GAB, LA RED DEL SUPREMACISMO

Gab.ai pre­su­me de ser “la star­tup más cen­su­ra­da y di­fa­ma­da de la his­to­ria”, fra­se que se sus­ten­ta en la de­ci­sión de com­pa­ñías co­mo Goo­gle, Pa­yPal, Jo­yent o GoDaddy de cor­tar su re­la­ción con es­ta pla­ta­for­ma

Más por más - - PRIMERA PÁGINA - POR SOPITAS Sopitas @sopitas Obre­ro de las re­des y el ci­be­res­pa­cio, Sopitas es un ti­po afor­tu­na­do.

Pe­ro qué es Gab y por qué na­die quie­re tra­ba­jar con ellos? Gab es una red so­cial crea­da ha­ce dos años co­mo una al­ter­na­ti­va “li­bre y neu­tral” a Twit­ter.

Fun­da­da por el de­cla­ra­do se­gui­dor de Do­nald Trump y fi­gu­ra de la ex­tre­ma de­re­cha nor­te­ame­ri­ca­na An­drew Tor­ba, Gab ha es­ta­do en el pun­to de mi­ra de me­dios y em­pre­sas des­de su lan­za­mien­to, pe­ro lo ocu­rri­do el fin de se­ma­na en Pit­ts­burgh le ha pues­to en el ojo del hu­ra­cán.

En su pla­ta­for­ma, Ro­bert Bo­wers, pre­sun­to au­tor del ti­ro­teo en la Si­na­go­ga El Ár­bol de la Vi­da, col­ga­ba sin ta­pu­jos to­das sus opi­nio­nes ra­cis­tas y an­ti­se­mi­tas, de­jan­do en cla­ro sus in­ten­cio­nes, in­clu­so has­ta mo­men­tos an­tes de per­pe­trar el ata­que que de­jó 11 per­so­nas muer­tas, cuan­do col­gó un úl­ti­mo men­sa­je en el que se lee: “Al dia­blo sus opi­nio­nes, voy a en­trar”.

Con un fun­cio­na­mien­to que mez­cla el es­ti­lo de Red­dit y de Twit­ter, Gab se ha con­ver­ti­do en una red so­cial re­fu­gio del supremacismo blan­co en in­ter­net. Crea­da por An­drew Tor­ba en el 2016, des­pués de que Twit­ter em­pe­za­se a blo­quear y bo­rrar mu­chas cuen­tas de la ul­tra­de­re­cha por fo­men­tar el odio y la vio­len­cia en la pla­ta­for­ma , Gab ha abier­to sus puer­tas a mo­vi­mien­tos ex­tre­mis­tas, co­mo In­fo­wars, pa­ra dar es­pa­cio a Alex Jo­nes —quien cuen­ta con 55,000 se­gui­do­res y ha­ce vi­deos pe­rió­di­ca­men­te— des­pués de que YouTu­be, Twit­ter y Fa­ce­book le ce­rra­ran sus per­fi­les.

A ni­vel in­ter­na­cio­nal ha ga­na­do po­pu­la­ri­dad tras lo ocu­rri­do en Bra­sil, cuan­do se­gui­do­res de Jair Bol­so­na­ro de­ci­die­ron usar es­ta pla­ta­for­ma pa­ra apo­yar al aho­ra pre­si­den­te elec­to y or­ga­ni­zar­se pa­ra la cam­pa­ña.

Aun­que lo ocu­rri­do es­te fin de se­ma­na ha he­cho que Gab apa­rez­ca en to­do el mun­do, lo cier­to es que lle­va años cre­cien­do po­co a po­co sin ha­cer de­ma­sia­do rui­do. Tan­to es así que en fe­bre­ro, Tor­ba ase­gu­ró que con­ta­ban con 400,000 usua­rios ac­ti­vos y anun­ció que te­nían has­ta cin­co mi­llo­nes de dó­la­res de fi­nan­cia­ción pa­ra ex­pan­dir­se y crear un “pro­to­co­lo ca­paz de evi­tar la cen­su­ra”, pen­sa­do “pa­ra gen­te que cree en la li­ber­tad de ex­pre­sión, la li­ber­tad in­di­vi­dual y el flu­jo li­bre de in­for­ma­ción on­li­ne”. Un plan co­no­ci­do co­mo Exo­dus que de­bía ser­vir­les pa­ra “com­pe­tir con pla­ta­for­mas ya exis­ten­tes co­mo YouTu­be, Twit­ter, Fa­ce­book y otros”, pe­se a que su app es­tá ve­ta­da tan­to en la tien­da de Goo­gle co­mo en la de Ap­ple, aun­que la idea que po­ne so­bre la me­sa es la crea­ción de una Alt-Tech de­ci­di­da a ser­vir co­mo al­ter­na­ti­va y re­fu­gio a las re­des so­cia­les tra­di­cio­na­les y que per­mi­ta las opi­nio­nes sin nin­gún ti­po de lí­mi­te.

Gab ha es­ta­do en el pun­to de mi­ra de me­dios y em­pre­sas des­de su lan­za­mien­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.