAS, UNA TRAS OTRA, VA­RIAS MU­JE­RES!) que los feminicidas iban a ti­rar los res­tos hu­ma­nos en la ca­rrio­la té­tri­ca a un te­rreno bal­dío. Eso es la jus­ti­cia y la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia me­xi­quen­ses: te­rre­nos baldíos. Por­que ma­tar mu­je­res es ba­ra­to, na­die lo de­tie­ne. Na­die se pa­ra­li­za al sa­ber de una mu­jer ase­si­na­da. La se­gun­da tam­po­co pa­ra­li­za a la in­do­len­te cla­se go­ber­nan­te, im­par­ti­do­ra de jus­ti­cia y ciu­da­da­nía me­xi­quen­se.

Uno de los ca­sos que dio pie a la de­ten­ción es el de Nancy Noe­mí Hui­trón So­lo­rio, quien des­apa­re­ció en Jar­di­nes de Mo­re­los el 6 de sep­tiem­bre con su hi­ja Va­len­ti­na, de dos me­ses de edad. A la be­bé la ven­die­ron en 15 mil pe­sos, pe­ro lue­go fue re­cu­pe­ra­da y re­in­te­gra­da a su fa­mi­lia.

“De las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes se des­pren­de que el ase­sino po­dría te­ner una psi­co­pa­tía cen­tra­da en la mi­so­gi­nia. Se­gún re­por­tes, Pa­tri­cia con­tac­ta­ba a las mu­je­res y des­pués su ma­ri­do las vio­la­ba, las ase­si­na­ba y las des­cuar­ti­za­ba. Juan Car­los man­dó fa­bri­car un cu­chi­llo especial pa­ra ma­tar a sus víc­ti­mas. Apa­ren­te­men­te, el hom­bre te­nía ame­na­za­da a su es­po­sa. La pa­re­ja se de­di­ca­ba a ven­der ro­pa de pa­ca en tian­guis, y se­gún ve­ci­nos, Juan Car­los tam­bién pres­ta­ba di­ne­ro con in­tere­ses y ofre­cía ce­lu­la­res usa­dos a tra­vés de in­ter­net. Du­ran­te un ca­teo al in­mue­ble don­de vi­vía la pa­re­ja fue­ron ha­lla­das ocho cu­be­tas de plás­ti­co de 20 li­tros con ce­men­to só­li­do y res­tos hu­ma­nos. ¿Hay al­guien ahí? ¿Es­tás le­yen­do es­to en lu­gar de la ¡Ho­la!?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.