OCTO OCTA: HOU­SE LLENO DE EMO­CIO­NES

Más por más - - CALEIDOSCOPIO -

Pa­ra pre­sen­tar muy bre­ve­men­te a Octo Octa usa­ré la ma­ne­ra en que ella mis­ma se re­fi­rió a sí mis­ma en una en­tre­vis­ta re­cien­te: co­mo una mu­jer trans queer que ha­ce mú­si­ca hou­se y techno lle­na de emo­cio­nes y a quien le in­tere­san mu­cho los clu­bes, los tam­bo­res y la gen­te. Así que la no­che del vier­nes, cuan­do Octo Octa vi­si­te la Ciu­dad de Mé­xi­co por pri­me­ra vez pa­ra pre­sen­tar­se en Yu Yu (Ver­sa­lles 94, Col. Juárez), la mú­si­ca que in­clu­ya en su dj set ten­drá se­gu­ra­men­te en­tre sus ras­gos prin­ci­pa­les un nú­cleo emo­ti­vo im­por­tan­te. Des­ta­co es­to por­que con fre­cuen­cia se le atri­bu­ye al techno un ca­rác­ter frío o más ce­re­bral que emo­cio­nal, so­bre to­do por des­co­no­ci­mien­to, la ver­dad. Pe­ro na­da más le­jano que ello pa­ra re­fe­rir­nos a la mú­si­ca he­cha y se­lec­cio­na­da por Octo Octa. Des­de que pu­bli­có su EP de­but, allá por 2011, se hi­zo no­tar por la crí­ti­ca y los se­gui­do­res del me­jor hou­se. Con Let Me See You, mu­chos su­pie­ron de la exis­ten­cia de Octo Octa y otros tan­tos vie­ron apa­re­cer en el ra­dar de sus en­tu­sias­mos a 100% Silk, el se­llo angelino que de­mos­tró que la mú­si­ca dan­ce de raí­ces pro­fun­das, es­pí­ri­tu he­do­nis­ta e im­pul­so trans­gre­sor po­día te­ner un emo­cio­nan­te re­sur­gi­mien­to. An­tes de en­tre­gar­se de lleno al hou­se y los rit­mos lla­ma­dos 4x4, Octo Octa fue fiel se­gui­do­ra del drum’n’bass, y en sus ini­cios ha­cía co­sas muy ex­pe­ri­men­ta­les. El hou­se le pa­re­cía abu­rri­do, y pre­fe­ría co­sas más rá­pi­das y ener­gé­ti­cas. Pe­ro gra­cias a un mix ge­nial —la en­tre­ga de Juan Ma cLean pa­ra DJ Kicks— se in­tere­só en el hou­se y co­men­zó a pro­du­cir su pro­pia mú­si­ca bai­la­ble. En mu­chas de sus pro­duc­cio­nes pue­de sen­tir­se la pre­sen­cia de so­ni­dos clá­si­cos —la in­fluen­cia del hou­se old school de Chica­go es muy evi­den­te—, pe­ro tam­bién al­can­za a sen­tir­se el im­pul­so pa­ra lle­var las co­sas a nue­vos te­rre­nos. “In­ten­to no edi­tar mú­si­ca que sue­ne co­mo al­go que se ha he­cho an­tes”, con­tó a la re­vis­ta ar­gen­ti­na G7. “Si al­go que ha­go se pa­re­ce de­ma­sia­do a al­go que ha­ya es­cu­cha­do an­tes, sim­ple­men­te lo des­car­to. No ten­go la ne­ce­si­dad de edi­tar al­go que Ke­rri Chand­ler se­gu­ra­men­te hi­zo me­jor en el 94”. Octo Octa bus­ca un so­ni­do muy su­yo cuan­do se tra­ta de pro­du­cir, y cuan­do se tra­ta de ha­cer dj sets, sue­le de­cir que to­dos sus dis­cos van de 1988 a 1994. Y lo re­cien­te que lle­va en los es­tu­ches sue­len te­ner al­gún ras­go que los em­pa­ren­ta con los so­ni­dos de aque­lla épo­ca. ¿Un dj set en el que so­na­rán sus in­fluen­cias? Sue­na sin du­da pa­ra no per­der­se. Nos ve­mos en la pis­ta.

JE­SÚS PA­CHE­CO @pea­ch_­mel­ba

EDI­TOR DE MÁSPORMÁS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.