SOPITAS

EL MIS­TE­RIO DE KHAS­HOG­GI

Más por más - - PRIMERA PÁGINA - POR SOPITAS Sopitas @sopitas

esa­pa­re­ció cuan­do en­tró al con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Tur­quía, y has­ta el mo­men­to no se tie­ne idea al­gu­na de su pa­ra­de­ro.

La pre­gun­ta que pe­rio­dis­tas, ac­ti­vis­tas, ONG’s y mi­les de ciu­da­da­nos ára­bes se ha­cen es: ¿dón­de es­tá Khas­hog­gi? Si bien el nom­bre no nos sue­na a la pri­me­ra, se tra­ta de una de las vo­ces más res­pe­ta­das del pe­rio­dis­mo mun­dial, co­la­bo­ra­dor de Was­hing­ton Post que se ha des­ta­ca­do por ser un fuer­te crí­ti­co del go­bierno de su país, un país en don­de cla­ra­men­te no exis­te la li­ber­tad de ex­pre­sión, por lo que Khas­hog­gi de­ci­dió aban­do­nar Ara­bia Sau­di­ta el año pa­sa­do pa­ra po­der rea­li­zar su tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co des­de Tur­quía.

Ahí co­men­zó a par­ti­ci­par en de­ba­tes aca­dé­mi­cos y te­le­vi­si­vos so­bre los cam­bios que se es­ta­ban pro­du­cien­do en el Reino del De­sier­to. Eso le dio una ma­yor pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, pe­ro tam­bién un pro­ble­ma: la eti­que­ta de di­si­den­te.

La tar­de del pa­sa­do mar­tes, Ja­mal acu­dió, jun­to con su pro­me­ti­da tur­ca, al con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul a rea­li­zar un trá­mi­te pa­ra su ma­tri­mo­nio. Su no­via, Ha­ti­ce Cen­giz lo acom­pa­ñó has­ta la en­tra­da del edi­fi­cio, y esa fue la úl­ti­ma vez que se su­po al­go del pe­rio­dis­ta.

Des­de en­ton­ces, na­die ha po­di­do lo­ca­li­zar­lo. Su te­lé­fono en­tra a bu­zón y su What­sApp mar­ca co­mo úl­ti­ma co­ne­xión las 13:06, mo­men­to jus­to en que en­tró al re­cin­to di­plo­má­ti­co. To­das las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción de­ri­van en una so­la hi­pó­te­sis: que el pe­rio­dis­ta fue ase­si­na­do en el con­su­la­do de su país. La agen­cia Reu­ters re­co­gió el fin de se­ma­na de­cla­ra­cio­nes de una fuen­te de go­bierno tur­ca que ase­gu­ra que el ase­si­na­to pu­do ser pre­me­di­ta­do y que el cuer­po fue pos­te­rior­men­te ex­traí­do del con­su­la­do.

Es­ta teo­ría ha si­do des­men­ti­da por Ara­bia Sau­di­ta, que, sin em­bar­go, se ha ne­ga­do a pro­por­cio­nar las imá­ge­nes gra­ba­das por sus cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, en don­de se ve en­trar a Kas­hog­gi, pe­ro no su sa­li­da. Los agen­tes tur­cos han co­men­za­do a ras­trear los al­re­de­do­res de la se­de di­plo­má­ti­ca con la es­pe­ran­za de ha­llar rastros de ADN que los con­duz­can ha­cia el pa­ra­de­ro de Khas­hog­gi, pe­ro has­ta el mo­men­to, to­dos los es­fuer­zos han si­do en vano. La des­apa­ri­ción del pe­rio­dis­ta ame­na­za con agra­var la ten­sión que se vi­ve en­tre Tur­quía y Ara­bia Sau­di­ta des­pués de que los tur­cos de­ci­die­ran apo­yar a Qa­tar en la bre­cha que se abrió en el Gol­fo Pér­si­co, li­de­ra­da por Ara­bia Sau­di­ta.

El pa­no­ra­ma no pa­re­ce ser el me­jor. Ha­brá que es­pe­rar a que, en el me­jor de los ca­sos, el pe­rio­dis­ta apa­rez­ca con vi­da en al­gún lu­gar.

Khas­hog­gi de­ci­dió aban­do­nar Ara­bia Sau­di­ta el año pa­sa­do pa­ra po­der rea­li­zar su tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co des­de Tur­quía”

Obre­ro de las re­des y el ci­be­res­pa­cio, Sopitas es un ti­po afor­tu­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.