TAY­LOR SWIFT, AC­TI­VIS­TA

¿De­ben las es­tre­llas de la mú­si­ca ex­ter­nar opi­nio­nes po­lí­ti­cas? ¿A al­guien le im­por­ta si ma­ni­fies­tan sim­pa­tía por can­di­da­tos o par­ti­dos? Es­te co­lum­nis­ta pen­sa­ba que no, has­ta que Tay­lor Swift de­ci­dió ma­ni­fes­tar­se

Más por más - - PRIMERA PÁGINA - RU­LO

Me to­có es­tar en el Au­di­to­rio Na­cio­nal una no­che en la que León La­rre­gui, des­de el es­ce­na­rio, en la rec­ta fi­nal de un con­cier­to de Zoé, in­vi­tó a los asis­ten­tes a vo­tar por AMLO, ex­pli­can­do sus ra­zo­nes y sus du­das. Aun­que la ma­yo­ría de la gen­te aplau­dió su bre­ve dis­cur­so, me que­dé con la im­pre­sión de que sus pa­la­bras ten­drían un efec­to po­co sig­ni­fi­ca­ti­vo en la de­ci­sión elec­to­ral de ese pú­bli­co. An­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes de sim­pa­tía que mos­tró la can­tan­te Be­lin­da ha­cia el mis­mo can­di­da­to fui ca­si igual de es­cép­ti­co: no pen­sé que fue­ra ca­paz de in­fluir de ma­ne­ra im­por­tan­te en la opi­nión de los vo­tan­tes. De­sa­for­tu­na­da­men­te no hay —o no he vis­to— nin­gún es­tu­dio que mues­tre si las pos­tu­ras de es­tos dos ar­tis­tas sur­tie­ron o no al­gún efec­to.

* En Es­ta­dos Uni­dos pa­sa al­go si­mi­lar. Las vo­ces de la fa­rán­du­la no pa­re­cen pe­sar en­tre los elec­to­res. Sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes, co­mo la co­me­dian­te Ro­sean­ne

Barr, el ru­do Clint East­wood o el pro­ble­má­ti­co Kan­ye West, los más no­ta­bles del ci­ne, la te­le­vi­sión y la mú­si­ca se vol­ca­ron con­tra Trump y to­dos sa­be­mos de qué sir­vió su opo­si­ción: de na­da. Los ana­lis­tas de es­te ti­po de fe­nó­me­nos con­clu­ye­ron que a la gen­te co­mún y co­rrien­te no le afec­ta o in­tere­sa lo que es­tas éli­tes in­ten­tan re­co­men­dar­les en cuan­to a po­lí­ti­ca.

*

Por eso es de lla­mar la aten­ción lo que ha pa­sa­do con Tay­lor Swift en es­tos días. Du­ran­te mu­cho tiem­po se abs­tu­vo de ex­pre­sar sus pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas. Has­ta el do­min­go pa­sa­do, cuan­do uti­li­zó su cuen­ta de Ins­ta­gram —con 112 millones de seguidores— pa­ra de­cla­rar­se a fa­vor de un par de can­di­da­tos del Par­ti­do De­mó­cra­ta que en las elec­cio­nes de no­viem­bre con­tien­den por un lu­gar en el Se­na­do y uno en el Con­gre­so que co­rres­pon­den al es­ta­do de Swift, Ten­nes­see. Su de­but en la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, se­gún ex­pli­ca en un lar­go tex­to, lo atri­bu­ye a cier­tos even­tos re­cien­te­men­te su­fri­dos tan­to por ella co­mo por el mun­do. Pa­ra ce­rrar, tras ser de­ta­lla­da y cla­ra so­bre lo que mo­ti­vó su res­pal­do a es­tos dos can­di­da­tos, in­vi­ta a la gen­te que la si­gue a re­gis­trar­se pa­ra po­der vo­tar en ca­so de que no lo*hu­bie­ran he­cho. El efec­to de de­cla­ra­ción se hi­zo sen­tir de in­me­dia­to. El por­tal apar­ti­dis­ta vo­te.org, al que Swift con­du­jo a sus fo­llo­wers pa­ra que se re­gis­tra­ran, tu­vo un in­cre­men­to no­ta­ble tan­to de trá­fi­co co­mo de re­gis­tros. No sé si se­rá su­fi­cien­te pa­ra ven­cer a los re­pu­bli­ca­nos en ese es­ta­do, pe­ro hay nú­me­ros du­ros que con­fir­man que la can­tan­te sí tie­ne pe­so en la opi­nión pú­bli­ca. La reac­ción de Trump fue com­ple­ta­men­te pre­de­ci­ble: “Di­ga­mos que su mú­si­ca me gus­ta un 25% por cien­to me­nos”, di­jo el pre­si­den­te de EU cuan­do se le cues­tio­nó so­bre el te­ma. Le do­lió. Los me­dios aliados a su pre­si­den­cia fue­ron du­rí­si­mos con ella. Le ti­ra­ron to­do ti­po de gol­pes. Mu­chos de sus fans son con­ser­va­do­res. Swift vie­ne de la mú­si­ca country, que es la mú­si­ca fa­vo­ri­ta de quie­nes se in­cli­nan por la de­re­cha, entonces anun­cia­ron que

le re­ti­ra­ban su apo­yo.

*

En unas se­ma­nas ve­re­mos qué re­sul­ta­do tie­ne el ac­ti­vis­mo de Swift. Creo que aun­que no con­si­ga su ob­je­ti­vo, su pos­tu­ra es valiente: me pa­re­ce que las fi­gu­ras pú­bli­cas que ex­pre­san pre­fe­ren­cia por un can­di­da­to o par­ti­do —sin im­por­tar de qué la­do del es­pec­tro ideo­ló­gi­co sea— de ma­ne­ra ho­nes­ta, sin in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos de por me­dio, pier­den más de lo que ganan. “Cá­lla­te y pon­te a can­tar”, se lee con frecuencia en re­des so­cia­les. Co­mo si por su con­di­ción de ce­le­bri­da­des no tu­vie­ran de­re­cho a ex­ten­der una opi­nión. Co­mo si no de­bie­ran preo­cu­par­se por los pro­ble­mas so­cia­les que to­dos pa­de­ce­mos. Lo de Swift es par­ti­cu­lar­men­te sor­pren­den­te, por­que en es­tos tiem­pos y con el con­tex­to que ya di­mos, qui­zá lo­gre ha­cer una di­fe­ren­cia. Y no cual­quie­ra.

Hay nú­me­ros du­ros que con­fir­man que la can­tan­te sí tie­ne pe­so en la opi­nión pú­bli­ca”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.