MIS­MA CIU­DAD, DIS­TIN­TAS REALI­DA­DES

Más por más - - AHORA MISMO - RI­CAR­DO GAR­ZA LAU @ri­car­do­gar­za­lau EDI­TOR GE­NE­RAL DE CHILANGO

Vi­vi­mos en la mis­ma ciu­dad, pe­ro las ex­pe­rien­cias que te­ne­mos en ella son abis­mal­men­te di­fe­ren­tes. Un em­plea­do pro­me­dio se le­van­ta­rá tem­prano, to­ma­rá un au­to­bús, lue­go lu­cha­rá por en­trar al Me­tro, pa­sa­rá me­dia ho­ra aplas­ta­do en él, y qui­zá ini­cia­rá su día la­bo­ral ex­haus­to, su­da­do y fas­ti­dia­do. Al­guien que per­te­nez­ca al 10% con ma­yo­res in­gre­sos se­gu­ra­men­te abor­da­rá su au­to­mó­vil y, si la ru­ta lo re­quie­re, to­ma­rá una au­to­pis­ta ur­ba­na de cuo­ta pa­ra lle­gar a su ofi­ci­na.

El es­tu­dian­te de pre­pa­ra­to­ria que quie­ra ac­ce­der a una uni­ver­si­dad pú­bli­ca ten­drá que rea­li­zar un exa­men de ad­mi­sión real­men­te des­ta­ca­ble pa­ra lo­grar­lo. El que desee es­tu­diar en una uni­ver­si­dad pri­va­da (no be­ca­do) so­lo de­be­rá sa­ber que sus pa­dres ten­drán el dinero pa­ra pa­gar la co­le­gia­tu­ra. Su prue­ba de ac­ce­so se­rá so­lo un trá­mi­te.

La ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes de la CDMX no tie­nen un se­gu­ro de gas­tos mé­di­cos ma­yo­res, así que, cuan­do pa­dez­can al­gu­na en­fer­me­dad, ten­drán que acu­dir muy tem­prano a un hos­pi­tal pú­bli­co pa­ra ob­te­ner una fi­cha y ser aten­di­dos. O irán a con­sul­ta en una far­ma­cia, que tal vez ten­ga una sa­la de es­pe­ra ates­ta­da. La mi­no­ría que sí cuen­ta con tal se­gu­ro ha­rá una ci­ta cuan­do ten­ga tiem­po. Si los pri­me­ros re­quie­ren una ci­ru­gía pro­gra­ma­da es­pe­ra­rán me­ses; los se­gun­dos sim­ple­men­te em­pa­ta­rán su agen­da con la del mé­di­co que ellos eli­jan.

To­do lo an­te­rior nos pa­re­ce nor­mal, no nos es­can­da­li­za que en el mis­mo es­pa­cio las ex­pe­rien­cias dia­rias pa­ra unos y otros sean ex­tre­ma­da­men­te di­sí­mi­les. La vi­da aquí es pa­ra unos se­me­jan­te a la de una ciu­dad del nor­te de África, y pa­ra otros, pa­re­ci­da a la de una ciu­dad eu­ro­pea. Sé que se­ría utó­pi­co y ab­sur­do pe­dir que ca­da chilango tu­vie­ra más o me­nos el mis­mo in­gre­so o las mis­mas opor­tu­ni­da­des, pe­ro las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de­ben en­fo­car­se cuan­to an­tes en que la dis­tan­cia en­tre unos y otros se acor­te. La ini­cia­ti­va pri­va­da tam­bién de­be asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad con los sa­la­rios que ofre­ce y la ca­li­dad de sus pres­ta­cio­nes. Por­que es evi­den­te que la enor­me de­sigual­dad en in­gre­sos es el ger­men de tan­tos otros ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.